Sunday, March 6, 2011

de violines II: en el cine.




En El violinista en el Tejado ( 1971) dirigida por Norman Jewison y guión adaptado de una novela de Sholem Ajeijem: de "Teyve el lechero" y " Las hijas de Tevye"






En La Lista de Schindler (1993) de Steven Spielberg - Violinista: Itzhak Perlman.






En El violín Rojo (1998) de François Girard con música compuesta por John Corigliano. Violinista: Joshua Bell.


Para ver cortos de "El violín rojo": aqui y aquí

Es en realidad es el visionado de esta muy recomendable película canadiense la que me ha inspirado estas entradas sobre el Violín. En ella se cuenta en Italiano, alemán, francés, chino madarín e inglés la historia de un violín perfecto llamado, por su color, el violín rojo, que ha recorrido lugares como Cremona - dónde nació - , Viena, Oxford, Shangai y Montreal.



Foto: de la red. Stradivarius en el Palacio Real de Madrid; España

22 comments:

Asun said...

Acabo de escuchar todos los trocitos de pelis que nos has puesto.
No conocía la del Violín Rojo, y me ha encantado lo que he escuchado, así que ya la estoy buscando.

Las otras dos también me han gustado, aunque ya las conocía.
La de La Lista de Schindler la he visto varias veces, y la música es preciosa pero, supongo que porque me evoca escenas de la película, cada vez que la escucho me deja bastante tristona.

Me tendré que volver a escuchar la del Violinista en el tejado para levantar el ánimo.

Besotes, y gracias por esta música para una mañana de domingo.

Manolo said...

El cine sin música se queda con algo a faltar. Te digo lo mismo que Asun sobre el Violinista en el tejado, vienen bien algunas de sus canciones para levantar el ánimo.
Besos.

pancho said...

Hacía mucho que no veía esta escena del Violinista: fantástica. Qué razon tiene el ganadero: Dios hizo demasiada gente pobre en el mundo.

Un abrazo.

santiago said...

he visto la dos películas y son buenas.
Un placer leerte y saludarte

Pedro Ojeda Escudero said...

No he visto El violín rojo, la buscaré.
Como sabes, mi hija estudia violín: es un instrumento elegante y soñador.
Besos.

MIMOSA said...

Adoro el violín, como te dije anteriormente. El violín rojo es una gran película, así como la lista de Schindler, la cual tengo en casa, así como el CD, porque quedé prendada de su música en cuanto la oí.
La belleza que transmite el violín, no la da ningún otro instrumento, aunque cada uno tenga su encanto.
Feliz comienzo de semana.
Besos Myriam

Cornelivs said...

Esta tarde medio me he podido escapar de mis ocupaciones, estoy encantado de leerte de nuevo.

Feliz tarde de domingo.

Besos...!!!

Belkis said...

Gracias por la recomendación Myr. Intentaré ver El Violín Rojo, parece interesante.
Un abrazo

María said...

Me encantan las tres películas MYRIAM,

la verdad es que musicalmente sin duda el violín rojo, se lleva la palma, es una verdadera delicia..Kaspar Weiss, es un personaje absolutamente entrañable y mágico. verás te voy a dejar mi escena favorita de esta película

A VER SI TE GUSTA


Gracia MYRIAM, últimamente te veo muy musical y no sabes qué feliz me hace esto, cuando llego y me encuentro estos regalos tuyos.


Muuuuuucgos muchos besos MYRIAM

virgi said...

Las dos primeras sí las conozco.
La del violín me la apunto. Gracias, Myriam, un fuerte abrazo.

Fernando López Fernández said...

Pues muy buenas recomendaciones y muy buena música. Gracias por compartirla. Yo tampoco conocía el Violín rojo

Un beso y feliz semana.

Juan said...

Myriam, las dos últimas películas las he visto, la primera no recuerdo muy bien. La música es genial en ambas.
He leído que se gastan gran parte del presupestos de las películas en las bandas sonores, de ahi que muchas de ellas sean muy buenas.
Un abrazo y feliz fin de semana.
Juan Antonio

Merche Pallarés said...

¡Me encantó "El violinista en el tejado"! Tendré que volver con calma a escuchar y ver los videos. Besotes, M.

Ele Bergón said...

Hace ya muchos años vi la del "Violinista en el tejado" recuerdo que me encanto y hace pocos años vi la de La Lista de Schindler, que me parecio magnifica. Como a muchos de los comentariasta me falta El violin Rojo. La buscare.

Un abrazo

Luz

José Antonio del Pozo said...

Hola, Miriam, ya sabes lo que siempre contaba Garci, que, por malquerencia del cine, cuando de niño pillo besó él por vez primera a una chica quedó algo desencantado de la cosa... pues no rompieron a sonar violines.
El vaiolin que cantaba Dylan en sus canciones. Por que el cello de Deseando amar no vale, ¿no? Mira que habérselo apropiado los de Tele 5 para sus basuras, será posible.
Fenomenal y evocador post, Miriam.
Saludos blogueros

José Antonio del Pozo said...

Ah, se me olvidaba, Miriam, que también soy yo ya seguidor tuyo... andá, si arrancan violines en mi ordenata.
Gracias, más saludos

Hada Saltarina said...

La música de violín tiene un algo especial para mí; su sonido me emociona a la vez que me relaja. Me parece extraordinariamente emotivo y sereno. Las peliculas que mencionas me gustaron todas, especialmente "El Violinista en el Tejado" que me resulta sublime. Vi el "cómo se hizo" y me impresionó una escena que era tan hermosa al filmarla que el propio director terminó llorando de emoción: ¡increible! Pero así es; cuando los que crean las obras de arte son los primeros en creérselas, logran transmitir su sentimiento.
Un abrazo

Edurne said...

De todas las frustraciones que arrastro en la vida, la de no haber sido violinista es una de las grandes.

Y tengo un violín, ruso, por cierto, pero no, no lo toco, lo admiro, lo acaricio, le quito el polvo, pero... no lo toco!
Me encanta el violín, su cuerpo, su alma...!

Ante todo, muchísimas gracias por recalar en mi Orilla!

He visionado los pasajes del "Violín Rojo" huyyy, magníficos! Y bueno, qué decir de los vídeos que nos has puesto, pelis que ya conocía y músicas que también, pero que siempre emocionan.
Gracias!

Un nombre, un genio del violín: Ara Malikian. Lo vi en vivo una vez y me quedé completamente fascinada.

Un abrazo!
;)

Janeth said...

Divinas notas, "El violinista en el tejado" una comedia llena de belleza, aun recuerdo la emocion que senti cuando la fui a ver al cine...

Paco Cuesta said...

No conocía El violín rojo, me propongo verla.Gracias

Aristos Veyrud said...

Basta oír un momento una melodía al violín para empezar a acompañarlo en acordes que yacen en las profundidades del alma.
Bonita edición Myr!!!

Aldabra said...

La primera película hace mucho que la ví pero ya apenas la recuerdo y de la otra ni idea, así que gracias por la sugerencia. Y ahora voy a escuchar la música que nos dejas. Como bien dice Manolo, cualquier película sin música se queda coja… Bueno, en realidad la música suela ser una buena compañía para cualquier cosa. Biquiños.