Wednesday, June 12, 2019

Personajes en tránsito y la circularidad ritmica del no-tiempo en el Concierto Barroco de Alejo Carpentier donde el humor tiene presencia destacada (1974)

Ed Alianza, Madrid, 2012

Los personajes que aparecen en la Obra:

Comenzamos  por el autor: Alejo Carpentier (1904-1980) nació en Suiza, se crió en La Habana, Cuba, hijo de padre francés y madre rusa.  Vivió de niño en Cuba, luego en Francia, también en México,  Haití y Venezuela. Acuñó  la expresión  "lo real maravilloso americano" que influyó en los autores del boom latinoamericano.  Polifascético, cultivó la poesía, el periodismo cultural, la crítica literaria. También la música,  en diversas formas: como investigador, productor radial y de discos, promotor de conciertos, libretista y compositor de obras líricas. De joven perteneció a "Minorista" un grupo ecléctico de artistas, músicos e intelectuales que protestaba contra la dictadura del Gral Gerardo  Machado y promovía el resurgimiento nacional. Fue encarcelado por ello en 1933, luego salió del país al que volvió en 1939.  De  niño tuvo formación musical  (teoría, armonía, orquestación) y ejecutaba el piano y hasta incluso, compuso obras para este instrumento, pero no le parecieron buenas y allí,  en cambio descubrió su vocación literaria.

Antonio Vivaldi (1678-1741) Nació en Venecia, hijo de Giovanni Battista Vivaldi  y Camilla Calicchio.  Su padre que era peluquero-barbero  antes de convertirse en violinista profesional, le enseñó a Antonio a tocar el violín y luego realizó una gira por Venecia tocando el violín con su hijo. Antonio tenía 8 hermanos. Apodado Il preto rosso, porque además de cura era pelirrojo era también   un gran compositor y un excelente violinista. En septiembre de 1703, Vivaldi se convirtió en maestro di violino (maestro de violín) en un orfanato llamado Pio Ospedale della Pietà. Vivaldi tenía solo 25 años cuando comenzó a trabajar en el orfanato. Durante los siguientes treinta años, compuso la mayoría de sus obras principales mientras trabajaba allí. 

Como compositor, fue muy prolifero. Según un informe previo a 1980 (1), Vivaldi escribió 409 Conciertos, 136 piezas para música de cámara, 54 obras sacras y 46 óperas.  Conciertos, como este, si pulsas este enlace, por ejemplo. 

Georg Friederich Händel (1685-1759), anglisó su nombre a George Frederik Handel (G.F.H.). Nació en Halle, ducado de Magdeburgo, entonces parte de Braderburgo-Prusia, hijo de un eminente barbero-cirujano de la corte que no deseaba que su hijo fuera músico.  G.F. H.  se nacionalizó inglés y vivió en GB casi 50 años. Adoraba la ópera italiana pero  fue exitoso con sus oratorios, en especial   El Mesías, que lo sacó de las deudas y lo dejó bien pertrecho, volcándose en consecuencia, a este género musical.  

Domenico Scarlatti (1687-1757):   Nació en el reino de Nápoles en ese momento perteneciente a la Corona Española, y fue el sexto de diez hijos y hermano menor de Pietro Filippo Scarlatti, también músico. Comenzó estudiando con su padre, el compositor y profesor Alessandro Scarlatti Luego  se afincó en España.

Louis Armstrong (1901-1971)  nació en Nueva Orleans, EEUU en un barrio muy pobre.  hijo de Mary Albert y William Armstrong. La madre lo   dio a luz en su casa a los  dieciséis años. oWilliam Armstrong -el padre- abandonó a la familia poco después. Louis Armstrong fue criado por su abuela hasta la edad de cinco años cuando fue devuelto a su madre. Pasó su juventud en la pobreza en un barrio peligroso. A los seis años asistió a la Fisk School for Boys, una escuela que aceptaba niños negros en el sistema racialmente segregado de Nueva Orleans. Hizo trabajos ocasionales para los Karnoffskys, una familia de judíos lituanos.  Los Karnoffskys lo recibieron y trataron como a uno más de la  familia. Sabiendo que vivía sin un padre, lo alimentaron y  cuidaron. Con ellos aprendió a hablar en idish.  Por ellos, llevó  un colgante con  la Estrella de David durante el resto de su vida. Escribió sobre lo que aprendió de ellos en cuanto a resilencia y perseverancia en su autobiografía. Se inició en a música tocando en las bandas de los desfiles del pueblo. 

Hasta aquí, los personajes reales, representados de una forma muy gráfica, Vivaldi con su naríz puntiaguda y peluca lavada; Handel con su cara rozagante  y redonda y humor sajón,  por ejemplo,  o el napolitano Scarlatti que por influencia del negro Filomeno, temía terminar tocando música  para caníbales  (P55) en Concierto Barroco de Alejo Carpentier. A continuación los ficticios:

El rico mexicano platero, "el amo/el indiano": S/nombre, nieto de españoles.  De Méjico regresa al viejo Continente;  pasando por Cuba, llega a España, a Madrid, en donde se aburre y continúa rumbo a Venecia,  en donde llega durante el Carnaval.   Este individuo, en Venecia, durante el Carnaval, se pone una máscara de Montezuma (P15)  encarnando así la figura de este Rey azteca.  Acto seguido, al encontrarse en el Bottheghe di Caffé con los tres músicos barrocos  (Vivaldi, Handel y Scarlatti) le relata al personaje  Vivaldi  la extraña historia del cacique, algo que lo entusiasma para escribir una opera.  El indiano  esperaba en Venecia   jugar al "Juego de astrolabios" para observar "a las guapas hembras",  porque este personaje usaba a las mujeres,  putas, para aliviarse con ellas, por no hallar señora de su condición que le abriese las cortinas de su alcoba (P35).

Francisquillo:  Sirviente del amo, valga la redundancia, que "estiró la pata" en Cuba víctima de las fiebres malignas  que flotaban por ahí.

El negro Filomeno: un negro libre, hábil en las artes de almohaza y atusado (...)  (P24), que en los descansos rasguea una guitarra  de mala pinta (...) Biznieto del negro  Salvador, protagonista  de una  hazaña un siglo atrás por la que logra la libertad.   Filomeno es un negro muy vital y alegre, toca música, canta, baila, se deja embrujar por mujeres suculentas. Incluso reza por una buena travesía en el barco. Gracioso, con humor "ni con los polvos de carey disueltos en aguardiente" (P 80),  y suprememente  irreverente "no hablen más mierdas" (P81). Que desea quedarse en París, al final, porque ahí lo llamarian Monsieur Filomene.


Una hojeada a Las mujeres que aparecen en la obra de A.C.:  la Rosalba pittora (Rosalba Carriera) artista veneciana muy famosa, que había  pintado "las tres bellas venecianas" (P14) quienes no le resultarían al amo tan distantes porque "muy  pronto conocería a las cortesanas -plata, para ello, no le faltaba-" Además de "la visitante nocturna" (P15) ("buscadora de regalos de adioses") (P16) con la que contaba para refocilarse a gusto en su casa.  Los retozos  de la Filis y la Lucinada madrilleñas embrujaron a Filomeno (P36) que según el amo, eran  "hembras de desecho y miseria al lado de cuanto encontraría en el ámbito de la Ciudad Pontificia". Tal como  se expresa el personaje del Indiano,  este ve a las mujeres como putas con las que "aliviarse" "por no hallar señora de condición que le abriese las cortinas  de su  alcoba ". (P35).

También aparecen las cantantes huérfanas o becadas  del  Ospedale, mecionadas en bulto, de a setenta , y alguna por su nombre como "Cattarina del Cometo" que flechó al negro Filomeno.

Motezuma (Montezuma, Moctezuma) el cacique: personaje real, pero cuyo trágico final todos conocemos pero que se cambia en la ópera Motezuma, de Vivaldi, respondiendo así al gusto barroco de lieto fine e tutti felici.

La india mujer de Montezumala Malinche, traidora, que no gusta a los barrocos (P80) y es directamente eliminada de la ópera de Vivaldi.


"Concierto Barroco"La novelita de Alejo Carpentier (A.C.) fue publicada en 1974.  Tiene 8 Capítulos y en la Ed. que manejo (ver foto de cabecera) tiene 95 páginas, más un anexo con el indice de la Opera de Vivaldi y una nota del autor.

Esta novela, es a mi juicio,  es un tributo a  Vivaldi  principalmente, pero también a Handel, a Scarlatti y a Armstrong. Y es un  indiscutible tributo  a la música como expresión del espíritu humano que busca lo armónico y sublime, pero sin llegar a ser la silenciosa música de las esferas (P93). Y no menos, un tributo al genio de Cervantes, que aparece en varios  guiños  a lo largo de la Obra, como cuando Carpentier menciona el básamo de Fierabrás en la P19,  o  Como cuando Filomeno afirma en la P37 "que tales molinos no son gigantes"  o la mención en el párrafo siguiente  a Guanajuato, que sabemos que es la Patria de Cervantes en Méjico o Cervantes su patrono :-) e incluso cuando el personaje Vivaldi dirige "el más tremendo Concerto Grosso que pudieron haber escuchado los siglos".

La Música -que  trasciende tiempo y espacio- es el elemento aglutinante de la obra, no sólo  une el nuevo y el viejo continente, también  lo hace de forma tríptica  incluyendo el elemento fertilizador del negro,  de manera tal que  tenemos reunido lo americano, lo negro y lo europeo, unidos en una creación, esta obra de A.C. Y ese negro que comienza con el fabuloso personaje Filomeno nos lleva a otro no menos extraordinario, al fenomenal Louis Armstrong.  Vamos desde el  Siglo XVI de Montezuma y la Conquista,  al Siglo XX, Siglo en que vivió y murió el escritor, pasando por el Carnaval de Venecia, y Vivaldi, Handel y Scarlatti   en el  Barroco del Siglo XVII.  Esto sucede porque:

Este ritmo circular que  se da en la prosa de Carpentier por una sintaxis acumulativa, adjetivos, palabras eufónicas,  acentos situados en una clave determinada, por una repetición de estructuras,     vuelve una y otra vez como un   Leitmotif  musical que otorga al conjunto  este,   la entrada a  ese  espacio  mítico en el que todo es posible,  en el que todo se da; razón por la cual, repito,  los   personajes del pasado reales pueden reunirse con personajes ficticios presentes en este no-tiempo, también mítico  (es decir, en el que el tiempo   deja de ser lineal con un pasado, presente y futuro,  representado en  la Torre  del Orologio) .

El humor tiene presencia destacada  en esta obra de Alejo Carpentier e innumerables son los ejemplos que podría dar,  como cuando:  el amo orina "magistralmente, con chorro certero, abundoso y percutiente, en una bacinilla de plata (...) (P. 12); Un Montezuma entre romano y azteca y  algo de Cesar tocado con plumas de quetzal, (P13); "Eso no lo carga ni un estibador egipcio. de esos que, por  forzudos, alababa  Aristófanes. (P19); o  como cuando el amo y su visitante nocturna iban a "la habitación de los santos marcos  de plata para oficiar los júbilos de la despedida (...) (P20); o la alusión que hace el negro Filomeno  al Rey Fernando y la Reina Isabel, los Reyes Católicos, de que nadie sabe quien monta a quien porque tanto monta uno como el otro  (P26). O en la pica entre Handel y Vivaldi  (P58 y 59)  en la que Vivaldi trata "de no acostarse con Almiras ni Agripinas como hacen otros"


Dos escenas  representativas del humor carpenteriano: 

1- Encuentro del indiano  seguido del negro  con el fraile pelirrojo, el sajón y el joven napolitano:  en la Betteghe di Caffé de Victoria Arduino (P42 y 43), en Venecia  ¿Para qué iba a traer careta el negro si su cara entre tanto blanco con medio rostro de estatua  ya lo parecía? Y el fraile pelirrojo con su larga nariz corva entre los rizos de una peinado natural que tenía, sin embargo, como un aire a peluca llovida palpando los abalorios del emperador azteca, en el que se había convertido el mejicano.  Luego se suma el sajón amigo del fraile con sus ropas de siempre, de pésimo humor,  seguido del napolitano Scarlatti, de semblante astuto y fino, pero  sudado por la máscara, quien  se alegraba en risas cuando contemplaba la cara oscura de Filomeno. Una escena digna de una película de Federico Fellini. Alli justamente es cuando el Mejicano cuenta la historia de Montezuma por primera vez -a su manera- y  el personaje Vivaldi piensa que podría ser buen  material para una ópera.. Además de burlarse de los daneses, siguen hablando   de divagaciones hueras y una mujer insulta a Filomeno.

2- El Concierto Barroco en L´Ospedale (P47 y ss). ¡Oh! ¡Divina sorpresa, maestro!, exclama la monja  al ver entrar a Vivaldi con sus 4 acompañantes,  ¡divina sorpresa! repetía la monja prendiendo las luces del salón a oscuras.  Y  después de que el Maestro (Vivaldi)  subió al podium, agarró un violín, alzó el arco y con gestos energéticos,  desencadenó el más tremendo concerto grosso que pudieron haber escuchado los siglos, con 70 mujeres de coro;  Scarlatti en  el clavicémbalo y Handel le daba  el  bajo continuo al órgano con infinitas variaciones, jodiéndolos a todos:  "El sajón nos está jodiendo a todos" gritó Antonio, exasperando el fortísismo pero hete aquí que  Filomeno aparece con una batería  de calderos de cobre, cucharas y espumaderas  traídas de la cocina  a las que hace sonar en una fabulosa improvisación en solo por 32 compases. Y en ese frenesí enrte ¡magnífico! y ¡magnífico! el ¡Ahora !  ahullando del maestro, el  Da capo y el acorde final.

Antonio soltó el arco.
Doménico tiró la tapa del teclado.
El sajón se secó el sudor de la manos. 
Las pupilas del Ospedale prorrumpieron en une enorme carcajada.
y  Filomeno,  reparando en un cuadro, piensa en Eva
y comienza a cantar:
(...)
La culebra se murió
 Ca la ba són
son son
(...)
Kábala sum sum coreó  Antonio Vivaldi, dando al estribillo , por hábito eclesiástico, una esperada inflexión de latín salmodiado.  (P53) 
Kábala sum sum, Coreó Doménico Scarlatti.
Kábala sum sum sum, coreó Jorge Federico Handel.
Kábala sum sum sum, repetían las 70 voces femeninas del Ospedale. 
Con el negro golpeando una bandeja, formaron una fila, agarrados por la cintura, moviendo las caderas y guiados por Montezuma. Así, en fila danzante y culebreante, uno detrás de otro,  dieron varias vueltas al deambulatorio.


¿Y los personajes? reales o ficticios, entre ritmo y humor,  en tránsito, siempre en tránsito tal como señalo en estas pinceladas biográficas sobre cada uno. En tránsito, como tú, como yo.

Y Kábala sum, sum, termino aquí, antes de transitar a mejor vida (O que a algún agobiado lector  se le ocurra transitarme :-))   Aquí los dejo,  empero,  con Ella Fitzgerald y Louis  Armstrong: Summer time, 1954 y un poco más.






Notas:                                          


(1) Informe mencionado en Musikens Världen,  A/S Musikkens Verden Forlag, Oslo, Sverre Hagerup Bull, Oslo, 1979

En rojo: citas textuales del libro "Concierto barroco" de Alejo Carpentier, Ed Alianza, Madrid, 2012

El manuscrito de la ópera MOTEZUMA de Vivaldi: recorrido, pérdida y recuperación:

Fue  descubierto por casualidad en el año 2002  por el musicólogo alemán Steffen Voss cuando investigaba otros temas  en los archivos de Kiev, en Ucrania. El manuscrito regresó a Berlín meses más tarde ese mismo año. Pero esta ópera en tres actos, que Vivaldi estrenó en 1733 en Veneciano está completa, faltan partes del Primer Acto y del Tercero.   El texto, poco tiene que ver con la Historia, que se la salta, llevándonos a un  final feliz, al mejor gusto Barroco (El Hermano de Fernando (Cortes) Ramiro se casa enamoradísimo  con la azteca Teutile y "todos felices comen perdices", incluido  el pobre Montezuma que de verdad, en la Historia, sufrió una muerte violenta en mano de los conquistadores españoles.  Alessandro Ciccolini y Alan Curtis, especialistas en Barroco y particularmente en Vivaldi, partiendo de lo hallado como base, reconstruyeron lo que faltaba, tomando de  las obras del compositor, que es sabido que solía  reciclar sus propias composiciones.

En 1943, debido al severo bombardeo aliado, Joseph Goebbels, el ministro de propaganda alemán en su posición de "Gauleiter" de Berlín, ordenó que se llevaran a seguridad más de 560 colecciones de arte en su mayoría privadas. Fueron retirados de la ciudad para su custodia y alojados en lugares adecuados, lejos de la agitación de la guerra, en una variedad de minas, túneles, claustros y castillos. Parece que el archivo de música de  la  Sing-Akademie de Berlín se empaquetó y se incluyó en esta evacuación. El Tercer Reich normalmente habría mantenido registros meticulosos de tales tesoros, sin embargo, en este caso solo se anotó un registro básico. Esto indicaba que una colección de catorce cajas con más de cinco mil composiciones, en manuscritos antiguos y grabados del archivo de la Sing-Akademie de Berlín, se transportaría a Schloss Ullersdorf, en Silesia. Esta fue la última señal de vida para el archivo en Occidente durante los próximos 56 años. Fuente aquí 
.,.
Es muy probable que en algún momento el Ejército Rojo de ocupación ordenó el archivo de la  Sing-Akademie de Silesia, que fue trasladado a la URSS al Conservatorio de Kiev (ahora Ucrania). Aparentemente, en 1973, todo el archivo se trasladó al nuevo Archivo Central del Estado y Museo de Literatura y Arte de Ucrania, en Kiev. En 1999, las investigaciones de la investigadora Dra. Patricia Kennedy Grimsted descubrieron el paradero del archivo secreto, que a su vez alertó al descubrimiento de Christoph Wolff, profesor de música de la Universidad de Harvard. Fuente aquí



Contribución a la lectura colectiva virtual que hacemos bajo la conducción de Pedro Ojeda desde su blog: La Acequia   © Myriam Goldenberg





14 comments:

manouche said...

En ese panthéon baroco me paseo al rytmo de Amstrong...

Myriam said...

Merci, Manouche, cet un vrai plaisir pour moi
te voir ici. Bisous

Ester said...

Gracias por todo, cualquier opera o canción, cualquier novela o libreto ganan puntos si conocemos su historia. Un abrazo

Myriam said...

ESTER: gracias, tú y MANOUCHE me han alegrado el día,
no pensé que tendría comentarios en esta entrada. De hecho había pensado en publicarla seccionada, pero aquí está enterita, con enlaces a música incluidos. Gracias de nuevo, Ester, Besotes

Colotordoc said...

Armstrong...(abrazo fuerte). Su música siempre me acompañó en mis momentos de estudios. Tengo incluso mnemotecnias que giran no solo alrededor de su música y de Fitzgerald.

Besote guapa

Myriam said...

MANUEL: Armstrong y Fitzgeral, son dos grandes, pero grandes.
Del Jazz clásico que es el que más me gusta. Por lo que veo, te acompañaste bien acompañado durante tus estudios, Me alegro, besote.

Cayetano said...

Carpentier es un maestro en fusionar lo real con lo mágico y lo maravilloso, también es un gran conocedor de la cultura europea, de su música y de su arte. El Barroco es un movimiento que está no solo presente en la música de grandes compositores, sino que su presencia llega a ser abrumadora en el continente americano por el tema colonial, sobre todo en en sus iglesias.
El libro ya de por sí es exuberante y barroco en su lenguaje preciosista.
Buen análisis de una obra corta pero potente.
Un abrazo, Myriam.

evan said...

Myriam... No te imaginas lo que aprendo leyéndote.. Muchas gracias por compartir esta magnífica obra.
Besos

Myriam said...

Gracias, mil gracias, CAYETANO por tu comentario
apreciativo. La verdad es que yo no conocía a este autor
hasta ahora. Y me alegro de haberlo hecho.

Besos

Myriam said...

EVAN: Gracias a ti por leer este "socotroco" jajajaja.
Traté de ser lo más breve posible, pero ya ves.
Me alegro de que te haya gustado.

Besos

Maripaz said...

Que interesante, Myriam. Me lo he leído de un tirón con enorme curiosidad.
Me apasiona la música.
Gracias por tu aportación.

Myriam said...

¡Qué emoción!, querida MARIPAZ. ¡Graaaaaaaacias!

Besotes

Sor Austringiliana said...

Magnífico tu concierto barroco. La triple identidad americana convertida en música, con un ritmo que se nos mete dentro y.. Congaaa.
Besos gracias por enlazar.
Besos

Myriam said...

Gracias, gracias, Sor AUSTRI,
un placer verte porque en cualquiera
de tus alter-egos.

Besos,