Tuesday, March 27, 2018

El caso del secuestro de Edgardo Mortara y el abuso de Pio Nono en el S. XIX, cobran actualidad (y3)

El secuestro de Edgardo Mortara por Moritz Oppenheim, 1862




https://www.amazon.com/Kidnapped-Vatican-Unpublished-Memoirs-Edgardo/dp/1621641988#reader_1621641988

La reseña de Feb. 2018 del cura teólogo de Boston Romanus Cessario O.P., nac. EEUU. 1944 sobre este  libro originalmente  publicado en italiano en  2005  y recientemente  en inglés  ed. por Ignatius  Press,  ha suscitado un enorme debate, pues el teólogo  defiende la posición de Vittorio Messori  que ha recopilado  y editado las supuestas memorias del niño judío secuestrado por el Vaticano -Edgardo Mortara convertido en el cura católico Pio Edgardo Mortara- con la clara intención de hacer ver que el niño había sido tocado por el Espíritu Santo y deseó ser católico. También defiende  el carácter sacramental del bautismo y la apertura  a través de él de "una nueva forma de vida  en la fe, esperanza y caridad". Y afirma el dominico R. Cessario que  el niño quien a partir del bautismo era  un católico anónimo -esto es previo a la llegada de la guardia papal  para llevárselo de la casa paterna a la guarda del mismísimo Papa quien velaría por él- la intercesión de la Divina Providencia  se abrió camino por el bien del niño para ser educado en la fe católica y Pio Nono, debería ser considerado un santo.

En cuanto al debate propiamente dicho,  bastante florido por cierto, hay quienes opinan que la Iglesia no es liberal (en el sentido de abierta) aún hoy y quienes creen que sí lo es como Institución, pero  que algunos curas retrógrados como sería  el de R. Cessario  no lo son, por más docto en Teología que fuera. Otros siguen defendiendo a rajatabla al dominico reseñante, a Vittorio Messori y por sobretodo, a la actuación del Papa. Pero preocupante es  para mi la afirmación de Prof de Filosofía del Derecho Thomas Pink (citado  en este ensayo) en un artículo suyo fechado en 2012 "Conciencia y coerción" y subtitulado "El Vaticano II cambió la política, no la doctrina" de que el Derecho Canónico aún no ha cambiado la ley, la que a mi entender, aunque haya caído en desuso, sigue vigente.  A tal efecto  ver Canon. Cap. 3, L. 868, § 2 .




New York: Knopf, 1997. Paperback published byVintage, 1998.

El antropólogo e historiador David Kertzer, nac. EEUU, 1948, ha investigado ampliamente los documentos  del  caso  y escrito  este libro  que ha servido de base a la película de Steven Spielberg que está actualmente en su fase de producción.


http://www.imdb.com/title/tt3675680/

con Tony Kushner como Edgardo Mortara/Pio Edgardo Mortara 
y Mark Rylance como Pio Nono.




Como les dije queridos amigos en las dos entradas anteriores, la Historia siempre tiene mucha tela  y un caso como el de Mortara puede ser detonante de una serie de procesos en cadena. Cierto es que la Historia  forma parte de nosotros para lo bueno y lo malo  por lo que no podemos barrer ese pasado bajo la alfombra ya que  tarde o temprano nos salpicará en la cara. La única forma de superarlo es asumirlo como parte nuestra  por más oscuro que sea  y  darnos cuenta es el primer paso para un cambio. 

 Esta es la única forma de que podamos crear hoy un mejor futuro en el que todos los seres humanos estemos incluidos como parte de la gran familia que es la Humanidad. Por esta razón debemos  estar atentos cuando políticos de turno pretenden legislar la Historia que debe permanecer independiente y objetiva en cada una de sus parcelas, que desde luego, nos conviene sumar. Y cuántas más, mejor. 



9 comments:

Cayetano Gea said...

La sensatez, la racionalidad y el sentido común siempre han de estar por encima de la pasión y del fanatismo, del tipo que sean.
Un abrazo, Myriam.

Ester said...

Me ha recordado Osel, el niño granadino, al que pasearon por el mundo diciendo que era la reencarnación del guía espiritual de los budistas y lo recluyeron en un monasterio. Un abrazo

Ambar said...

No puedo estar más de acuerdo contigo, la Historia no se puede ni se debe modificar. Mirar la Historia con objetividad y aceptarla es la única manera de comprender los errores cometidos por quienes nos precedieron y de no volverlos a cometer.
Han sido tres entradas muy interesantes.
Un abrazo, Miryam

Manuel López Paz said...

La historia, el pasado, no podemos cambiarlo, pero el futuro no está escrito, puede cambiar según nuestras propias acciones. La historia enseña, el presente acciona, el futuro será como hemos accionado...

Tristemente lo repetimos todos...somos los único que tropezamos con la misma piedra 20 veces y tan campantes...

Besote

Paco Cuesta said...

Los políticos -por cierto como la Iglesia- suele utilizar la Historia de modo torticero.
Besos

Genín said...

Tanto los políticos como la Iglesia utilizan armas similares, por ejemplo, les encantan los pueblos ignorantes a ambos... :)
Besos y salud

Mari-Pi-R said...

Con el paso del tiempo se van descubriendo hechos de los que no hay que ignorar sean buenos o malos y me figuro que con la publicación del libro revelará hechos bastantes buenos.
Un abrazo.

Pedro Ojeda Escudero said...

El relato de la historia puede ser la peor forma de dominación, Myriam, estoy contigo.
Besos.

Ele Bergón said...

La Iglesia lo tiene desde su existencia, bastante bien montado para que perdure en el tiempo y así nunca se extinga.

Muy buenas entradas con un gran trabajo de documentación.

Besos