Thursday, May 5, 2016

Dia de conmemoración del Holocausto (en Israel)



A la caída del sol del miércoles se bajaron las banderas  a media hasta y  a las 20 horas  se encendieron 6 antorchas, una por cada millón exterminado durante el Tercer Reich, dando comienzo al acto. Las sirenas sonarán hoy a las 10 de la mañana con  2 minutos de silencio en recuerdo de las víctimas del Holocausto.   Cerca del aniversario del levantamiento  del Gueto de Varsovia, ocho días antes del día de la independencia del Estado de Israel,   desde 1952,  se viene marcando esta  conmemoración (de acuerdo al calendario lunar hebreo, en lo que resulta una fecha movible gregoriana). Desde 2005, según resolución  60/7 de las Naciones Unidas,   el Día internacional de Conmemoración del Holocausto se celebra el 27 de Enero,  fecha en recuerdo del día de la liberación por el ejército soviético del Campo de Exterminio de Auschwitz, símbolo de todos los campos nazis  de concentración y de extermino.  Z¨L .

Como en medio del horror, además del mal en su esencia más pura, también puede mostrarse el bien  desinteresado y la conducta altruista, porque siempre hay una opción distinta a la de plegarse a la norma  y porque esa conducta a mi me reconcilia con la Humanidad,  es que quiero hoy traer algunos ejemplos muy  breves, como pinceladas de luz y de esperanza en las tinieblas:

Desde el año pasado en Agosto, una calle en Jerusalén  lleva  su nombre: Moshe  (Miklus)  Krausz, a quien hasta ahora no se había  homenajeado como  lo merecía, cosa que él jamás reclamó.



¿Pero quien era este héroe -bendita sea su memoria-  y que hizo?   la magnitud de su intervención para salvar vidas ha sido ampliamente investigada por  la Dra Ayala Nedivi para su tesis de doctorado (1).  Moshe Krauzs, judío el mismo, quien  falleció  en Jerusalén en 1986 a los 76 años, fue el Director de la Oficina de Palestina (Agencia Judía) en Budapest  durante 1943-1945;  desde 1942 comenzó a trabajar en estrecha colaboración con Carl Lutz, consul suizo, de quien hablé en esta entrada, junto con otros diplomáticos que salvaron judíos de la muerte (España, Suecia, Vaticano, Portugal y  Cruz Roja). Ellos dos orquestaron  un plan de rescate (que adoptaron las otras delegaciones) que consistía en adquirir casas seguras, plantar la bandera, en este caso  de la delegación suiza,  como si fuera territorio  de ese país,   otorgar los   Schutz-Pass (cartas o pasaportes de protección)   a cuantos pudieran y facilitar la inmigración a Palestina, que estaba bajo mandato Británico e imponía una cuota migratoria que no podía excederse.   Las cartas de protección eran individuales, pero ellos las multiplicaban entregando una por familia para que alcanzaran a más personas y siempre numeradas de 1 a 7.800 si esas eran las conseguidas o de 1 a 3.000  y volvían  a empezar con la numeración  para que los nazis no sospecharan de ver números altos que ellos nunca hubieran permitido.



                    
Esta  Casa de Vidrio -como se la llamó-  en  la calle Vadasz Nro 29 de Budapest,  era una fábrica de vidrio  propiedad de Arthur Weis (asesinado por los nazis días previos a la liberación),  quien se la  cedió a  Moshe Krausz, allí albergaron como pudieron a 3.000 refugiados.   En el interior había oficinas, un patio y almacenes. La gente dormía sobre las mesas y debajo de ellas,  y en los rincones, apiñados en grupos afines (religiosos, laicos, familias, conocidos). Cada uno tenía una maleta que servía de armario y separador entre personas. Sólo había cuatro o cinco baños y las colas siempre eran largas. Se bañaban una vez por semana. La mujeres lo hacían adentro, utilizando un cubo de agua helada y tapadas por una cortina; los hombres se bañaban en el patio con temperaturas bajo cero.   

Como el partido pro-nazi  húngaro de la Cruz Flechada había derrocado en Octubre de 1944 al gobierno del almirante  Miklos Horthy  y Adolf Eichmann había ido a  Hungría  a supervisar personalmente las deportaciones,   que ya eran muy rápidas pero que las quería aún más rápidas, todo  se tornó aún más peligroso.

El escritor Eli Wiesel, en sus memorias  (2), cuenta como María, una paisana húngara que había sido ama de llaves de la familia (que eran seis personas)  se los llevó a todos ellos a  la  la pequeña cabaña en su pueblo,  ella encargándose  de proveerles comida, etc etc.  Ella,  una paisana sencilla y generosa los cuidaba, cuando otras amistades con poder y medios les dieron la espalda. Las Deportaciones  de Hungría hacia los Campos de la muerte comenzaron el 15 de mayo de 1944.

En el lapso de  dos meses  437.402 judíos  fueron deportados en 147 trenes, la mayoría asesinados nomás llegar a Auschwitz. Al recibir el testimonio  detallado de dos supervivientes  que lograron escapar de Auschwitz, la Comunidad Internacional presionó para que se detuvieran las deportaciones y lo lograron por un breve tiempo.

Hubo oficiales dentro  del Ejército Húngaro que trataron de impedirlas, tal el caso del  Capitán  Kalman Horvath, que a  toda velocidad reclutaba judíos   para armar un batallón de trabajo y así salvarlos de la deportación (tendrían  que haber sido  entre 18- 48 años) pero él tomaba a todos los que podía  de entre 15 y 65, incluso más.  Un testigo recuerda como el reunió  a toda prisa a todos los que pudo en un patio cuando el Comandante de  los Cruz Flechada  lo increpó de interferir con "sus judíos"  pero el capitán ordenó a su compañía rodearlos para protegerlos y le gritó al Comandante que esta era gente del pelotón de Trabajo y luego se giró hacia ellos y les ordenó marchar rápido hacia la salida. Se salvaron (3).

Otros pagaron su osadía arrojo y generosidad con la vida, tal el caso de la británica Jane Haining  arrestada por la Gestapo y deportada a Auschwitz en dónde  fue asesinada. Ella había estado cuidando 400   jóvenes mujeres judías  que estudiaban en la Escuela de la Misión de la Iglesia  Escosesa  de Budapest (3).


Bendita la memoria de cada uno de estos héroes y de todos aquellos que no nombro.  Personas  comunes y corrientes que hicieron  la diferencia.

Personas comunes y corrientes    con altruismo, con empatía, con generosidad.
Personas que demuestran que  aún hay esperanza.

Y  Z¨"L  -  Bendita sea la memoria  la memoria de las víctimas, cuyos nombres uno a uno,  a las 11.00,  hoy, serán leídos en el Parlamento.


Notas:

(1)  Nedivi Ayala, "The Palestine  Office in Budapest: Its Actions in saving Jews from 1943-1945 and Their Formulation in the Collective Memory"
(2)  Wiesel, Edi, "Memoirs All Rivers run to the Sea", pag. 63  citado por (3).
(3) Gilbert, Martin "Righteous. The unsung heroes of the Holocaust" Black Swan,  Great Britain, 2002  Pags  464 y 465


Más  sobre el Holocausto en Hungría aquí


Las fotos son de la Red.






14 comments:

María Luz Evangelio said...

Has escrito un texto sencillo y emotivo, además te has centrado en los comportamientos que nos traen esperanza. Gracias.

Emilio Manuel said...

Si no me equivoco, aunque puede que así sea, hace unas fechas pude visitar la sinagoga en la que se originó, lo que la historia llama, "solución final" fue la noche de los cristales rotos del 9 al 10 de noviembre de 1938, ahí comenzó todo.

Saludos

Ambar said...

Has hecho una bonita entrada: un recuerdo de del holocausto y de la vergüenza de la humanidad y al mismo tiempo un homenaje a las personas que arriesgaron sus vidas para ayudar a los demás.
Besos Myriam

Cayetano Gea said...

Frente a la perversidad, siempre hay, afortunadamente, gente humanitaria y con conciencia que es capaz de hacer cosas por los demás, incluso arriesgando lo suyo.
Una pesadilla, la nazi que, esperemos, no vuelva a resurgir; aunque es épocas de crisis siempre se incuba el huevo de la serpiente.
Un abrazo, Myriam.

María said...


¡Qué tristeza taan grande que la humanidad tenga que conmemorar el horror para que no se olvide y que aun así, día a día, mes a mes y año a año no deje de repetirse versionado de mil formas y en millones de seres humanos que como en le holocausto nazi generó tantísima muerte inocente, tantísimo drama humano, tantísimo dolor evitable si la mente enferma de unos pocos humanos no consiguieran ese poder que doblega y acalla incluso a las buenas personas!

En fin preciosa, menos mal que siempre habrá buenísimas personas como las que nombras, como tú, que están ahí para que quienes sufren tengan un poquito de esperanza. ..no la pierdan. Dentro de los seres humanos está lo mejor y lo peor de la naturaleza, en esta celebración se tocan ambos polos.


Un beso inmeeenso mi querida MYR!
Gracias por recordarnos a los humanos que nos recuerdan que lo somos.

Manuel López Paz said...

Hay muchos (anónimos o conocidos que siempre hacen que tengamos esperanza en la especie humana...Porque esa es nuestra nacionalidad: HUMANOS, aunque se nos olvida muchas veces.

Besote guapa.

Myriam said...


Gracias a todos por vuestras palabras.

EMILIO: según lo veo yo, el inicio fue con las leyes antisemitas de Nuremberg que pasaron los Nazis en el Reichtag a mediados de Sept- de 1935, con ellas la violencia quedó institucionalizada. Otros te dirán que se inició ya desde el momento en que Hitler asumió la Cancilleria, Goebbels era su Ministro de propaganda (con su campaña de odio y mentiras) y Goering Presidente del Reichtag y etc, etc, pero principalmente por el Boycot a todos los comercios judíos del 1 de abril de 1933 y la Ley del 7 de abril de 1933 de la "Restauración del Servicio Público" en que se prohibió a los judíos ejercer cargos públicos.

Abrazos a todos

Myriam said...

ah!, y me olvidaba: Goering fundó la Gestapo en 1933 y
lo puso a H. Himmler al mando. Y el 9 de marzo de 1933
abrió en Campo de concentración de Dachau, cerca de Munich,
en el que se empezaron a encerrar enemigos del régimen (comunistas, etc), este campo fue el modelo para los demás que se abrieron posteriormente.

Myriam said...

Y ahora que lo pienso, quizás tengan razón.

Bertha said...

A medida que se va leyendo este texto tan emotivo y a la vez tan lleno de sensatez, a que no se vuelvan a cometer los mismos errores (una cosa es perdonar pero sin olvidar) ,te vas dando cuenta que siempre hay alguien que aunque sea el que menos se ve es el que más luz desprende con sus buenas acciones y deja una puerta abierta a que se siga teniendo esperanza en el ser humano y es, cuando te da vergüenza quejarte por nimiedades ante tanto horror.

Un abrazo enorme estimada Myr.

Javier Rodríguez Albuquerque said...

¡Qué importante es mantener la memoria viva para no volver a repetir terribles errores!
Un beso.

Pedro Ojeda Escudero said...

MI cariño y solidaridad, Myriam.
La memoria siempre es necesaria.
Besos.

Ildefonso Robledo said...

El mal siempre nos está acechando, amiga... Siempre... Está implícito en la naturaleza humana...

Ojala la Humanidad nunca olvide, porque el mal sigue a nuestro lado, muy cerca de nosotros...

Un abrazo

Abejita de la Vega said...

Mientras les recordemos vivirán con nosotros.
Mi solidaridad desde Sefarad.