Friday, June 14, 2019

Manuscritos antiguos (1) Las mujeres también ilustraban manuscritos en la Edad Media (c) Pola de Roma










Pola, que floreció en Roma a principios del Siglo XIV, nos dice tres veces, en tres manuscritos separados, que ella es la "hija de R. Abraham el escriba". Afortunadamente, las mujeres como escribas no nos sorprenden, y tampoco lo es la idea de mujeres copiando textos religiosos como lo hizo Pola. Incluso estamos lo suficientemente familiarizados como para haber desarrollado expectativas: las mujeres escribas llaman la atención a las monjas en los monasterios. Y la idea de un taller familiar de escribas comerciales está en marcha en el siglo XV. Pero el manuscrito más antiguo de Pola data de 1288. Y ella era judía.

Las comunidades judías medievales no tenían equivalentes de conventos, ni de escuelas parroquiales o de parroquias abiertas para niñas. Los padres como Pola que querían una hija educada, según Elisheva Baumgarten, tenían que conectarse con un tutor privado. Esta falta de oportunidades de educación formal y vías institucionales para la supervivencia del manuscrito ha llevado a algunos académicos a minimizar la importancia potencial de la vida intelectual para las mujeres judías.

Pero la naturaleza comercial, en gran parte urbana, de la vida económica judía medieval significaba que la alfabetización básica era una habilidad altamente deseable. Y la falta de monasterios y posiciones cívicas oficiales hizo que los escribas comerciales que podían escribir el alfabeto hebreo fueran una necesidad, especialmente para textos religiosos. En el siglo XII, Maimónides (una especie de judío Tomás de Aquino) había abogado a favor de la proscripción talmúdica contra las mujeres (y herejes, snitches, niños, paganos y samaritanos) copiando rollos de la Torá, pero los judíos medievales de Francia a Yemen reconocieron que esta prohibición no necesita ir más lejos (sí, había mujeres escribas judías en Yemen). Abraham y su esposa, parte de una familia de eruditos y escribas, hicieron bien en presentar a su hija el oficio familiar.

Sí, tendemos a pensar en la copia manuscrita como un oficio  que  hizo la gente medieval, pero también lo vivió como un arte creativo. En una cultura de manuscritos medievales de extractos, seudónimos, traducciones sueltas y fluidez textual general, las ideas de "autoría" divergieron considerablemente del concepto moderno de una sola figura gobernante. Los académicos de hoy reconocen la participación de los escribas en la autoría, sobre todo porque la gente medieval lo hizo. Algo que tiene  mucho sentido: las decisiones del escriba sobre qué copiar y qué no, qué cambios hacer o no cambiar nada en absoluto, y esas cosas,  dieron forma indeleble al producto final.

Algunos escribas también produjeron lo que podríamos llamar "escritura original" en forma de colofones. Un colofón es una oración o pasaje agregado a un libro con información sobre la configuración de la publicación o el editor: hoy, la impresora; En la Edad Media, el escriba


Tres manuscritos supervivientes tienen colofones de “Pola, hija de R. Abraham, el escriba”. Aunque cortos y con fórmulas, ofrecen una mirada fascinante a esta escriba en particular y su mundo.



 The colophon of Pola can be seen on this manuscript page.
 MS. Canonici Or. 89 fol.257r – Photo courtesy Bodleian Libraries, University of Oxford [2018]


Los tres textos son un comentario sobre los Profetas (1288), una compilación de fallos  alahajicos (interpretación de la ley judía) (1293) y un libro de oraciones (1306). Los tres están en hebreo. Escribió el libro de oraciones para su hijo Salomón, que recuerda a las mujeres cristianas del siglo XV como Dorothea von Hof, que pasaron sus libros de oraciones personales a sus hijos. Los compradores le pidieron que escribiera los otros dos, aunque ella no menciona al patrón del comentario de la Biblia. Los colofones, aunque no son copias directas entre sí, incluyen dispositivos estándar y tipos de fraseo. La calidad de la escritura y su facilidad para usar el lenguaje de los escribas muestran que Pola era una escribiente capacitada, experimentada y que trabaja.

Pola también fue altamente educada. Ella ordenó el hebreo en la medida en que escribió sus colofones en él, no en una lengua vernácula usando letras hebreas. Además, cada colofón teje en diferentes citas de la Torá (Los Cinco libros de Moisés)  para diferentes propósitos: para describir su acto de copiar, para justificar su producción del texto, para expresar sus esperanzas sobre  el uso del texto. ¡Conocía las escrituras sagradas lo suficientemente bien como para extraer versículos específicos y aplicarlos a la situación!

Finalmente, los colofones de Pola nos dan una visión tentadora de su vida familiar y su papel como escriba. Ella rastrea su propia genealogía a través de generaciones de hombres académicos. Además, en su colofón de 1288, nombra a su esposo como R. Jehiel ben R. Solomon, pero en 1306, escribe el libro de oraciones por "mi hijo Salomón, el hijo de mi estimado maestro, el piadoso Salomón,  Bendita sea  su memoria", el hijo de Moisés b. Jekuthiel ”. Pola sobrevivió a al menos un esposo, posiblemente dos. Además, su referencia a Salomón como su maestro podría ser un tropo estándar. Pero también podría sugerir que la hija de un escriba se casó con un escriba: una opción social, sí, pero también una de las mejores maneras en que una mujer medieval con un oficio profesional pudiera  continuar trabajando en ese comercio a través de matrimonios y viudeces.


Sólo tres de los manuscritos de Pola han sido identificados hasta ahora. Probablemente hubo más, pero es imposible saber cuántos. La mayoría de los trabajos de escribas comerciales relacionados con el comercio, con negocios económicos y legales. Sin embargo, lo que sobrevive muestra que Pola era una escriba educada, entrenada y experimentada que estaba orgullosa de su trabajo y comprometida con la escritura.


 Artículo escrito por Cait Stevenson, trad. por mi. Las negritas son mías.


13 comments:

Isabel said...

Qué bien que se siga descubriendo el buen hacer de muchas mujeres que han sabido transmitir poco (cuando no la han dejado), o mucho del saber a generaciones futuras.
Muy interesante, Myriam.

manouche said...

Cuantas mujeres sabian escribir en 1400 ???

Albada Dos said...

Ignoraba el dato, pero si la religión judía dejaba que las mujeres copiaran textos, es que parece que tenían en ellas la suficiente confianza en su capacidad para ello.

Estuve hace unas semanas en un convento femenino cirtecense, en Vallbona de les monges, donde en el siglo XII se fundaba la congregación. Eran pocas y sólo las nobles quienes sabían leer. Un abrazo y gracias por compartir

Ester said...

Siempre he creido que las mujeres han hecho mas de lo que hemos sabido, solo que no se hacía público en ocasiones por prevención y en otras por obligación. Siempre interesantes tus datos, mi nieta está encantada con los resúmenes que le paso. Abrazos

mj said...

Muy interesante el artículo Myriam.
Estoy intentando volver y me alegra ver que encuentro a cantidad de amig@s por estos territorios. Un abrazo y encantada de estar de nuevo disfrutando de tu buen hacer.
MJ

Colotordoc said...

Interesante. Siempre ha habido quien considere a todos como iguales (padres, esposos, hermanos...). Aunque la sociedad fuese misogina, como ocurría en la Edad Media. Un comentario anterior sobre cuántas mujeres sabía leer y escribir en el sigloXV me dejo pensativo. Cuántas intelectuales, se pudieron haber perdido justamente por no saber leer ni escribir...

Besote guapa

Cayetano said...

Una llama en medio de la hoguera, pero en una época muy complicada y difícil para las mujeres en general.
Un abrazo, Myriam.

Javier Rodríguez Albuquerque said...

Estas cosas sólo sucedian muy pocas veces y tienen que confluir dos cosas:
Una potente familia y una mujer extraordinaria. Y una tercera... Sortear todos los obstáculos sociales.
Esta conjunción era muy poco frecuente.
Musu bat.

Genín said...

Yo creo que las mujeres hicieron de todo siempre, otra cosa es que se supiera, que fuera público...
Besos y salud

RECOMENZAR said...

No hay gender para mi . Mujeres hombres no importa

Manuela Fernández said...

Yo no sé bien por qué tenemos la idea de que la mujer no ha trabajado nunca más que en su casa (que ya es trabajo en sí), es una idea totalmente equivocada, en el campo del arte, de la ciencia, de mano de obra... siempre ha habido mujeres. Bien que lo recordemos y lo pongamos en valor.
SAludos.

El Demiurgo de Hurlingham said...

Me gusta saber de estas historias.
Que mérito el de Pola.
Un abrazo.

Ele Bergón said...

Me alegro el que poco a poco vayan saliendo a la luz, las mujeres que tantos años han permanecido ocultas, porque quiénes hacían los libros de historia, eran los hombres y a muchas les han dejado en el anonimato.

En mi diccionario de Mujeres Célebres, no aparece y está publicado en 1998. Así que es muy interesante que lo dejes por aquí.

Besos