Friday, June 28, 2013

Alli donde confluyen la montaña y el rio,


en ese abrazo del recodo ¿lo ves? monta tu tienda, peregrino. Quizás sea hora de cambiar de aire, de reordenar ideas, sentimientos, experiencias. Quizás sea el momento apropiado para descubrir nuevos mundos, nuevos paisajes. Tus paisajes. Esos que sabes que tienes, que siempre has tenido,   y que  te aguardan. Esos que captan la profunda hondura de tu esencia.

24 comments:

Emilio Manuel said...

Siempre debe de haber un momento para parar y reflexionar.

Un abrazo.

Rafa Hernández said...

Bueno a mí como que me da un poco de miedo pararme a pensar y relajarme en semejante situación, ya que las aguas del río como que las veo demasiada movidas.

Besos.

Prunus said...

Hummmm

....Mucho atardecer, reflexión, decisiones por tomar y nuevos horizontes en tus últimos post....

¿Estás haciendo limpieza de primavera en verano?

Besitos, guapa!

manouche said...

Casita igual que a veces nuestras almas , entre dos aguas...

Tracy said...

¡En eso estamos!

cristal00k said...


La vida, como ese río que nos lleva...

No hay mayor 'crecida' que la introspección.

Suerte! navegante.

andré de ártabro said...

En ese recodo del camino seguro tú has de encontrarte.Tú que buscas, senderos y paisajes y es tu esencia la que se respira incluso allí donde aún no has llegado.
¡Que´bien escribes!
Besos.

Taty Cascada said...

Sé que me aguarda. Lo sé. En mi caso, no es el momento, debo esperar; pero me consuela saber que mi cambio de paisaje interno en algún momento lo viviré.
Besos Myriam.

Katy Sánchez said...

Buena idea lo de buscar un espacio en nuestro interior y montar esa tienda.
Bss y buen finde

Natàlia Tàrraco said...

Es verdad, nunca es tarde para descubrir ese recodo de río, descansan la cabeza y los miembros en ese viaje querido que a lo mejor está a la vuelta de la esquina.
Gracias por los ánimos, siempre atenta y dulce Myriam, besito y hasta pronto.

Javier Rodríguez Albuquerque said...

Siempre es un buen momento y ahora que por acá comienza el verano, con más razón.
Un beso.

Janeth said...

El hogar esta donde se encuentra el corazon de uno, nada mas confortable que encontrar un lugar que lo elija a uno, y uno elegirlo tambien, la reciprocidad esta en todo

Pamisola said...

Es verdad Myriam, estamos muy ecológicas, tú los atardeceres y yo el amanecer, todos, momentos preciosos.

besos.

Pedro Ojeda Escudero said...

Todo viaje es eso, un viaje interior.
Besos.

Abejita de la Vega said...

Los atardeceres se prestan al despliegue de sentimientos. Con agua, más.

Me guardo la foto, es guapa.

Besos

Aristos Veyrud said...

Una limpia espiritual se siente con estas últimas publicaciones, las corrientes de agua siempre arrastran las cargas innecesarias.
Besos Myr!!!

yeste lima said...

Sí, es verdad, me haría bien un cambio y esa confluencia me vendría de maravilla.

Besos, Myriam.

María said...

El río lleva la vida en su fluir incesante, la montaña la calma y la inmensidad... sí, mi querida MYR, sin duda un lugar genial para converger y nutrirse de ambos Mmmm qué bonita la fotografía ¿ibas en barco o estabas en la otra orilla cuando la sacaste? jajaja viendo esos mini rápidos mejor que estuvieras en la orilla...más por la cámara y las fotos que por ti...menudo tobogán qué gusto!! :-)


Muchos muuchos besos preciosa y graacias montones de graacias por tu bienvenida...el domingo termino la guardia en el juzgado ¿quieres creer que ni me había dado cuenta que me tocaba? fue llegar con cara de felicidad jajaja y empezar a correr como una loca:-)

En fin... que tu finde sea tan bonito como tus letras y fotografía.

ANTIQVA PHOTO said...

Bellisimas reflexiones, amiga...

Uhmmmmmmm, juraría que conozco ese lugar...

Un abrazo

TORO SALVAJE said...

Estoy en un magnífico recodo ahora mismo.

Ya me tocaba.

Besos.

chusa said...

Hace falta coraje para cambiar de rumbo, pero a veces es necesario hacerlo. No para cambiar de pàgina del libro de la vida sino para cambiar de libro en una vida nueva. Ahì, en el recodo del rìo...
Feliz fin de semana!
Chusa

LA ZARZAMORA said...

Cuando ya lo tenía, volví a caer...
A seguir andando, buscando, riendo, llorando hasta alcanzarlo. Lo huelo, ya no está lejos, no.
Besos, Myr.

Paco Cuesta said...

Muy cierto, estar, están ahí sólo queda saber descubrirlos.
Un abrazo

virgi said...

No sabes lo que me encanta montar un tienda con lo mínimo para subsistir.
Besitos, querida Myriam