Friday, February 2, 2018

Arqueología y medicina (5) La medicina védica de la India

El médico Atreya enseñando a sus discípulos 

Nos es prácticamente imposible datar los orígenes del sistema indio de medicina conocido como el Ayurveda (trad. lit. conocimiento o ciencia de la vida) . Esta medicina está basada en dos tratados que han llegado hasta nosotros. 

El Atreya  Samhita (de medicina general) La tradición dice que  el dios Indra comunicó la medicina al sabio Bharadvaga y este a Atreya. Derivado de este es el Charaka Samhita     ( compuesto por Agnivesa uno de los seis estudiantes de Atreya y encarnaba las enseñanzas de este último. El texto fue revisado y comentado  en 1066 EC por Chakrapanidatta y trad. al árabe en el 800 EC).
El Sushruta Samhita (de cirugía)  La trad. dice que el dios Indra comunicó la Cirugía a Dhanvantari y  este la pasó a Sushruta.

Puede decirse que ambos médicos fueron los fundadores de sus respectivos departamentos. Ambos tratados, compilaciones que llevan sus nombres (c:a 600 aEC),   marcan el comienzo de lo que podría llamarse la medicina científica, no chamánica exclusivamente.  Los médicos utilizaban conjuros al igual que administraban medicamentos y operaban. Desde antiguo se dividían en categorías  de especializaciones (médicos generales, cirujanos, magos, curadores de demonios, curadores de venenos, etc). 

En la india existían  en 600 aEC,   2 grandes Universidades en las que se enseñaban las ciencias médicas y quirúrgicas por profesores de renombre. Una era  la de  Kashi (actual Varanasi o Benares, en India, a orillas del rio Ganges, al Este)   en esta universidad enseñaba el cirujano Sushustra y la otra era la de Takshashila (actual Taxila, en Pakistán,  a orillas del rio Yhelum, al Oeste) y era precisamente en esta en la que enseñaba el médico Atreya.

Los médicos identificaban alr. de  107 puntos que consideraban cruciales para la salud que llamaban "marmas" , algunos de ellos coincidentes con nervios, tendones  y arterias . Si una persona era herida en un marma, el desenlace podía ser fatal. También creían  que desbalances  en los tres humores o doshas ( ver más abajo)  eran causantes de enfermedad.  

Eran excelentes cirujanos tanto en el interior del cuerpo como en el exterior. Hacían autopsias.  Contaban con 121 instrumentos quirúrgicos (escalpelos,  sondas, trócares, catéteres e incluso imanes para remover piezas de metal incrustadas en el cuerpo).  Podían por ejemplo: cauterizar fístulas, drenar fluidos, coser heridas, operar cataratas, remover piedras de los riñones o en la vejiga y lo más imponente: realizar magníficas  rinoplastias  (operaciones reconstructivas de nariz).


De acuerdo a las leyes de Manu (dat  entre 200 aEC-300 CE) el castigo por infidelidad  era el de amputación  de la nariz. A los  ladrones se les amputaban dos dedos al primer robo, al segundo una mano y al tercero ya se los pasaba a mejor vida. Volviendo a la nariz, otra causa   de perderla podía ser por amputación en guerra cuando zas la rebanaba un enemigo  o por sífilis en cuyo caso, el susodicho des-narizado era el único culpable por darse a la mala vida.

La foto de aquí arriba  datada en 1794, apareció en el segundo tomo de  Gentleman's Magazine  de ese año en Calcuta,  y es la de un hindú  al que se le había efectuado una rinoplastia.  El procedimiento sorprendió a los ingleses y lo publicaron. En Inglaterra se comenzaron a hacer este tipo de reconstrucciones en 1815  por el Dr Joseph  C. Carpue;   su procedimiento es similar al que se efectúa hoy en día,  en el 2014  se hicieron en Gran Bretaña 2977  de estas cirugías.  También en 1815  en Alemania  el Dr. Karl Ferdinand von Gräfe publicaba un libro sobre el tema.

El Sushusta Samhita contiene 184 capítulos divididos en 8 secciones, creo,  en las que se describen  entre otras cosas  1120 enfermedades y 700 plantas medicinales. El  médico Sushusta  describe la angina pectoris, por ejemplo,  a la que llama Hristshola, ( trad. lit. dolor de pecho) de forma magnífica:  para él  la angina era  un dolor precordial (en el pecho, zona del corazón), transitoria, que ocurría ya fuera  por esfuerzo o  por emociones fuertes, que parecía  que quemara y que se aliviaba  con descanso. 150 años antes que Hipócrates, el  famoso médico griego, describió Sh.   los síntomas de hipertensión (vatarakta).  Sus descripciones anatómicas con ayuda de  cadáveres abiertos  son tan exactas que aún hoy  en día se utilizan en la Medicina India. 


Contribución del  médico Sushustra a la cirugía plástica (estética y reconstructiva):

Si bien es cierto que  operaciones de nariz aparecen en Egipto detalladas en el papiro Edwin Smith (datado 3000-2500 aEC) la  notable contribución  del cirujano  Sushustra  a la cirugía plástica (estética y reconstructiva)  es la de la  técnica de  transferencia de tejido tisular de una zona a otra;  en el caso de  reconstrucción de nariz (también se reconstruían orejas y labios)  sacaba una capa de tejido de la frente pero dejándola conectada  por un pedículo para que hubiera irrigación sanguínea.  Las fosas nasales las  mantenía abiertas con dos caños de ricino, uno en cada una. El injerto era  cosido  primero y luego,  frotado con una pasta hecha de regaliz, polvo de madera de sándalo y moras;  finalmente el paciente podía disfrutar de su nueva nariz a la que mantendría  en su lugar, eso si no volvía a transgredir, claro.


El concepto central ayurveda es la teoría de que la salud existe cuando hay un equilibrio entre tres humores corporales fundamentales o doshas llamados Vata, Pitta y Kapha.Vata es el principio aéreo necesario para movilizar la función del sistema nervioso. Pitta es el principio de fuego que utiliza la bilis para dirigir la digestión y, por lo tanto, el metabolismo en el sistema venoso. Kafa es el principio del agua que se relaciona con la mucosidad, la lubricación y el transporte de nutrientes al sistema arterial.

En la filosofía ayurvédica, los cinco elementos se combinan en pares para formar tres fuerzas dinámicas o interacciones llamadas doshas. Dosha significa "lo que cambia". Es una palabra derivada de la raíz  dus  que es equivalente al prefijo inglés 'dys', como disfunción, distrofia, etc. En este sentido, dosha puede considerarse como una falla, error o una transgresión al ritmo cósmico.  Los doshas se mueven constantemente en equilibrio dinámico, uno con los demás. Los Doshas son necesarios para que la vida suceda. En el   Ayurveda, los dosha también se conocen como los principios rectores, ya que cada ser vivo en la Naturaleza se caracteriza por  un dosha  específico.



 
Charaka Samhita trata con detalle temas como la generación y el desarrollo fetal, la anatomía del cuerpo humano, la función y el mal funcionamiento del cuerpo, dependiendo del equilibrio o de los tres humores del cuerpo o doshas.  Describe la etiología, clasificación, patología, diagnóstico y  tratamiento de varias enfermedades. Incluso, la ciencia del rejuvenecimiento del cuerpo. 

Discute detalladamente la etiología de las enfermedades sobre la base de la teoría  ayurvédica de las tres  doshas.  Proporciona una descripción detallada de diversas enfermedades por ejemplo:   las oftalmológicas, las de  los órganos genitales femeninos;  los partos normales y anormales;  las enfermedades pediátricas.

La farmacología  -o materia médica- consiste principalmente en productos vegetales, aunque también incluye productos animales y minerales. Todos estos medicamentos se clasifican en 50 grupos en función de su acción sobre el cuerpo. 

Este vasto tratado también da una idea de las diversas categorías de los profesionales de la salud, las distintas especializaciones y sus honorarios. También describe diversas costumbres, tradiciones, leyendas, rutina de la vida cotidiana, hábitos de fumar y beber, vestimenta y vestimenta de las personas de esa época. 






17 comments:

Abejita de la Vega said...

Viajamos por la historia y la geografía de la Medicina. De tu mano. Besos.

Ester said...

Es impresionante la sabiduría de ellos, a nosotros los de a pie solo nos llega lo mas significativo y no siempre lo real. Un abrazo

Javier Rodríguez Albuquerque said...

Impresionante la evolución histórica de lo que ahora conocemos como medicina.
Musu handi bat.

Chelo said...

¡Caramba! Me ha llamado la atención lo de la amputación de la nariz por infidelidad.

Besos, Myriam. Buen finde.

Genín said...

Interesantísimo, muchas gracias :)
Besos y salud

Pitt Tristán said...

Interesante artículo.

Saludos.

Ambar said...

Muy interesante Myriam. Con las leyes de Manu, los cirujanos debían tener mucho trabajo.

Besos

chusa said...

Superinteresantes y didácticos tus reportajes siempre Myriam... se me ocurre que tal vez la medicina occidental y la oriental deberían dialogar más y conocerse mejor

Un beso grande querida amiga, felices días para ti

De barro y luz said...

Sigues derramando sabiduría. Un placer, como siempre, leerte.

Bss

Ildefonso Robledo said...

Amiga, este es un mundo que me cae demasiado lejos... No tengo yo las cosas muy claras en estas cuestiones... No se si lo occidental es mejor que lo oriental, o al contrario...

Un abrazo

Rita Turza said...

Es un placer inmenso leer estas entradas y viajar contigo por todos los rincones de la Historia.

Un fuerte abrazo Myriam.

Cayetano Gea said...

Mucho tenemos que aprender de las culturas milenarias orientales.
Un abrazo, Myriam.

Rafa Hernández said...

Me gustan estas entradas tuyas, porque son unos artículos muy interesantes, y se entera uno de muchas cosas que ignora.

Besos Myriam.

Neogéminis Mónica Frau said...

Conocimientos admirables que quizás se hayan perdido por causa del oscurantismo impuesto por aquellos que quemaban libros valiosos en nombre de la religión "verdadera". Muy interesante.
un abrazo

Maripaz said...

Gracias, Myriam, por traernos la sabiduría oculta de una época.
Siempre es un placer visitarte querida amiga.

karin rosenkranz said...

Muy interesante paseo por la historia,me encanta leer y apreender. Saludos

Manuel López Paz said...

Esto nos demuestra lo diverso de nuestra humanidad. Tenemos variaciones de aquello que llegamos a considerar verdad...

Un repaso interesante por la historia médica india...

Besote