Thursday, November 3, 2011

Paseo nocturno - 3 (3) Relato en tres tiempos



Viene de ayer

De pronto entró el hombre que la seguía,  al verla -arrinconada y hecha toda una pasa de uva- exclamó:

 - ¡María, mi niña, cuántas veces te he dicho que ya es tiempo de que le hagas caso a papá!

25 comments:

andré de ártabro said...

¡Inesperado,totalmente inesperado.¡GUUUaai!
Un beso

María said...

Jajajaja pero si era ¡¡Yoooo!! jajaja


Verás, no te lo creerás MYR, pero justamente esto que has contado en tres fascículos, me ha ocurrido montón de veces cuando era pequeña y en la noche bajaba la basura... ¿te has metido en mi mente?

Sólo una salvedad y así sabes toda la verdad verdadera.

Yo jamás me quedaba pegada o parada frente al contenedor... mi proceso era el siguiente...

Bajaba la basura... caminaba cada vez más rápido hacia el contenedor, al depositar la bolsa y girarme rumbo a mi portal, era cuando empezaba a agobiarme suponiendo que me seguían, aceleraba el paso, terminando por correr como una loca y subir las escaleras de cinco en cinco hasta llegar a mi casa cerrar la puerta a punto de morir del infarto y encontrarme frente a mi madre que con su cara sonriente me preguntaba...

- ¿Te ha vuelto a entrar el miedo María? y sin respiración, movía la cabeza y me abrazaba fuerte a ella...

Ya lo sabes...por si quieres hacer tu cuarto fascículo ;-)



Un beso grande cielo y muy feliz día



PD
A veces, cuando camino en la noche sola, aun me ocurre:))

Escribí tan rápido que no se me entendían algunas cosas, sorry.

Isabel said...

Me ha gustado mucho este relato en tres tiempos con sorpresa final.

Abrazos.

Marina said...

Relato en tres tiempos. tres buenos momentos para un cuento estupendo.
Besos corazón.

Merche Pallarés said...

¡Magnífico final! No me lo esperaba... Besotes, M.

Pedro Ojeda Escudero said...

De tragedia a comedia. A pesar de eso, a veces no hay que hacer demasiado caso a los padres, para poder madurar...
Besos.

Txema said...

Que final tan curioso, sin duda.

Besos

Aristos Veyrud said...

Final feliz!!! Supongo que la pequeña no sabía que era el papá quien la seguía. Mas sinembargo todavía la educación en muchos hogares parte del temor a la autoridad de la figura paterna.
Un abrazo Myr!!!

Asun said...

Igual es que la niña —que a lo mejor no era tan niña— estaba precisamente huyendo de su padre.
No siempre los padres dan buenos consejos.

Un beso.

Fernando Santos (Chana) said...

Belo final...Espectacular....
Cumprimentos

virgi said...

Acaba mejor de lo que creía...o tal vez huía de la familia?
Besitos, nos sorprendiste, eh?

nocheinfinita said...

Me leí los tres seguidos y te felicito; ahora me dejas pensando...

Un abrazo

MariluzGH said...

¡¡Bravo!! nos has despistado a todos jajajaja ha merecido la pena esperar ¡vaya que sí!

y el comentario de María es idéntico a mi experiencia personal... y sí, aún me ocurre.

dos abrazos

Angeles said...

Me perdí el suspenso porque leí las tres, es genial!! muy buen ritmo...y uno se espera lo peor....pfff un alivio este final!!
Besitos.

Angeles said...

o no.....

Anna Jorba Ricart said...

Los he leido los tres seguidos y el final no lo esperaba....Me ha gustado. Buena narración.
Deseo que sigas bien.

Aldabra said...

no me imaginaba un final así... pero me ha gustado que la tragedia esperada [por mí] se haya quedado en nada.

biquiños,

ANTIQVA said...

Que final tan sorprendente...

Magnifico, amiga...

TORO SALVAJE said...

:)

Me sorprendiste.
Final feliz!!!

Bien.

Más besos.

elisa...lichazul said...

leído los tres, el quiebre es genial!!
Felicitaciones Myriam

muchas gracias por tus huellas
abrazooo

Simplemente Mirella said...

Puede ser que la historia tenga otro sentido pero el temor transmitido por la niña me hizo pensar que de quien precisamente huye es de su padre...fue lo que senti..

La Zarzamora said...

A veces son ellos los que nos inculcan esos miedos... y mejor desobedecer y no hacerles caso.

Buen cierre, Myriam.
Besos.

Graciela said...

Confieso que temí lo peor, aunque me quedan dudas, de quién huye o de qué?

Vamos! Abupordos, pueden seguir los capítulos :)

Paco Cuesta said...

Quizás María, justa o injustamente, con razón o sin ella, tenía miedo a papá. Desgraciadamente a veces es justificado.

Prunus Avium said...

Qué bueno, Myr!

Yo he comprobado que una vez que una se sobrepone y consigue mirar de frente lo que da tanto miedo; las cosas suelen mejorar bastante.

Hágase o no caso de lo que la sombra metamorfoseada en persona diga, siempre es mejor tratar con una persona que con una sombra.

Gracias, abrazo.