Tuesday, July 28, 2015

Soy Don Quijote, en el Teatro Guesher, Tel Aviv-Yafo, Israel


Era un atardecer magnífico que capté desde el auto en que iba (de acompañante) con mi cámara del teléfono móvil, que desde  este mes es la única que tengo y tendré, hasta que...


Había un concierto  en la puerta del Teatro, en la ciudad de  Tel Aviv-Yafo,  un concierto como esos que surgen de la nada y cuando uno menos se lo espera, pero que te dan la bienvenida. Una cálida y alegre bienvenida.


Sobre el verde de la imagen dice "Teatro" en hebreo en letras blancas y en el cuerpo negro del molino también en letras blancas "Aní Don Quijote,  ( Soy Don Quijote)".  El teatro se llama "Guésher" que significa "Puente" y eso es lo que es porque es un puente entre culturas. 
Fue fundado a ppios de 1991  por un grupo de inmigrantes rusos bajo la dirección artística  de Evgeny Arié, originario de Moscú, quien concibió la idea fundacional y dirige la mayoría de las obras hasta hoy en día, como esta que nos atañe.


                                             
                                            El Teatro,  que es muy grande, estaba lleno a reventar.


Con esta Obra, inspirada en "El Quijote" de Cervantes,  el Teatro Guesher celebra sus 25 años de existencia. Ellos mismos relatan que  el Teatro fue fundado durante la Guerra del Golfo, y que sus inicios fueron como una escena del teatro del absurdo: Un grupo de actores en una pequeña bodega en Tel-Aviv, ensayando textos hebreos transcritos al  alfabeto cirílico, corriendo en sus trajes y máscaras anti-gas,  al refugio más cercano cada vez que las sirenas comenzaban a ulular advirtiendo de un ataque de misiles iraquí.  Sin embargo, contra todo pronóstico, a partir de su primera producción de "Rosencrantz y Guildenstern están muertos", (abril de 1991) del dramaturgo británico Tom Stoppard,  el Teatro Gesher fue aclamado como "El milagro ruso del Teatro de Israel",  lo que comenzó como un sueño imposible se ha convertido en una historia de gran éxito artístico. Gesher es el único teatro de inmigrantes en el mundo que ha prosperado durante tanto tiempo. Es probablemente el único teatro donde los ensayos se llevan a cabo de forma simultánea en dos idiomas y donde los mismos actores realizan las obras  alternativamente en hebreo y en ruso.

Con los años el teatro Gesher ha cumplido con su nombre simbólico y se ha convertido en un puente entre las culturas rusa e israelí. El teatro ha incorporado muchos actores israelíes en sus filas, sus producciones son actualmente sobre todo en hebreo; se ha trasladado a un hogar permanente en Jaffa; ha puesto en escena más de 60 producciones, representado a Israel en más de 17 festivales internacionales, ganando numerosos premios y   ha sido  elogiado por "The Times"  como "una de las mayores y más importantes compañías del mundo".  "Le Figaro" escribió en julio de 1993, Gesher es "una compañía teatral   cuya fama sobrepasa las fronteras de Israel, y con razón". Gesher ha ganado un lugar de prominencia entre los teatros israelíes y ha logrado éxito en  el exterior no sólo por su excelente Dirección o la calidad de sus actores, también por el apoyo que la  ciudad y el país dan a Cultura y por la Asociación de Amigos del Teatro. 






             En esta obra,  comparten la celda de una cárcel actual dos hombres, condenados por crímenes que no sabemos. El viejo, flaco y alto, que fuma y vemos sentado en la punta del catre doble,  ha leído "El Quijote" de Cervantes y  le lee fragmentos de la Obra a su compañero, el pequeño hombre pragmático e inculto, que está en  la esquina de la habitación (orinando) pero que  cuida a su amigo y consigue lo "inconseguible" en la Cárcel,  como poder tener ese libro ahí y otras cosas, mientras que su compañero -idealista- sólo sueña, sueña que es Don Quijote, y el pequeño, su escudero, que como tal, se comporta. El tema de la Libertad, siempre presente. 









Luego de la representación, charla de retro-alimentación (como es habitual en este Teatro)  de miembros de la Compañia Teatral


con gente del público, como este señor israelí de pelo blanco,  que manifiesta lo que la obra le transmitió, incluso tomó notas y habló con tono emocionado.


                       Un autobús trajo a un grupo de  público de ciudades del Norte de Israel,
 y finalizada la obra, por supuesto, volvieron en el mismo  a sus lugares de origen.


                                                    Vista de Yaffo, cerca del Teatro Guésher.
                 

Para mí fue muy emocionante que este Teatro festejara sus 25 años, con alusión a la Obra Maestra de "El Quijote" de Miguel de  Cervantes Saavedra, que, como sabemos,  celebra sus 500 años de existencia,  pero que no ha perdido ni actualidad ni internacionalidad.




Notas:
Aquí algunas de las  producciones en Israel 
Aquí el listado de las representaciones en el exterior.

Obra: Yo soy don Quijote (2015) Tel Aviv-Yafo, Israel.
Pieza teatral escrita por:  Roy Jén, basada en "El Quijote" de Cervantes,
Director: Yvgueni Arié; Decorados: Simón Pestoj; Vestuario: Stefania Garorokaita; Iluminación: Igor Kapustin; Música: Aviv Biniamin; Sonido: Mijal Weizbord; Dramaturgia: Katia Sheshonsky; etc
Preso 1: "Don Quijote" interpretado por Israel Dmidov; Preso 2: "Sancho Panza", interpretado por  Alexander Sandrovich. etc.

Las fotos están tomadas  con mi teléfono celular, sin flash,  sólo para ilustrar esta entrada.







Dedico esta entrada a Pedro Ojeda Escudero y a todos mis compañeros de lectura del Club de La Acequia.





13 comments:

Manuel López Paz said...

El Quijote es universal...No tiene barreras...Y cuando haya civilizaciones en otros planetas, también acogeran al Quijote :D

Besote guapa La foto del sunset está genial.

manouche said...

Viva el Quijote para el sueno sin olvidar Sancho para lo terestre...

Pedro Ojeda Escudero said...

Ah, cómo te agradezco esta entrada. Qué interesante todo y cómo debiste disfrutar.
Besos.

karin rosenkranz said...

Que interesante tu reportaje, y las fotos son muy buenas,
saludos

Milena said...

Muy completo tu artículo, querida Myriam, veo que en Tel-Aviv se vive intensamente la cultura, el teatro. Enhorabuena pues al teatro Gesher por sus 25 años, es muy acertado celebrarlo con una obra que hace alusión al universal El Quijote de Cervantes. Muy interesante la charla de retro-alimentación post-actuación y también que el público aporte su sentir y su opinión al final de la obra.

Gracias, un abrazo

Genín said...

Si, ya estamos acostumbrados desde hace muchos años de ver a la obra paseandose por el mundo entero siendo muy apreciada :)
Besos y salud

Montserrat Sala said...

Hola Myriam: Un estupendo reportaje sobre todo el teatro en Israel. En especial de esta obra de D.Quijot. Ha sido como si yo misma la hubiera visto. Gracias querida amiga y muchos besos.

Abejita de la Vega said...

El Quijote, nuestro Quijote, es universal. Qué hermoso homenaje se le hace en tu tierra.
Un abrazo, Myriam.

Boris Estebitan said...

El Quijote es una leyenda y gran homenaje le han hecho.

Isabel said...

Me parece muy interesante que miembros de la compañía teatral se queden después a charlar y compartir. Yo sólo experimento eso en el festival de cine de Sevilla.
La libertad presente, pero en la práctica destruyéndola en todos los lugares, una pena.

Abrazos

amelche said...

Tiene muy buena pinta, la obra y el teatro. Me gusta eso de que sea un puente entre culturas. Un abrazo.

Rita Turza said...

Maravilloso post Myriam, que lujazo leerte.

Besos.

Ele Bergón said...

Lo que es universal es eterno y nuestro Quijote, así lo es.

Ando un poco liada con la publicación de mi nueva novela.

Gracias por pasarte por mi blog.

Besos

Luz