Wednesday, September 19, 2012

“En los malos tiempos los niños crecen de prisa”: De como era crecer en la España teñida de sangre, durante el trienio del terror (5)


D- Los juegos y otros placeres de Nino:

Una de las cosas que más le divertían a Nino era  ir con Paquito  a bañarse desnudos a unas pozas cerca del molino viejo justamente porque éste estaba abandonado, antes de que Pepe el Portugués se mudara allí P45.  Después de hacerse amigo del nuevo inquilino y de que a Pepe no le importara compartir las pozas con el niño P101, Nino sigue yendo a  ese molino y a disfrutar de los baños de rio en esas pozas. Una de las mejores tardes de su vida fue la que pasó junto con su hermanita Pepa el día en que el padre los mandó a esconderse allá después de que cercado, Cencerro de suicidara P78.  También le producían placer a Nino las meriendas que formaban parte del protocolo de las visitas al molino P102. Cuando Nino pasaba muchos días encerrado en casa, se escapaba por la ventana a la hora de la siesta para ir a jugar P100.

Otro de los grandes placeres de Nino era el de haber descubierto la lectura  debutando con el primer libro que le prestó su nuevo amigo Pepe el Portugués “Los hijos del Capitán Grant”, de Julio Verne, (de ahí el título de la novela de Almudena Grandes) P112. A ese libro le se seguirán muchos más P145 que le  prestará Pepe, incluso le regala uno P130 y luego su maestra particular Doña Elena le va a ir prestando todos los que Nino quería de su biblioteca ordenada en cajones de frutas P185, P187.

Aunque le gustaba mucho leer P131, en los meses de verano además de bañarse en el rio, le gustaba pescar, jugar al fútbol con sus amigos por las tardes y sentarse en el patio con Paquito después de cenar para disfrutar del tonto pero  extraordinario placer de estar fuera de casa por la noche P124.

Nino sintió un placer-júbilo (erótico) que no pudo entender, al observar sin ser visto como el Sarg. Sanchis pintaba las uñas de los pies a su mujer Pastora P162.

Nino nunca estuvo más contento que las 12 semanas de marzo a junio de 1948  “la mejor vida que había tenido jamás, días de libros, de palabras, de risas, días cómplices de amores del Portugués, de la casa de Dña Elena, del futuro de un niño de 10 años que se sintió tan mimado, tan arropado, tan seguro (....). P189.

 
Contribución a la lectura colectiva virtual que hacemos bajo la conducción de Pedro Ojeda desde su blog La Acequia. © Myriam Goldenberg.  


Nota: citas textuales de la autora en letra azul del Libro “El lector de Julio Verne” por Almudena Grandes, Tuquets Editores, Barcelona, Marzo 2012.


7 comments:

Nómada planetario said...

Me recuerda de algún modo mi infancia. Empecé las lecturas con los tebeos de la época. Trastadas hacia casi a diario. La juerga que montamos. Un camello de un circo cutre de la época arremetió contra el quiosco de Teodora, un poco gorda y cicatera. Quiosquera y golosinas salieron desparramadas por los suelos. Los niños nos cobramos pronto el botín, mientras que los mayores entre risas contenidas ayudaban a la infortunada vendedora.
Besos mientras el verano se agota.

mj said...

Me encanta este club e ir repasando, por decirlo de algún modo, la lectura de la novela a través vuestro. Tú exposición Myriam, como todo lo que haces, es brillante.
De momento voy calándome de vuestro hacer, siguiendo de cerca como se desarrolla la lectura colectiva. Sobre todo, aprendiendo mucho.
Nino es un chico maravillo, inquieto y gran persona.
Un beso grande

Abejita de la Vega said...

Me bañé en la poza con Pepe y Nino. Ha sido muy refrescante y divertido. Después a pescar cangrejos,echaremos los reteles, Pepe sabe cocinarlos.

Todo un placer leeros, a Almudena y a ti.

Besos, sigamos nuestra aventura lectora.

Janeth said...

Realmente una obra muy bonita ademas de entretenida,... por los niños que ellos saben gozar de la vida aun en tiempos dificiles, su energia y vitalidad los tienen ocupados todo el tiempo,...me atrapaste con esta bonita obra amiga estoy buscandola para leerla completita...

ANTIQVA said...

Amiga, me estas contagiando el interes por esta novela...

Un abrazo

Pedro Ojeda Escudero said...

Una de las cosas que retrata la autora es, precisamente, esa condición del juego, que contrastará aun más con la tragedia que esconde la historia.
Besos.

Aristos Veyrud said...

La aventura y la diversión unidas a la educación son una buena combinación en la formación y aprendizaje, esto le pasó en forma muy natural al protagonista.
Un abrazo Myr!!!