Friday, April 17, 2015

La tecnología de comunicaciones, mis amigos y yo


Hoy tenemos tantos aparatos y vías para comunicarnos, que hasta me está pareciendo una selva. Voy a poner un ejemplo personal para explicarme mejor: tengo además de mi querido blog,   Facebook con chat, Gmail con chat, Google + con hangui-algo (si quiero, que no lo uso, porque ¡Hombre! ¡Ya es demasiado!)  Yahoo,  Teléfono de casa, teléfono móvil (con un Nro bastante nuevo), WhatsApp, timbre en la puerta de mi apartamento, timbre de la entrada al edificio.  

Sucede con alguna frecuencia,   que cuando suena un timbre empiezo a saltar entre los aparatos para ver cuál es el que  está sonando y por donde me están llamando. El otro día, sin más sentía un timbre y dale que dale yo parecía un mono saltando  de rama en rama y nada de nada,  resultó que era el teléfono del vecino.  Y yo los sonidos agudos los  escucho muy bien,   demasiado, diría yo; eso y que las paredes…. ¿qué les voy a contar de paredes? Sigamos, mejor,  con el tema  en cuestión.

Hablábamos, pues,  de tecnología comunicacional-timbrológica. Y aquí viene otro ejemplo: Desde hace días que me estoy tratando de comunicar con una amiga muy querida en Argentina.  Le envío un cartelito de saludo por WhatsApp: “Hola”.  Nada, no me contesta. Dejo pasar uno o dos  días y pruebo con " Buenos Días",   tampoco obtengo respuesta. Pienso que no los vio, o que no ha tenido tiempo de contestar. Pasan  dos o tres días más e  insisto:  “¿Cuándo hablamos?”.   Esta vez me contesta: “¿Dónde estás?”  Le respondo:  ”En casa, te llamo por Skype, lo prendo ahora”.    Cuando lo prendo, su contacto no me aparece. Pero que raro, pienso, sí yo lo tenía,  ¿No  fue por ahí que hablamos la última vez? ¿O fue por WhatsApp? ¿O por Gmail? ¿Con Cámara? ¿sin? ¿Pero si nos tiramos besos y batimos las palmas?  ¡Ahhh no, eso fue con mis nietas (qué están di-vi-naaas!).

De su parte, mi amiga  pensaba: ¿De quién será este Nro. no identificado?  Y ¿por cual Skype me  va a llamar si no me anda esa cosa, ni sé cómo arreglarla?   Ella  no tenía ni remota idea de quien la estaba llamando -¿Para qué firmar un mensaje de WhatsApp, verdad?-  y   discretamente  trataba de averiguar quién  quería hablarle,  por eso me largó ese lacónico: "¿Dónde estás?", pero obvio,  mi neutro: “En casa…” no le dio muchas pistas que digamos. Es que, de un tiempo a esta parte  he decido ser más escueta y parca en mis mensajes, digamos que con un toque de clasisismo (me da por épocas) Ella no lo sabía, ya que últimamente había estado algo exuberante, digamos como barroca  tirando a rococó.   Por lo visto, el cambio de estilo es incompatible con la selva.  Al final, sí, nos comunicamos, por vía tradicional eriksiana, claro que  pasaremos a una gratuita cuando me informe que ya actualizó sus aplicaciones,  y esta vez le daré señales inequívocas de que soy yo, no vaya a ser que la próxima, crea que soy el virus-de-san-benito y me bloquee.


Nota. Cualquier parecido con la realidad NO es mera coincidencia ;-) . Cariños a todos mis amigos blogueros, FeisBuqueros, Glooglepluseros, etc, etc y saludos a los paseantes.



Foto mía de la obra de Thomas Heatherwick  (Nac. en Londres, 1970). Designó el Pabellón de UK en la Exposición Mundial de Shangai de 2010, en el que ilustró el interés británico por la ecología. Desde 2009 investiga en técnicas de Extrusión, (aquí enlazo la definición). 





17 comments:

Antonio Jesús said...

Cualquier parecido con la realidad es realidad....un saludo desde Almería....))))
http://visual-anjespinosa.blogspot.com.es/

Milena said...

Jajaaa, Myriam, buenísimo... estamos en plena selva, al principio yo me tensaba un poco pero ya me di cuenta que mejor andar relajado... :D

Me dan ganas de ponerte palmitas de esas pero creo que aquí no aparecen...

Besos y sonrisas

José Núñez de Cela said...

Hay ocasiones en que parece que la comunicación sea más importante que lo que se comunica.

En estos tiempos todo lo queremos resolver al instante y no reconocemos que eso no es posible siempre.

Saludos!

Javier Rodríguez Albuquerque said...

Uf! Creo poder afirmar que todos tenemos historias (histerias) similares. :-)

Rafa Hernández said...

Con tanta comunicación, estamos perdiendo la comunicación y el dialogo con la gente.

Besos.

Tracy said...

Ese tema me suena ringggggggggggggggggg

manouche said...

Yo tengo nada mas que una bicy y un aparato para hacer purea de patatas.. :))

amelche said...

¡Ja, ja! Sí,es verdad que, con tanta tecnología, al final no sabes por dónde te hablan ni quién. Habrá que volver a las cartas de toda la vida, con nombre y dirección en el remite del sobre, y así no tienes tanto estrés con tanto pitido, porque te ahorras de saltar de rama en rama como tú dices.

Un abrazo.

amelche said...

¿Qué es esto? Yo no he saltado de rama en rama, pero he tenido que pasar una gymkana de imágenes para poder verificar que no soy un robot y poder comentar. La primera he fallado porque no sabía qué quería que respondiera, a la segunda ya he acertado y me ha publicado el comentario. A ver qué me pone ahora...

Myriam said...

AMELCHE: qué raro, yo no puse ni cambié nada. Habrá sido blogger solito por la cantidad de spam que ha invadido tantos blogs. Abrazo

Pedro Ojeda Escudero said...

Me temo que esto nos desenchufa de la realidad...
Besos.

Manuel López Paz said...

Mi teléfono suena y no sé si es el facebook o el google o twitter...Incluso el whatapps...

Aunque sin embargo, prefiero estos tiempos de teconlogía. Es instantánea la información.

Besote guapa te envié la solicitud de facebook.

Bertha said...

Tienes razón la cara y cruz de la misma moneda

La tecnología es un gran avance. Pero como todo en la vida se tiene que dosificar, si no te acaba agobiando.

Feliz fin de semana

Abejita de la Vega said...

Las máquinas y su doble cara.
Besos, Myriam.

Paco Cuesta said...

Unidos en la distancia y separados en la cercanía. ¡Paradojas de la vida!
Besos

Edurne said...

Vamos a terminar un poco tarumbas!
Besos tecnológicos ;)

Edurne said...

Vamos a terminar un poco tarumbas!
Besos tecnológicos ;)