Friday, May 11, 2018

Tamara "la grande" (1160-1213), Reina de Georgia por derecho propio


Reina Tamara la Grande de Georgia, Rey de Reyes.
Detalle del fresco en la Capilla  de la Dormición 
en el monasterio en las cuevas de Vardzia.
 Fue coronada como co-regente  con su padre en 1178
 y  como Reina reinante en 1184 hasta su muerte en 1213 o sea 29 años.
Tamara fue celebrada por los poetas por su belleza, inteligencia y habilidades diplomáticas.
 Ella engrandeció el reino georgiano llevándolo  a su extensión máxima histórica, 
rechazó las invasiones y estableció protectorados
 sobre muchas tierras musulmanas y cristianas alrededor.  
Bajo su reinado, la economía prosperó y las caravanas georgianas
 llegaron al Sultanato  Ayúbida en Egipto, la Rus de Kiev y el Imperio Bizantino. 
 La ciencia medieval creció 
y se construyeron los monasterios e iglesias más grandes de Georgia;
 la literatura secular se desarrolló hasta el punto de igualar los textos religiosos más importantes. 
Fue la primera reina mujer de Georgia, la segunda fue su hija.
 
 Aquí  co-reinando  desde 1178  
con su padre el Rey  Jorge III de Georgia,
hasta la muerte de este  en 1184, fecha en la que 
comienza a reinar  sola, aunque
en los  primeros años debe afianzar su corona,
contra la oposición, incluso, de algunos nobles
que no deseaban ser gobernados por una mujer.


Extensión de Georgia durante el reinado de  Tamara
 (en el que alcanzó su máxima extensión)
Incluye  los reinos Colchis  e Iberia (Kartli)



El poeta Shota Rustaveli  presenta sus honores a la reina Tamara
 por Mihály Zichy,(Hungría, 1827- 1906)


Shota Rustaveli, poeta
un poema épico dedicado a la Reina Tamara
 de la que estaba enamorado hasta las trancas 
y por la que se dice, terminó sus días en un monasterio.

Tamara se casó dos veces. La primera  en 1185 con el príncipe Yuri Bogoliuvsky de Novogorod, pero como  era  un hombre ambicioso, intrigante y   necio,    y la llevaba  por  la calle de la amargura,  después de aguantarlo tres años, se divorció de él -su divorcio  fue  reconocido por el Consejo del Reino- y lo fletó bien lejos, al exterior,  a Constantinopla, previa sofocación de dos rebeliones instrumentadas por él para derrocarla.    En 1197 Tamara se casa con su segundo marido, el príncipe alano (etnia  persa-iraní, como la de su madre)  David Soslan, excelente compañero consorte y bravo Comandante militar,  con el que tuvo dos hijos,  un varón y un  mujer quienes sucedieron en el trono consecutivamente a la madre. 

Tanto fue Tamara amada  por su pueblo y por la Iglesia ortodoxa georgiana, de la que era una ferviente defensora y promotora,   que fue canonizada y su Santo se celebra el 14 de mayo. 


Monasterio Iviron en el Monte Athos (Grecia) patroneado por la corona georgiana


La Reina Tamara buscó utilizar la debilidad del Imperio Bizantino y la derrota de los cruzados a manos del sultán Ayúbida  Saladino para afianzar  la posición de Georgia en el escenario internacional y asumir el papel tradicional de la corona bizantina  como protectora de los cristianos  de Medio Oriente, especialmente en  Tierra Santa. El biógrafo de Saladino, Bahā 'ad-Dīn ibn Šaddād, informa que después de la conquista ayúbida  de Jerusalén en 1187, Tamara envió  delegados  al sultán para solicitar el retorno de las posesiones confiscadas a los monasterios georgianos en Jerusalén.


Vardzia es un Monasterio en cuevas  excavadas en el Sur de Georgia, fue
 encomendada su construcción  por la Reina Tamara en 1185 cuando su reino luchaba
desesperadamente contra las hordas mongolas que lo querían invadir.

Aquí abajo vemos un fresco de la Reina Tamara que se encuentra
en Vardzia,  en la  Capilla  de la Dormición,
cuyo detalle encabeza esta entrada:


Tamara, Reina cristiana  en Georgia,
  casi contemporánea con
la Sultana musulmana Shayar Al-Durr en Egipto 
de la cual  les conté aquí
Dos mujeres extraordinarias de la Alta Edad Media.





La historia de Tamara la Grande, Rey de Reyes  (Mepet mepisa),   de la dinastía Bagrationi se relata en las Crónicas georgianas medievales. 






15 comments:

mari carmen garcia franconetti said...


Hola, Myriam. me ha sido provechosa la visita de hoy. Me has ampliado los conocimientos sobre esta singular mujer. He aprendido cosas interesantes. Gracias.
Buen finde.
Un abrazo.

manouche said...

Amiga, siempre nos ensenas mujeres extraodinarias. Ademas encuentro muy guapo el poèta....

Ester said...

¡Ay! la de cosas que no sé, felicitemos a las Tamara en su festividad. Un abrazo

Cayetano Gea said...

Gracias, Myriam, por traernos aquí una historia que suele pasar desapercibida por esa tendencia que tenemos en occidente a mirarnos demasiado el ombligo y no reparar en otros territorios no tan lejanos.
Un abrazo.

Pedro Ojeda Escudero said...

Es tan escasa la información que nos llega a España de aquellas tierras que acabo de asombrarme, no solo de la personalidad de esta reina sino también de las fotografías con las que has ilustrado la entrada.
Tomo nota, claro.
Besos.

Javier Rodríguez Albuquerque said...

Mujeres increibles que vas sacando a la luz poco a poco.
Increible trabajo.
Musu handi bat.

Manuel López Paz said...

Desconocida completamente para mi. Siempre he dicho que detrás de todo hombre hay una mujer que supo llevarle al éxito, pero que despuñes él no lo quiso reconocer. En este caso, ella tuvo éxito propio...sin sombra de nadie.

Besote

Genín said...

No se la ve muy bonita en la últimas foto, pero claro, eso no quiere decir nada, con la cantidad de méritos que tenia...
Besos y salud

María Pilar said...

Esta Tamara me ha encantado: mujer, esposa, reina y madre. Grande en todas las dimensiones. Y si alguno se pasaba, pues se divorciaba y se acababa la historia. Y en ese tiempo, marca mucho de modernidad.
Qué grandes mujeres ha habido y qué poco visibles son.

Un abrazo, Myriam.

La Dame Masquée said...

Asombroso que una mujer así nos resulte tan desconocida. No debió de ser fácil triunfar y hacerse respetar y amar en aquellos siglos tenebrosos, sobre todo con un primer esposo que se dedicaba a ponérselo difícil. Menos mal que acertó a la segunda!

Feliz fin de semana

Bisous

sakkarah said...

Me ha encantado. Qué admirable mujer y qué adelantada a su tiempo.

Muchos besos.

Abejita de la Vega said...

Gracias por descubrirme a Tamara, la reina georgiana con un par.

Besos, Myriam.

Rafael Humberto Lizarazo said...

Muchas gracias, una magnífica lección de historia.

Un abrazo.

Mari-Pi-R said...

Interesante historia, que pases un buen domingo.

De barro y luz said...

Un placer pasear descalzo por los caminos por donde nos llevan tus palabras.

Bss