Wednesday, August 5, 2020

Este jueves, un relato: "El pueblo de las Plop" y el dia en que se rebelaron




 Imágen de Dorotea


 Convocatoria de Dorotea desde su blog "Lazos y raíces"
 quien nos explica que conoció a las plop mientras veía llover en un gran parque. 
"Me fijé en que cada vez que un goterón rompía la superficie de un charco, una burbuja opaca saltaba y los anillos concéntricos se abrían desde el punto de impacto hasta llegar a la orilla del charco donde desaparecían. Las burbujas sin embargo, pequeños taponcillos de consistencia maleable,  nadaban de un lado a otro sin atenerse a las leyes conocidas de la física, se reunían y separaban y pronto tuve la impresión de que me observaban igual que yo a ellos."


 Ante  semejante explicación no me queda más que decir que yo también las conocí porque me contó sobre ellas una rana amiga y un día de buena lluvia me las presentó.  Fue entonces  cuando me enteré de lo que tramaban.  Quedé pasmado. - ¡Croack, croack! me dijo  la rana.  - ¡Qué valientes son, atreverse a eso!- le respondí y seguí concentrado en mis quehaceres. Era casi la hora de la cena y tenía invitados.  Pero en el fondo, y a mi pesar,   seguía pensando en lo que la rana me  había dicho. Las plop estaban desesperadas.  No soportaban a los humanos del edificio de al lado, ese que están remodelando con un gran  tractor  insufrible que   truena y ruge desorbitadamente cuando chupa y  escupe  lodo, que les cae como granizo marrón, y  que apenas tiene lugar de maniobra en el reducido terreno de la propiedad hasta  el  linde. 


 -Te aseguro, eso es lo que me dijeron, continuó la rana amiga: -Mira que  querer hacer un estacionamiento subterráneo en el edificio habitado, cuando el edificio de al lado, vacío,  está por tirarse abajo y reconstruirse  completamente a nuevo, y de haber entrado en el mismo proyecto ambos habitáculos  podrían haber hecho  una maravilla de estacionamiento compartido grande como un  circo romano. - Pero no - acotó la plop más sagaz - No sólo molestan los susodichos, nos agreden, nos mancillan,  nos quieren aplastar. En fin.  Hemos decidido  rebelarnos nosotras, las cristalinas burbujas habitantes del pueblo plop con la ayuda de nuestras amigas las ranas y de los sapos -si se nos suman- que como primera medida croarán pidiendo lluvia.   Una lluvia muy fuerte que agrande los charcos y a  nuestro pueblo plop para que crezca, crezca y crezca como la espuma batida de la cerveza y, lento pero seguro,  vaya ....

- ¿Con toda la gente adentro?-   interrumpí asombrado.
-  En efecto, nuestra venganza será tremenda, acotaron  las plop y las ranas  al unísono.

 Decidí que tal cosa no era lo mío.  Aunque comprendía su angustia, no podía aliarme con ellas  así que tomé distancia,  dando rápidos saltos  antes de que se armara  la de San Quintín (que no sé quien es pero sé que la lía parda)  me alejé y desde un hermoso charco en el fabuloso parque de enfrente al que me mudé, decidí  observar atentamente lo que pasaba en el edificio con ayuda de unos potentes prismáticos que algún zombi había dejado olvidados  en un banco.  A medida que mis amigos iban  llegando, se iban  sumando como espectadores porque a cotillas nadie les gana.

- ¡Impresionante!- Croaó  Patisapa. 
- ¡Imperdible!-  aseguró Marisapa
- ¡Pan y circo! - exclamó Juliansapo

Y así fue como vimos caer la lluvia que cada vez era más fuerte. El pueblo  Plop crecía y crecía,  y se multiplicaba conforme  iba ganando en charcos.   El  Edificio y el tractor fueron inundándose.  El agua subía  piso por piso  a  borbotones como marea brava.   Se formaban remolinos y olas. La gente desesperada gritaba, lloraba y pataleaba.

- Parécese al Diluvio de Noé -  sentenció  Pedrosapo con solemne voz de barítono.
-  Pero sin barca,  amigos. Me da que las Plop y las ranas no les van a dar tregua.
- ¡Miren allá!  los humanos  del  estrafalario edificio   están nadando. 
- ¿Hacia a dónde?
- ¡Hacia allá, miren! ¡Miren! ¡No se lo pierdan!- excitada croaó Patisapa y continuó- Las plop están bailando frenéticamente como si hubieran fumado peyote.  Las burbujas más grandes y poderosas  los fueron deglutiendo  uno a uno  y como pompas de jabón multicolores, desprendidas  de la masa de agua con su carga humana  adentro, se fueron elevando despacito al firmamento.

Desde esa  zona de guerra al parque enfrente dónde estábamos nosotros llegaron estruendos y risas. ¡Hemos ganado, hemos ganado!  Oímos que gritaban. La rebelión del pueblo de las Plop, entró entonces en los anales de la historia de esa parte de la ciudad que rápidamente fue vaciada, inexplicablemente,  de humanos.



Este relato lo he escrito en forma conjunta con mi nieta Vera de 10 años. 


Más relatos en el blog de Dorotea.



Friday, July 31, 2020

Granja de producción de gusanos de seda en China Medieval





Cómo los gusanos de seda han influido en el comercio y la agricultura en todo el mundo en una historia que abarca milenios.


Como hoy, la seda siempre ha sido un producto costoso. En la Edad Media, su producción involucró a un gran número de trabajadores, especialmente agricultores, establecidos en todo el continente euroasiático. Plantaron moreras blancas (morus alba), el único árbol cuyas hojas pueden alimentar a los gusanos de seda. Una vez que los gusanos hubieran  formado un capullo, se hervían y se extraía la seda. Los hilos preciosos eran enviados a mercados o centros de tejido en todas las regiones del mundo conocido en ese momento.

La evidencia más antigua de seda artificial fue descubierta en 2016 en tres tumbas en la provincia de Henan, en el centro de China, resultaron ser  proteínas de seda degradadas que datan de hace 8.500 años. Durante siglos, China mantuvo en secreto los misterios de la producción de seda. Pero, al comienzo de la Edad Media, tenemos pruebas de que  la sericultura se practicaba  en Bizancio. A partir de ahí, se extendió en todas las direcciones. La producción de seda se había convertido, en la Edad Media central, en una ocupación común para los agricultores asiáticos, del Medio Oriente, del norte de África y del sur de Europa.






 Sericultura en la Antigüedad tardía

En la Antigüedad tardía, el comercio de la seda florecía. A través de carreteras marítimas y terrestres, China exportó seda cruda y tejida al sudeste de Asia, India, la gran región de Irán y el Imperio Romano Oriental (Grecia y Turquía modernas). Desde allí, la seda fue enviada a Europa occidental y septentrional.

Aunque los talleres en todas estas regiones podrían tejer la seda cruda, las telas de la más alta calidad provienen de China. Los textiles persas, con sus intrincados patrones, ocuparon un segundo lugar, mientras que la seda romana palideció en comparación.

El poder imperial romano había establecido en el siglo III  EC un monopolio sobre el tejido de seda. La seda importada fue canalizada a través de un oficial imperial que redistribuyó el material a los talleres imperiales, aunque faltaba experiencia. El textil era de fabricación más barata, más grueso y carecía del brillo de los demás. Pero esto también lo hizo mucho menos costoso. La élite romana siguió importando los mejores productos de China y Persia.



 Fragment of Woven Silk from 13th century China
 – image courtesy The Metropolitan Museum of Art


Hasta ese momento, China  ejercía un estricto monopolio sobre la sericultura, o la cría de gusanos de seda. Toda la seda producida y comercializada en el mundo tenía que provenir de sus gusanos de seda.  Esto pronto cambiaría.


Monopolio en Bizancio


En el siglo IV de la era común, los gusanos de seda y los huevos de seda fueron contrabandeados a Japón. Allí, y eventualmente en India, se desarrolló la sericultura y China perdió su celoso dominio. Un siglo después, la evidencia sugiere que los granjeros sirios bizantinos habían comenzado a "criar" sus propios gusanos de seda. Y, en el siglo VI, el emperador Justiniano comenzó a promover activamente la producción de seda.

Una famosa leyenda cuenta cómo comenzó la sericultura en el Mediterráneo oriental. Según cuenta la historia, en algún momento a principios de los años 550, los monjes cristianos persas viajaron a "la tierra de los Seres", el apodo occidental de China, con "seres" que significa seda, y regresaron a Bizancio con huevos de gusanos de seda escondidos en un bastón hueco. 






Aunque encantadora, la historia es ciertamente falsa. Los huevos de gusanos de seda no habrían sobrevivido a un viaje tan largo. Es más probable que la sericultura surgiera lentamente en la Siria bizantina a través de una expansión gradual desde la India. El emperador Justiniano contribuyó al establecimiento de la cría de gusanos de seda financiando la plantación de huertos de moras. Probablemente la intención del emperador era la de romper  el monopolio chino de la seda cruda.

En Bizancio, la sericultura estaba estrictamente controlada por el gobierno imperial.
Dichas actividades estaban prohibidas a empresarios individuales o agricultores. Este control estricto de la industria significó que el Imperio Bizantino nunca pudo producir suficiente seda para satisfacer su propia demanda. Simplemente no había suficientes agricultores autorizados para practicar la sericultura en el imperio. Los bizantinos continuaron importando grandes cantidades de seda cruda.



La próspera sericultura del imperio islámico



En contraste con las dificultades de los bizantinos, el vecino Califato tuvo mucho más éxito. En su apogeo, el imperio islámico se extendía desde el río Indo hasta España y Portugal. Comprende las regiones productoras de seda de Siria, conquistadas desde Bizancio, y controla las rutas comerciales desde el este. Su industria de la seda explotó y se expandió a un ritmo rápido.


El secreto de su éxito fue el control leve  que los poderes centrales ejercieron sobre la sericultura
. Esto abrió la industria a todas las personas y permitió su amplia práctica. Algunos trabajadores bizantinos incluso abandonaron Bizancio para establecerse como sericulturistas en tierras musulmanas o para trabajar allí como tejedores de seda.

Desde Siria, la sericultura se extendió hacia el norte hacia las montañas del Líbano, que se convirtió en otra región importante para la producción de seda. Se plantaron moras en el norte de Irán, así como en Bagdad (Irak). En todas partes donde el clima lo permitía, las familias de los agricultores plantaban moreras y cuidaban los preciosos gusanos. Vendieron la seda cruda a buen precio.

Pronto, se produjo suficiente seda para exportar la materia prima en los centros de tejido establecidos en Asia Central y en la región del Gran Irán. La seda se vendió en el Imperio y más allá, en Europa. La sericultura también comenzó en Egipto, desde donde se extendió al norte de África. En el siglo IX, los gusanos de seda llegaron a Al-Andalus (Portugal y España bajo el dominio islámico).



 A 13th century riding coat made of silk, probably made in Iran. 
Image courtesy The Metropolitan Museum of Art




Seda ibérica


En la península  Ibérica, las montañas de Sierra Nevada ofrecían el mejor entorno para los moreras. Allí, la cría de gusanos de seda prosperó. Las sofisticadas técnicas de riego, importadas de Persia y Asia Central, permitieron a los gobernantes musulmanes establecer granjas de seda siempre que fuera posible. Pronto, la seda y los textiles españoles en bruto se vendieron en todo el Mediterráneo y más allá. A mediados del siglo XII, el autor Al-Idrisi escribió que había 3.000 granjas de gusanos de seda solo en la región de Jaén, donde se introdujo por primera vez la sericultura.

Las granjas también se establecieron en el siglo XI en los reinos cristianos del norte de Castilla y León. La producción se confió a trabajadores mozárabes con conocimientos, ex musulmanes que se habían convertido al cristianismo. Pero, si la llamada "Reconquista" no tuvo un impacto perjudicial en la producción, infligió un duro golpe a los propios agricultores. Durante la lenta conquista cristiana de Al-Andalus, los musulmanes que se negaron a convertirse fueron perseguidos y huyeron. Los trabajadores cristianos se hicieron cargo de las granjas para mantener la producción.

En ese momento, la demanda de seda estaba aumentando en Europa. Pero el colapso del Imperio mongol en el siglo XIII cortó la mayor parte del suministro europeo de seda cruda. Ahora que la seda china se había convertido en una rareza, las ciudades-estado italianas intervinieron.






El gusano de seda en Italia

La Toscana, el valle del río Po y la región del sur de Calabria proporcionaron ambientes hospitalarios para el morera y el gusano de seda. En el siglo XIII, cinco ciudades italianas habían establecido una próspera industria de la seda: Venecia, Florencia, Génova, Bolonia y Lucca. En Lucca, la industria empleó a decenas de miles de trabajadores, desde granjeros hasta hilanderos, desde tejedores hasta tintoreros.

Para el siglo XV, una docena de ciudades italianas habían seguido el ejemplo y se habían convertido en importantes centros de producción de seda. La legislación local alentó fuertemente la plantación de moreras. En Módena, por ejemplo, una ley exigía a los propietarios plantar un mínimo de tres moras en sus propiedades. Una ordenanza similar se emitió a mediados del siglo XV en Florencia, pidiendo a todos los agricultores que plantaran de cinco a 50 árboles al año en sus tierras.

Pero estas medidas no fueron suficientes para producir seda cruda en cantidades suficientes. Italia, como el resto de Europa, todavía dependía de la seda cruda importada para satisfacer la demanda de producción.

Fuera de Italia y España, los agricultores intentaron plantar moras y producir gusanos de seda. El sur de Francia comenzó su producción en el siglo XV. Pero el clima no permitió que los preciosos árboles y gusanos sobrevivieran en latitudes más altas. Sólo en el siglo XVII Inglaterra pudo comenzar su propia producción.



An image from a 14th century Italian manuscript
 – note the silkworms on the heraldic shields – Wikimedia Commons

A lo largo de la historia, la seda ha sido un producto caro y codiciado. Su producción involucraba una larga cadena de trabajadores, que a veces abarcaba continentes. En la base estaban los granjeros. Desde China hasta España, un ejército de granjeros medievales cuidaba sus moras blancas y alimentaba sus hojas a la hambrienta oruga del gusano de seda. Los capullos se enrollaron en entornos rurales, antes de que la seda se enviara a los centros urbanos para hilar, tejer y otros adornos.

La historia de los viajes del gusano de seda no termina con la era medieval. Las moras y los huevos de gusanos de seda se importaron con éxito a las tierras recién colonizadas de América, primero a México en el siglo XVI y luego a Nueva Inglaterra en el siglo XVII. Aunque los agricultores recibieron varios incentivos para comenzar la producción, la industria siguió siendo de tamaño modesto. Aún hoy, China es el principal proveedor mundial de seda cruda.






Artículo escrito por Lucie Laumonier -
traducido por mi , el resaltado en negrita y los enlaces son míos.


 Lucie Laumonier es profesora asistente afiliada en la Universidad de Concordia.
Further Reading:






Robin Netherton and Gale R. Owen-Crocker (eds), Medieval Clothing and Textiles, vol. 10 (The Boydell Press, 2014)
Luca Molà, The Silk Industry of Renaissance Venice (The Johns Hopkins University Press, 2000)
Anna Muthesius, Studies in Byzantine, Islamic and Near Eastern Silk Weaving (Pindar Press, 2008)
Top Image: Silk being woven on a loom, from Sericulture by Liang Kai, created in the 13th century.





Wednesday, July 29, 2020

Este jueves, un relato: "El laberinto" de mi padre Amenemhat III y su viaje a Aaru, transfigurado en Aj


Yo, Sobekneferu (maldigo al cretino que me rompió mi bella nariz que hacía juego con mis extraordinarias orejas que todo lo oían) Faraona de Egipto por la gracia de Horus  para preservar el  Maat,  es decir la armonía cósmica, hija de Amenemhat III y media hermana de Amenemhat IV, muerto este a la vida terrenal después de 9 años de reinado le sucedo -siendo su viuda -   en el trono.  Corre el año 1806 [aEC].  No os sorprendáis, no soy la primera mujer en ocupar el trono.  Me antecedieron la faraona Neihoteb, madre   del faraón  Djer (3r faraón de la Primera dinastía del Antiguo Egipto  que reinó por 41 años  alrededor del  año 3000 aEC) y la faraona Merniet, que reinó alrededor  del 2950 aEC  justamente a la muerte de su padre el faraón  Djer. Así es como  sin herederos,  hijos  de nuestra relación (incestuosa y permitida de acuerdo a nuestras costumbres para preservar el sagrado linaje real),  siguiendo el deseo de mi padre,  ascendí al trono.  Para ello me había preparado bajo los auspicios del dios cocodrilo Sobek, siendo yo por mi nombre Neferu la belleza (de Sobek) por eso: Sobekneferu me llamaba,  (en realidad la linda era yo, no el dios  cocodrilo cuya sonrisa dentuda no podía de ninguna manera  equipararse con la mía diáfana y radiante con sabor a menta).


dios Sobek

Como dije, mi padre era fiel seguidor del  dios Sobek, lo consideraba benéfico, dios de la fertilidad y  de la abundancia, creador del Nilo que había surgido de su sudor, que por lo visto fue abundante. Recuerdo muy bien cuando encargó al Chaty gran vizir del Imperio, que hiciera edificar  su  complejo fúnebre muy cerca la ciudad de Sobek (que los griegos llamaron Crocodrilópolis)  de tal manera que por un   intrincado laberinto pudiera desplazarse la barca que lo transportara  por los canales del Duat, inframundo, hacia cada una de las siete puertas  resguardadas  por sus respectivas diosas guardianas, venciendo   una a una todas las dificultades del camino para llegar  a  su centro,  al centro mismo del laberinto, para  que su fuerza vital Ka y su fuerza anímica Ba, se elevaran  desde allí  transmutándose en  Aj, Ser celestial,  y  salir a la plena luz del día, al  reino eterno Aaru,  morada  de los dioses donde todo era tranquilidad, abundancia y belleza. 


 El viaje por  el laberinto de Duat, el inframundo


dios Osiris


Por esa razón,  los  difuntos deben, guiados por el dios Anubis, someterse al jucio de Osiris, Señor del Inframundo,  en que se pesan sus actos pasados y es mejor que pesen peso pluma:




porque sólo a los puros, cuyos actos pasados terrenales (conciencia y moralidad, afincados en  el corazón) pesaban igual que el Maat (la armonía cósmica, representada simbólicamente por una pluma) les era permitido comenzar el  largo y peligroso viaje por el laberinto de Duat  para  desde su centro, como he relatado y lo repito,   salir victoriosos a la plena Luz del día, transfigurados,  y disfrutar en el Aaru. En este viaje estaba expuesto a múltiples peligros y para sortearlos el espíritu del difunto dependía de la energía y conocimientos que hubiera adquirido en la vida pasada, y de palabras mágicas expresadas en conjuros  escritos en los sarcófagos,  en mi época. 


dios Anubis


Además el difunto  necesita la ayuda proporcionada por los parientes y amigos que aún viven en la Tierra, pues son ellos los que aseguran la conservación de su cadáver -debidamente momificado-  para que él pudiera volver y utilizarlo como tumba indestructible, hogar y abrigo de su Ka, fuerza vital, necesitando alimento y bebida para su sustento, rezos y sacrificios para su salvación.

También es importante  perseverar su recuerdo inscribiendo en los muros de la tumba, o escribiendo en rollos de papiro formulas secretas para el buen pasaje. La momificación es  un proceso complejo que requiere de rituales muy específicos  tal como lo relato en  las notas de esta entrada en la que un momificado, viajero del tiempo,  se extravía.





Esfingie del Faraón Amenemhat III,
Museo  Arqueológico del Cairo, Egipto
Gobernó entre c:a. 1844-1814 aEC


Con mi padre, bendita sea su memoria, Egipto disfrutó del periodo de mayor prosperidad económica del Imperio Medio, con un reino  bien administrado, de nomarcas y nobleza fieles, y el reconocimiento de los reinos  extranjeros. Por eso, y por todas sus demás obras, no me quedan dudas de que  salió victorioso de su laberinto en Duat, el inframundo, y  ahora es un Aj que  reside en Aaru, la eterna  morada de los dioses. La gran pregunta que me hago es si yo lo lograré también.







Esta  es mi participación a la Convocatoria que hizo Magade Qamar desde su blog  La trastienda del Pecado   con el  tema "El Laberinto"





Wednesday, July 22, 2020

Este jueves, un relato: "Recóndito lugar" y el rescate de rehenes o "Romped las cadenas" 1867-8 al mando del Comandante R. Napier

Justo ahora estoy leyendo  el  libro del historiador británico Niall Ferguson "El Imperio Británico: cómo Gran Bretaña forjó el orden mundial" trad. de Magdalena Chocano, Ed. Penguin, España, 2016,  en el  que recolecta  este hecho que conmocionó  al Imperio en su  época por lo extraordinario de la hazaña libertadora que ya les relataré a mi manera basada en esta y otras fuentes.  No sin  antes  comentarles que uno de los interrogantes  a los cuales da respuesta el historiador en esta obra  -y por eso me interesó a priori su libro- es: ¿Cómo  un puñado de británicos pudo gobernar tan vasto Imperio? 

 Pero a lo que iba:   a continuación, el relato


 
Rehenes británicos  (misioneros y funcionarios) y otros europeos
capturados en 1867 por el emperador de Abisinia (Actual Etiopia)
incluido el diplomático negociador Hormuzd Razam


Corrían tiempos difíciles para el emperador de Abisinia, Tevodros II, por octubre de 1862   muchas regiones  de su reino en el cuerno de África se sublevaban en su contra,  los otomanos y egipcios invadían su territorio por el Mar Rojo y Sudán; debilitado y desesperado,    pidió ayuda a gobiernos europeos, ninguno le respondió.  Pasaron unos años, su situación empeoraba.  Sintiéndose insultado y menospreciado y paranoico ya, se le ocurrió  "la brillante" idea de secuestrar a cuanto europeo se  cruzara en su camino, mayoritariamente británicos,  y decidió esconderlos, encadenados,  en un recóndito lugar  en las montañas, confiado en que con 640 km de terreno montañoso, sin caminos ni rutas trazadas, estarían presos mientras él osaba manipular  y exigir apoyo a la Corona Británica.   Ahora era  él, rey de reyes, emperador descendiente  del mismísimo  rey Salomón y de la reina de Saba -aún cuando eran  sus orígenes en verdad muy humildes-  quien tenía el control. 



Emperador de Abisinia Tevodros II


- ¡Inadmisible e intolerable! - dijo la reina Victoria furiosa.
- Nadie puede desafiarnos y salirse con la suya, Majestad- respondió el apesadumbrado Primer Ministro Lord Derby

La Reina hizo -en abril de 1867- un llamamiento  a que  Tevodros II liberara  de inmediato a los rehenes.  Tevodros no respondió, tanto como antes lo habían ignorado,  él ignoró ahora  a Su Majestad.

Entonces, los Ministerios británicos de Relaciones   Exteriores, Guerra, Almirantazgo y Tesoro fueron convocados con urgencia para consulta con el Primer ministro y La Reina. Hubo  consenso, no quedaba otra opción que por la fuerza.

- ¡Romped las cadenas!  fue la orden  emitida por  la Reina -el 21 de Agosto de 1867-  al elegido para la acción rápida de rescate.

La orden  voló de Londres a Bombay con la velocidad del rayo gracias a las bondades del telégrafo.



estacionado en Bombay, India 
 por John Watkins, album en carte-de-visite, 1860s


El Tte Gral Robert Napier, hombre de férrea disciplina -perteneciente al Cuerpo real de Ingenieros de la armada de Bombay- e ingeniero militar de genio, fue la persona encargada de planear y dirigir la acción de rescate que demandaría una enorme  cantidad de hombres,  insumos, dinero,  e ingeniería bélica del más alto nivel.  Después de unos cuantos meses, cuando todo estuvo listo, la fuerza de invasión zarpó el 4 de Diciembre de 1867  en 280 navíos,  vapores  y veleros,  de Bombay   hacia  Zula, en  la costa del Mar Rojo, en dónde la fuerza de avanzada de ingenieros ya había construido un puerto para recibirlos. 

13.000 soldados indios y británicos, 26.000 ayudas de campo, 40.000 animales: 44 elefantes entrenados, 13.000 mulas y ponys, 13.000 ovejas, 7.000 camellos, 7.000 bueyes, 1000 burros etc. además llevaban un tren  y 140 km de lineas férreas a instalar  en transversal desde el lugar del desembarco hasta el pié de las montañas, las que atravesarían con la gente, animales y cañones. En cuatro largos meses se fueron -literalmente- abriendo camino en el terreno montañoso de 640 km. Luego  de un encarnizado combate  contra las fuerzas del sorprendido emperador, Napier condujo a sus hombres a la victoria y debida liberación de todos los rehenes.  Vencido,   Tevodros II  se suicidó antes que caer en manos enemigas.  El honor del Imperio Británico fue restablecido por la módica suma de  9.000.000 de libras esterlinas.  God Save the Queen! pudo  exclamarse  en aquel recóndito lugar  escondido en las montañas de Abisinia y su eco se expandió por ellas hasta la planicie, era el 13 de abril de 1868.



La ruta de la Expedición  del   Comandante  Robert  Napier 
desde la llegada al golfo de Zula (Actual Eritrea) en la costa de del Mar Rojo  
 y recorrido de 640 km montañosos (sin rutas ni caminos)
 hasta el recóndito lugar  en que se hallaba  la Fortaleza de Magdala
donde estaban encadenados  los cautivos británicos.




La brigada naval



Tropas británicas posando en un puesto de centinela capturado
 sobre la puerta de Koket-Bir en la fortaleza de Magdala



Quema de la fortaleza de Magdala después del rescate
y toma de botín que fue transportado en 15 elefantes y 200 mulas con destino
al British Museum, el Victoria y Albert, La Biblioteca Real y algún otro museo.


Regreso de las tropas vencedoras a  Zula en el Mar Rojo


Mapa de África, época colonial



Más sobre  la Marcha a la Fortaleza de Magdala,  aquí relatado por el  periodista G. A. Henty quien  participó en ella y por lo tanto es testimonio de primera mano.


Fuentes nombradas o enlazadas en el texto.
Las imágenes son de la red.


Convocatoria de Moli desde su blog Moli del Canyer: "Recóndito lugar" 
donde encontrarán más relatos



Friday, July 17, 2020

Raro jarrón chino del Siglo XVIII sobrevive al paso del tiempo y a 4 dulces gatitos

En estilo Yangcai,   datado 1742-1743,    hecho para el
Emperador Qianlong que gobernó China por 60 años en el Siglo XVIII. 
Supervisor del horno imperial:  Tang Ying. 
Muy pocos artefactos  salidos de este horno 
se han conservado a la fecha lo que  convierte a  este jarrón  en una rara obra maestra.
Lo descubrió el consultor de arte con sede en Amsterdam Johan Bosch van Rosenthal
en casa de una anciana que tenía 4 gatos rondando por ahi. 
Fue subastado por Sotheby´s por la módica suma de 8.000.000 de Euros.

(La señora octogenaria quiere permanecer anónima, 
los gatitos recibieron chuches y una medalla al mérito gatuno 
y por si acaso, aclaro que   dicha señora  no es pariente mía)





El emperador Qianlong  (1711-1799, reinó desde 1735) de la Dinastia Qing, de etnia manchú, fue un gobernante ambicioso y consciente de su deber. Heredó de su abuelo Kangxi y su padre  Yongzheng un imperio en auge, y durante su largo reinado Qianlong presidió una de las épocas de prosperidad económica más largas de la historia de China. Los bajos impuestos sobre el campesinado, la emancipación de los siervos promovida por su padre, la introducción de nuevas cosechas como el maíz y el boniato,​ y la estabilidad interna propiciaron una expansión agrícola y demográfica sin precedentes; durante su reinado la población China se dobló desde unos 150 millones en 1730 hasta los 300 millones de habitantes en 1790,  lo que suponía un tercio de la población mundial

Como líder militar, Qianlong dirigió las Diez Grandes Campañas militares, que expandieron el territorio chino desde las zonas tradicionales de influencia de la etnia  Han en las llanuras del Río Amarillo y del Yangtsé, hacia el norte en Manchuria, Mongolia, y el oeste en Asia central, y Tíbet. Esto llevó a China a su período de mayor extensión territorial. ​ Para finales del reinado de Qianlong, China había adquirido la mayor parte de los territorios que la conforman en la actualidad.

Qianlong fue un hombre extremadamente culto, y un gran patrón de las artes y de las letras. Autor de unos 42.000 poemas,​ patrocinó la famosa Biblioteca de los cuatro tesoros, la Siku Quanshu, un compendio bibliográfico de las grandes obras escritas de la civilización China que facilitó la conservación de muchas obras literarias.​ Coleccionó todo tipo de obras de arte, incluyendo pinturas europeas, y patrocinó la creación de escuelas y academias en las provincias de China. Para finales de su reinado, el agotamiento de China comenzó a hacerse patente.


Wednesday, July 15, 2020

Este jueves, un relato: "Internet" y sus maravillas en exactamente 350 palabras

 María  José Moreno nos convoca   desde su blog "Lugar de Encuentro"  sobre  cualquier aspecto de la "Internet" y yo deseo remarcar sus maravillas.




Maravillas  me brinda internet  desde que apareció en plaza la forma más antigua de chat -ICQ-  siendo de  las primeras  usuarias. Así,   no había distancia que no cubriera no importaba  el país en que vivieran amigos y familiares,  up to date (actualizada)  me mantenía y las relaciones,  muy cercanas. Luego migramos a Skype y hoy nos mantenemos unidos por WhatsApp, blog y facebook.  Al  vivir en Israel  y hablar  en hebreo, abrí mi blog hace 12 años para   reconectarme con mi lengua materna, usarlo como laboratorio de Psicología  (con atención on-line en privado los 5 primeros años),  crear una red de amigos, comentar o analizar libros que leemos en grupo, publicar y compartir mis poemas, relatos, ensayos, viajes  y demás  temas culturales que me interesan  y  aquí ando pues,  pedaleando más feliz que un niño con juguete nuevo.   ¿Quién diría  que en otra vida lejana fui escriba -me lo dijo una vidente-  en pergaminos hechos de piel de animal, sentada sobre el piso de tierra pisada con las piernas cruzadas y una tabla sobre ellas  dónde apoyaba el pliego?.  ¿Quién diría que hoy se han excavado, datado,  rearmado como un puzle los fragmentos de  alr. de 2000 años de antigüedad  hallados en  vasijas de cerámica en cuevas,  y digitalizado para su preservación y estudio interdisciplinario?. ¿Quién diría que con la pandemia Covid-19  y el aislamiento quedé en  Montevideo, Uruguay, muy  feliz en casa de mi hija y cuatro nietas, sin colegio pero  con Zooms escolares a diario?.  Y lejos de mi considerable  biblioteca de libros de papel que amo y leo o consulto a menudo, hoy buceo en internet para leer lo que quiero porque obviamente, dónde voy van mi PC portátil y/o mi teléfono móvil con WIFI


Internet no es mala ni buena, depende el uso que se le de. El hecho de que nos podamos comunicar, o que el patrimonio cultural de la humanidad se preserve y pueda ser estudiado académicamente, o que podamos ver películas, series, exposiciones de los  Museos del mundo,  escuchar conciertos,  etc.,   es sencillamente fantástico.  Y pensar que en otra vida lejana fui escriba.




Saturday, July 11, 2020

Cierre de la convocatoria a los relatos de este jueves próximo pasado




Hemos transitado en esta convocatoria con 19 relatos  por diferentes caminos, senderos o rutas  que nos han llevado desde a un desierto con tuaregs hasta el borde de un lago bellísimo o a una encrucijada  en la que Roma es el destino.   En medios tan diversos como una alfombra,  una escoba, un auto, un avión,  o  a pie  elaborando un duelo o hasta arrastrando una pierna con un fémur expuesto. En prosa o en poesía. Tanto hacia adentro nuestro a los recovecos en que juntamos telarañas como a hacia afuera en donde nos sentimos duendes y bailamos con el alma,  con más  callos que en los pies, pero lo hacemos  a la vida y a la esperanza, marcando el sendero, porque como se ha dicho, el trayecto es lo que  importa.  Un  derrotero que puede significar apasionantes (o apasionadas) aventuras,  libertad o destierro según se viva, hollando también la huella de nuestros antepasados, retornado a la casa que nos vio nacer,  o sintiendo el aroma a lavanda de la infancia aunque nos resulte hoy ahogado en asfalto.   

En cualquiera de sus formas y por los más diversos motivos,  el camino que es un tránsito, siempre implica un aprendizaje.

Ha sido un verdadero  placer anfitrionar este evento, en el que me han recordado experiencias pasadas como mis viajes a  tres desiertos o lo que supongo mi abuelo paterno debió sentir cuando viajaba de pueblo en pueblo  desde  Mendoza hasta  Buenos Aires en  Argentina  vendiendo vino, inmigrante, con mujer y tres hijos,    huido  del ejército otomano que lo había llamado a filas para que sirviera en él de 8 a 10 años.


Quiero aprovechar para dar la  bienvenida a nuestro grupo juevero  a dos nuevas participantes:  a Marí Luz Evangelio del blog "Pues sí a veces..." y a Ishtar del blog "Atando hebras, hilando cabos". 


 ¡Mil gracias y abrazos a todos y a cada uno de los participantes!.


Cierro esta exitosa convocatoria pasando el testigo a María  José Moreno  quien nos conducirá el próximo jueves  desde su blog "Lugar de Encuentro".  Estaremos atentos a su convocatoria este domingo 12 de Julio.