Monday, November 12, 2018

Eugenio Francisco Vidocq (Fr, 1775-1857) Ladrón, prófugo, espadachín, mujeriego, Jefe de Policía y detective privado



Hijo de un panadero y comerciante de maíz,  Eugenio Francisco Vidocq fue un criminal y criminalista francés cuya historia de vida inspiró a varios escritores, incluidos Víctor Hugo, Edgar Allan Poe y Honoré de Balzac. El ex-delincuente se convirtió en el fundador y primer director de Sûreté Nationale -uno de los dos Cuerpos Policiales Nacionales-  para la detección de delitos, así como en el director de la primera agencia de detectives privados conocida. Vidocq es considerado el padre de la criminología moderna  y del departamento de policía francés.  También es considerado como el primer detective privado.


Ilustración de un atraco en el Bosque de Senart, a 30 km de París en el que
 en  1811, Vidocq, jefe de la Policía Nacional Francesa, arresta a los forajidos.
El mismo en dónde  Luis XV conoció a Mme de Pompadour, 
el mismo en el  entre 1995 y 2001,  un cretino  padre de familia violó a 33 mujeres, 
quien  fue apresado gracias a las pruebas de ADN 20 años más tarde.


Eugenio Vidocq era un niño terrible  en su afán por llamar la atención, digo yo,  que le sacaba canas verdes a su padre y a su madre  que además tenían que educar a otros 5 hijos.  intrépido, rudo y astuto, muy talentoso, pero también muy vago.  Eugenio era  intrépido, rudo y astuto, muy talentoso, pero también muy vago. Y un excelente esgrimista, tanto que lo apodaban "el Jabalí".  A los 13 años robó a sus padres todas sus ganancias y su padre, desesperado, arregló su arresto por 14 días, pero ni siquiera esto surtió el efecto correccional deseado por su padre.  Al año siguiente  volvió a robar la panadería de sus padres y  se fue a Ostende, en Flanders, Bélgica,  donde trató de embarcarse a las Américas; pero fue defraudado una noche y se encontró de repente sin un centavo. Para sobrevivir, trabajó para un grupo de artistas itinerantes. A pesar de los golpes regulares, trabajó lo suficiente como para ser promovido de "niño estable"  a representar  a un caníbal caribeño que comía carne cruda, pero como la carne le daba un asco terrible, no pudiendo soportarlo más, se  fue con  un grupo de titiriteros. Sin embargo,  ellos lo mandaron pronto a freír churros porque flirteó con la joven esposa de su empleador. Luego trabajó un tiempo como asistente de un buhonero, pero tan pronto como se acercó a Arras,  en los Altos de Francia, regresó con sus padres en busca de perdón. Fue recibido por su madre con los brazos abiertos.



En 1791  Vidocq se alistó en el Regimiento Bourbón las batallas de la Primera Coalición, incluida la batalla de Valmy en septiembre de 1792. El 1 de noviembre de 1792, fue ascendido a cabo de granaderos, pero durante su ceremonia de promoción, desafió a un compañero suboficial a un duelo. Este sargento mayor rechazó el duelo, por lo que Vidocq lo golpeó. Golpear a un oficial superior podría haber llevado a la pena de muerte, por lo que desertó y se alistó en el XI Chasseur, ocultando su historia. El 6 de noviembre de 1792, luchó bajo el mando del general Dumouriez en la batalla de Jemappes.En abril de 1793, Vidocq fue identificado como un desertor. Siguió a un general, que huía después de un golpe de estado fallido, al campo enemigo. Después de algunas semanas, Vidocq regresó al campamento francés. Un amigo capo-capitán intercedió por él, por lo que se le permitió reunirse con los cazadores. Finalmente, renunció al ejército porque ya no era bienvenido.

Tenía dieciocho años cuando regresó a Arras. Pronto ganó una reputación como mujeriego. Dado que sus seducciones a menudo terminaban en duelos, fue encarcelado en Baudets desde el 9 de enero de 1794 hasta el 21 de enero de 1795.  El 8 de agosto de 1794, cuando apenas tenía diecinueve años, Vidocq se casó con Anne Marie Louise Chevalier, después de un susto de un posible embarazo,  sin embargo, no tuvieron hijos, y el matrimonio  fue infeliz desde el inicio.  Cuando  Vidocq  se enteró de que su mujer le había puesto los cuernos, este  se fue de nuevo al ejército  y no  volvió a ver a su  mujer hasta su divorcio en 1805.


Bataille de Jemmapes, 6 novembre 1792


Vidocq no se quedó mucho tiempo en el ejército. En otoño de 1794, pasó la mayor parte de su tiempo en Bruselas, que entonces era un escondite para ladrones de todo tipo. Allí, se mantuvo a sí mismo con pequeños fraudes. Un día, fue arrestado por la policía, y como desertor, no tenía documentos válidos. Cuando se le preguntó por su identidad, se describió a sí mismo como Monsieur Rousseau de Lille y escapó mientras la policía intentaba confirmar su declaración.

En 1795, se unió, bajo el alias de "Rousseau", al ejército volador (armée roulante).  Este ejército consistía en "oficiales" que en realidad no tenían comisiones ni regimientos, más bien eran incursores, forjando rutas, filas y uniformes pero manteniéndose lejos de los campos de batalla. Vidocq comenzó como un teniente de cazadores, pero pronto se promovió a sí mismo a un capitán de húsar. En este papel, conoció a una rica viuda en Bruselas que se enamoró de él. Un co-conspirador de Vidocq la convenció de que Vidocq era un joven noble que huía debido a la Revolución Francesa. Poco antes de su boda, Vidocq le confesó a la ilusa  viuda la verdad y esta, agradecida,   le dio un cuantioso regalo antes de que Vidocq pusiera pies en polvorosa. 


Vidocq Sentenciado a muerte in absentia

Un año después de la muerte de su padre, Vidocq regresó a Arras a casa de su madre en 1800. Asumió la identidad de un austríaco y pasó algún tiempo en una relación con una viuda, con quien se trasladó a Rouen en 1802. Vidocq se forjó una reputación como hombre de negocios y finalmente se sintió lo suficientemente seguro como para dejar que su madre viniera a vivir con él y  la viuda; pero finalmente, su pasado lo alcanzó. Fue arrestado y llevado a Louvres. Allí, se enteró de que había sido condenado a muerte in absentia. Con la ayuda del fiscal general local, Ransom, presentó una apelación y pasó los siguientes cinco meses en prisión a la espera de un nuevo juicio. Durante este tiempo, Louise Chevalier -su  primera mujer- se puso en contacto con él para informarle de su divorcio. Cuando parecía que no habría una decisión con respecto a su sentencia, decidió huir de nuevo. El 28 de noviembre de 1805, desatendido por un momento, saltó por una ventana al río adyacente Scarpe. Durante los siguientes cuatro años, fue un hombre  a la fuga  una vez más.  Pasó un tiempo en París, donde fue testigo de la ejecución de César Herbaux, el hombre con quien su vida había comenzado una espiral descendente. Este evento desencadenó un proceso de reevaluación en Vidocq. Con su madre y una mujer que llamó a Annette en sus memorias, se mudó varias veces en los años siguientes; pero una y otra vez, personas de su pasado lo reconocieron. Volvió a tratar de convertirse en un comerciante legítimo, pero su ex-esposa lo encontró en París y lo chantajeó por dinero, y un par de ex condenados lo obligaron a guardar  bienes robados para ellos.


El 1 de julio de 1809, solo unos días antes de su cumpleaños número 34, Vidocq fue arrestado nuevamente. Decidió dejar de vivir en los márgenes de la sociedad y ofreció sus servicios como informante a la policía. Su oferta fue aceptada, y el 20 de julio, fue encarcelado en Bicêtre, donde comenzó su trabajo como espía. El 28 de octubre, continuó su trabajo en la Prisión La Force. Sonsacaba información  a sus presos y transmitía su información sobre identidades falsificadas y crímenes no resueltos a través de Annette -su mujer entonces- al jefe de Policía de París, Jean Henry.  Después de 21 meses de espionaje, Vidocq fue liberado de la cárcel por recomendación de Henry. Para no levantar sospechas entre los otros reclusos, la liberación (que tuvo lugar el 25 de marzo de 1811) fue arreglada para parecer un escape. Aun así, Vidocq no era realmente libre, porque estaba obligado para con Henry. Por lo tanto, continuó trabajando como agente secreto para la policía de París. Utilizó sus contactos y su reputación en el inframundo criminal para ganar confianza. Se disfrazó como un convicto fugado y se sumergió en la escena delictiva para aprender acerca de crímenes planeados y cometidos. Incluso participó en delitos para repentinamente volverse contra sus compañeros y arrestarlos. Cuando los delincuentes finalmente comenzaron a sospechar de él, usó disfraces y asumió otras identidades para continuar su trabajo y descartar la sospecha.
 
A fines de 1811, Vidocq organizó informalmente una unidad de civil, Brigade de la Sûreté ("Brigada de Seguridad"). El departamento de Policía reconoció el valor de estos agentes civiles, y en octubre de 1812, el experimento se convirtió oficialmente en una unidad de policía de seguridad bajo la Prefectura de la Policía. Vidocq fue nombrado su líder. El 17 de diciembre de 1813, Napoleón Bonaparte firmó un decreto que convertía a la brigada en una fuerza policial de Seguridad del Estado.
A partir de este día, se llamó Sûreté Nationale.

Más aquí y en las

Memorias de Vidocq, escritas por él

Película



10 comments:

manouche said...

Vive les "chaussettes à clous" !

Ester said...

Parece que nadie es malo para todo. Me ha gustado leer la historia que desconocía.Abrazos

Pedro Ojeda Escudero said...

Todo un personaje, sin duda.
Besos.

Cayetano Gea said...

Un personaje oscuro y controvertido. A veces la línea divisoria que separa a un servidor público de un delincuente contumaz es muy liviana, como ocurre en este caso.
Un abrazo, Myriam.

Javier Rodríguez Albuquerque said...

Un hombre del renacimiento mal aprovechado :-)
Musu bat.

Genín said...

Una buena pieza ese tocayo mio, mientras leía, pensaba que se podría escribir un guion genial para una película, y resulta que ya está hecho, voy a ver si la encuentro en alguna parte, me gustaría mucho verla.
Besos y salud

Manuel López Paz said...

Interesante historia.
Me recuerda a alguien, pero no estoy seguro...Un personaje que impresiona que no sabía dónde era buena persona y donde era mala...

Besote guapa

Beauséant said...

Esta vez sí conocía al personaje, pero no con tanto detalle..

Y he aprendido una expresión nueva, canas verdes :)

Frodo said...

Tuve noticias de Vidocq hace unos meses en el programa de radio "La Venganza será Terrible", que tanto me gusta. Hablaron sobre él y se dan algunos otros detalles de su biografía:

https://www.youtube.com/watch?v=IFuOsFVVn6I

Saludos!

Ele Bergón said...

Pues sí que tuvo una vida interesante este hombre, no se aburría, no.

Besos