Friday, December 23, 2011

En el árbol: tallada una historia de amor



Cuentan las malas lenguas que aquí bajo este plátano, venían a encontrarse los enamorados. Arrumacos se hacían, secretos  compartían. Risas, llantos, besos.  A sol  o a luna, en  otoño o primavera consuelo, cobijo y sombra el gran árbol de abundantes  ramas, generoso brindaba;  a cambio ellos,  las historias vividas.

Cuentan que Sharon, una vez -como tantas- vino a la cita,   pero Tomas  no estaba, ni vino, ni dejó  nota alguna explicando su ausencia:  repentina, impensada y cruel. Sharon  lo esperó día tras día a la misma hora, bajo el mismo árbol. La sombra crecía, el dolor también,   el viento rugíente  levantaba polvo y arremolinaba hojas, sin que Tomas diera señales de vida. Sharon, en llanto compungida seguía.

Cuentan que una de esas noches,  en que la luna llena  con su manto de plata todo lo embargaba,  Sharon que estaba -como siempre- a los pies del árbol esperando un milagro o el por qué de esa ausencia, habiendo quedado dormida,  fue despertada de pronto por  un mordisco en su cuello, sintiendo a su vez  la tibia sangre manar de la herida. Era Tomas que  había vuelto para declararle su amor eterno,  de esta manera sellando, el pacto otrora tallado en el árbol.


23 comments:

Pupottina said...

feliz navidad

Javier Rodríguez Albuquerque said...

Yo también tengo alguna historia de amor de este estilo, grabadas en el banco del parque. Hace tiempo que no paso por allí, pero me supongo que con el paso del tiempo esos bancos habrán sido sustituidos por otros.
Feliz Navidad.

Graciela said...

Confieso, Abupordos, las historias de amor me matan, seguiré siendo una romántica aunque los años pasen :)

Besitos!

José Antonio del Pozo said...

muy bonito, Myr, y muy vampírico y crepuscular también, echo sólo de menos la manzanita... y tu mordisco en ella.
Feliz navidad para tí y para todos los lectores de tu blog, tan arborescente.
más mis saludos blogueros de always, we Kant

Jan Puerta said...

Me hubiera gustado tener una navaja a mano y haber postulado mi amor en un viejo plátano plantado cerca del río que me vio crecer. Pero... no fue así.
Un abrazo

Spaghetti said...

Parece que Tomas se fue con otra y Sharon, no vio la nota grabada en el corazón del árbol, VI,T ...Debió aprender a interpretar los mensajes subliminales del corazón. Un final sorprendente no obstante (no por el regreso de Tomás sino por la sangre derramada).

Francisco Josè Lazo Melhado said...

Fascinante Myriam! Me declaro un romàntico incorregible! Me ha gustado mucho tu relato, ya que, que serìa de nosotros si no tuvieramos un àpice de esperanza en este mundo tan incierto? Lo importante a mi juicio es esa paciencia, perseverancia y sobre todo mantener ese autentico amor que te apasiona e impulsa a realizar lo que nos parece imposible.
Cariños Miryam, deseàndote una Feliz Navidad en unidad de tus seres queridos. /Abrazos!

TORO SALVAJE said...

Vaya con Tomás...
No hay que hacerle enfadar.

Besos.

Isabel said...

Estaba claro que la tenía vampirizada.

Besos y días felices.

FAYNA said...

¿Vampiro?. Hay amores que matan y otros que duran... eternamente.

Feliz Navidad y Hanuka. Con todo mi cariño, Myr.

Julia said...

Muy bellla la historia, FelizNavidad

Besos

Mari Carmen Polo said...

Bueno, al menos regresó, aunque eso del mordisco... en fin, me da mala espina, jeje.

Myriam, felices fiestas para ti, tu familia y amigos.

un abrazo

Pedro Ojeda Escudero said...

Ay, el amor...
Tu texto es parábola de muchas cosas...
Besos.

Paco Cuesta said...

Suerte que nunca grabé nada en un árbol. Posiblemente por miedo.

Estrella Altair said...

Ummmmm parece interesante...jajajaja

Besos mi niña...y que todo marche bien esta Navidad..

virgi said...

Querida Myriam, mis mejores deseos para ti en estos días navideños. Un abrazo, real, no de árbol grabado (bueno, virtual, claro...)
Y besos

RAMPY said...

Feliz Navidad

Ele Bergón said...

Myriam, paso a desearte unas Felices Fiestas.

Ya te leeré con más calma

BEsos

Luz

La Zarzamora said...

Sharon ya quedó muerta para la eternidad...

Mis mejores deseos, Myriam.

Besos.

Janeth said...

Me encanto amiga que final... esas historias de amor vampirescas siempre me han gustado,....tienes una imaginacion increible...

Feliz Navidad amiga, que la paz inunde tu hogar y que la luz del niño llene de alegrias el corazon de todos los de tu casa...

Muchas felicidades

Clara said...

La espera de la amante y la complicidad del árbol( qué sabe de las inclemencias de las estaciones,de la grandiosidad de la primavera y la generosidad del verano):Todo ello se lo contó,con un susurro consolador...y él vino a buscarla en el viaje final.

Un abrazo de Navidad y todo lo mejor....

Aldabra said...

Bueno, bueno... esta vena "cuentista" se te da de maravilla, Myr. No te pares.

Ayer, que comimos en casa de mis padres, me preguntó mi madre por ti, si seguíamos en contacto... yo ya le conté.

El cuenquito que me regalaste está ahora lleno de nueces y avellanas, nos encantan en Navidad.

biquiños,

Asun said...

Esto habría sido poco probable hoy en día con las nuevas tecnologías, Sharon lo habría acabado encontrado en twiter o en twenty o en el facebook.

Oye.... una pregunta ¿Se acabaron trasladando a vivir a Transilvania? :-)

Un beso,