Friday, July 31, 2020

Granja de producción de gusanos de seda en China Medieval





Cómo los gusanos de seda han influido en el comercio y la agricultura en todo el mundo en una historia que abarca milenios.


Como hoy, la seda siempre ha sido un producto costoso. En la Edad Media, su producción involucró a un gran número de trabajadores, especialmente agricultores, establecidos en todo el continente euroasiático. Plantaron moreras blancas (morus alba), el único árbol cuyas hojas pueden alimentar a los gusanos de seda. Una vez que los gusanos hubieran  formado un capullo, se hervían y se extraía la seda. Los hilos preciosos eran enviados a mercados o centros de tejido en todas las regiones del mundo conocido en ese momento.

La evidencia más antigua de seda artificial fue descubierta en 2016 en tres tumbas en la provincia de Henan, en el centro de China, resultaron ser  proteínas de seda degradadas que datan de hace 8.500 años. Durante siglos, China mantuvo en secreto los misterios de la producción de seda. Pero, al comienzo de la Edad Media, tenemos pruebas de que  la sericultura se practicaba  en Bizancio. A partir de ahí, se extendió en todas las direcciones. La producción de seda se había convertido, en la Edad Media central, en una ocupación común para los agricultores asiáticos, del Medio Oriente, del norte de África y del sur de Europa.






 Sericultura en la Antigüedad tardía

En la Antigüedad tardía, el comercio de la seda florecía. A través de carreteras marítimas y terrestres, China exportó seda cruda y tejida al sudeste de Asia, India, la gran región de Irán y el Imperio Romano Oriental (Grecia y Turquía modernas). Desde allí, la seda fue enviada a Europa occidental y septentrional.

Aunque los talleres en todas estas regiones podrían tejer la seda cruda, las telas de la más alta calidad provienen de China. Los textiles persas, con sus intrincados patrones, ocuparon un segundo lugar, mientras que la seda romana palideció en comparación.

El poder imperial romano había establecido en el siglo III  EC un monopolio sobre el tejido de seda. La seda importada fue canalizada a través de un oficial imperial que redistribuyó el material a los talleres imperiales, aunque faltaba experiencia. El textil era de fabricación más barata, más grueso y carecía del brillo de los demás. Pero esto también lo hizo mucho menos costoso. La élite romana siguió importando los mejores productos de China y Persia.



 Fragment of Woven Silk from 13th century China
 – image courtesy The Metropolitan Museum of Art


Hasta ese momento, China  ejercía un estricto monopolio sobre la sericultura, o la cría de gusanos de seda. Toda la seda producida y comercializada en el mundo tenía que provenir de sus gusanos de seda.  Esto pronto cambiaría.


Monopolio en Bizancio


En el siglo IV de la era común, los gusanos de seda y los huevos de seda fueron contrabandeados a Japón. Allí, y eventualmente en India, se desarrolló la sericultura y China perdió su celoso dominio. Un siglo después, la evidencia sugiere que los granjeros sirios bizantinos habían comenzado a "criar" sus propios gusanos de seda. Y, en el siglo VI, el emperador Justiniano comenzó a promover activamente la producción de seda.

Una famosa leyenda cuenta cómo comenzó la sericultura en el Mediterráneo oriental. Según cuenta la historia, en algún momento a principios de los años 550, los monjes cristianos persas viajaron a "la tierra de los Seres", el apodo occidental de China, con "seres" que significa seda, y regresaron a Bizancio con huevos de gusanos de seda escondidos en un bastón hueco. 






Aunque encantadora, la historia es ciertamente falsa. Los huevos de gusanos de seda no habrían sobrevivido a un viaje tan largo. Es más probable que la sericultura surgiera lentamente en la Siria bizantina a través de una expansión gradual desde la India. El emperador Justiniano contribuyó al establecimiento de la cría de gusanos de seda financiando la plantación de huertos de moras. Probablemente la intención del emperador era la de romper  el monopolio chino de la seda cruda.

En Bizancio, la sericultura estaba estrictamente controlada por el gobierno imperial.
Dichas actividades estaban prohibidas a empresarios individuales o agricultores. Este control estricto de la industria significó que el Imperio Bizantino nunca pudo producir suficiente seda para satisfacer su propia demanda. Simplemente no había suficientes agricultores autorizados para practicar la sericultura en el imperio. Los bizantinos continuaron importando grandes cantidades de seda cruda.



La próspera sericultura del imperio islámico



En contraste con las dificultades de los bizantinos, el vecino Califato tuvo mucho más éxito. En su apogeo, el imperio islámico se extendía desde el río Indo hasta España y Portugal. Comprende las regiones productoras de seda de Siria, conquistadas desde Bizancio, y controla las rutas comerciales desde el este. Su industria de la seda explotó y se expandió a un ritmo rápido.


El secreto de su éxito fue el control leve  que los poderes centrales ejercieron sobre la sericultura
. Esto abrió la industria a todas las personas y permitió su amplia práctica. Algunos trabajadores bizantinos incluso abandonaron Bizancio para establecerse como sericulturistas en tierras musulmanas o para trabajar allí como tejedores de seda.

Desde Siria, la sericultura se extendió hacia el norte hacia las montañas del Líbano, que se convirtió en otra región importante para la producción de seda. Se plantaron moras en el norte de Irán, así como en Bagdad (Irak). En todas partes donde el clima lo permitía, las familias de los agricultores plantaban moreras y cuidaban los preciosos gusanos. Vendieron la seda cruda a buen precio.

Pronto, se produjo suficiente seda para exportar la materia prima en los centros de tejido establecidos en Asia Central y en la región del Gran Irán. La seda se vendió en el Imperio y más allá, en Europa. La sericultura también comenzó en Egipto, desde donde se extendió al norte de África. En el siglo IX, los gusanos de seda llegaron a Al-Andalus (Portugal y España bajo el dominio islámico).



 A 13th century riding coat made of silk, probably made in Iran. 
Image courtesy The Metropolitan Museum of Art




Seda ibérica


En la península  Ibérica, las montañas de Sierra Nevada ofrecían el mejor entorno para los moreras. Allí, la cría de gusanos de seda prosperó. Las sofisticadas técnicas de riego, importadas de Persia y Asia Central, permitieron a los gobernantes musulmanes establecer granjas de seda siempre que fuera posible. Pronto, la seda y los textiles españoles en bruto se vendieron en todo el Mediterráneo y más allá. A mediados del siglo XII, el autor Al-Idrisi escribió que había 3.000 granjas de gusanos de seda solo en la región de Jaén, donde se introdujo por primera vez la sericultura.

Las granjas también se establecieron en el siglo XI en los reinos cristianos del norte de Castilla y León. La producción se confió a trabajadores mozárabes con conocimientos, ex musulmanes que se habían convertido al cristianismo. Pero, si la llamada "Reconquista" no tuvo un impacto perjudicial en la producción, infligió un duro golpe a los propios agricultores. Durante la lenta conquista cristiana de Al-Andalus, los musulmanes que se negaron a convertirse fueron perseguidos y huyeron. Los trabajadores cristianos se hicieron cargo de las granjas para mantener la producción.

En ese momento, la demanda de seda estaba aumentando en Europa. Pero el colapso del Imperio mongol en el siglo XIII cortó la mayor parte del suministro europeo de seda cruda. Ahora que la seda china se había convertido en una rareza, las ciudades-estado italianas intervinieron.






El gusano de seda en Italia

La Toscana, el valle del río Po y la región del sur de Calabria proporcionaron ambientes hospitalarios para el morera y el gusano de seda. En el siglo XIII, cinco ciudades italianas habían establecido una próspera industria de la seda: Venecia, Florencia, Génova, Bolonia y Lucca. En Lucca, la industria empleó a decenas de miles de trabajadores, desde granjeros hasta hilanderos, desde tejedores hasta tintoreros.

Para el siglo XV, una docena de ciudades italianas habían seguido el ejemplo y se habían convertido en importantes centros de producción de seda. La legislación local alentó fuertemente la plantación de moreras. En Módena, por ejemplo, una ley exigía a los propietarios plantar un mínimo de tres moras en sus propiedades. Una ordenanza similar se emitió a mediados del siglo XV en Florencia, pidiendo a todos los agricultores que plantaran de cinco a 50 árboles al año en sus tierras.

Pero estas medidas no fueron suficientes para producir seda cruda en cantidades suficientes. Italia, como el resto de Europa, todavía dependía de la seda cruda importada para satisfacer la demanda de producción.

Fuera de Italia y España, los agricultores intentaron plantar moras y producir gusanos de seda. El sur de Francia comenzó su producción en el siglo XV. Pero el clima no permitió que los preciosos árboles y gusanos sobrevivieran en latitudes más altas. Sólo en el siglo XVII Inglaterra pudo comenzar su propia producción.



An image from a 14th century Italian manuscript
 – note the silkworms on the heraldic shields – Wikimedia Commons

A lo largo de la historia, la seda ha sido un producto caro y codiciado. Su producción involucraba una larga cadena de trabajadores, que a veces abarcaba continentes. En la base estaban los granjeros. Desde China hasta España, un ejército de granjeros medievales cuidaba sus moras blancas y alimentaba sus hojas a la hambrienta oruga del gusano de seda. Los capullos se enrollaron en entornos rurales, antes de que la seda se enviara a los centros urbanos para hilar, tejer y otros adornos.

La historia de los viajes del gusano de seda no termina con la era medieval. Las moras y los huevos de gusanos de seda se importaron con éxito a las tierras recién colonizadas de América, primero a México en el siglo XVI y luego a Nueva Inglaterra en el siglo XVII. Aunque los agricultores recibieron varios incentivos para comenzar la producción, la industria siguió siendo de tamaño modesto. Aún hoy, China es el principal proveedor mundial de seda cruda.






Artículo escrito por Lucie Laumonier -
traducido por mi , el resaltado en negrita y los enlaces son míos.


 Lucie Laumonier es profesora asistente afiliada en la Universidad de Concordia.
Further Reading:






Robin Netherton and Gale R. Owen-Crocker (eds), Medieval Clothing and Textiles, vol. 10 (The Boydell Press, 2014)
Luca Molà, The Silk Industry of Renaissance Venice (The Johns Hopkins University Press, 2000)
Anna Muthesius, Studies in Byzantine, Islamic and Near Eastern Silk Weaving (Pindar Press, 2008)
Top Image: Silk being woven on a loom, from Sericulture by Liang Kai, created in the 13th century.





17 comments:

Alfred said...

Un buen reportaje sobre la expansión de la seda.
Gracias.

Campirela_ said...

Una buena entrada donde nos hemos enterado mucho más del proceso de la seda.
Hay que ver que unos gusanos sean capaces de fabricar todo eso, es como magia,la naturaleza es sabía como nadie.
Muy interesante .
Abrazos y muy feliz noche.

Jorge M said...

Grandioso articulo, cuanta información que uno desconoce y se aprende siempre en tu blog a profundidad.
Un abrazo Myriam, que tu fin de semana sea grato, cuidate mucho

manouche said...

Merci pour ces explications et la vidéo très interessante.

Albada Dos said...

Exhaustivo recorrido por el comercio y manipulación de los gusanos de seda y los tejidos derivados de su cultivo.

Lo de la ruta de la seda, es evidente que tenía una razón al elegir el nombre. Un abrazo, y muchas gracias por compartir

Dafne Sinedie said...

¡Qué post más interesante, Myriam! Aún me acuerdo de la primera vez que vi gusanos de seda... vaya preciosidad.
Feliz verano :3
Un besazo

Berta Martín de la Parte said...

Aunque encantadora, la historia es ciertamente falsa. Los huevos de gusanos de seda no habrían sobrevivido a un viaje tan largo. Myriam un apunte aclaratorio, que desconocía. Muy informativo e interesante el post., gracias.

---Recuerdo siendo una chiquilla , en el colegio , la profesora de ciencias, nos hizo comprar gusanos de seda , los metí en una caza de zapatos,( por recomendación de la profesora); yo cada día abría la tapa de la caja de cartón para observar fascinada la Metamorfosis de los capullos de seda. Llegó el día en que comenzó a adivinarse que la mariposa estaba a punto de abandonarse al vuelo.
Llegó el día: Todos los alumnos de la clase , nos encontrábamos reunidos en el patio del colegio; cada uno con su caja de zapatos, entonces nuestra profesora dijo : ¡ Ahora!.
Abrimos las cajas y aquello fue muy hermoso. Las mariposas alzaron el vuelo✔

Gustavo Figueroa Velásquez said...

Querida Myriam, es impresionante la capacidad de lectura y de investigación que tienes y, más, de aportarnos tanta sabiduría a través de tu bitácora. Siempre ha sido fascinante la historia de la seda, del papel muy importante que ha jugado China en el desarrollo de esta industria y de cómo el mundo se interesó por este desarrollo esencial para una parte muy fina de la industria textil.
Amiga mía, gracias por tu pronta visita a mi blog; tus palabras me emocionaron y me hicieron entender que aun tengo capacidad para impresionarme.
Un abrazo y un beso.

Mağ ~ Mağade Qamar said...

Cada una de tus entradas es como la página de un libro del saber. Venir es siempre una oportunidad más de conocimientos.
Mil gracias siempre, Myr.
Muchos besos.

Ele Bergón said...

Parece mentira que de un gusano, algo ta desagradable, pueda salir algo tan delicado y perfecto como la seda. Eso diempre me ha llamado la atenció.
Como la mayoría de los niñod yo también tuve mi caja de zapatos y me maravillé con la transformación.

Gracias por la historia.
Besos

Ele Bergón said...

No ha salido el cpmentario publicafo

Ele Bergón said...

Ya veo que sí

Myriam said...

Hola a TODOS: muchas gracias por sus comentarios. Me alegro de que les gustara el tema. A mi me pareció inteteresante y por eso quise compartirlo con uds. Ya saben cuanto me gusta leer y compartir sobre diferentes culturas pasadas y presentes (en ese sentido soy muy curiosa y me gusta aprender cosas nuevas o compartir lo que creo saber). Estoy convencida que cuanto más exploremos fuera de nuestras cuatro paredes, menos prejuicos tendremos porque ampliamos nuestra mente; la volvemos más flexible y nos volvemos más comprensivos y tolerantes.

ABRAZOS A TODOS

Tais Luso de Carvalho said...

Miriam, que fantástica matéria sobre a seda!! Sobre o bicho-da-seda! Não conhecia tantos detalhes. Os vídeos excelentes. É uma partilha maravilhosa, gratíssima!
Bj, uma boa semana,
até mais!

Colotordoc said...

Uno de los tejido favoritos de mi mamá, sobretodo cuando hay aplicaciones sobre esa tela, con imágenes del lejano oriente.

La ruta de la seda sigue su recorrido...

Besote

Ildefonso Robledo said...

Es increible el modo en que la produccion y comrcio de la seda ha influido en nuestro mundo y en nuestras culturas.
Un abrazo, amiga

Isabel said...

Vuelvo con más tiempo porque ahora se me pega lo que tengo en el fuego, pero ya de entrada te digo que me parece muy interesante este post.
Abrazos.