Friday, October 6, 2017

Maimónides (1135-1204) rabino, filosofo, médico, astrónomo, sefaradita, andalusí; todo en uno

Rabí Moshé ben Maimón al-Qurtibi

" De Moisés (el del Sinaí) a Moisés, no hubo otro Moisés"


Por Elisa Simon



Paseando por la bella Córdoba, entre las estrechas calles de la judería, muy cerca de la sinagoga mudéjar, se encuentra la estatua de rabí Moshe ben Maimon, conocido como Maimónides. Uno de los más grandes sabios andalusíes de todos los tiempos.





Permanecí de pie junto a su estatua, mientras observaba su figura de hombre maduro, sentado con un libro en la mano. Su mirada, puesta en el infinito, parecía serena y su postura muestra humildad y orgullo.  


Maimónides alcanzó en vida, el más alto reconocimiento como autoridad indiscutible y conocedor absoluto de la legislación rabínica. Sus obras se difundieron por todo el mundo medieval. Recibía a diario infinidad de cartas, donde jueces, rabinos e intelectuales pedían su opinión acerca de un tema legislativo o filosófico. 

En plena calle Judíos de Córdoba, me senté frente a su estatua, mientras innumerables turistas pasaban su mano por su zapato, anhelando adquirir más sabiduría ...

¿Dónde tendrían los ben Maimón su casa? Quizá por aquí cerca ... Procedía de familia de tradición de jueces rabínicos. Su padre era así y rabino de Córdoba. 

Moshé ben Maimón nació en el mes de Marzo de 1135.






Su padre fue el primer tutor del joven Moshé, quien le enseñó la Torá apenas empezó a hablar. Siguió con el aprendizaje de la caligrafía árabe y hebrea, así como lexicografía y gramática hebrea. Más adelante debió estudiar el Talmud. Aquí es cuando comienza a marcar su camino. Su padre y tutor que había estudiado en la Academia talmúdica de Lucena con los grandes maestros Joseph ibn Migash e Isaac el-Fezí, hizo que éstos influyeran profundamente en el joven Moshé. 

Moshé, aprendió el Talmud basado en el libro "Libro de las leyes" del rabino Isaac el-Fezí. El-Fezí, consciente de la complejidad del Talmud, lo redactó con la intención de facilitar su estudio. Intentó agrupar los temas y aclarar los comentarios e instrucciones para guiar a la comunidad en su vida diaria y explicó el significado de los términos más complejos. 


Con esta buena base de su aprendizaje, cuando Moshé celebró a los trece años su bar Mitzvá, ya gozaba de un reconocido nivel intelectual. 

En 1148 el mismo año de esta celebración, los almohades conquistaron Córdoba. Su política inicial fue la conversión o el exilio. 
La familia ben Maimón decidió emigrar a Almería, que por aquel entonces estaba bajo dominio cristiano. Allí vivieron nueve años, durante los cuales prosiguió sus estudios del hebreo y de la poesía hebrea y árabe. En tierras almerienses puede que haya escrito su primera obra "Diccionario de Términos de la Lógica" en 14 capítulos. Se trataba de un encargo, donde se le pidió, que explicara de forma concisa, el significado de la terminología técnica de la Lógica.  


Continua leyendo esta fascinante historia de vida aquí




10 comments:

Rita Turza said...

Es un verdadero placer leerte.

Un fuerte abrazo, Myriam.

Javier Rodríguez Albuquerque said...

Le conozco, he estado en esa plaza.
Un personaje fascinante.
Musu handi bat.

manouche said...

He tenido, hace tiempo, la misma emocion que tu delante su figura toda de paz y harmonia...

Ester said...

Qué casualidad, ayer mi nieta nos dijo que habían estado hablando de él en le cole, le dije que le buscaría fotografías y charlaríamos sobre el tema este fin de semana. Gracias y un abrazo

Genín said...

Una biografía tan interesante hay que seguir leyéndola claro :)
Muchas gracias
Besos y salud

Manuel López Paz said...

Hola Myriam:
Una biografía más que intereante. Ya le conocía debido justamente a su influencia en la medicina.

Estuve ahí al lado de la estatua en Córdoba ya hace unos 5-6 años más o menos.

Besote

Katy Sánchez said...

Sin duda uno de los grandes de todos los tiempos. Bss

Micaela said...

Un gran maestro, sin duda. Tenemos mucho que aprender de todos los filósofos antiguos. Un fuerte abrazo. Espero que estés bien.

Pedro Ojeda Escudero said...

¡Qué gran cultura la andalusí! Nunca está de más recordarla.
Besos.

ELOY GONZÁLEZ CORRO said...

Lo estudié junto con el médico Averroes en mis estudios de Derecho. Se trata del mayor exponente del pensamiento filosófico/jurico del pueblo sefardí. En la antigua Sefarad se siguen estudiando hoy en día en las universidades públicas y privadas.