Friday, June 15, 2018

Arqueologia y Medicina (8): Los médicos del Islam. Primera parte

Entre los siglos VIII y XII, la medicina experimentó brillantes avances en el mundo musulmán, gracias a la recuperación de la ciencia antigua y al amplio uso del árabe como lengua de cultura
 

Una cura en público.  

 Un médico atiende a una persona herida en la espalda mientras lo contempla una multitud. Miniatura perteneciente a las Maqamat de al-Hariri. Siglo XIII. Foto por Bridgeman / Index

 


Manual para especialistas

Esta miniatura, en la que se aplica un cauterio para aliviar la migraña, corresponde a la copia de Cirugía de los iljanes (mongoles de Irán), conservada en la Biblioteca Nacional de París; en Estambul se guardan otras dos copias de esta obra de Sharaf ad-Din. Foto por Bridgeman / Index




Médicos y boticarios

Preparación de medicinas para un paciente que sufre viruela (derecha). Canon de Avicena. Miniatura del Siglo XVII. Foto por Idea / Album


Instrumental quirúrgico

La cirugía conoció un notable desarrollo en el mundo islámico.  Instrumental dibujado en una copia manuscrita de la enciclopedia médica al-Tasrif, del andalusí Al Zarawi, Abulcasis, uno de los grandes cirujanos de todos los tiempos. Foto por AKG / Album.

 Avicena, el sabio

Este grabado del siglo XIX,  muestra un retrato idealizado de Ibn Sina, Avicena. Fallecido en 1037 cuyos textos constituyen el armazón teórico de la medicina árabe. Foto por Bridgeman / Index

Observación sobre el terreno

Arriba, el médico visita a un paciente. Miniatura de un códice del siglo XIV perteneciente a las Maqamat al-Hariri. Escuela persa. Biblioteca Nacional, Viena. Foto por Bridgeman / Index


Artículo  por National Geographic. 
Los enlaces los puse yo
Sigue el viernes que viene 



13 comments:

manouche said...

Me recuerdo del famoso Avecina pero mejor estar enfermo ahora y mas ser sano !

Manuel López Paz said...

Preraro también un post sobre esto. será par luego del verano...Ya se acercan las vacaciones...

Besote guapa

Myriam said...

Jejeje, MANUEL, te entiendo perfectamente. Yo, como las vacaciones me las tomo en otoño, durante el verano programaré entradas para entonces. Esta serie de Arqueología y Medicina, tiene 2 entradas sobre la medicina islámica. La termino con la Medicina Judía en el Medioevo, que aunque no trata de Arqueología propiamente dicha, he accedido a investigaciones de registros escritos, para mí, interesantes. Estoy barajando varias ideas para otras series en las que a partir de aquí trataré La curación por la palabra, etc. etc.

Un abrazo,

Javier Rodríguez Albuquerque said...

Esto promete. Me encanta la forma de pensar que tenían en aquellos tiempos y cómo lo aplicaban a la medicina.

Muy buenos reportajes los que nos estás aportando.

Musu bat.

AMBAR said...

La salud ha sido, es y será siempre un tema importante.
Por lo que nos muestras desde que la vida es vida el humano se afana en mejorar la salud y así seguimos.
Pero no se encuentran los rememedios necesarios para que salud sea tan buena como debería ser, adelante siempre sin parar y ahí ando yo.
Un abrazo.
Ambar

Rafa Hernández said...

Sigues ofreciéndonos entradas sobre aquellos viejos investigadores de la medicina, y me perece fenomenal. Se entera uno de cosas que ignoraba.

Besos.

el oso said...

Muy buena recopilación, creo que mecesitaré una de esas curas para mis anginas.
Besos

Migue said...

Excelente historia de la medicina es la que nos has presentado.Pensemos además, que la experiencia de generaciones de médicos salvan nuestras vidas.


Abrazos Myriam

Isabel said...

Una fuente de sabiduría de los que otros han bebido.
Abrazos.

Pedro Ojeda Escudero said...

Recoger la sabiduría anterior y legarla mejor que como nos la hallamos.
Esta entrada habla muy bien de ti, Myriam.
Besos.

doctorvitamorte said...

Hay algo que me llama la atención.
La sanidad se hacía en público.
¿Por qué ahora se llama sanidad pública y se hace en intimidad?

Montserrat Sala said...

Buén comentario el de el doctor vitamorte, porque la sanidad se lleva en la intimidad, y hasta se esconden todos los detalles incluso a la familia.
Un abrazo amiaga Myriam

Abejita de la Vega said...

Más mató una cena que curó Avicena. Curó a muchos, al parecer porque de grandes cenas están las sepulturas llenas.Besos Myriam.