Tuesday, June 25, 2013

Zapatos colgados


El fantasma se apareció
 en el huerto aquella tarde.
Jardinero había sido
en una vida anterior.
Volvía noche sí y noche no
 a cultivar en la huerta.
A la siguiente mañana, 
crecían flores multicolores;
también
albahaca, azahar y romero,
en cuencos blancos como la leche:
-zapatos eran sin más-
zapatos que germinaban,
zapatos que nos llamaban,
zapatos que nos brindaban
su pálida y perfumada 
belleza.


    (Dedico esta entrada a Virginia Dorta)

22 comments:

Emilio Manuel said...

Lo que en un principio pudo parecer arte callejero novedoso, hoy se ha transformado en algo horrendo.

Un abrazo.

Rafa Hernández said...

Pues mira que mono, todas blanquitas, y supongo que habrá de todos los números.

De barro y luz said...

Los zapatos al cielo y los pies descalzos para sentir la tierra.
Imagen y versos, todo uno: belleza.

bsss

manouche said...

Parecen murcielagos inmaculados!

Tracy said...

Bella y original decoración urbana.

Sergio DS said...

Siempre creí que los zapatos eran para caminar, para andar y conocer mundo.

Remei (Bitàcora) said...

Es preciosa tu entrada...nunca había visto algo tan original amiga.
Las letra la bordan.
Un abrazo!

Abejita de la Vega said...

¿Dónde están?

Myriam said...

ABEJITA: en Girona. Besos

A TODOS: me alegro de que a algunos de Uds les gusten. Abrazos a todos a los que si y a los que no y a los que más o menos.

virgi said...

Muy querida Myriam, esos zapatos primaverales me llenan de alegría. Me has dado una sopresa muy linda, no sabes cuánto! Te agradezco un montón ese detalle, ahora creo que las botas de mi entrada colgaban esperando tus palabras.
Un abrazo enorme, te sonrío, satisfecha, un largo rato.

Javier Rodríguez Albuquerque said...

Se podría llamar la "calle del queso". Aquí al olor a pies le decimos "olor a queso". :)
Un beso.

virgi said...

Creo que es Gerona, verdad? Pues, ahora, besos y más besos.

LA ZARZAMORA said...

Virgi por donde va, danza, vuela, ya sea con bambas, zapatillas, descalza...
Es un hada y un tesoro en versos y en humanidad.

A mí me gustan como maceteros!!


Besos, a ambas.

TORO SALVAJE said...

Me recuerda como decoran algunas calles en el barrio de Grácia, de Barcelona, en sus fiestas.

Me gusta.

Besos.

Bertha said...

Muy original!

Un abrazo Myriam.

Aristos Veyrud said...

Por estos lares se ven zapatos colgando de los tendidos eléctricos en los barrios populares como señales de las pandillas para marcar sus territorios y puntos de operación.
En este caso el jardinero fantasma, creo, tomó la idea y los zapatos de algún hospital ja ja ja tal vez para sanear los cielos y hacer reverdecer las buenas intenciones.
Besos querida Myr ingeniosa edición!!!

Montserrat Sala said...

Supuse que ere en Girona. Una preciosidad.
gracias por compartir. Un abrazo!

yeste lima said...

Precioso y original.

Muchos besos.

Pedro Ojeda Escudero said...

¿Quién colgó el primer par de zapatos...?
Besos.

chusa said...

Qué preciosa sensaciòn me han dejado tus versos... Los zapatos floreros perfumados, huellas cristalizadas del jardinero invisible y eterno habitante de la huerta.
No sabìa que la foto fuera real...de Girona? me gusta mucho.
Saludos Myriam
Chusa

Paco Cuesta said...

Los zapatos y las plantas siempre se han llevado bien.
Un abrazo

Mariluz G H said...

Me da un poco de yuyu esa imagen de los zapatos colgados. Pero sé que son tonterías mías... la historia del jardinero m'encanta.

Abrazos :)