Tuesday, September 11, 2012

Dice el ángel: -Cuando la fama se te sube a la cabeza...



...el ego se te infla como una pompa de jabón hasta que ¡Plopf! y caes entonces a la tierra humilde y sencilla  que,  generosa,  te recuerda tus orígenes. 

 

25 comments:

TORO SALVAJE said...

Perdí de vista a mi ego hace tiempo y no quiero volverlo a ver.
Por unos momentos de gloria casi me amarga la vida.

Besos.

Fernando Lopez Fernandez said...

El Ego ciega, olvida y separa, pero llega un momento en el que se hace insoportable para el que lo lleva.

besos

andré de ártabro said...

...Y que bueno es que tal suceda..El mejor momento de mi vida fue cuando me di cuenta ...La gran mentira que era "Que el mundo era yo por una lado y todo lo demás por otro"" y supe que era una minúscula partícula del cuadro.
Besos.

mj said...

A veces hay que dar las gracias a esa explosión del ego para caer en la cuenta de su gran debilidad.
Un beso y feliz día

LA ZARZAMORA said...

Entendí lo inflado que lo tenía cuando un buen día me lo desinflaron, delirante, en un hospital por cúmulo de estrés...

Desde entonces, todo es más ligero, sí, y vuelvo a oler la tierra.

Besos, Myr.

Tracy said...

¡Qué verdad más grande!

Graciela de Palomas said...

Debido a mi niñez, adolescencia con muchísimos problemas, vos sabes Abuporalgomás, nunca tuve aires de grandeza, el ego? no sé si existe en todos los seres humanos, ¿es ego o narcisimo? o todo junto.
Creo que no hace falta pasar por situaciones límites para tener los pies cerca de la tierra :)

Defectos? muchos, voy corrigiendo, es una tarea diaria.

Besos mamucha :)

De cenizas said...

"Sé humilde y serás ensalzado; sé orgulloso y serás humillado" Pero, ojo, la autoestima es imprescindible.

besos

Spaghetti said...

Quizás sean los otros los que te prestan la fama haciéndote creer que vives por encima de la tierra, y cuando te abandonan te desplomas.
Es cómodo creer a los demás cuando te ensalzan y te sobrevaloran pero debiéramos no perder nunca el contacto con la tierra, evitando así la caída.
bessoss

María said...

Es verdad mi querida MYR, que algunos egos suben y se instalan tan en la estratosfera que quienes lo llevan tan alto, se vuelven absolutamente insoportables.

Deberíamos tener instalada una alarma interior que nos avise caso de que la soberbia nos esté atacando porque a veces, hasta el más humilde de los humildes se vuelve tonto perdido y tristemente ( no es habitual, pero sucede) ni cuenta que se(nos) da(damos).



Un beso inmeenos bonita.


Súper expresiva la foto... Mmmmm cómo me gustan las pompas de jabón:))



Muuuy feliz día MYR.

Montserrat Sala said...

Ay1 con estos egos. los hay imposibles. Los hay grandes y pesados. Los hay livianos y bien llevados, Pero si te propiezas con alguno: huye!!! pies para que os quiero
Un beso.

Aristos Veyrud said...

Hacerse conscientes del propio núcleo evita orbitar para si mismo desde los electrones, desde la periferia. Es un acto de la plena conquista de la auténtica individualidad. Ya nunca sé volverá a ser esclavo del criterio o el humor o mal humor de los demás.
Abrazos Myr!!!

Javier Rodríguez Albuquerque said...

Pues sí. Una buena caida puede ser reparadora en muchos momentos.
Un beso.

Carlos Alberto said...

Myriam! cuanta verdad hay que bajar al cielo, la fama no es nada buena tiene un lado oscuro.

Un abrazo muy fuerte.)

Abejita de la Vega said...

Llevamos el peso de nuestro ego, cuanto más lo alimentamos peor será la caída.

Besos

virgi said...

Mejor no elevarse mucho, así la caída es menos dura.
Un abrazo, Myriam

MIMOSA said...

En todo ser convergen el ego y la esencia.
Yo me quedo con la esencia, aunque en ocasiones parece que no se vea, ahí está.

Besos Myriam

bixen said...

No sé si hablas de Platón o de Freud, del carro alado o del psicoanálisis, de la auriga o de la tumbona, de los caballos o de los sueños.
Que sepas que de la pompa, cuando explota, sólo caen los tensoactivos y parte del agua, porque la necesaria humedad interna del aire, sale volando.
Miento: ¡también huele a jabón!

Merche Pallarés said...

Me ha gustado ese "¡Plopf!" muy gráfico y descriptivo. Yo aún puedo oir la caida... :)) Besotes, M.

Isabel said...

Ja,ja,ja, muy bueno.

Abrazos.

Asun said...

Cuántos y cuántas hay que por un motivo u otro se les infla el ego de tal manera que ni se dan cuenta de cuando se les explota, o si se les explota tienen el arte de autoinflarlo de nuevo en cuestión de segundos.

Besos

Paco Cuesta said...

Entiendo que hasta es necesario sentirse imprescindible de cuando en cuando.

Aldabra said...

mi ego siempre ha estado bajo control, lo cual me ha permitido acercarme con humildad a los demás y aprender a quererlos como son.

biquiños,

Mariluz G H said...

A veces envidio a las avispas que clavan su aguijón sin importar el ¡Plopf! o el ¡ay! ;)

abrazos :)

Pedro Ojeda Escudero said...

Nadie debería olvidar nunca de dónde viene.
Besos.