Monday, November 14, 2016

Tránsitos: El encuentro (fin)


El encuentro entre dos seres que se quieren de verdad, con una amistad cómplice y profunda o,  con sincero y desinteresado  amor,  produce ondas vibratorias de alta intensidad luminosa capaces de transformar la más sombría de las realidades.  En  el caso de la imagen de esta entrada,  en cambio, es sólo una acartonada  expresión de deseo;  pero ahí está, siempre presente, como un recordatorio de aquello que debiera Ser.


 (((())))


Finaliza aquí esta serie de "Tránsitos" que inicié   con esta entrada, basada  En tránsito de Pedro Ojeda.   Las  32 fotografías, una por cada entrada,  fueron   tomadas por mí  en los distintos aeropuertos por los que he transitado entre  2013 y 2015.  No hay una conclusión porque no puedo darla -siendo como somos seres en tránsito en los que todo es pasajero, excepto el cariño, el afecto, el amor que permanece en la esencia misma de las cosas y los seres- cada uno de nosotros conoce su propia condición y hasta dónde y cómo transita por la Vida. 


   

25 comments:

Emilio Manuel said...

Es verdad que siempre hemos sido "seres en tránsito" y lo seguiremos siendo por muchos muros, vallas, alambradas que quieran poner.

Saludos

Cayetano Gea said...

Buen broche final a la serie.
Me imagino que la foto es de un aeropuerto. Lo que desconozco es de dónde.
Un abrazo, Myriam.

Pedro Ojeda Escudero said...

Estoy convencido de que este no será el final de la serie... seguirás viajando. Seguimos en tránsito, Myriam...
Un beso.

María Luz Evangelio said...

He comenzado a leer las entradas de aeropuertos y cambios,también la de Pedro Ojeda. No sé si es que el otoño no vuelve hogareños, pero parece que entiendo mejor lo que es estar fuera de casa.
Una serie muy interesante.

Javier Rodríguez Albuquerque said...

Pues pasamos a otra etapa. La vida es así. :-)
Un beso.

manouche said...

La magia del viage...

Rafael Humberto Lizarazo said...

Así es Myriam, los encuentros y/o los reencuentros de los seres que se aman producen unos efectos maravillosos en el alma... son nuevos amaneceres.

Un abrazo.

Mari-Pi-R said...

Los encuentros con personas queridas dan un bien estar de chispas.
Un abrazo.

Ambar said...

No cabe duda de que somos seres en tránsito y que todo es pasajero pero es verdad que hay cariños, amores, amistades que permanecen siempre.
Besos

Genín said...

:)
Besos y salud

Manuel López Paz said...

Me pasó así cuando conocí a mi sobrinico en Italia...Un encuentro emocionante en Fiumicino.

Besote guapa

Kasioles said...

Eres incansable, te enriqueces y nos enriqueces, al compartir con todos nosotros, ese tránsito por distintos lugares.
Me alegra tu vuelta y te agradezco las cariñosas letras que has dejado en mi espacio.
A mí sólo me queda corresponder con un fuerte abrazo.
Kasioles

Bertha said...

Es el único motor que siempre arranca a la primera de cambio:los afectos y más cuando son correspondidos.

Saber que te esperan o te van a recibir es, una sensación que como bien dices son ondas que cargan buenas vibraciones...

-A ver si saco a las pasas en remojo jajaja:que me gusto eso de pasas.

Besos viajera.

Pilar V said...

En tránsito de quienes fuimos hacia quienes seremos, con los dedos cruzados para no perder lo único que nos hace sentir en casa.

Me ha encantado la serie.

Sor.Cecilia Codina Masachs said...

Los encuentros, esos que son deseados son maravillosos.
Disculpa que no haya venido a visitarte, me vacuné de la gripe y estoy con ella, batallando a ver si se va.
Un abrazo

Katy Sánchez said...

Somos seres en tránsito en los que todo es pasajero... Te he seguido pero no tengo tiempo apenas de comentar. Me ha gustado la serie y me quedo con esta frase tan cierta. Es la única verdad irrefutable que poseemos. Bss

Rita Turza said...

Ha sido un "tránsito" precioso.

Besos.

virgi said...

¡Ay, esos encuentros en los aeropuertos, cuán románticos y apasionados!
Besos besos

Maripaz said...

Que interesante la serie completa que acabo de leer entera.
Es verdad que estamos en transito, pero tú, mas que nadie...lo digo porque viajas mucho...jejeje
Muchos besos

A do outro lado da xanela said...

Interesante proyecto capturador de instantes.
Un saludo

Pedro Luso said...

Olá MYriam!
Uma mensagem sensível, que fala do muito que podemos nesse campo da amizade cúmplice, onde se faz presente o amor desinteressado, como dizes. Quanto ao trânsito, que vemos em todas as cidades, podem ser imprevisíveis, mas o carinho e o afeto sempre dependerá de nós.
Abraços.
Pedro.

Isabel said...

Es bueno el recordatorio porque hay algunas personas que no sonríen ni de vacaciones.
Abrazos, me alegra tu vuelta.

Abejita de la Vega said...

Disfruta del encuentro.
Un abrazo Myriam.

María said...

Siento haber tardado tanto en darte las gracias por tu texto en mi blog con sus palabras y además quería dártelas en esta entrada que veo comenzó también en su blog, sin duda la vida es un transito continuo y nadie sabe donde termina salvo que nadie se queda aquí eternamente a plantar cebollinos jaja

Gracas mi querida MYR!!! por esto, aquello y todo ...

Y ahora subo a decirte lo muchísimo que me ha gustado tu historia de la ánfora de vidrio ( también yo tengo algo en el horno sobre los artesanos ¿ telepatía? ya lo verás.. supongo que esta noche o mañana lo subiré en una nueva entrada a ver si me dejan los líos de trabajo y demás rollos de la vida ... ;)


MmuaaaaaksS!!

Rayén said...

Hermoso post y que buen trabajo el tuyo amiga, el de ir fotografiando el paso de las cosas por la vida o nuestro propio paso, todo es tan relativo y veloz; que hay que atesorar los buenos momentos y los sentimientos de amor y felicidad.
Abrazos y feliz fin de semana.