Thursday, January 14, 2016

Juan Manuel Blanes (1830-1901), el pintor reportero de Uruguay, o el primer pintor, o el pintor de la patria.


                               Episodio de Fiebre amarilla  por
                                 Juan Manuel Blanes (1830-1901)
        Realizado: c.1871
                       Técnica: Óleo   Soporte: Tela
               Medidas: 230 x 180 cm


Llamado «el pintor de la Patria» fue un persistente autodidacta hasta que el gobierno le otorgó una beca para formarse en Europa.(...)

Representante del academicismo europeo, por sus cuadros desfilan gauchos y batallas, hechos y protagonistas. En este caso, la terrible epidemia de fiebre amarilla en Buenos Aires, ha sido plasmada en esta tela de gran formato que es una de las piezas emblemáticas del Museo Nacional de Artes Visuales de Montevideo.

Gracias al parte policial del Comisario Lisandro Suárez, se sabe que la mujer en el piso era italiana, se llamaba Ana Brisitiani y vivió en un conventillo de la calle Balcarce hasta encontrar su trágico fin el 17 de marzo de 1871. Los médicos, el Dr. Roque Pérez y su colega Manuel Argerich, poco tiempo después de ser pintados por Blanes, serían también víctimas de la enfermedad que combatían.

En esta obra se ve reflejado todo el dramatismo de la escena, un pequeño niño junto a su madre caída sin vida en el suelo de la habitación, los médicos asombrados y conmovidos en la puerta dirigen la mirada a la mujer y su hijo sin percatarse aún que tras la puerta en la semipenumbra de la habitación el padre de la criatura también yace muerto. La luz que se filtra desde la calle se derrama en el punto focal del cuadro que es una obra cúlmine de este autor. Juan Manuel Blanes fue a su modo un reportero de su tiempo.


Fuente:

Museo Nacional de Artes Visuales, Montevideo, Uruguay.

-----

 Más:

Juan José Blanes y  su papel  en la pintura uruguaya del Siglo XIX, 
por Mónica salandru y  Fernando Rodríguez Compare

 Museo de Bellas Artes, Juan Manuel Blanes. Montevideo,  Uruguay.



8 comments:

Pedro Ojeda Escudero said...

Gracias por dármelo a conocer. Impresionante.
Besos.

Manuel López Paz said...

La escena es muy realista...Ese nene me abrió un huequito en el corazón

Besote

Sneyder C. said...

De un realismo impresionante.

Un cálido abrazo

Abejita de la Vega said...

¡Qué realismo!
¿Fiebre amarilla? Tremenda escena.

Besos, Myriam.

El cura Julián enamorado ¿verdad?

Gustavo Yandros said...

Interesante el cuadro. Sobre todo por la manera en que esta representado. Si, en Buenos Aires dicen que la fiebre amarilla se produjo porque tiraban todo el resto de la carne que no les servia al Riachuelo. Ahi empezo la contaminacion de ese arroyo. Deberia ser un asco jaja. Por esa epidemia dicen que actualmente no queda nada de la poblacion negra que habia en le epoca colonial. Aunque hay otras versiones que fueron echados del pais. Te mando un abrazo

Ildefonso Robledo said...

Una obra impresionante... Con un dramatismo tremendo...

Un abrazo doble, amiga

Paco Cuesta said...

Sobrecogedor y preciso. Es difícil conocer todo el arte, pero algunos autores debían ser obligados. Gracias Myr.
Besos

Ele Bergón said...

¡Cuánto nos queda por aprender!

Besos