Wednesday, September 5, 2012

“En los malos tiempos los niños crecen de prisa”: De como era crecer en la España teñida de sangre, durante el trienio del terror (1)



Lugar y  época en que se desarrolla la novela "El lector de Julio Verne". Introducción:

España, Andalucía, Trienio del terror  años 1947 a 49 inclusive. Nino es la voz narradora y cuenta la historia en retrospectiva, treinta años después.

Ya desde el título del libro sabemos a lo que nos vamos a enfrentar en la lectura:  “Episodios de una guerra interminable” de los cuales, según el plan de la autora, este libro es  el segundo  de los 6 episodios que abarca.  El personaje de Nino está basado en uno real: Cristino Perez Meléndez, catedrático de Psicología por la Univ. de Granada, que la autora conoció en Marruecos y que le relató su vida. Nino,  el lector de Julio Verne,  es un niño que crece en medio del terror y por ello madura más rápido;  un niño  que aprende a moverse en el monte, contacta con gente que ha llegado nueva a la zona  como Pepe el Portugués, con quien traba amistad y elije como modelo; un niño  que por una apertura a la cultura a través de la lectura y aprendizaje escolar libre,  bajo la guía de  su maestra represaliada,  es capaz de escribir un guión diferente para su propia vida del que tuviera asignado  por su condición familiar de hijo de un guardia civil. Un relato que nos muestra la increíble capacidad del ser humano para superar circunstancias muy difíciles y terriblemente dolorosas, trascendiéndolas,   y construir una vida llena de significado social  y crecimiento personal. Una vida ejemplar, que Almudena Grandes nos ha traído  a la luz con una prosa ágil y cargada de sentimiento, en su magnífica novela.


 A- La familia de Nino:

La familia  vive en el pueblo Fuensanta de Martos en Andalucía, en el cuartel de la guardia civil  de paredes muy finas, porosas como esponjas P31. La Familia está compuesta por el padre Antonino Perez  nacido en Valdepeñas, Jaen  P 34, que es guardia civil desde después de estallar la guerra que había partido a España en dos mitades, en la que los  padres de Nino estaban en una y sus familias en la otra. El padre de Nino se alistó como voluntario para que no le pasara nada a su mujer  ni a su hija pequeña (la primogénita Dulce),  antes de nacer  los otros hijos y fue a parar  a una Compañía de la Guardia Civil P35. Antonino, el padre, sabía leer y escribir, pero apenas había podido asistir a la escuela y mostraba un respeto reverencial por cualquier clase de conocimiento que solo pudiera adquirise en los libros... P143.  

La madre Mercedes Ruiz  nacida en el clima caliente  de Almería, pasa muy mal en los inviernos, hasta el punto de dormir vestida P 31. Tiene tres hijos y hacia el final del libro, en 1949,  la madre espera un cuarto hijo.  La hermana mayor  se llama Dulce,  luego viene Nino, el del medio que en 1947 tiene 9 años, con cumpleaños los 14 de enero. Nino había nacido en plena guerra en el pueblo de Valderrubio, de Granada, donde habían vivido dos años y habían sido muy felices. Su padre que había ido a luchar, conoció  a su hijo con más de un año.  La tercera hija, hasta ahora la más pequeña,  se llamaba Pepa, 5 años menor que Nino.

Relación de los padres  entre sí:

Entre los cónyuges hay una buena relación como pareja, incluso tienen relaciones sexuales, a pesar de lo hacinados que vivían en el cuartel P31 o de lo cansado que él llega del trabajo.   Conversan, pero cuando la mujer se pone pesada con el “mira Antonino...” él pone punto final a una discusión   con un:  “No me digas nada, Mercedes. Tú hazme  caso y no me des consejos”  y ella cierra entonces con un “ea, pues lo que tú digas” P32, P49, P122, P177, P281.

Mercedes obedece al marido como una buena mujer de la época, pero también tiene su propio criterio, ésto lo vemos, por ejemplo, cuando discute con el marido sobre lo de las mujeres embarazadas del pueblo por los maridos que habían subido al monte. Antonino dice que la mujer de Cencerro está presa por hacer propaganda subversiva y Mercedes le discute, que como va  a ser propaganda subversiva acostarse con su marido y meterle los cuernos esté bien y se lo discute a fondo,  no callándose “porque no me da la gana, ea.” P92.

Las angustias  y otros malestares de la madre: quejándose siempre por el frio de invierno ej P35, como un rumor constante P40  y sobretodo  por la situación de  violencia (maquis de izquierda que hacían atentados;   requetés, falangistas de derecha) y las represalias de la guardia civil en contra de la población civil:  lo resume la preocupación de ella  cada vez que al marido le tocaba subir al monte a dar una batida: “Yo ya no puedo más, una noche de estas me voy a morir de angustia, ésto no puede  seguir así, Antonino” P60 o “Esto no se va a acabar nunca, Antonino ¿me oyes?, nunca.... Por cada uno que matáis se van para arriba siete, y cuando matéis a esos siete, habrá en el monte catorce...P64- 65  o cuando repetía después de una noche en que se habían torturado a los detenidos “No se puede vivir así Antonino, así no se puede vivir porque mañana es fiesta pero pasado habrá que ir a la compra y me tocará hacer cola con las mujeres, con las madres, con las hermanas de esos a los que acabáis de  romper todos los huesos y no tendrá valor para mirarlas a la cara ¿me oyes?....” P81. Igualmente, en P154, P155, P244

 Los miedos y otros sentimientos del padre: Antonino no quería que lo destinaran a su pueblo P35. Hubiera dado lo que fuera porque no,  o por cambiar de destino P106, pero, le tocó allí y eso le costaba mucho, incluso llegó a llorar luego de regresar de una noche de redada y tortura en el cuartel P82.  Hay veces incluso que  desobedecía las órdenes de su jefe, como la vez que  le habían asignado a  él y a su compañero Romero un servicio de cuatro días y noches muy peligroso fuera de casa recorriendo cortijos y Nino lo encontró escondido en su dormitorio P71.  También lo escuchó agotado de cansancio en cualquier estación del año,  maldecir ese “destino de mierda”, “sueldo de mierda”, vida de mierda” P60.  Luego de las noches de redada cuando la esposa le preguntaba si había quedado contento, Antonino agachaba la cabeza P104.  Aunque en el cuartel, los unos a los otros se justificaban para no sentir remordimientos P 104,  Antonino consideraba a Sanchis, el sargento,  como un fanático, loco descontrolado y peligroso P112.  Antonino mostraba en sus ojos pesadumbre, mezclada con tristeza, rabia, vergüenza. P73 incluso llegó a llorar, como dije antes,  P82, ”por quedarse  quieto, callado, sin hacer nada” y ver como sus compañeros torturaban a la gente del pueblo y según sus propias palabras se sentía  “como la mierda de hombre que soy”....P82

El padre -junto con Romero-  desobedece también la orden de Michelin,  el jefe, la vez que Nino los va a buscar al monte, porque no quiere dejar viuda a su mujer y ni huérfanos a sus hijos, cuando los maquis ahora que lo único que quieren es marcharse P371. 


 
Contribución a la lectura colectiva virtual que hacemos bajo la conducción de Pedro Ojeda desde su blog La Acequia. © Myriam Goldenberg.  


Nota: citas textuales de la autora en letra azul del Libro “El lector de Julio Verne” por Almudena Grandes, Tuquets Editores, Barcelona, Marzo 2012.

16 comments:

Isabel said...

Interesante, como son también las novelas de Almudena.

Besos.

Merche Pallarés said...

Buen resumen, Myriam pero vas muy lanzada, yo aún voy por la página 245... Besotes, M.

mj said...

Yaa!! Uff! Tuve que dejar el libro a medio leer durante el mes de agosto por trabajo. Tengo que ponerme al día Myriam, y septiembre no me lo está poniendo fácil. En fin, con este libro se disfruta de una lectura fácil y amena. Así era la España profunda de entonces.
Me encanta tu exposición.

Un abrazo enorme

Sor.Cecilia Codina Masachs said...

Hola Myriam, me parece un tema muy interesante, yo no llegué a conocer la guerra civil de España, pero mi madre me contó mucho como para hacer un libro.
Me encantan cómo se trata a los personajes y refleja muy bien la conciencia de ser hermanos y tener que llegar a matarlos.
Intentaré seguir el resto.
Gracias
Con ternura
Sor.Cecilia

Abejita de la Vega said...

Buen trabajo y buena lectura.
Esperemos al profe.

Micaela said...

Me alegra volver a leerte después de las vacaciones de verano. Un fuerte abrazo y como siempre gracias por tu blog.

saltar del tren said...

Ilustrativo, me gusta aprender a través de tus palabras.
Un abrazote

m.p.moreno said...

Muy interesante y enriquecedor, me anoto el libro para leerlo cuando pueda.

Un abrazo :)

Janeth said...

Excelente trabajo, un resumen cabal y muy interesante amiga, me dio ganas de correr a buscar el libro ya que me enterneció mucho,... los niños son tan maravillosos su inocencia es su fortaleza y a la ves su escudo para afrontar realidades tan adversas,....me gusto mucho te seguiré leyendo siempre amiga...

Antonio said...

Yo viví la Andalucía de los 50 donde todavía se le tenía un miedo atroz a la guardia civil u sus torturas...
Buen relato de aquella realidad detestable.
Besoss

Aristos Veyrud said...

Un concepto muy particular de madurez infantil. Que a su vez sirve para cuestionar la interpretación presente al respecto.
Por lo demás sigo atento a la reseña.
Un abrazo Myr!!!

Myriam said...

Sobre mis aportes al club de lectura quiero aclarar que:

Conforme a la consigna del Profesor Pedro Ojeda en el margen superior derecho de La Acequia de que comenzamos la lectura en Septiembre -siendo que estamos en este mes y que mi trabajo es extenso (10 u 11 folios)- lo he tenido que seccionar aquí en mi blog en 8 entradas a publicar cada miércoles y jueves del mes, facilitando así su lectura a quien desee hacerlo cuando lo considere oportuno.

Myriam said...

A Todos Gracias por estar aquí y abrazos a cada uno de Uds.

Paco Cuesta said...

Gracias por tu valiosa colaboración.

Pedro Ojeda Escudero said...

Tu aportación -leídas ya las seis entradas que has publicado- es tan excepcional como siempre.
Aqui das las claves iniciales fundamentales: la visión del niño en la narración -que condiciona todo- y esa relación entre los padres y entre ellos y la naturaleza. Invernal, fría, distinta a la que nos podríamos esperar.
Excelente, Myriam. Un beso.

LA ZARZAMORA said...

Una excelente introducción a la novela, Myr.

Desgajas aquí, los puntos de análisis.

Besos.