Sunday, May 3, 2015

De familias y mares


                                               Cuando reina la calma, cuando el tiempo se dilata, 
                                                      cuando la esperanza como una tenue brisa
                                                         te susurra al oído,  anidando en  tu pelo.






15 comments:

manouche said...

Me gustaria mucho sin la obra de arte :))

María said...

La esperanza es lo ultimo que se pierde.

Un beso.

Isabel said...

Sí, hay que buscar la calma en medio de tanta indignación como producen muchas situaciones.

Una imagen preciosa.

Abrazos

Milena said...

Son momentos que nos renuevan, los necesitamos para recobrar la serenidad...

Preciosa foto y tu poema, aportan esa calma.

Myriam, un abrazo grande

Bertha said...

La esperanza ese grito, que tanta falta esta haciendo en estos momentos para muchas personas que viven en un constante grito de desespero.

Feliz domingo Myriam besos.

roxana said...

Es dificil en estos tiempos modernos hacer empatia y escuchar al otro cuando habla, mas dificil aun es tratar de esperar sin pedir o hablar! Como ves estoy un poco negativa a lo que respecta de esperar del otro! mas bien creo que hay que centrarse en lo que uno si tiene con el otro y aceptar esa situacion. La esperanza me ha hecho cansarme esperando! besotes y buen domingo! te quiero

chusa said...

Cuando llega la calma miles de personas sueñan en la mar que sus ondas acunan hasta alcanzar la orilla de la esperanza...

...qué calman transmiten tus versos Myriam, que asì sea!
Un abrazo grande y sonrisas :)

Pedro Luso said...

Olá, Myriam!
Uma postagem com duas obras de arte: a escultura e o poema (um belo casamento).
Um bom final de domingo.
Abraços.

De barro y luz said...

Calma, brisa, esperanza y susurro anidan en el alma que está en paz consigo misma.


Bss

Manuel López Paz said...

La esperanza nunca se pierde...y menos en una vista como esa, que justamente la evoca.

Besote guapa

Genín said...

:)
Besos y salud

Pamisola said...

Cuando reina la calma, las cosas pueden ser más fáciles. Pero ya se sabe, después de la calma...

Abrazos.

Ambar said...

Preciosas tus palabras y preciosa también la escultura, ramas que partiendo del mismo tronco parten separadas pero se buscan y se acercan, ejemplo de familia o de lo que debería ser la familia.
Besos

Ele Bergón said...

Cuando llega la calma, todo es mucho más reposado y las sensaciones y emociones, se se adentran en nosotros para experimentarlo mejor.

Besos

Pedro Ojeda Escudero said...

Lo más firme suele ser lo más ligero.
Besos.