Tuesday, August 21, 2012

Relato en cuatro tiempos (1) Al encuentro



Con paso firme subió las escaleras, tenía el tiempo justo y no quería llegar tarde. Nunca llegaba tarde a ninguna cita, menos a ésta.  


Sigue el lunes que viene

35 comments:

Tracy said...

Pues vaya, me has dejado con la miel en los labios.

LA ZARZAMORA said...

Me tiene que suceder algo inédito para llegar tarde a una cita. No me gustan aquello/as que llegan tarde, es más, si no me han llamado advirtiéndome de un retraso que supere el cuarto de hora, me voy.
Sólo he llegado tarde a mis bodas y porque nunca quise en el fondo casarme...

Pero todo depende de las citas.
Aquí es costumbre llegar tarde de al menos unos veinte minutos cuando invitas a comer o cenar a alguien, pero eso son las reglas de cortesía.
Así el anfitrión o anfitriona dispone de un corto lapso de tiempo para realizar los últimos retoques.

Te digo esto porque imagino miles de continuaciones a la sugerente frase que nos has dejado.

Ese paso firme, y esa excepción me llevan a pensar en algo extremadamente meditado y vital en la vida de la protagonista.

A ver por donde nos sales...

Besos, Myr.

De cenizas said...

Si que son largas las escaleras...
¡seis días para subirlas! Así claro que no llegas tarde :)


besos

Vanessa Villalba Miguel said...

pero ¿por qué llegaba tarde precisamente a ella?

andré de ártabro said...

La primera vez siempre espero el tiempo que haga falta y encuentro una hermosa disculpa, a partir de la cuarta vez no espero, simplemente me voy,
Haré una excepción y esperaré hasta el lunes.
Besos.

Aristos Veyrud said...

Hay citas que son como un viaje que se emprenderá, de no llegar a tiempo el avión parte sin dar esperas.
Un abrazo Myr

TORO SALVAJE said...

Eso es...
O mejor que siga en el 2023.
Más que nada para que no te estreses...

Besos.

Laura Uve said...

Uyy... la curiosidad me puede...
(No me gusta llegar tarde a ninguna cita).

Abrazo!!

Montserrat Sala said...

Escueto sí que és. pero sugerente.
Esperaré pacientemente.

Un saludito, menos caluroso.

Merche Pallarés said...

Buenooooooo, a esperar hasta el lunes para ver si llega o no a su cita a la hora prevista o se despista por el camino cuando se da de bruces con un viejo amante de sus viernes verdes... :) Besotes, M.

Lichazul said...

es a cuenta gota!

buena semana, ya para el lunes se me habrá olvidado jajaja

besitos

Abejita de la Vega said...

A ver qué cita tiene esta mujer tan decidida, esperaremos.
Besos, Myriam.

María said...

Me has quedado con las ganas de saber a dónde iba, y por qué llegaba tarde a la cita, esperaré hasta el lunes a ver qué pasó.

Un beso, Myr.

Migue said...

Me parece una falta de respeto llegar tarde a una cita.Soy más tolerante cuando soy yo el que debe esperar, aunque aguardo una explicación razonable.
Veremos que sucede en tu relato...

Un beso Miryan.

virgi said...

Puedo especular pero mejor espero a la siguiente entrega.
Besos, Myriam

Janeth said...

mmmm,...Amiga este encuentro parece ser muy importante,...seguire expectante los tiempos que faltan...

giovanni said...

Me haces (hiciste) curioso. Me intriga la sombra de ella, parece que el sol ya está alto.

Un abrazo

Aldabra said...

¡que gamberrilla!

nos dejas con la intriga... y aún por encima vamos a tener que esperar al desenlace a la 4ª entrada...

es que mereces la hoguera... je je je

biquiños,

bixen said...

Muy acorde el descansillo.

Ricardo Gonzalez said...

Buena intro, con misterio en las escaleras. Saludos y seguiré la historia. Tecuento algo en puertoarial.com

Campanilla said...

Expectante hasta el próximo lunes... Yo suelo ser incluso demasiado puntual, jajajaja. Besos alados.

ana said...

Bueno, bueno, esto promete, has dejado libre la imaginación...pero espero el desarrollo.

BESITOS.

MAR said...

¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨??????????????
Quiero más!!!
Besitos
mar

Tarántula said...

Y qué pasa después, me encantan los relatos ilustrados con fotos, yo creo que es un género muy interesante y no es fácil, porque tienen que coexistir dos artes. Me ha gustado la elección de la fotografía, sugerente y sobre todo con mucho suspense, deja con ganas de más ¡Esperamos pronto esa nueva entrada!.
Un abrazo.

Ian Welden said...

Me quedo con los nervios a flor de piel, Myriam. Excelente fotografía.
Abrazos desde una Copenhague trepando la gran escala del triunfo,

Ian.

Antonio said...

Esperemos a lunes

mj said...

Poco a poco..., vale...espero, siempre espero y no me importa hacerlo.
Un beso

Mari Carmen Polo said...

¿Qué cita será, será? Ya lo leeremos... :)

Sor.Cecilia Codina Masachs said...

Claro Myriam, esa cita le era muy importante, nunca llegaba tarde y menos en esta.
Soy muy paciente con los retrasos, en cierta ocasión esperé en una cafetería casi 3 horas y mi amiga al fin llegó, sabiendo que yo, no me marcharía. Bien me conocía !jaja!
Soy muy puntual.
Gracias
Con ternura
Sor.Cecilia

Archival ista said...

Interesante. Breve pero cumple a la perfección pra enganchar y crear expectación. Nos veremos el lunes ;)

Isabel said...

Podría muy bien ser el principio de una novela, pero creo has pensado en un relato al darnos una primera entrega tan cortita.

¿Qué pasará?

Besos.

Remei said...

Me matas...jajajajaja...con lo impaciente que soy, jajajaja...

Espero al lunes...

Besos!

Mariluz G H said...

Bien, yo esperé a leer el domingo y así cuando lea la continuación no habré dejado mis dedos sin uñas (es broma, no las como).

La cita es con el ginecólogo (por el cartel de baby en la fotografía).

BesoT

Pedro Ojeda Escudero said...

Tampoco se debe llegar antes.
Besos.

Paco Cuesta said...

Al tercero descansó, yo esperaré al cuarto.