Tuesday, March 22, 2016

Crepúsculo sobre Berlin ( Exposición sobre el arte proscrito por el Tercer Riech 1905- 1945) - y 5

Viene de aquí


Política y Trauma


Cuando  la Primera Guerra Mundial llegó a su fin y el Kaiser Guillermo II  abdicó en Alemania  la revolución (de izquierda) parecía posible. A pesar de que  los levantamientos de izquierda producidos de  1918 a 1919  fueran  derrotados por las fuerzas armadas que actuaban  en consonancia con el Partido Socialdemócrata que  había tomado las riendas del gobierno, la situación política volátil inspiró a muchos artistas en la creencia de que  la sociedad se emanciparía pronto,  sus obras de esta época están llenas de intensidad emocional y el fervor político.

El rango estilístico del arte políticamente comprometido en la República de Weimar se mantuvo amplio,  abarcando grupos o individuos con diferentes orígenes y estilos. El  Grupo Noviembre, radical de izquierda  (llamado así por ser ese  el mes en el que comenzó la revolución alemana),   se formó en Berlín en diciembre de 1918. Su objetivo era promover la renovación nacional a través del arte mediante la creación de un diálogo entre los artistas y las masas. El Grupo Noviembre incluía una variedad  de lenguajes artísticos desde el   cubismo y el  expresionismo hasta la  abstracción y el  realismo.

Muchos artistas de vanguardia siguieron  comprometidos con el socialismo en los últimos años turbulentos de la República de Weimar y las obras de la década de 1930 reflejan el clima de carga política de la época y la energía agresiva. La Asociación de Artistas Visuales revolucionarios -cuyos miembros pertenecían al Partido Comunista Alemán-  prefirió el realismo proletario al formalismo estético. Deplorando la situación de los pobres y  los efectos del desempleo, muchas obras de arte fueron infundidas  de una profunda  conciencia social Algunos  quedaron en deuda con el expresionismo, el uso del color, el gesto, y la textura para  transmitir la precariedad de la existencia humana.

Aún procesando el trauma  de sus experiencias militares o civiles de la Primera Guerra Mundial, en la década de 1930 y durante la Segunda Guerra Mundial,  numerosos artistas que  habían perdido sus puestos de enseñanza, fueron reclutados para el servicio militar, o se exiliaron, con una fuerza interior admirable, continuaron luchando para lograr formas artísticas válidas; exponiendo la cara del trauma librando  lo que podría llamarse "una guerra a la guerra".





         "Ecce homo "
óleo sobre tela, 1931
por Josef Scharl ( Alem, 1896- 1954

Este es  un retrato dramático y antimilitarista de un veterano desfigurado por la guerra que refleja la experiencia traumática del propio artista que fue enterrado vivo en una trinchera durante la Primera Guerra Mundial,  que tuvo su brazo derecho paralizado durante un año,  y que sufrió toda su vida de terribles dolores de cabeza como consecuencia de sus heridas de guerra

Media cara mira la guerra y la otra mitad, convertida en una masa de carne
ha quedado ciega por ella



Los jugadores de cartas, oleo sobre tela y collage,  1920
por Otto Dix ( Alem 1891-1969

Este grotesco collage antimilitarista de Otto Dix fue creado justo antes de su transición Dada a nuevo realismo critico social. La pintura describe a tres soldados desfigurados horriblemente en un café jugando Skat, un juego de cartas popular alemán
Este cuadro es una documentación de los horrores provocados por la guerra  minando  el ideal heroico alemán y, por supuesto, desató la ira de los nazis que seleccionaron 26 de sus obras para  la Exposición de arte Degenerado de 1937  en Munich


Y para terminar  con esta magnífica y cruda Exposición en el Museo Israel de Jerusalén abierta al público hasta el 7 de Junio de 2016




¨Los pilares de la Sociedad
óleo sobre tela, 1926
por George Grosz ( Alem, 1893.1959


George Grosz  partició en Dada Berlín y fue un exponente líder de la Nueva Objetividad, denunciando la inmoralidad de la sociedad alemana  a través de  caricaturas de prostitutas y oportunistas. En este cuadro vemos en el fondo una casa quemándose y un soldado que van pasando
  y en primer plano a los cuatro pilares de la Sociedad
.un experto legal empuñando un arma y en la corbata una esvástica
un periodista con una vacinilla en la cabeza y la pluma hipócrita
Un político con excrementos humeantes en su cerebro
un  rubicundo capellán militar con ropas de clérigo

Un total de 285 obras de George Grosz fueron  confiscadas  por los nazis y 20 fueron  presentadas en la Exposición de Arte Degenerado  en Munich de 1937







7 comments:

Cayetano Gea said...

Un buen recorrido el que nos has brindado por las expresiones plásticas del siempre interesante periodo de entreguerras. Una época muy atractiva aunque terrible. Mis felicitaciones.
Un saludo, Myriam.

Cayetano Gea said...

Muy sugerente la imagen del político con excrementos en su cabeza.

Manuel López Paz said...

El político con los excrementos humeantes...En España tenemos muchos así...

Besote guapa. Muy buena serie

Genín said...

Uf! Que cuadros tan repelentes, considerados arte aparte... :(
Besos y salud

sabores compartidos said...

Bueno digamos que no es mi visión del arte preferida pero el último cuadro bien podia representar a nuestros politicos.
Besotessssssssssss

Isabel said...

Muy interesante, Myriam.
Gracias por tus buenos deseos. Igualmente para ti, descanso y paz.
Abrazos.

manouche said...

Para mi todo eso huele a drama...