Wednesday, December 25, 2013

"Todo lo que era sólido" de Antonio Muñoz Molina; Parte 2: Comodidad, ceguera histórica, manipulación versus compromiso ciudadano, pluralista, responsable y adulto

Viene de aquí


El tema central de la obra de AMM es  la crisis actual de España motivada por la burbuja inmobiliaria y un largo etcétera. Las cosas no vienen solas, nunca lo hacen, siempre son producto de algo.  Uno de los motivos, como hemos ya visto se encuentra en justamente el comportamiento intolerante “cainista” analizado en las entradas uno y dos.  Pero hay más,  y eso  es lo que vamos a ver ahora.

Cuando nos instalamos en la comodidad, cuando no nos cuestionamos el porqué de esto o aquello, cuando aceptamos mansamente lo que nos dan de arriba servido y nos comemos “el pez completo con las espinas y todo”  debemos reconocer que  estamos siendo fácilmente manipulables.  En cierta forma, nos han engatusado, comprando nuestras conciencias y encima,  con monedas falsas. Pero de esto a mi juicio, no es culpable el pueblo español per se, sino que ello ha surgido como consecuencia de haber vivido, luego de la Guerra Civil, 40 años de dictadura franquista, en la que se ha enseñado, adoctrinado y forzado a la gente a no pensar, por lo que, conviene  para el mantenimiento soterrado de esta ideología aún  en la posterior Democracia, continuar destruyendo la enseñanza, la educación y la cultura en general, que es lo que hoy, por desgracia, está pasando,  al igual que  se están imponiendo leyes represivas que coartan la libertad de las personas o los derechos tan difícilmente adquiridos, en lugar de limpiar la corrupción imperante en el Gobierno e implementar estrategias para ejercer la Administración Pública con transparencia, eficiencia y honestidad en pro de la ciudadanía en su totalidad y no en pro de determinados intereses de unos pocos. AMM nos dice -y yo estoy muy de acuerdo con él- que la Democracia debe ser enseñada, sin embargo,    agrega, en España no se ha hecho ninguna  pedagogía democrática.  Cap 40.

Notorio es que siga presente en España  el sofoco que la Iglesia Católica ha supuesto para  el país durante tantos siglos. Algo que me ha llamado la atención y que AMM señala en su ensayo es que aún hoy después de finalizada la Dictadura y haber entrado en la Democracia, se siga subvencionando el 100 % de la enseñanza católica con los impuestos de todos (Cap. 30 pag. 70 y sgts) siendo como es hoy España  un país aconfesional desde la Constitución de 1978: “Y ahí están… como si no hubiera en España otros creyentes que los de la religión católica”. Incluso  se vuelve a tener incitación a la violencia  desde el púlpito eclesial, hoy en pleno S. XXI, contra  la mujer,  en un libro que edita el misógino Arzobispo de Granada, Francisco Javier Martinez: Cásate y sé sumisa.

Quienes detentan el poder saben que para que no se noten y así tomar a la población desprevenida y apática,  los cambios deben ser graduales.  En el Cap. 86 AMM lo señala: “Al principio el cambio debió ser tan paulatino que nadie lo notaba”, referido a la crisis por la burbuja inmobiliaria y yo lo quiero igualmente aplicar  a lo que está pasando hoy en España con respecto a la mujer: hoy, se regresa en España a  una antigua concepción sobre el aborto, anterior a 1985.  ¿Estamos yendo para atrás como el cangrejo? Encuentro tanto esa prédica desde el Arzobispado de Granada como esta reforma efectuada por el actual gobierno, muy preocupantes. ¿Es acaso el Ministro de Justicia  Ruiz-Gallardón consciente de lo que significa aplicar esta ley cuando dice, por ejemplo, que la malformación del feto no es razón para abortar? ¿Por qué no escucha la voz de los expertos médicos?  ¿Tiene idea del sufrimiento a que expone a estos no-natos de llegar nacer? ¿Quién se haría cargo del costo de los equipos multidisciplinarios que deben cuidarlos de por vida, las 24 hs del día los 365 días del año? ¿Y que hay  del  enorme sufrimiento psicológico al que expone a la madre  por todo lo que involucra el diagnóstico, la necesidad de abortar y todas las trabas y humillaciones producto de esta nueva ley represiva,   por la que   muchas mujeres se verán obligadas a recurrir al aborto clandestino?  ¿Aprueba la mayoría de la población de España  esta modificación de la ley existente? 

Otro punto importante es el de la ceguera histórica: AMM  nos alerta del peligro de realizar identificaciones erróneas,  de   confundir “novela histórica”  con memoria histórica, idealizando por ej. dice él, a la Segunda República, no ateniéndose a los hechos comprobados (Cap 4) una especie de nostalgia  que da como resultado “una confortable emoción épica”. Conocer y recordar los hechos comprobados  y documentados es fundamental para poder tomar conciencia y asumir la parte de responsabilidad que le toque a cada uno y poder ir al encuentro del otro, para poder generar un diálogo fecundo, para lograr negociaciones y consensos.  Si las ideologías totalitarias  del S. XX han podido convertir hombres “comunes y corrientes” en monstruos para que cometieran los crímenes más horrendos, es porque justamente, uno de los pilares de esas ideologías,  ha sido siempre considerar el pueblo (y hacerlo sentir así)  como una masa amorfa e ignorante, con responsabilidad diluida y el lenguaje político ha sido diseñado “para que las mentiras suenen a verdad y que sea respetable el crímen/asesinato”. (Cap 40 y 50)

Otro tema que también menciona AMM: es muy  necesario que nosotros como lectores, seamos críticos con lo que leemos o que leamos con mucha atención lo que se dice y cómo se dice  (y lo que no se dice) en la prensa (y  demás medios de comunicación, se sobreentiende). AMM reconoce él mismo no haber leído los periódicos  de aquellos años de “vacas gordas” con la suficiente  atención en su momento, incluso reconoce haber tirado a la basura los suplementos de Economía sin leerlos, quedándose sólo con los de Cultura, y de  haberlo hecho, la cualidad delirante de la economía misma debió saltarle a la vista y no lo hizo.  (Cap. 60 y 64).

Ya que estamos, y por lo que se está viviendo  con sus tintes demagógicos, conviene  que recordemos  los métodos usuales para la manipulación mediática al servicio de determinados grupos de poder o de determinadas ideologías, las 10 estrategias que ha señalado  Noam Chomski  (aquí en este enlace)  a saber: 1- Distracción, 2- crear problemas y después ofrecer soluciones, 3- gradualidad, 4- Diferir, 5- Dirigirse  al público como niños pequeños, 6- Apelar a las emociones y no a la razón, 7- mantener al público en la ignorancia y la mediocridad, 8- Estimular al público a ser complaciente con la mediocridad, 9- Reforzar la auto-culpabilidad que lo hace a uno desvalido por lo que se inhibe y no se pone en contra y 10- Conocer mejor a  los individuos de lo que ellos mismos se conocen.

 AMM nos dice con absoluta convicción que la  incompetencia y la corrupción política debe concluir: “Ha terminado el simulacro. Que la clase política española quiera seguir viviendo en él es una estafa que ya no podemos permitirles, no podemos permitirnos” (Cap. 104)”

Igualmente afirma el autor, que la acción de la ciudadanía se hace necesaria: “El vigor de la ciudadanía deriva de la capacidad individual de disentir, y en ella el derecho y la obligación de la crítica y de la autocrítica son inseparables” (Cap. 38). “Necesitamos discutir abiertamente, rigurosamente y sin miedo(....)” “Necesitamos información veraz sobre las cosas para sostener sobre ellas opiniones racionales y para saber que errores  falta corregir y en que aciertos podemos apoyarnos” (Cap. 91). El pluralismo nos enriquece, buscando lo que nos une, más que lo que nos diferencia, en un activismo consciente y responsable, comprometido y adulto,  actuando para cambiar las cosas (Cap. 104). Dice AMM en el Cap. 80: “Lo que hoy es más indiscutible y más sólido y nos importa más, mañana puede haberse desmoronado o puede haber sucumbido a un desguace motivado por intereses económicos  o designios políticos o simplemente porque no hubo un número suficiente de personas capaces que tuvieran el coraje de defenderlo”.


Finaliza aquí mi aporte a esta lectura.


Contribución a la lectura colectiva virtual que hacemos bajo la conducción de Pedro Ojeda desde su blog La Acequia.   ©  Myriam Goldenberg

9 comments:

Aristos Veyrud said...

Brillante y lúcido remate de esta lectura el que suscribo punto por punto.
Besos Myr!!!

Javier Rodríguez Albuquerque said...

Vaya, vaya!!!
Pues sí que te pones seria un día de múltiples resacas... :)
Un beso.

Nómada planetario said...

Un análisis muy lúcido de la realidad social que atraviesa este país. Cada día el divorcio entre la casta política y la ciudadanía se acentúa más. El ayuntamiento sigue financiando actividades folclóricas para mayores como semillero de votos para las municipales. Objetivo inculcar lo bueno que es el alcadalde que nos paga una merienda, en la que cantan coros rocieros para vecinos del barrio.
Así nos luce el pelo.
Besos y felices fiestas.

Bertha said...

Sobre todo resaltaría que hay que discutir las cosas y saber aceptar las críticas sin miedo.Y, otra de las cosas que puede que sea un defecto bastante arraigado a nuestra cultura es: creerse que siendo de determinada región ya se tiene todo entendido y me perdone a quien le pueda rascar pero no...un pais es una unidad de muchas cosas.

Muñoz: hace una crítica muy acertada de esta piel de toro, pero él no vive el día a día que se vive: por residir en otro pais.Y, lo dicho antes se tiene que aceptar este punto de vista pero no solamente repetir el credo sino saber leerlo entre líneas.

Estoy contigo que el pluralismo nos enriquece pero primero hay que aprender a escuchar y luego sopesar.

Muy profundo esta reflexión te felicito.

Un abrazo Myriam.

Tramos Romero said...


Lo destaco por parecerme FUNDAMENTAL:

porque no hubo un número suficiente de personas capaces que tuvieran el coraje de defenderlo”.


Te felicito y te agradezco,

Besos ♥♥

Pedro Ojeda Escudero said...

Es una magnífica aportación como final. Aquí están resumidas las claves y la única esperanza: la de ser ciudadano con toda la consciencia.
Gracias, Myriam.

LA ZARZAMORA said...

Esta vez iré de perezosa en mis comentarios...
Espero que me perdones si suscribo los comentarios de Aristos y de Pedro.
Un beso, y gracias siempre por tus aportes, Myr.

Abejita de la Vega said...

Los españoles hemos pecado de confiados, ni Franco ni nadie nos quitó el hábito de pensar por nosotros mismos. No hemos tenido suerte con políticos y banqueros, jo qué tropa. Veo que nos comprendes y que Muñoz Molina te ha atrapado. Muchas cabezas así necesitamos en este país de plumas que escriben a la voz de su amo.

Un buen trabajo, tiene mayor mérito desde lejos. Aunque conozcas el caso de Argentina, esos han tenido también muy mala suerte.

Un abrazo, Myriam.

Paco Cuesta said...

En España, aproximadamente el 50% de la población será en estos momentos posterior a Franco. Me aterra pensar que tampoco ellos piensan, que se dejan manipular.
Como siempre, magnífico trabajo que comparto y aplaudo. Gracias.
Un beso