Friday, November 21, 2008

¿Es el Amor un arte?

Según Erich Fromm, en su libro "El Arte de Amar", si lo es y es un arte que se aprende. A continuación, algunos extractos de su obra.

Pero... ¿por qué casi nadie piensa que hay que aprender sobre el amor?
Primero, dice el autor, porque la mayoría de la gente busca en ser amado y no en amar. Común es creer que encontrando el objeto apropiado, amar será sencillo. ¿Pero lo es?

El amor es un poder activo en el hombre. Un poder que atraviesa las barreras que separan al hombre de sus semejantes y lo une a los demás. El amor lo capacita para superar su sentimiento de aislamiento y separatidad y no obstante le permite ser él mismo, mantener su integridad. En el amor se da la paradoja de dos seres que se convierten en uno y no obstante, siguen siendo dos.

Actividad, como acción dirigida a una meta que produce un cambio a una situación presente. El amor es una actividad, no un afecto pasivo : es "un estar continuado" , no un súbito arranque, Es un dar.

Pero... ¿qué es dar?
En el mundo mercantil, se da algo a cambio de otra cosa.
Do ut des, doy para que des, según la antigua formula romana.

Pero mas allá de lo meramente comercial, cuando se da de sí mismo y sin esperar nada a cambio, en ese mismo acto de dar, quién lo hace experimenta su potencia, su poder, su riqueza.

Además del elemento "dar", el amor necesita otros 4 elementos:
cuidado, responsabilidad, respeto y conocimiento.

Que el amor implica cuidado es especialmente evidente en el amor de una madre por su hijo. Ninguna declaración de amor de su parte nos parecería sincera si viéramos que descuida al niño. Lo mismo ocurre incluso con el amor a los animales y a las flores.

El amor es la preocupación activa por la vida y el crecimiento de lo que amamos. Cuanto falta esa preocupación activa, no hay amor. Se trabaja por lo que se ama.

Responsabilidad, en el estar listo, en el estar dispuesto a responder. Respeto en ver al otro tal cual es y aceptar su individualidad. Y como respetarlo sin conocerlo no es posible, necesitamos del conocimiento, pero este sería vacío sin preocupación.
 
Y ¡oh sorpresa! En el acto de amar, de entregarme, en el acto de penetrar en la otra persona, me encuentro a mí mismo, me descubro, nos descubro a ambos, descubro al hombre, cumpliéndose asi el oráculo de Delfos
"Conocete a ti mismo" (Gnothi Zeaton, en griego - Nosce te ipsum, en latin)

2 comments:

roxana said...

REALMENTE MUY INTERESANTE. ME ENCANTA FROMM!!!!
VERDAD ABSOLUTA!
SIEMPRE LEO TUS ARTICULOS, AUNQUE NO HAGA COMENTARIOS!!!!
LO SIGO CASI A DIARIO!
RECOMENDE TU BLOG A UNAS PERSONAS QUE TIENEN BLOGS TAMBIEN Y SE RELACIONAN POR EMAIL O POR EL BLOG MISMO.
UN BESO Y AVANTI!!!!
ROXANA

Myr said...

GRACIAS ROXANA!!!!!!
ME DAS FUERZA Y ALIENTO!!!!
YO TAMBIEN SIGO TU BLOG QUE ME INSPIRA. BESOS!!!!