Friday, July 31, 2015

De moscas y reinas: Ahhotep I, (1560-1530 a EC), una reina valiente y "mosquetera".

Esta semana  tuve una buena lucha en contra de una invasión de moscas en casa,  27 para ser más exactos, fueron, cual sastrecilla,  valientemente eliminadas por mí, mientras lo hacía recordé la importancia que las moscas tuvieron en el Antiguo Egipto, eso me llevó a evocar la reina Ahhotep del final de la Dinastía XVII (Imperio Medio) y comienzos de la Dinastía XVIII (Imperio Nuevo) allá por 1560- 1530 a EC,  galardonada  por  el faraón en reconocimiento a su valor en su contribución para arrojar a los Hyksos de Egipto, de su último reducto en Avaris (capital de los Hyskos), desde la ciudad de Tebas.  Será su hijo Farón reinante quien finalice la tarea dando origen a una nueva Era, que llamamos el Nuevo Imperio, con capital en Tebas. Los Hyksos eran  pueblos asiáticos con componentes semíticos que invadieron Egipto e impusieron su propia dinastía, la XV, (alr. de dos siglos de ocupación) algo que supuso para los Antiguos Egipcios un gran trauma.  
La Reina Ahhotep  estaba casada con su hermano, el Faraón Seqenenre  Tao "el bravo",  que murió combatiendo a los Hyksos.

 Al morir el Faraón y con el caos extendiéndose por el reino, la Reina Ahhotep  rápidamente coronó a su hijo Mayor, Kamosis, pero este murió  -también en combate-  después de reinar tan sólo tres años, por lo que  la reina  coronó a su hijo menor Ahmosis, que tenía 10 años,   al tiempo que se convertía en Reina Regente hasta que este pudiera gobernar por sí mismo. En ese interín ella tomó parte en las batallas en contra de los Hyksos de las que surgió vencedora,  hay testimonio arqueológico que sustenta esta afirmación, como la gran estela de Ahmosis I, conmemorando la victoria sobre los Hyksos, en el Templo de Amon Ra en Karnak, en la que se  rinde homenaje al valor de la Reina   en batalla o la tumba de Ahhotep, descubierta en 1859 por A, Mariette en  Dra Abu el Naga en Tebas.  En ella,  se encontraba la momia de la Reina en su ataúd  dorado conteniendo asimismo espléndidas  piezas de orfebrería y armas (brazaletes,  collares, hacha y puñal ceremoniales,  la condecoración de las moscas   otorgada a la Reina por su hijo Ahmosis en gratitud por su valor  en batalla y dedicación a la causa del reino, etc)  Estos artefactos  ceremoniales  simbolizaban y garantizaban la victoria eterna del orden Maat , sobre el caos, los enemigos, las fuerzas del mal. 


 La práctica del Maat, -según la Tradición egipcia antigua- era una regla creada por la Luz Divina, significando la rectitud, la verdad,  la justicia y la armonía  sin la cual  la existencia se convierte en un  infierno.  
Este principio del Maat 
que canaliza y transmite la Luz Divina, permitiendo de esta manera a los dioses residir en este mundo es un concepto que nada tiene que ver con el establecimiento de dogmas y una casta sacerdotal, sino todo lo contrario: El Faraón en Egipto gobernaba junto con un consejo de sabios, que como dice C. Jacq,  no eran poseedores de la verdad absoluta, lo cual excluye el fanatismo, sino que esos sabios, de entre los cuales se contaba, por supuesto, el faraón,  remodelaban y reformaban  el pensamiento y los 
rituales a fin de conservar un lazo vivo con las potencias creadoras, trayendo, de esta menara, orden 
al Reino.

                           
                                 "Mosca dorada" "Mosca dorada  al valor" o "La Orden de la mosca dorada"
                                 otorgada a la Reina Ahhotep por su hijo, el Faraón Ahmosis



Las moscas  en la mitología egipcia daban protección contra las enfermedades y/o la mala fortuna.  En la Antigua Mesopotamia, en cambio, estaban vinculadas al inframundo, incluso podían representar al mimo  Nergal,  dios de inframundo, como en sellos babilonios descubiertos. 
En la corte egipcia los batidores de moscas, mayales o ventiladores, eran también un símbolo de prestigio e intercambio entre reyes.  



                                                          Anillo de la Reina Ahhotep, Museo del Louvre




Esta Reina Ahhoptep fue valiente y decidida y salvó a Egipto Antiguo del caos y la sumisión a poderes foráneos; fundó una estirpe de Reinas esposas-hermanas poderosas, que brillarían en la Dinastía  XVIII y XIX  del Nuevo Imperio como Ahmose-NefertariHashepsutNefertari Merimut, etc, etc. , tan grande fue su arrojo y tan valorada fue por los  suyos, que le valió una trilogía  -muy recomendable- escrita por el egiptólogo francés y novelista Christian Jacq: "El imperio de las Tinieblas", "La Guerra de la Corona" y "La espada resplandeciente". 






Fuentes: 


Gestoso Singer, Graciela "Queen Ahhotep and the "Golden fly"

Manley, Bill, "Some images of the King and Queen together in stele of Ahmose I"

Williams, Caroline Ramsom, "Gold and silver jewelry and related objects", Catalogue of Egyptian antiquities, The NY Historical Siety, NY, 1924

Jacq,  Christian, "Les grands sages de L´Egypte ancienne", Perrin Ed, Fr,  2007

Jacq,  Christian, "Pouvoir et sagesse selon L´Egypte ancienne", Broche, Fr, 2003

 Säve-Södebergh, Torny, "Egyptisk egenart" W&W, Uppsala Univ,  Sv, 1980

 Säve-Södebergh, Torny, "Faraoner och Männikor" W&W, Uppsala Univ, Sv, 1883

Wikipedia.






6 comments:

Impasse said...

Tengo que decir que casi me alegro( observa el casi), de loa invasión de moscas en tu casa, pues asi has escrito esta bella historia de la reina egipcia Ahhotep, nombre e historia que desconocia.

Estuvimos en Egipto hace siete años, menos mal, porque ahora es mas peligroso ese viaje, y nos fascino el pais.

Entonces lei "La Dama del Nilo" sobre Hatsepsut, pero a esta otra reina la desconocia, asi que gracias por tu relato.

Un abrazo

Ana Mª

Manuel López Paz said...

Mira lo que uno aprende por las moscas :D
Toda una dama de hierro

Besote guapa

Boris Estebitan said...

Muy interesante lo de las moscas, protectoras y tambien consideradas del inframundo.

Genín said...

Ahora, con mis nuevas mosquiteras, estoy totalmente protegido de las moscas y sus colegas voladores... :)
Salud y besitos


Pedro Ojeda Escudero said...

Estudiar su historia es una buena forma de sacarte de encima esa molestia...
Por cierto, en mi ciudad cada vez hay menos moscas. No sé exactamente a qué se debe.
Besos.

Abejita de la Vega said...

Una buena lección de Historia la que nos proporcionas. Una mujer siempre lo tenía más difícil.

No me gustan las moscas pero ese collar es muy hermoso,digno de una gran reina.

Besos, Myriam.