Monday, October 16, 2017

Ancianos con pimienta ¡Chapeau! (1) Nueve -de los muchos que hay en el mundo- que aún siguen trabajando

Lo creas o no, en realidad hay gente por ahí que disfrutan trabajando. Tanto, de hecho, que que siguen pegados al trabajo, más allá de lo que se considera generalmente edad de retiro. Sabemos que están ahí afuera, así que pensamos que les hablaríamos de ellos. Aquí hay una lista de ocho personas [que son nueve]  de todo el mundo que siguen desafiando al Señor Tiempo  al cobrar el sueldo mensual. (Artículo escrito por Sachs Pons, trad. por mi con un mínimo agregado regio entre corchetes. A pié de pag. el enlace a la fuente)

David Goodall, 103 años, de Australia


(Foto: Twitter)

es el científico activo más antiguo de Australia. La ciencia es una exploración interminable de lo desconocido, lo que puede explicar por qué, a los 103 años de edad, David Goodall todavía está trabajando en  este campo. Influyente en el desarrollo temprano de los métodos numéricos en ecología, particularmente el estudio de la vegetación, él ganó su doctorado hace 76 años. Por su duro trabajo y longevidad fue galardonado con la Orden de Australia en 2016.


Loraine Maurer, 94, de Estados Unidos




La comida rápida puede ser poco saludable, pero está haciendo mucho bien a Loraine Maurer. A los 94 años sigue trabajando en McDonald's en Evansville, Indiana, donde trabaja desde los 50 años. Trabaja los viernes y sábados, pero se dice que aparece casi todos los días. Lo que es más, ella trabaja el turno temprano, levantándose a las 3 a.m. para perforar la tarjeta de presentismo a las  5 de la madrugada madrugadísisma. .



Walter Bingham, 93, Israel  


(Foto: YouTube)
 
Walter Bingham, de 93 años, es el periodista activo más antiguo de Israel. Walter Bingham actualmente es el anfitrión de dos programas de radio, "Walter's World" y "The Walter Bingham File" - en la Radio Nacional de Israel y Israel News Talk Radio, respectivamente. Recientemente fue nombrado por Guinness World Records como el anfitrión de talk show de radio más antiguo del mundo, lo que inevitablemente significó que este  residente de Jerusalén se convirtiera en el objeto de la atención de los medios de comunicación. Por lo tanto, cuando se le preguntó cómo lo está soportando tanto física como mentalmente, pulló con ironía: "En un buen día siento que tengo 40 años, y en un mal día, como de 50"


 Prince Philip, 96,  (y la Reina Elizabeth II, 91) de Gran Bretaña:

  (Foto: Chris Jackson / Getty Images)

Príncipe Felipe, Duque de Edimburgo, es el consorte más antiguo de un monarca británico reinante, habiendo estado al lado de la reina Isabel desde que asumió el trono en 1952. Aunque recientemente anunció su jubilación, seguirá desempeñando activamente sus funciones reales hasta el otoño - incluyendo el servicio en el consejo de aproximadamente 800 organizaciones diferentes alrededor del mundo.

[Y  Su Majestad la Reina Isabel II, 91, que incluso ha ganado a la Reina Victoria en tiempo de reinado. Una de sus citas reza "Todo tiene que ver con el entrenamiento: puedes hacer mucho si estás debidamente entrenado"].


 
 Betty Reid Soskin, 95, de Estados Unidos

 
(Photo: National Park Service)

La vida anterior de Betty Reid Soskin la convirtió en una autoridad en su actual. Una compositora popular durante el Movimiento por los Derechos Civiles, hoy, a la edad de 95 años, es una empleada del Servicio de Parques Nacionales, donde trabaja en el Parque Histórico Nacional Rosie  en Richmond, California. El museo se centra en el papel de las mujeres, especialmente las mujeres afroamericanas, en la primera mitad del siglo XX. 



Jiro Ono, 91, de Japón



 (Foto: YOSHIKAZU TSUNO / AFP / Getty Images)
 Jiro Ono recibiendo  a sus estrellas del director de Guía Michelin Jean-Luc Naret. 


Jiro Ono se hizo mundialmente famoso por su sushi después de un documental que se hizo sobre él en 2011. Jiro Ono es considerado por muchos como el mayor artesano de sushi vivo y se le atribuye métodos innovadores utilizados en la preparación moderna. Gracias a un documental popular sobre su vida, "Jiro Dreams of Sushi", se ha convertido en una celebridad fuera del mundo culinario. Conseguir un asiento en su pequeño restaurante en Tokio, "Sukiyabashi Jiro",  es casi imposible, por no hablar del coste: que es de la super-módica  suma de $ 300 por cubierto  para una comida de 30 minutos.


Anthony Mancinelli, 106, de Estados Unidos



Anthony Mancinelli empezó a cortar el cabello cuando Calvin Coolidge entró en la Casa Blanca (o sea,  en 1923) y todavía pasa sus días en su tienda en Nueva York de pie sobre las cabezas de pelo, cortando con sus tijeras de confianza. Este joven de 106 años fue recientemente nombrado el barbero más antiguo del mundo por Guinness World Records, y no tiene planes de retirarse pronto. 



Doc Price, 85, de Gran Bretaña



 (Foto: Twitter)

El Artista de tatuaje  Doc Price.Doc realizó su primer tatuaje en 1962 y ha estado trabajando profesionalmente como un artista del tatuaje desde 1964. A los 85 años, Doc Price es el bebé en esta lista, pero la naturaleza de su carrera lo convierte en una inclusión digna. Se cree que es el artista de tatuajes más antiguo del mundo. Según su estimación, ha tatuado 40 acres  (poco más de 16 hectáreas)  de tinta sobre la gente desde que se inició en esta profesión en 1964. 

 Fuente: De Zach Pontz | From the Grapewine, public. Jueves, 29 de junio de 2017

 Zach Pontz es escritor y fotógrafo para From The Grapevine. En su tiempo libre le gusta vagar por ciudades aleatorias.


Así que, amigos,  ¡Respetando y saludando con sombrero arriba hip, hip, hop! 

¡Hurra! y ¡Chapeau!


No sólo  estos  y otros, son ejemplo y motivo de admiración, también deberían tapar las bocas de quienes consideran "inservibles" o "decrépitos" a los ancianos  e ignoran que no todo es vejez patológica con Alzheimer y otros tipos de demencia senil, sino que existe lo que muchos se empecinan en negar: una vejez  sana, digna y respetable, en la que aunque la mayoría no trabaje, puede tenerla y vivirla llena de intereses  y creatividad.





17 comments:

Javier Rodríguez Albuquerque said...

No sé si alegrarme o entristecerme.

Está bien disfrutar con el trabajo, sería lo deseable para todo el mundo. Pero de ahí a que toda tu vida gire en torno al trabajo, hay un abismo.

Como siempre en estos casos, habrá de todo, por supuesto, pero mi opinión es que la vida es mucho más rica que el trabajo, aunque disfrutes con él.

Musu handi bat.

Emilio Manuel said...

De todos los trabajos, aunque el de la reina de Inglaterra no se puede considerar como tal, solo el científico puedo entender que se puede hacer por el placer de descubrir algo nuevo y útil para la humanidad. Que una persona después de 40 o más años de trabajo, generalmente, por cuenta ajena, tenga que seguir trabajando muestra una educación demasiado volcado al capital.

Hace unos días apareció una noticia en la que una joven periodista japonesa de 31 año muere por exceso de trabajo.
http://www.abc.es/internacional/abci-periodista-nuevo-caso-muerte-exceso-trabajo-japon-201710050856_noticia.html

Saludos

Pedro Ojeda Escudero said...

Y todo lo que pueden aportar. Seguir activos más allá de la esperada jubilación. Es bueno para la sociedad, sin duda.
Me gustan mucho estas entradas tuyas con un contenido tan social y humano.
Besos.

Ester said...

Se supone que trabajan por que les gusta, y si quieren hacerlo nada que objetar, algunas personas no saben hacer otra cosa, no saben cambiar el ritmo. Un aplauso para ellos y para ti un abrazo

manouche said...

Comme dit la chanson:
"Le travail c'est la santé
Rien faire c'est la conserver"....

Cayetano Gea said...

El trabajo da vida, siempre que sea placentero o responda a una intensa vocación.
Un abrazo, Myriam.

Paco Cuesta said...

Es que el concepto de anciano ha cambiado mucho.
Besos

Manuel López Paz said...

Tengo un paciente de 106 años, que sigue haciendo sus artesanías. Y otra de 102 que sigue cosiendo y sin gafas...

Mientras te guste, el trabajo gratifica. Esto me lo han demostrado estos abueletes.

Besote

emejota said...

De acuerdo con Cayetano. De todos modos al margen de la genética, el truco consiste en no parar. Me pregunto si compensa aguantar mas de lo mismo a la humanidad o si se encierran en su burbuja mental para ser felices.

Genín said...

Pues la verdad es que yo todos los dias lamento no haberme podido retirar antes del trabajo obligatorio, estoy encantado con mi vida actual a pesar de lo exigua que es mi pensión, tengo suficiente para vivir sin tener que trabajar para ganarme el pan, porque aunque quizá trabaje mas que antes, pero solo en lo que me gusta y me produce satisfacción, pero no por necesidad.
Besos y salud

tecla said...

Yo creo que nacemos programados y preparados para vivir el tiempo que tenemos que vivir. Y que la vida entera es partícipe de todo cuanto nos tiene que pasar.
Somos nosotros los que vivimos en la ignorancia.
Una entrada muy interesante, Myrian.

Abejita de la Vega said...

El que siempre fue zángano no va a cambiar.
Besos de una jubilada que no para.

Diana de Méridor said...

Qué maravilla! Yo quiero llegar a sí.
Aunque, sinceramente, no sé si habrá muchos hombres valientes dispuestos a ponerse en manos de un barbero de 106 años. Verlo acercarse con la navaja en la mano debe de inquietar un poco.

Feliz día

Bisous

Ele Bergón said...

Está visto que para estos hombre y mujeres y otras muchas como ellas, el trabajo les da salud.

Cada persona es un mundo y a mí lo que no me atrae, es tener que cumplir un horario. Llevo siete años jubilada. No he parado, como dice Abejita,pero siempre a mi aire y siendo dueña de mi tiempo, esa es mi prioridad. De todas formas enhorabuena porque estas personas tan longevas nos sigan aportando todo su trabajo y conocimientos que son muchos y muy importantes.

Besos

Kasioles said...

Hay que hacerles una reverencia a todos, su constancia y longevidad es digna de ello.
A mí siempre me han enseñado que los mayores eran una extraordinaria fuente de sabiduría y experiencia, de siempre los he respetado y admirado.
A los que presiden hoy tu entrada, constituyen un admirable ejemplo a seguir ¡quién pudiera!
Como verás mi ordenador vuelve a funcionar, espero dure mucho su actividad y podamos seguir en contacto.
De momento aprovecho para dejarte un fuerte abrazo.
Kasioles

Ambar said...

Disfrutar de lo que se hace y hacerlo con pasión es ,tal vez,el motor que impulsa a no ver el paso de los años como la llegada de la decrepitud.
Admirables, sin duda, los personajes que nos presentas pero, afortunadamente, hay muchos más.
Besos Myriam.

Chelo said...

¡Qué interesante, Myriam! Menuda genética...Me ha llamado la atención que David Goodall se sacara el doctorado con 76 años, madre mía, si a esa edad normalmente las facultades están muy mermadas.
Genial post, ¡un beso!