Thursday, January 23, 2020

Este jueves, un relato: "¿Qué tengo en los bolsillos?"

Imagen de la red. 


Era imposible que se diera cuenta, como agente especial del FBI había sido entrenada en esas lides.  Sabía perfectamente como deslizar el dispositivo de seguimiento en su bolsillo sin que lo notara. Pronto los miembros de mi equipo y yo daríamos con esa célula  de contrabandistas y estafadores al fisco y los llevaríamos ante la Justicia y a prisión. Estábamos armando un caso sólido, nos había asegurado el Fiscal anticorrupción. Pero el sinvergüenza aquel  se dio cuenta,  el avispado chino  lo colgó en la cadena a un fox terrier cuya dueña había llevado al centro comercial y dejado amarrado esperando afuera de un local. Así que en lugar de seguir al hombre, seguimos al perro.  -¡Otra vez, sopa!, maldita suerte la mía. A empezar de nuevo con el operativo que estábamos realizando en conjunto con la unidad de delitos financieros. Esta vez, decidí ser más cautelosa. Si lo perdía de nuevo, mi jefe me enviraría de regalo con un moño y una patada en el culo   a la Policía metropolitana, como mucho  a dirigir el tránsito.   -Juárez, ¿Me pasas el pendrive?- me pidió nervioso mi compañero  Smith. -¿El pendrive? ¿cuál?- le pregunté aún más nerviosa que él.  -¡Ese!, ya sabes. Comencé a buscarlo en mis bolsillos  arriba, adentro, abajo, a la derecha, a la izquierda. "-Vacíalos de una fucking vez!" - me gritó impaciente Smith.  Lo hice. Comenzaron a salir de ellos:  mi lustrosa insignia del FBI,  pañuelos descartables, un peine, una goma para el pelo,  una brújula, un celular, audífonos, lápiz labial  de manteca de cacao, un bolígrafo, un bloc, mis tarjetas de crédito,  50 dólares, un llavero, pastillas de menta, una lima de uñas,  un par de guantes, un sobre vacío para  recolección de evidencia.  Y el puto pendrive,  en el que habíamos copiado los archivos de las transacciones ilícitas de esta banda,  seguía sin aparecer.




Wednesday, January 22, 2020

Josefa de Obidos (Port 1630- 1684) pintora barroca de naturalezas muertas y arte religioso

Hacia el año 1626, cuando Portugal y España cuando  estaban unificados, Baltasar Gómez Figueira, (su padre) natural de Óbidos y segundón de una familia acomodada, marchó a Sevilla con intención de ingresar en la carrera militar, pero acabó ganándose la vida en el taller del pintor Francisco Herrera el Viejo donde se ocupaba de hacer las pinturas y preparar las telas. 

En Sevilla se  casó con Catalina de Ayala Camacho (su madre), naciendo siete hijos de este matrimonio, entre ellos una niña, Josefa, bautizada en la parroquia de San Vicente el 20 de febrero de 1630, siendo apadrinada por Francisco de Herrera el Viejo. ​ El matrimonio regresa a Portugal a raíz de la restauración de la independencia nacional, pero Josefa permanecerá seis años más en Sevilla junto a su padrino, teniendo así oportunidad de entrar en contacto con el mundo del arte y dar muestras tempranas de unas dotes pictóricas que fue desarrollando de manera autodidacta. 

A los catorce años se instala en Óbidos junto a sus padres. A los dieciséis, ingresa en el convento de Santa Ana de Coímbra con la intención, a lo que parece, de profesar. Tres años después recibe el encargo de realizar algunos grabados para una edición de los Estatutos de la Universidad de Coímbra. A estos grabados se deberá su fama inicial.








 

En 1653  Josefa abandonó el convento, por causas que se desconocen, regresando a la casa paterna. Y, cosa completamente inusual para una mujer de su época, decide dedicarse a la pintura. Poco tardarán en lloverle encargos de conventos e iglesias. Hay obras suyas, por ejemplo, en el monasterio de Alcobaça o en el monasterio de los Jerónimos de Lisboa; así como peticiones para que realice retratos, entre ellos los de la familia real, por los que se hizo muy famosa. 

Nos han llegado más de cien de sus obras entre las que merecen destacarse sus cuadros de flores y las naturalezas muertas que forman la serie llamada «de los Meses». En su producción, tanto estilística como temáticamente, se nota una fuerte influencia de Zurbarán matizada por un personal estilo ingenuo. 

Josefa murió en Óbidos en 1684, a los 50 años. Fue enterrada en la iglesia de San Pedro de esta localidad.





















Monday, January 20, 2020

Louise Moillon (Fr, 1610- 1696) pintora barroca de naturalezas muertas

O a finales de diciembre de 1609 o a principios de enero  de 1610 nació Louise Moillon en Paris, en el distrito Saint-Germain-des-Prés, dónde se refugiaban los protestante perseguidos,  dentro de una familia de pintores calvinistas. Tanto su padre Nicolás como  uno de sus hermanos, Isaac,  lo eran. Comenzó su formación artística con su padre que muere en 1619, después de cuya muerte, la continuó -junto con su hermano Isaac- con su padrastro y segundo marido de su  madre, el pintor de naturalezas muertas y marchante  François Gardnier.  

En 1640 contrajo  matrimonio con el hugonote y mercader de madera, Etienne Girardot con quien tuvo tres hijos.


Tras el Edicto de Fontainebleau de 1685, por el que se revocaba el Edicto de Nantes, la familia Girardot fue perseguida y la propia Louise sufrió vejaciones. Su marido fue encarcelado y dos hijos huyeron a Inglaterra, en tanto otro fue convertido a la fuerza. 

Murió en París a los 86 años, en 1696. 



Louise Moillon se especializó en pintura de bodegones, comúnmente usando pintura al óleo sobre lienzo o panel de madera. También realizó trabajos que contenían principalmente frutas que generalmente estaban dispuestas en mesas. Su trabajo se caracteriza por la quietud y los detalles agudos, como la textura de la fruta exótica que se muestra brillantemente sobre un fondo oscuro. Ella usó elementos de Trompe l'oeil (Trampantojo)  para dar a los espectadores una ilusión y hacer que sus pinturas fueran realistas.  Moillon también creó repisas en sus piezas que se extendieron hasta el final del marco para mejorar la ilusión. 





Aunque Louise  Moillon pintaba bodegones, a veces aparecían figuras humanas en el fondo de sus piezas. Moillon fue uno de los primeros artistas franceses de bodegones en combinar figuras y bodegones antes de 1650 junto con otro pintor llamado Jacques Linard.  El estilo de Moillon utilizó elementos de la pintura flamenca mediante el uso de elementos del trampantojo  y el contraste de colores fríos y cálidos junto con aspectos de la pintura de género francés como se muestra a través del estilo compositivo de sus pinturas. 



La idea  de que Louise Moillon era muy apreciada por sus contemporáneos queda demostrada por los escritos de Georges de Scudéry (1646) que colocó su nombre junto a los pintores de bodegones Jacques Linard y Peter van Boucle (Pieter van Boeckel), comparando a los tres con Miguel Ángel , Aunque siguió pintando después de casada, la mayoría de las pinturas de Moillon fueron ejecutadas en la década de 1630, antes de su matrimonio en 1640 con Etienne Girardot de Chancourt. Su último trabajo fechado es de 1674. 

















 











Thursday, January 16, 2020

Este jueves, un relato: "Comienzo con humor, entre lo absurdo y lo gracioso", El pozo de los deseos


Nada mejor que comenzar el año con humor, por eso me sumo a la

Convocatoria de Dorotea Fulde Benke del blog "Lazos y raíces"

"Comienzo con humor, entre lo absurdo y lo gracioso",  El pozo de los deseos


Pues nada ¿qué les voy a decir? ni yo misma sé bien que pasó ni cómo al sentir que un deseo irrefrenable de alguien impertinente a quien había dedicado gran parte de mi vida, léase el ganso de mi marido,  me fletaba a una fabulosa  isla  en el océano índico  tras arrojar una moneda al pozo de los deseos para caprichosamente cambiarme por una joven rubia despampanante y cabeza hueca- caza fortuna.



Esta es la razón por las que de pronto aparecí en las doradas playas de Las islas Maldivas  y un apuesto y bronceado  pescador local de nombre Musa ibn Hasan  me llevó en su barca  por las aguas turquesas hacia los bancos de corales donde habitaba la mejor pesca pero dejó su caña a un lado y recogió las redes.  Luego me  alcanzó un traje de buzo y él se puso el suyo.  Nos sumergimos ambos  para jugar con los delfines, tortugas  y diversos  peces multicolores. Toda  esa belleza marina se abría ante mis ojos para mostrarme sus secretos y yo los contemplaba extasiada.  





Al final del día, Musa que  había tomado  para si el rol de anfitrión, me llevó a conocer a  sus amigos. Nos divertimos mucho.  Bailé como nunca porque a Florencio, mi marido desde hacia 35 años, nunca le había gustado el baile y era un personaje bastante aburrido y predecible. Bebimos leche de coco con té de menta y especias sin alcohol,  porque el islam lo prohíbe,   y comimos deliciosos platos típicos de las islas a base de atún y pan de arroz,  al son de los tambores y las flautas alrededor de una fogata. Y luego, Musa se acercó a mi para llevarme con delicadeza  a su cabaña. Yo lo seguí obediente y agradecida.   Nos la pasamos genial, la verdad, pero por discreción  no  quiero entrar en esos sensuales e íntimos detalles que dejo a vuestra imaginación. 




 ¡Las mejores vacaciones de mi vida!, pensé feliz con ganas de que nunca terminaran,  cuando  ¡¡¡¡Zim zalabim!!!!, de nuevo hete aquí que  me encuentro caminando del brazo de Florencio por un barrio de Buenos Aires, quien    no se cómo ni por qué,  había llegado   a la brillante conclusión de que yo era indiscutiblemente la   mejor  compañera de su vida. 





Nota: Las imágenes son de internet y el vídeo del pozo de los deseos me lo facilitó  mi amiga  mendocina Rebeca, a quien se lo agradezco mucho.



Monday, December 23, 2019

Tutancamón en el IFEMA de Madrid hasta el 19 de abril de 2020 y en la Galería Saatchi de Londres hasta el 3 de Mayo de 2020

The message features on Tutankhamun's treasure (Image: GETTY)

Tutankamón fue un antiguo faraón egipcio que fue el último de su familia real en gobernar a fines de la  Dinastía XIX durante el Nuevo Reino. Conocido como "el niño rey", heredó el trono con solo nueve años y murió misteriosamente -sabemos que víctima de una infección por una herida en una pierna- menos de una década después, con su legado aparentemente borrado de la faz del planeta, lo que llevó a muchos a afirmar que fue asesinado. En 1922, el Sr. Carter descubrió la tumba de Tutankamón en el Valle de los Reyes, y le dijo a su patrocinador Lord Carnarvon que vio "cosas maravillosas". [Y la importancia para nosotros de este faraón  no lo es por su reinado que fue muy breve sino por la magnificencia de los hallado en su tumba, que contrario a las anteriores halladas, no había sido profanada por saqueadores. Cosa que puede apreciarse en las réplicas de su tumba en la magnífica Exposición en  IFEMA en Madrid que recomiendo recorrer detenidamente más o menos en hora y media. Yo me quedé 4 horas]



Howard Carter  con el sarcófago de Tutankamón  en noviembre de 1922.   Foto  por Getty


El egiptólogo de renombre mundial Dr. Hawass reveló a Express.co.uk  que había un objeto que llamó la atención del Sr. Carter, tanto que ordenó que la inscripción  -una oración religiosa- también se escribiera en su tumba. El dijo:  “Mi tesoro favorito es la copa de los deseos, y la razón es porque es hermosa, está hecha de alabastro".







La copa original se exhibe actualmente en la Galería Saatchi de Londres tras la inauguración de la nueva exposición "Tutankamón: Tesoros del faraón dorado", compuesta por más  de 150 artefactos originales  han viajado desde Egipto y estarán en exhibición hasta el 3 de mayo de 2020.

El Dr. Hawass agregó: “Todos estos 150 artefactos fueron insertados en la tumba que ayudaría al difunto a luchar e ir directamente al más allá. “Cada uno de ellos es único, si lo miras, capturará el corazón de cualquier visitante de esta exposición. “No creo en el más allá, pero fue la creencia en el más allá lo que permitió a los antiguos egipcios construir Egipto.





Cerrada recientemente en París (proviniente de su anterior destino en  los Ángeles) esta  exposición se convirtió en la más visitada de todos los tiempos en Francia con una asistencia de más de 1,4 millones. Seguirá  a 7 países más antes de retornar a Egipto y alojarse en el Nuevo Museo Arqueológico del Cairo.





El Dr. Tarek Al Awady, comisario de la exposición detalló a Express.co.uk la gran tarea de organizarla. Él dijo: "Es muy emocionante poder recorrer el mundo con el Rey Tutankamón.

"Pero también es una gran responsabilidad, estamos viajando con 150 obras originales de la tumba de Tutankamón". "Así que  tenemos que cuidar muy bien el embalaje  y transporte de los artefactos, al igual que la instalación.  Contamos con  un equipo bien capacitado para hacer el trabajo para el Rey".

Con un precio por adulto fuera de los horarios pico de 24.50 libras esterlina y de 28.50  (30- 34 Euros) en los horarios pico, se la ha criticado por ser cara. Aún así  yo si estuviera o podría estar en Londres, no me la perdería porque es una oportunidad única y quizás irrepetible de poder contemplar estos objetos originales, verdadero tesoro faraónico.






Friday, December 20, 2019

Solo la voluntad me sobra. Los dibujos de Goya en el Prado, ¡imperdibles!. Hasta el 16 de Febrero de 2020

El 20 de diciembre de 1825, con setenta y nueve años, Goya escribió desde Burdeos una carta en respuesta a Joaquín María Ferrer, político, comerciante y editor de libros ilustrados exiliado en  París, que resume en pocas palabras el sentido profundo de su arte y define al mismo tiempo la esencia de su personalidad.  La carta finaliza con la frase más emocionante de cuántas escribiera Goya: "Agradézcame usted mucho estas malas letras, porque ni vista, ni pulso, ni pluma, ni tintero, todo me falta, y solo la voluntad me sobra". Es precisamente la voluntad, la libre elección de crear al margen del encargo, lo que determina el sentido de sus cuadernos y series de estampas , cuyos dibujos forman esta exposición. 

Esta exposición propone un doble recorrido, cronológico y temático. El primero comienza por los primeros dibujos de su Cuaderno Italiano, los preparatorios para las pinturas murales de la basílica del Pilar de Zaragoza y los estudios para los cartones para tapices.

A continuación los ochos cuadernos de dibujos: Cuaderno Sanlúcar, Cuaderno de Madrid, Cuaderno C., Cuaderno F, Cuaderno de viejas y brujas,  Cuaderno de bordes negros y los dos Cuadernos de Burdeos, junto a los dibujos preparatorios para las cuatro series de estampas: Caprichos, Desastres, Tauromaquia y Disparates. 

Paralelamente, e intercalados en el recorrido cronológico, se exponen algunos dibujos que ilustran grandes temas que estuvieron presentes a lo largo de toda la vida de Goya: el cariño y la amistad, expresados a través del retrato; la violencia consustancial a la naturaleza humana; la multitus irracional que contribuye a perpetuar los errores humanos; la violencia de los hombres contra las mujeres; la mujer concebida únicamente como objeto de placer del hombre; y finalmente la vejez y las diferentes actitudes que el hombre adopta ante la proximidad de la muerte.

Lo dicho, una Exposición que no puede dejar de verse y apreciarse.







(Fuente: El Catálogo de la  Exposición)