Thursday, September 6, 2012

“En los malos tiempos los niños crecen de prisa”: De como era crecer en la España teñida de sangre, durante el trienio del terror (2)




Relación de los padres con los hijos:

Ambos padres se preocupaban por el bienestar de sus hijos con los que eran demostrativamente cariñosos:  los abrazaban y besaban,  y los regañaban cuando hacía falta.  Ambos padres evitaban hablar de temas de mayores delante de los hijos, para lo que tenían una contraseña “que hay ropa tendida”, pero los chicos -hasta Pepa,  la más pequeña- ya la conocían y sabían  su significado P91 y los padres, también se tocaban con el dedo índice los labios cuando los hijos andaban cerca y podían oírlos P160.

La  madre cose a Nino la funda para la  botella de agua caliente que reemplazaría la piedra caliente envuelta en trapos destinada a calentarlo en la escuela, aún antes de cumplir los 10 años, en cuyo cumpleaños  era costumbre entregar a los hijos la botella que sustituía a la piedra, señalando así que habían crecido. Cuando había atentados o redadas, la madre encerraba a los niños en casa hasta que pasara el peligro, como  hacía también el resto de la madres del pueblo P100, P119.

Cuando el cobarde de Michelin, el jefe de su marido, quiere enviar a Nino  a hacer de enlace con sus hombres en una misión en el monte, la madre lo enfrenta como una fiera, no solo  protege a su hijo, también le grita a Michelin que es un cobarde Ps  354 a 365.

El padre muestra inquietud por el futuro de Nino de que no de la talla para ser guardia civil porque era muy canijo P32, P37, por ese motivo quiere que aprenda a  escribir a máquina.  Y se lo plantea a Nino  de forma respetuosa y cariñosa (sin humillarle ni culparle por ésto): “Porque tú de mayor, no querrás ser un simple guardia civil como tu padre ¿verdad? Tú con lo listo que eres, sabiendo escribir a máquina y poco más, puedes llegar a trabajar en la Diputación, no te digo más....” P131.

Cuando la guardia Civil y etc, cerca a Cencerro, el guerrillero,  y éste  se mata, el padre  saca a toda prisa a los hijos de la casa para protegerlos. “Fuera de aquí todo el mundo” ...... “Largaos ahora mismo, Dulce, tu vete a casa de Encarnita.......Y tú Nino, te llevas a Pepa” (al molino, donde estaba Pepe el Portugués) P70, P71.

Igualmente, Antonino protege a Nino cuando  éste llega a buscarlo por el encargo de Michelin en esa peligrosa misión de enlace a la que lo envió como si fuera un adulto;  misión en la que Nino se arroga valientemente condición  de  adulto al  pensar que decirle al Jefe de su padre, etc, etc, sin embargo  Antonino apropiadamente  devuelve a Nino a su lugar de niño al asumir  él el rol paterno. Por lo tanto,  envuelve a  Nino en una manta, lo hace dormir en el jeep  y le dice además que decirle a Michelin al dia siguiente. Incluso se enfrenta a Michelin en el cuartel y muestra valor y aplomo al declarar dejando en evidencia la cobardía del jefe que mandó a un niño, a su hijo, a un lugar peligroso en plena noche a hacer algo que él mismo no se atreviera a hacer Ps 368 a 374.   .

Relación de los hermanos entre si:

Dulce, la hermana mayor,  unos años antes había consolado a Nino y  le había mentido diciéndole que los gritos de las torturas que oían por las noches procedían de películas P79, P223,  lo mismo hace él ahora con la pequeña Pepa cada vez que  ésta  viene a su cama asustada, pidiendo el abrazo protector de Nino y la niña se queda  dormida, pegada a él, abrazada a su cuerpo como un náufrago P80. Nino incluso  le cantaba canciones a Pepa para evitar que llorara y hasta  le mentía aún más cuando ésta reconocía, por ejemplo,  la voz de una de las detenidas que los guardias estaban golpeando P151. También Nino cuida a Pepa cuando se la lleva al molino  -por orden del padre después de la muerte de Cencerro- y ahí se divierten mucho ambos esa tarde P70, P78.                                                            

Nino consideraba, sin embargo,  a su hermana mayor Dulce, tonta cuando hablada de Antonio, el guapo,  apretando la almohada con su cuerpo,  sobretodo por la sonrisa de boba que se le pintaba en la cara P101, P264.

Como vemos, los hermanos asumen un rol protector del mayor hacia el menor. Primero Dulce con Nino, luego Nino con Pepa. 



Contribución a la lectura colectiva virtual que hacemos bajo la conducción de Pedro Ojeda desde su blog La Acequia. © Myriam Goldenberg.  


Nota: citas textuales de la autora en letra azul del Libro “El lector de Julio Verne” por Almudena Grandes, Tuquets Editores, Barcelona, Marzo 2012.

17 comments:

mj said...

Toda esta historia contada en este gran libro de Almudena Grandes se ajusta mucho a la realidad de aquellos años donde sí, los niños crecían deprisa, en aquella España dividida y torturada. Relaciones muy cercanas me han vivido en esa época vidas similares. En una casa cuartel, y precisamente de Albacete, donde se desarrolla esta historia. El frío del invierno allí es caótico, y estas personas allegadas a mí, me contaban que las paredes tenían grietas enormes y que tenían que introducir papel de periódico para que el viento no se filtrara.
Los hermanos mayores haciendo de padres con los más pequeños. Esto me conmueve especialmente, lo sé por experiencia propia. Una madurez que llega sin avisar, siguiendo un instinto que va más allá de toda lógica.
Me encanta Myriam como estás desarrollando esta contribución. Gracias
Un abrazo y sigo leyendo.

Abejita de la Vega said...

Nino me enamoró.A ti también.
Divina impaciente.
Besos

mj said...

Perdón Myriam, no es Albacete, es Jaén. Retifico.

Antonio said...

Me enganchó la novela y en muchos aspectos me identifico...
Besoss

Amapola Azzul said...

Simplemente me ha gustado.

besos.

Merche Pallarés said...

Bueno, por lo menos no has traspasado lo que tengo leido ya... En muchos aspectos esta novela me recuerda al libro de mi tía Lolita "Exilios". Pero sí que deberíamos haber esperado a lo que dice el profe... Divina impaciente, como te llama ABEJITA... Besotes, M.

ana said...

Que casualidad, leí este libro en mis vaciones de este año, me parece fabuloso, porque refleja a la perfeción la vida de entonces, las fatigas. Desde que este niño escuchó a sus padres hablar de él, todo cambió. Almudena Grandes, es grande.

BESICOS.

Aristos Veyrud said...

En medio del horror y la cobardía el amor, la hermandad y la valentía se mantienen.
La historia no tiene muchas variaciones, y lo único que evoluciona es la tecnología, hoy se hace más con menos y más rápido, antes había que enviar a cierto número de militares o paramilitares a cometer estas fechorías de asesinatos y torturas, hoy lo hace algo llamado drone, !cómo cambian los tiempos!!!
Un abrazo Myr!!!

Janeth said...

Amiga, es verdad; los niños en condiciones fatalmente dificiles crecen y maduran a destiempo,....

Tuvieron que ser tiempos horribles para esa pobre gente, la verdad es que en todos los paises tanto como los de Europa, y aqui en latinoamerica; se sufrio mucho con la dictadura, y ellos; los pequeños fueron los que mas sufrieron, y las secuelas quedan hasta ahora, un libro muy bueno el que nos compartes amiga, igual que los que me precedieron, te sigo leyendo....

MIMOSA said...

Guau!!! ¿Ya vas por la segunda entrada?? ¡Chica, cuando metes la primera superas hasta el mismo Maldonado (corredor de fórmula uno que se saltó la salida en el último Gran Premio de Spa en Bélgica).
Sólo pasaba a saludar, esperaré al pistoletazo de salida de Pedro para comentar las entradas relativas al libro.

Besos, yo por lo pronto seguiré paseando a Nino por las playas de mi isla, aunque con Asun por aquí, ya le dimos una gira casi completa, ja,ja,ja. Más besos!

Asun said...

Uuuuuyyyy... ¡¡Se nota que tienes ganas de empezar el curso!! Para rato me entregan a mí mis alumnos los deberes antes de pedírselos jajajaja.

Yo casi que esperaré a leer tus entradas a que nos den la salida, que si no se me chafará el libro.

Ya te ha dicho MIMOSA que nosotras paseamos a Nino por toda la isla y hasta le dejamos bañarse para compensar un poco la dureza de su infancia.

Besos pausados

Spaghetti said...

Hay mucho que contar del pasado. Cada autor con su visión, de lo vivido o de lo inventado, porque nada fué como se recuerda.
Julio Verne hablaba de un futuro inventado al que pronto se aproxima la realidad (si es que existe, o solo es un espejismo)Almudena Grandes es tanto como su apellido y su visión retrospectiva de una España (o dos Españas) de pos-guerra es amargamente entrañable.

Myriam said...

Gracias a TODOS por vuestra atenta lectura, por vuestros comentarios y por vuestro cariño.

Abrazos a Todos

Myriam said...

Sobre mis aportes al club de lectura quiero aclarar que:

Conforme a la consigna del Profesor Pedro Ojeda en el margen superior derecho de La Acequia de que comenzamos la lectura en Septiembre -siendo que estamos en este mes y que mi trabajo es extenso (10 u 11 folios)- lo he tenido que seccionar aquí en mi blog en 8 entradas a publicar cada miércoles y jueves del mes, facilitando así su lectura a quien desee hacerlo cuando lo considere oportuno.

Paco Cuesta said...

Seguiremos con tu apoyo la lectura.

Pedro Ojeda Escudero said...

La expresión "ropa tendida" se extendió a lo largo de muchos ahora, aunque ahora ya no se use. Se ambienta bien las relaciones emocionales internas en la familia.
Tiempos duros aquellos, en efecto.
Besos.

LA ZARZAMORA said...

Ese papel de proteccción de los hermanos entre sí también era una manera de expiar sus propios miedos e iniciarse a la edad adulta.
Sigo leyendo...

Un beso, Myr.