Friday, November 18, 2016

El arte del vidrio (2) El vaso de Portland

Queridos amigos, Hoy les traigo un vaso antiguo hecho en vidrio tallado, una verdadera joya del arte, que desde que se descubrió se ha venido estudiando, analizando  e interpretando  y ha suscitado las más enconadas  y largas discusiones académicas; hay quien hasta  lo ha tomado por  falso.    Sin embargo, se  ha demostrado de manera fehaciente -en virtud a las técnicas modernas- de que es un producto romano  del tiempo de Octaviano- Augusto. Se encuentra alojado  en el British Museum.



El vaso de Portland, de alto:  24, 8 cm,  diámetro del cuerpo: 17.7 cm,  ancho de boca:  9,1 cm y diámetro de base: 12,2 cm;    también conocido como el vaso de Barberini,   de vidrio azul,  una obra de arte realizada con la técnica del camafeo, es uno de los objetos en vidrio más refinados y bellos que ha suscitado -como he mencionado antes- encantamento e innumerables interpretaciones (se han ofrecido más de 50) sobre su significado, origen y datación y método de manufactura.   En virtud de los  análisis últimos  sobre su composición  química,  puede datarse con certeza absoluta a la época de Augusto (Siglos  I aEC-  I  EC) lo que hace descartar ipso facto las interpretaciones que lo databan antes. Se encuentra expuesto en  el British Museum, Galería Wolfson de Antigüedades romanas, sala 70. Su forma original era  la de  un ámfora,  con la base terminando en punta;  la base actual es una adición posterior, al haberse roto la parte inferior del vaso.


La primera noticia que tenemos de este vaso de vidrio azul oscuro y capa superior de vidrio blanco tallado es de 1622 por una carta escrita por el escolar Nicolas de Peiresc a su amigo Rubens, de cuando estuvo de visita en Roma entre 1599 y 1601.  Según esta carta  el vaso  formaba parte entonces de la colección del Cardenal Francesco María Bourbón del Monte, un hombre culto de Italia, del que  Fernando de Médici fuera su patrono. A la muerte del Cardenal, el vaso pasó a  las manos de un familiar que lo vendió al Cardenal Antonio Barberini en 1629, por cuyo nombre fue conocido el vaso bastante tiempo (esta familia incluye a Matteo Barberini, el Papa Urbano VIII). Existen registros  desde 1634 de que el vaso fue encontrado en el Sarcófago del Emperador romano Severus Alexander, supuestamente conteniendo sus cenizas, aunque hoy consideramos que el destino original del vaso habría sido otro distinto: la de conmemorar, por ejemplo,  la victoria de Octaviano (Augusto) sobre Marco Antonio  en la batalla de Accio  (o una ofrenda votiva, o un regalo de matrimonio) dependiendo de las interpretaciones. que se le den.

En 1782 la trayectoria del Vaso de Roma pasa a Inglaterra al ser vendido a James Byres, un industrial escocés con intereses de anticuario que ofrecía guía experta a coleccionistas de obras de arte, tanto que fue conocido por el sobrenombre de "El anticuario del Papa".  Byres lo vendió a Sir William Halminton, enviado del Rey Jorge III a la Corte borbona de Nápoles, que era, además, un gran coleccionista. En 1784, Halminton lo vende a la  Segunda Duquesa de Portland, que se había "enamorado" del vaso que adquirió para su Museo personal y que alcanzó a  disfrutar un año entero antes de morir,  en su honor se nombra el vaso desde entonces "Vaso de Portland".  Sus herederos, ávidos de dinero contante y sonante -que raro, ¿verdad?-,  remataron todas las obras del Museo de Portland. El vaso  desaparece  por un tiempo y vuelve a aparecer  dentro de las posesiones de los Duques de Portland  y es así que el Cuarto Duque se lo entrega  al Museo Británico en custodia permanente desde 1810. En 1847 un resentido y  borracho infeliz (del publico)  lo rompió en 37 fragmentos que le tomó seis meses  reconstruir al  restaurador John Doubleday.  En 1988-9 se lo volvió a restaurar  utilizando una resina epoxi con excelente envejecimiento y  así está  desde entonces. En 1929 el Duque de Portland quiso venderlo al Museo por poco más de £ 30.000, pero el Museo no lo compró y él renovó -no obstante- el préstamo. Terminada la Segunda Guerra Mundial el Museo lo adquirió por la super-módica suma de  £ 5.000  ;-) de entonces. 



El 1786 el maestro Josiah Wedgwood  convenció al Duque de Portland de que se lo prestara y aquel comenzó con sus trabajos de réplica sobre vidrio negro de los cuales no estuvo satisfecho hasta 1790, o sea, que le tomó cuatro años y lo hizo en una pasta negra creada por él que denominó jasperware (una cerámica vidriosa o semi-vidriosa).   En el Corning Museum of Glass, EEUU, se pueden ver estas réplicas. o la imagen al pie  de esta entrada.  Lograr el color azul oscuro resultó extremadamente difícil. Dado la delicadeza del material, lograr la temperatura ideal del horno para que el cuerpo no se rompiera, también fue algo muy dificil. El usó un pirómetro para medirla; después de muchas roturas, al fin  logró obtener una réplica satisfactoria.  Cien años más tarde,  Benjamin Richardson (1802-1887) de la fábrica de Vidrio  Casa Roja  en   Stourbridge, que empleó a muchos de los más talentosos grabadores de vidrio  y escultores de la época,  motivó a sus artesanos con una  recompensa de £ 1000 a cualquiera que pudiera reproducir  el Vaso de Portlandsu reto fue asumido por dos de sus empleados: Philip Pargeter (el vaso azul) y John Northwood (el tallado en la capa blanca) y les tomó 3 años de 1873 a 1876.  Una replica de un molde de 1776  se encuentra en el Victoria y Albert Museum en Gran Bretaña.


                                       Lado 1    ---Ambos lados del vaso -----  Lado 2

A lo largo del tiempo la comunidad académica ha dividido sus interpretaciones así,   los que consideran:

1- una sola escena mítica,   o  dos distintas  relacionadas la una con la otra,  o dos escenas no relacionadas,  una por cada lado.  (Por ejemplo: Peleo yendo hacia Tetis, Eros y Poseidón pensativo  mirando a la pareja   en el lado A y en  el B Hermes, Tetis y Afrodita).

2- Una legenda histórica (Como podría se el del nacimiento  de origen divino de Augusto)

3-  Una alegoría de la Vida y la Muerte.

 Una muy posible  interpretación (la que más me gusta) y que nos ofrece Silvia Walker (1), de izquierda a derecha:

Lado 1:

A: Antonio

B: Eros, con el arco hacia abajo, señal de que ya ha cumplido con su trabajo.

C:  Cleopatra seduciendo activamente a  Antonio. A su lado la serpiente con la que se suicida luego.

D: Poseidón, dios de mar, observando

Lado 2: 

E: Augusto, en posición de autoridad  mirando a F  y consolándola.

F:  Octavia, hermana de Augusto,  casada con Antonio. Sostiene una antorcha hacia abajo, símbolo de la pasión  extinguida. Y está sentada sobre lo que parecería las ruinas de un hogar, el suyo (puesto que Antonio le mete los cuernos con Cleopatra). 

G: La diosa Venus Genetrix, patrona de la familia de Octaviano-Augustus y que reside en su casa.  Ella está girada hacia Augusto -sentado en posición de poder-  para asegurarle que todo estará bien a pesar de la catástrofe o, mejor dicho,  crisis desatada  por toda la situación. 

 Las cabezas que separan ambas escenas  y que se encuentran debajo de las asas,  serían probablemente del dios Pan, que separan ambas escenas y adornan las asas. 


En mi opinión, teniendo hoy una datación certera y sabiendo lo difícil que es  esta técnica, no cabe duda alguna de que el vaso se hizo para conmemorar un hecho importante que bien pudo ser el éxito de Augusto  en la batalla de Actium sobre su rival Antonio (quien abandonó a su mujer Octavia, hermana de Augusto, por Cleopatra, reina de Egipto).


Nota:

(1) Susan Walker es actualmente curadora de Antigüedades en el Ashmolean Museum de Oxford y antes fue vice-curadora de  Antigüedades Griegas y Romanas en el British Museum de Gran Bretaña.

Fuentes:

- Walker, Susan,   "The Portland Vase", British Museum, Press, 2004
  - Manchet Laurence, "The Portland Vase and the Wedgwood copies: The story of a scientific an aesthetic challenge", Miranda Revue, Univ. de Toulouse, Fr,  2012 
 - Material de Investigación mía para la Carrera de Arqueología,  Arte e Historia del Mediterráneo, Facultad de Humanidades,  Univ. de Estocolmo, 1983
. - aquí  


Imágenes de. Wikipedia.


Más sobre vidrio en  De amores y relaciones:   aquí.


Copia por del vaso  hecha por Wedgwood en jasperware, GB,  como puede observarse, el fondo es negro, apagado. 1790  con bajorelieve tallado  por Flaxman.



Copia hecha por Phillipe Partager y John  Northwood  1873-1876, se encuentra   en el Museo de Corning, EEUU.




Técnica moderna.  Expertos  en el  Corning Museum of Glass. Vídeo hecho  en la Exposición  "Reflecting Antiquity," Febrero 15 - Mayo 27, 2008.





18 comments:

manouche said...

Gracias por ensenarnos siempre cosas interesantes.

Isabel said...

Bueno, bueno, qué estudio más detallado.
Ando atareada y hacía tiempo que no pasaba, así que voy a ver lo que me he perdido.
Besos.

Ester said...

Realmente interesante, dibujaban o tallaban lo que hoy podemos fotografiar inmortalizando los acontecimientos. Abrazos

Javier Rodríguez Albuquerque said...

Más allá de lo que opinen los expertos, contemplar esta joya es una auténtica delicia.
Un beso.

Ambar said...

Toda una lección y además apasionante. Gracias Myriam.
Besos

Kety said...


Interesante, Myriam

Besos

Cayetano Gea said...

Muy instructiva e interesante esta detallada información sobre un objeto tan bello y singular.
Un abrazo, Myriam.

Mari-Pi-R said...

Me gustan mucho los vasos, pero este tiene unos relieves muy buenos y sabiendo su antigüedad todavía mas.
Un feliz fin de semana.

Manuel López Paz said...

He visto en vivo y en directo ese vaso en el British. Y tuve una copia en pequeño en mi casa de Camberley, cuando viví en UK. Se me rompió...

Esa interpretación me gusta también

Besote guapa

Bertha said...

-Me gusta más la copia en azul .

Un objeto precioso y con una técnica muy sofisticada: a pesar de todos los contratiempos que ha sufrido la original no le ha restado belleza.

fELIZ FINDE.

Genín said...

¡Verdaderas maravillas!
Besos y salud

Migue said...

Nos has trasladado las peripecias del vaso original, verdadera joya de arte, y de la historia de copias similares hechas a través del tiempo. Una joya tu relato.
Saludos amiga

Pedro Ojeda Escudero said...

No tenía noticia de este objeto. Y qué interesante resulta su historia,incluido el juego de su posible falsedad.
Gracias, como siempre, Myriam.

De barro y luz said...

¡¡¡Lo que da de sí un vaso romano!!! Hizo...y sigue haciendo historia.

Bss

María said...

Increíble esta entrada además de hablarnos de esta ánfora de la que jamás había escuchado hablar, por ensalzar el trabajo artesano que nunca ha sido valorado como se debería ... mucho menos hoy donde la manufactura industrial, el aquilatar tiempo, coste y beneficio hace inaudible cualquier trabajo que requiera exclusividad y dedicación absoluta amén de capacidad y arte ...este, de esquisita precisión y belleza a parte de la época una joya de incalculable valor... la interpretación de las imágenes pues mira ... si a ti te gusta la última que has dado, para mi t es la mejor ;)


Muchísimo besos mi querida MYR!!

Ele Bergón said...

Bellos vasos, junto a una historia muy interesante.

Vuelvo a tu blog, porque como a ti, me gusta viajar y he pensado mucho en el concepto de viaje de Unamuno. Te contesto en mi blog.

Seguiremos en el viaje de la vida, de un lado a otro, unas veces incluyendo nuestra voluntad y otras, dejándonos llevar por el viento que suele mover la hojas en el otoño.

Besos

amelche said...

Una preciosidad de vaso y, desde luego, tiene que ser laborioso hacer una réplica.

Un abrazo.

chusa said...

Qué maravilla de vasos donde se puede leer historia y mito,
me encanta la mitología que de una manera u otra va tan unida al arte
gracias Myriam por todas estas informaciones detalladas muy interesantes.
Baci, cara😘😘