Tuesday, March 8, 2011

Irena Sendler: una mujer admirable.

El año pasado dediqué en el blog del Manifiesto una serie de  cuatro entradas  al Altruismo: para ver la entrada uno  pulsar aquí, la dos aquí, la tres  aquí y la  cuatro aquí. En ellas explico los rasgos de la personalidad altruista, como  esta personalidad se pone en acción y como se aprende el comportamiento pro-social  altruista por modelos y por una educación en valores.

Hoy en el que se celebra el día internacional de la mujer quiero recordar a una, que por su disposición, entrega, actuación y humildad debiera ser ejemplo de muchos y muchas.

Se trata de Irena Sendlar, fallecida a los 98 años el 12 de Mayo de 2008, que salvó unos 2.500 niños judíos del Ghetto de Varsovia, cuyo heroísmo  hubiera pasado desapercibido  de no haber sido por un grupo de cuatro chicas estudiantes de una escuela estadounidense  - la Union Town High School de Kansas-  que  respondieron  en 1999 a la consigna de su profesor Norman Conard e investigaron su vida. La consigna apuntaba a que los chicos buscaran modelos de personas  para salvar el mundo.  Estas cuatro adolescentes escribieron una pieza de teatro titulada " Life in a Jar (Vida en un frasco)",  título que  alude a la lista de nombres reales de niños rescatados al lado de sus nombres ficticios, que Irene  introdujo en frascos de mermelada que enterró al pie de un árbol en el jardín de su casa  cerca de Varsovia, con la intención de revelar a esos niños después de la guerra sus verdaderas identidades y su historia y - de ser posible -  reunirlos con algún familiar que hubiera sobrevivido el Holocausto. Desde entonces, su historia ha sido difundida.  En 2007 Irena fue nominada para el Premio  Nobel de la Paz por el Gobierno Polaco;  también ha sido honrada con el título otorgado por  Yad Vashem como "Justa  entre las naciones " y  hasta se ha filmado una película que relata sus hazañas.

Esta mujer polaca y católica,  nació em 1910 en Ottwock, un pueblo   cerca de  Varsovia y fué influenciada por su padre, uno de  los primeros socialistas polacos. El era un médico que atendía mayormente a judios pobres. Para cuando Alemania invadió Polonia en 1939 Irena  era Jefe del Departamento de Servicios Sociales de Varsovia, el cual operaba en toda la ciudad.  Ella se unió al Zegote,  un consejo judío de ayuda mutua y movimiento de resistencia. Cuando los nazis cerraron el Ghetto de Varsovia en 1942,  Irena  consiguió un pasaporte  del Departamento de Control de Enfermedades Epidémicas para poder entrar al Ghetto a diario y con ayuda de otras diez personas que reclutó  de las distintas oficinas de los Servicios Sociales, logró sacar del Ghetto  a unos 2.500 niños que ubicó en familias sustitutas cristianas y  en varios conventos, para muestra un botón:   entraba un electricista al Ghetto y se llevaba metido en la caja de herramientas a un niño o ella misma metía a otro en un saco de patatas.

En 1943 Irena fue arrestada por la gestapo y torturada cruelmente;  le rompieron ambas piernas y tobillos, de lo cual acarreó problemas de por vida, pero jamás traicionó  ni a  sus colaboradores ni  a los niños que había logrado esconder. Irena terminó en la prisión Pawaik y fue sentenciada a muerte. Miembros de la brigada Zegote la lograron rescatar de la prisión poco antes de que  su ejecución tuviera lugar.

Irena jamás se vió a si misma como una heroína, jamás buscó algún tipo de reconocimiento por sus acciones; muy por el contrario: se la recuerda diciendo " Podría haber hecho más, esta pena siempre me acompañará".

Irena Sendler, una mujer  que marcó la diferencia.


Gracias Irena y bendita sea tu memoria por siempre.

18 comments:

Aristos Veyrud said...

Gran homenaje a Irena Sendler ojalá este ejemplo se multiplique en todos los pueblos del mundo y se sobreponga al odio y al egoísmo que tantos países y gobiernos hoy tienen como norma.
Un abrazo Myr y feliz día internacional de la mujer!!!

Paco Cuesta said...

El Angel del Gueto Judío. Bien merece un homenaje esa polaca ejemplar.

Cornelivs said...

Si, ya conocia la historia de esta magnifica y admirable mujer.

Alguien digno de alabanza, y de recuerdo.

Un abrazo.

Asun said...

Conocí la historia de esta valiente mujer hace un tiempo y cuando la leí se me puso la piel de gallina y se me saltaron las lágrimas (aún ahora lo hacen al volverlo a leer).

Creo que todavía no se le ha reconocido mundialmente lo suficiente, ya que recién ahora se empieza a oír hablar de ella.

Una gran mujer, sin duda.

Besos

FAYNA said...

Personas anónimas como Irena capaces de hacer tantísimo bien por los demás en las peores circunstancias, deberíamos de tenerlas siempre, siempre muy presentes. Su historia, afortunadamente fue rescatada del olvido, aunque es seguro que entre tanta barbárie hubo muchas otras almas justas que dentro de sus posibilidades actuaron de la misma manera, aunque en menor medida, y jamás fueron reconocidas.

A propósito del tema te invito que leas "La ladrona de libros" de Markus Zusak.

Muchos besos Myr.

Graciela said...

Myr, me has hecho llorar, no conocía la historia de Irena. Le ha parecido poco lo realizado...gracias por contarlo!

Besitos, que tengas un día bonito :)

Manolo said...

En las situaciones extremas sale lo mejor y lo peor de los humanos. Irena sacó lo mejor.
Gracias Myriam.
Besos

Aldabra said...

Con personas como Irena el mundo se hace un poco mejor. Bonito homenaje en un día especial. Biquiños,

María said...

¿Sabes mi querida MYRIAM?

Hoy que lo has dicho todo y más de esta mujer, si me permites sólo, te copio...porque ¡¡me ha encantado!!...

¡¡¡Gracias Irene y bendita sea tu memoria por siempre!!!


Gracias a ti también MYRIAM, no la conocía.


Muuuuuuchos besos y ¡¡feliz día, guapa!!

Merche Pallarés said...

Sabía de esta gran mujer y ¡qué bella en su vejez! Era el típico ejemplo de que la cara es el espejo del alma. Gracias por recordarla de nuevo. Muchos besotes, M.

pancho said...

Sin duda se trata de una mujer excepcional, modelo de comportamiento. También es digno de admiración el estupendo trabajo del grupo de Kansas.

Un abrazo.

El Drac said...

Es conmovedora esta historia querida amiga; ciertamente una heroína que se atreve a luchar SOLA contra el poder aferrada tal vez a sucatolicismo. te felcito por esta entrada que exalta valores que son inherentes a ustedes MUJERES DEL MUNDO. Un fuerte abrazo

Pedro Ojeda Escudero said...

Recordaba tus entradas. Y te agradezco esta de hoy, dándome a conocer a quien no conocía. Aun queda lucha.
Besos.

Clara said...

Un broche precioso...Irena,esta mujer que supo dar a los demás,que lucho,que no traicionó...que mejor ejemplo de atruismo y con ese: Podia haber hecho más,se nos para el corazón.

Un abrazo

Carmela said...

Irena : un modelo a seguir .Por su compromiso y su entereza .Jamás claudicó.
Valioso recordarla siempre.
Y también tener en cuenta el ilustrativo desarrollo de los artículos que describen los atributos del altruísmo :una necesidad emergente y urgente.
Admirable.Para no olvidarlos.
Un abrazo.

virgi said...

Conocí a esta heroína gracias a que me enviaron su vida y obra en un pps.
Ahora aprendí nuevas cosas con tu entrada. Y pensar que cuando le iban a dar el premio Nobel, se lo regalaron a Al Gore! El tiempo acaba por poner las cosas en su sitio.
Un abrazo

Prunus Avium said...

No recuerdo la cita exactamente, pero dice algo asi como que el mal triunfa porque los buenos no se enfrentan.

Tambien he oido hablar de un experimento en el que unos adultos aparentemente sanos e intelegentes accedian a accionar descargas electricas a un sujeto solamente porque una "autoridad" lo indicaba. En realidad la descarga electrica no era tal, pero el sujeto, actor, se comportaba como si lo fuera y, aun asi, estas "personas" no cejaban.

Esta Señora maravillosa e impresionante se enfrento al horror, mantuvo su propio criterio; y lo hizo con toda humildad y fuerza interior.
¿Que habriamos hecho nosotros?

En realidad, ¿Que estamos haciendo ahora?

Hum.Interesante. Un abrazo.

Martine said...

Maravilloso homenaje el tuyo, Myriam!
Me hace feliz, muy feliz leerlo de manera tan extensa y documentada.
Un beso cariñoso Myr, Amiga.