Monday, April 30, 2018

Pepino el capuchino, algo ahumado


Esta magnífica foto es de Foto de Javier Rodriguez  Albuquerque del blog Red10

Ahí estaba, Don Pepino, el cura capuchino de mi pueblo Vietri Sul Mare cerca de Salerno,  esperando que la comunidad se reuniera para dar comienzo a la Santa Misa. Repicaban las campanas.    Me levanté apurada a darle de comer a mi gata persa y me preparé para asistir antes de que me crecieran las barbas (o que notaran mi ausencia).  Abrí la ventana, un grupo de palomas  emprendió  vuelo. No estaba de buen humor, hacía días que el Paco me había abandonado  con la excusa de llevarse al monte cinco cabras y venderlas  en  Cava de Tirreni pero  yo sabía que iría a  encamarse con  la  María, la hija del frutero  Giuseppe.  ¡Humo, humo!, pensé, ni todas las aves del mundo lo ayudarían a su regreso.



13 comments:

Cayetano Gea said...

Y luego dicen que el humo es malo.
Un abrazo, Myriam.

Emilio Manuel said...

Myriam ¿te has fumado un canuto?.

:-)) Un abrazo.

manouche said...

Historia muy dramatica; querida, menos mal : Don Pepino es tan guapo !

La seña Carmen said...

¡Qué de lecturas en este microrrelato!

Manuel López Paz said...

Ya ves...al menos está Don Pepino...


Besote

Ester said...

Un relato sorprendente, que no suele estar en la linea de tus entradas jejeje. Abrazos

Chelo said...

Descolocada me he quedado ;-)

Un beso, Myri

Mari-Pi-R said...

Una buena forma de empezar la semana, que el humor siga en ella, saludos.

Javier Rodríguez Albuquerque said...

Veo una relación perversa entre los engaños conyugales y la foto :-)
¡Qué sorpresa tan agradable que hayas utilizado esta foto para complitar tu breve historia. Me ha hecho mucha ilusión.
Eskerrik asko eta musu handi bat.

Rafael Humberto Lizarazo said...

Por lo que veo ese humo se relaciona con algún acto de magia negra para hacer regresar al ausente.

Un abrazo.

Pedro Ojeda Escudero said...

¡Que se vaya con viento fresco!
Qué buen relato italiano.
Besos.

Genín said...

¿Humo...o polvo...? :)
Besos y salud

Ele Bergón said...

Muy buen relato corto que va enlazando varias ideas.

Besos