Wednesday, August 15, 2018

En el puerto en agosto a la siesta










SIESTA
.,.
Un zumbido de moscas anestesia la aldea.
El sol unta con fósforo el frente de las casas,
y en el cauce reseco de las calles que sueñan
deambula un blanco espectro vestido de caballo.
Penden de los balcones racimos de glicinas
que agravan el aliento sepulcral de los patios
al insinuar la duda de que acaso estén muertos
los hombres y los niños que duermen en el suelo.
La bondad soñolienta que trasudan las cosas
se expresa en las pupilas de un burro que trabaja
y en las ubres de madre de las cabras que pasan
con un son de cencerros que, al diluirse en la tarde,
no se sabe si aún suena o ya es sólo un recuerdo...
¡Es tan real el paisaje que parece fingido!

.,.

Poema por Oliverio Giriondo  (Buenos Aires, 17 de Agosto de  1891- 24 de Enero 1967)


Imágenes por Myriam Goldenberg





9 comments:

Manuel López Paz said...

La siesta española, le gana al sueño americano :D

El calor aturde hasta la moscas en estos días en España

Besote guapa

manouche said...

Hola amiga, hablanos de nieves...

Cayetano Gea said...

Muy apropiadas y sugerentes las imágenes que acompañan al poema.
Un abrazo, Myriam.

Amapola Azzul said...

Bonito poema .
Bs.

Katy Sánchez said...

Bien descrito ese momento que muchas personas no perdonarían jamás. 😘

Genín said...

Detesto las moscas con todas mis fuerzas... :(
Besos y salud

Sergio said...

bonita tarde de ensueño, adormilada entre el bullicio y la vida, un abrazo.

Buscador said...

Me quedo por aquí para compartir.
Te espero en mi blog.

Besos
Buscador

Mari-Pi-R said...

Desde mi vuelta a España que la suelo hacer más de un día.
Bonitas tomas, saludos.