Tuesday, April 1, 2014

Y yo que creí salvarme de lampreas, anda una viperidae por la cuadra de mi casa



 Apareció  en casa de los vecinos, un matrimonio joven,  ¡no  es broma!, no sabemos de donde vino,  si ha puesto huevos, o si tiene feliz pareja que abandonada se queda, no es como las inofensivas del desierto que cada  tanto aparecen por la ola de calor,   no,  ésta es muy venenosa.   Nuestros vecinos  tienen dos niños que en ese momento estaban en el baño con la madre y ahí  es dónde se corporizó la serpiente. Menudo susto  de pronto los embargó, la madre que estaba vestida,  se abalanzó a la bañera para  hacer de pantalla  a sus críos.    A grito pelado los tres llamaron al padre (que estaba tomando su pinta y leyendo el periódico del día pansa arriba en el sofá de la sala).   El hombre, hábil protector de su familia, sartén en ristre apareció para matar al mosquito, creyó, mas al ver de que  se trataba, sin perder un ápice de  calma,   llamó a los bomberos que en cuestión de minutos llegaron con veterinario incluido -Dr Honoris Reptílicus-,  y entre todos, la cazaron. La noticia corrió como reguero de pólvora. Estamos todos avisados.  Nada de lecturas en el trono los que de ello disfrutan, si acaso,  defecar a máxima velocidad, levitando a por lo menos  10 cm  al tiempo que echemos ojo que no nos  muerda el trasero de aparecerse  en el váter como periscopio de submarino. Menudo bodrio ¡carajo! y aquí sin JB que  nos  salve...  Vaya, vaya, invoquemos a Santa Eulalia  ¿Eulalia? pues a esa,  vamos, la tal Lilaila del S XII del santo  cuerpo iluminado.   


19 comments:

Antonio Jesús said...

Odió las "bichas" como por aquí las llaman....así que mi opinión es evidente....un saludo desde Almería....)))
http://visual-anjespinosa.blogspot.com.es/

manouche said...

Porqueria de serpiente y gente que la toma por animalito de compania ! cuidado, amiga , comprate una mangosta...

Emilio Manuel said...

¡¡no me jodas!!, una serpiente, no me sorprende, nos ha dado por coleccionar lo más insospechado.

Saludos

José Núñez de Cela said...

Dentro de la gravedad del asunto y el peligro que representa, no deja de ser gracioso eso de "defecar a la máxima velocidad y levitando". Los peligros ya nos llegan por todas partes, desde todos los puntos cardinales. Uno ya no está seguro ni en su propia casa ni en su propia letrina. En fin.

Saludos!

Genín said...

Bueno, son peores y mucho mas venenosas las de dos patas :)
Besos y salud

Javier Rodríguez Albuquerque said...

Si es que ya no sabemos ni qué hacer.
En fin...
Un beso.

María Pilar said...

Si me la encuentro en mi baño,creo que me muero del susto; pero lo has contado con tal gracia que no he podido menos de reírme.
Espero que ya la hayan encontrado y esté a buen recaudo.
Un beso

Rafa Hernández said...

Se han dado muchos casos de estos de aparecer una bicha por el retrete. Tiene cojones la cosa, de que estés cagando y notes como algo te hurga por el culo.

Un abrazo.

LA ZARZAMORA said...

Cuidado Myr, que esto no es igual que ir a cazar mariposas...
Besos.

Paco Cuesta said...

Espero que no tenga descendencia (cerca)
Besos

De barro y luz said...

Malo es su bocado... pero en según que parte, ya.... roza lo macabro.

Bss

Manuel López Paz said...

Me gustan las serpientes, pero en su ambiente ;D

Besote guapa

Bertha said...

Por lo menos dentro del susto se ha solucionado atrapándola, a ver, si no hay más sobre saltos.Es un reptil que produce cierto desasosiego pero más por desconocimiento y uds por esos lares, ya están más que curados de espanto.

Besos Myr.

Kety said...

No quiero ni imaginarlo. Me muero del susto.
Un abrazo

Spaghetti said...

Son los monstruos de los desagües. La civilización les ofrece el hábitat y el caldo de cultivo para que se reproduzcan y después, pone en marcha la maquinaria social para exterminarlos. No se si nos merecemos ese mordisco en el trasero.
un bsazo

Ele Bergón said...

Ja ja , ja, lo que nos hace escribir el bueno de D. Gonzalo Torrente Ballester. Puede que la obra de la La Saga/Fuga de J.B. no se acabe de entender, pero su ironía y guasa nos lo transmite de tal forma a los lectores que nos impulsa a escribir a su estilo y semejanza

Un abrazo

Luz

Pedro Ojeda Escudero said...

Le hubiera encantado a Torrente Ballester...
Besos.

Abejita de la Vega said...

Santa Lilaila, en vos confiamos.

De lampreas y víboras libera nos, Domine.

¡Corpo Santo protégenos de todo mal!
Ameeeeen.

Besos

Gelu said...

Buenas noches, Myr:

No sé yo si Tía Benita dos Carallos, no haría con ella unas buenas empanadas. A falta de lampreas...

Abrazos.