Monday, August 1, 2011

"Una sociedad abierta exige responsabilidad por las palabras que se dicen"

Mis queridos amigos: he aquí mi traducción de un artículo, transcripto en toda su extensión,  que encontré muy interesante para compartir con ustedes. Está escrito originalmente en sueco por  Torbjörn Tännsjö,  Profesor de la Cátedra de Filosofía Práctica de la Universidad de Estocolmo y ha sido  publicado ayer en el Dagens Nyheter, uno de los diarios  más importantes de Suecia:
  
Que alguien sea responsable por un ataque terrorista no significa de manera automática que otros no sean también responsables por lo sucedido. La política puede llevar a crear diferencias o gestar sentimientos de enajenación y constituir un caldo de cultivo para un extremismo fundamentalista del tipo del "monstruo de Oslo" (El autor lo nombra por uno de sus apellidos, para mi eso es darle una humanidad que no posee, en adelante lo cito solo por sus iniciales). El derecho a provocar es obvio, pero cuando alguien  pone el dedo en el gatillo puede la sátira percibirse problemática. También tengo yo una responsabilidad, no solo por lo que pienso  y digo, también por como puede entenderse y utilizarse por otros. Pero, si yo me impongo autocensura, para no dar alimento ideológico a personas  como ésta,   la sociedad abierta  ha recibido un golpe bajo. 

La discusión sobre que enseñanzas debemos tomar del ataque terrorista de Noruega, tiene múltiples aristas y es confusa. Permítanme tratar de aclarar algunos puntos y complicarlo en otros.

Se dice a menudo que ABB (las iniciales del monstruo) estaba solo frente a su acto aberrante. Los que sostienen ésto lo hacen a él plenamente responsable de manera tal que ninguno otro asuma la responsabilidad. Esto es un pensamiento erróneo. Dos individuos pueden repartir la responsabilidad en un 50% cada uno, pero también la pueden tener en un 100% cada uno:  Por ejemplo,  cuando juntos matan a un tercer individuo (uno lo sostiene mientras el otro le corta la garganta). Puede también suceder que un individuo tenga 100% de responsabilidad mientras que otros, tengan una responsabilidad parcial porque han facilitado de alguna manera el hecho.

Nosotros podemos tranquilamente constatar que ABB es completamente responsable por su acción y sin embargo preguntarnos con justa razón si alguna otra persona tiene responsabilidad para que haya salido como salió. Los pensamientos van, obviamente, a los dirigentes políticos. ¿Puede haber en la sociedad  facilitadores para que ocurran estos hechos? ¿Podría haberse evitado un tal hecho con otra política?.

No es fácil responder a estas preguntas, pero algunas especulaciones posibles podrían llegar a ser que una política superficialmente considerada exitosa debido al amplio apoyo popular y desarrollo económico, puede, sin embargo, tener  unos muy lamentables efectos colaterales. Puede por ejemplo, llevar a crecientes diferencias en la sociedad, a la exclusión de determinados grupos, etc. y estos son factores que sirven de caldo de cultivo para un extremismo del tipo de ABB. Todas éstas son  cuestiones difíciles de probar empíricamente, pero merecen ser estudiadas en una investigación social seria.  Los políticos también tienen  el deber de aprender las lecciones que estos trágicos sucesos aportan.

También la hipótesis democrática sueca - de que el desarrollo del multiculturalismo en sí mismo lleva a reacciones contrarias violentas -  debe por supuesto,  escudriñarse critica y sistemáticamente.

Un cuestión sensible es la pregunta de si lo sucedido debe tener consecuencias para la sociedad pública. El   Primer Ministro noruego Stolenberg aclaró que la responsabilidad por el acto terrorista debe ser una continuidad en la sociedad abierta, acto seguido,  el juez decidió que el proceso criminal contra ABB debía realizarse a puertas cerradas. ¿Cómo debemos tomarlo? ¿Tendremos que  llegar a un compromiso con la apertura para contrarrestar hechos como éste?

En algunos lugares se cierra la posibilidad de comentar en la red artículos de periódicos. ¿Es ésto apropiado? No, ésto  es  contraproducente. Esto lleva a que personas con opiniones extremistas se reúnan en círculos cerrados para comunicarse solo entre ellos y de esta manera retroalimentarse.  Si se mantiene abierta esa posibilidad existe también la posibilidad de nutrirse con otras ideas. Sería también apropiado utilizar técnicas para evitar los mensajes anónimos que diluyen la responsabilidad  por lo escrito. Es posible así confrontar a las personas con prejuicios y hasta tal vez descubrir potenciales criminales. Por lo tanto, ¡siempre conviene  abrir que cerrar!. 

Por último,  el aspecto más problemático de la cosa: ¿Se necesita censura en la sociedad pública? Nosotros en Suecia nos hemos enfrentado antes a este dilema a propósito de las provocaciones en contra del Islam de Lars Wilks.  Aún más  agudizó el tema   el Jylandspost danés con las caricaturas de Mahoma. ¿Debemos amilanarnos ante amenazas de terror fundamentalista islámico no provocando de forma burda?

He creído que la respuesta es por demás sencilla: No. El individuo solo debe por si mismo decidir el riesgo a tomar, pero el derecho a provocar es obvio. La provocación es una parte en un largo proceso de ilustración. Algunos pocos valientes elegirán el camino de Gordiano Bruno, cuando el provocado responde al ataque.  O de Galileo. De todas maneras, desafiar es correcto (ver nota al pié).

El tema ha pasado ahora a otro nivel. Si yo sé que un extremista o fundamentalista  de derecha se cobija  en mi ala, con el dedo en el gatillo, listo para atacar tanto musulmanes como a "suaves contra el islam", no se siente  de igual modo obvio  ésto de  satirizar el islam. Tanto,  que hasta una critica fundamentada contra las representaciones religiosas puede percibirse como algo problemático.

En nuestro país, la critica en contra  del cristianismo no trae problema, desde este ángulo. Puede ser peligroso desafiar el  fundamentalismo cristiano, lo sabemos ahora, pero los cristianos en nuestro país no forman ninguna organización terrorista. Pero la cosa es indudablemente diferente con el Islam. Fenómenos como la Islamofobia son, lo sabemos ahora, una realidad y no es absolutamente disparatado pensar que una crítica fundamentada del islam, así como una sátira en su contra, pueden fomentar esos estados de odio.

Es muy fácil pensar equivocadamente y apegarse a los principios aquí. "Yo solo asumo responsabilidad por mis razonamientos, por mi arte" puede uno estar tentado a decir.  "Si alguien malinterpreta mi crítica  como apoyo para una acción violenta en contra de los musulmanes, no es mi problema". "Yo solo quiero traer a la luz  el carácter  irracional, de mal gusto y supersticioso que el Islam comparte con el Cristianismo y el Judaísmo". Empero recordemos que aunque el terrorista es 100% responsable por sus acciones, puedo yo también  compartir la responsabilidad. Soy responsable, no solo por lo que pienso y digo, sino también por como eso puede interpretarse y usarse por otros (es decir: que debo cuidarme de incitar al odio, porque de eso soy responsable).

Esta es paradójicamente una responsabilidad muy desagradable de asumir. Si yo me autocensuro, si soy cuidadoso, para no dar alimento ideológico a personas como ABB, entonces la sociedad abierta ha recibido un golpe bajo. Si  persisto y utilizo todas las posibilidades de la sociedad abierta para decir lo que pienso y desarrollar mi arte, pueden personas inocentes ser víctimas de atentados, en los cuales no he tomado parte activa pero si alentado.

No sé con exactitud que pensar sobre ésto, he aquí mi dilema.

----------------
Nota mía: Los recalcos en negrita están hechos por el autor del artículo. Las notas entre paréntesis en cursiva acostada son mías. Artículo original enlazado aquí.

Nota del autor: Giordano Bruno era el filósofo  y astrónomo italiano que fue quemado en la hoguera de la Inquicisión en el 1600 por su concepción panteísta del mundo, a diferencia de Galileo Galilei que se salvo de refilón al contradecir su concepción coperniciana del mundo y aceptar la geocéntrica.

24 comments:

Martine said...

Creo recordar que Marguerite Yourcenar se inspiró en Giordano Bruno para escribir este magnífico libro cuyo título es "Opus Nigrum"..

Besos, Myr y gracias por esta magnífica Entrada

Aristos Veyrud said...

Exquisito tema Myr me desocupo de algunas tareas de rutina y luego comento con responsabilidad.
Hasta mas tarde!!!

Merche Pallarés said...

Estoy de acuerdo con el profesor cuando dice que también es culpable la gente que alienta este odio al "diferente" (antes los judios ahora los musulmanes) pero es una situación muy "tricky"/delicada porque en nuestra sociedad abierta, efectivamente, tienen derecho a expresar sus ideas por muy negativas que sean. Pero corren el peligro de alentar a monstruos como ABB. Sin embargo hay una frase que dijo éste (publicada en el suplemento dominical de "El País" de este domingo) que me llamó la atención: "No me gusta la educación superliberal, matriarcal y sin disciplina que me dieron. Me feminizó". Lo de "feminizar" me parece superfluo pero lo de "superliberal" y, sobre todo, "sin disciplina" da que pensar... Prueba de que los niños necesitan barreras,límites o sea, disciplina, y no dejarles hacer todo lo que quieran, cuando quieran. A la larga, esta manera de educar crea monstruos. Besotes, M.

Myriam said...

MERCHE: Como sabes me he referido a lo que comentas dándote la razón en mi entrada sobre los mecanismos para crear monstruos
Besos

Asun said...

El ser humano crece y se desarrolla inmerso en la sociedad, y es en esta donde se le debe enseñar a respetar al otro, a quien es diferente, a quien no piensa como él, a ver en el otro un ser humano digno de ser tenido en cuenta. Cuando esto no sucede, algo falla en el proceso. Por lo tanto en un caso como el sucedido en Oslo da mucho para pensar cómo estamos haciendo las cosas y asumir la parte que nos toca.

Besos

Pedro Ojeda Escudero said...

Es el dilema exacto que solo se puede asumir bajo la responsabilidad social.
Besos, Myriam, gracias por el artículo.

nocheinfinita said...

Todos deberíamos asumir nuestra parte de responsabilidad y actuar en consecuencia. Muy interesante el post. Gracias-

Un abrazo

Merche Pallarés said...

¡Gracias por el link! No lo había leido. Me alegro de que estemos de acuerdo. Besotes de nuevo, M.

Nómada planetario said...

Una cosa es no compartir unas creencias, sean las que fueren y otra arremeter violentamente contra quienes la profesan. En todas las sociedades se ha buscado un chivo expiatorio cuando las cosas se tuercen.
Un abrazo.

elisa...lichazul said...

sin duda todo parte en uno y desde allí hacia el resto,pero siempre el resto termina influenciando en uno

círculo virtuos o nefasto según los resultados que se den
somos en esencia entes belicosos y absolutamente territoriales

la esencia humana no ha cambiado muchso desde que bajamos de los árboles

sorry, no es una opinión catedrática, es simple sentido común

besitos y buena semana

Janeth said...

Todo lo bueno y lo malo se estimula cuando tratamos de llegar a una conciencia más plena. Cuando ésta se amplia, se abarca no sólo más hacia arriba, (supraconsciente) sino también más hacia abajo, (inconsciente colectivo). Pero una vez que se abrió la puerta del inconsciente, una vez que se contestó a la llamada de la vocación interior, el único camino queda adelante.

Aristos Veyrud said...

“Gabrielle Giffords joven legisladora de Arizona y judía, sin miedo y decidida, tanto que llamó la atención de Sarah Palin, la estrella del movimiento ultraconservador Tea Party, quien la señaló, mediante un mapa colocado en su página de Facebook antes de las elecciones de noviembre, como uno de los demócratas a batir para evitar la reforma sanitaria de Barack Obama.
Moderada en sus planteamientos, defensora de la pequeña empresa, Giffords fue una de las grandes victorias contra el Tea Party en noviembre de 2010, especialmente después de que su oponente republicano, el joven Jesse Kelly, basara su campaña en un lema tan peculiar como “Ayuda a quitar a Gabrielle Giffords de su puesto” e invitara a sus seguidores a “disparar un rifle automático M16 con Jesse Kelly”. Giffords, que defiende también una reforma migratoria que permita poner orden en la comunidad inmigrante de EUA, habla español, fue becaria Fulbright en México e incluso tiene una casa en el país vecino.
Según testigos, Jared Lee Loughner, un hombre de 22 años, que tenía un arma semiautomática abrió fuego indiscriminadamente y se cobró la vida de al menos seis personas, entre ellas el juez federal John Roll y una niña de nueve años y dejó heridas de gravedad a otras 13, ha sido identificado como el sospechoso del tiroteo ayer en Tucson que dejó herida de gravedad a la legisladora demócrata Giffords, según CNN.”
Los neonazis y otros grupos extremistas ya han cobrado vidas de inocentes en esta última década en los países nórdicos, lo preocupante es que están avanzando políticamente en sus plataformas de extrema derecha, ultraconservadoras, con claras propuestas anti demócratas, nacionalistas y racistas apegadas a las soluciones inmediatas de fuerza.
Dentro de su ideología hace rato está claro que el debate político no es su objetivo sino el de la fuerza. Igual sucede con los otros grupos terroristas del medio oriente. Se les dé o no las garantías de la libre expresión democrática.
El autor plantea un dilema, ceder o no a su chantaje de regular la libre expresión, que sin duda terminará en suprimirla del todo pues esos son sus fines. Pienso que los países que tienen la oportunidad de la libre expresión por nada del mundo deben transigir ese principio, ceder en lo mínimo ya es otorgar terreno a la intolerancia del pensamiento.
Alentar y propagar el odio por los medios de comunicación masiva no está dentro de la libertad de expresión, pues la libertad de expresión si debe regular las ideologías que la socavan. Llevar al extremo el concepto de libertad podría conducir al absurdo que se pueden permitir los llamados de magnicidio o asesinatos en masa al que se le venga en gana para imponer políticas totalitarias.
Dejo este enlace para quienes deseen profundizar sobre los orígenes actuales del terrorismo a nivel mundial, es un reportaje de hace algunos años realizado por la BBC
Al qaeda no existe
Mi abrazo Myr!!!

Javier Rodríguez Albuquerque said...

Interesantísima reflexión.
Yo particularmente me he hecho esas preguntas y otras en diversos momentos. No tengo respuestas, pero siempre es bueno reflexionar sobre aquello que como humanos podemos llegar a hacer y las responsabilidades personales y sociales de esos actos.
Un abrazo.

Aldabra said...

la sociedad también es responsable de la parte que le toca, claro que sí.

y la sociedad noruega tiene que hacerse ahora unos serios planteamientos... coincido contigo [ya lo hice en tu post anterior] en que son necesarios límites, la superliberalidad no sirve para todos los individuos por igual, por mucho que nos disguste.

lo de Noruega no tiene palabras pero es verdad que también hay que sobreponerse y buscar los medios necesarios para que terrores así no vuelvan a suceder.

biquiños,

Desclasado said...

El culpable es el asesino.
Los demás caminos tipo "todos somos culpables" nos llevan a callejones sin salida.
Un asesino de estas características está desequilibrado, no hay cobertura ideológica que pueda asumir eso. Tan desequilibrado está el Capitán Noruega salvando la civilización vikinga, como el mártir por Alá que se va a encontrar con 76 vírgenes (¡qué coñazo!) tras su martirio.

Pero... tomemos el otro camino, el buenrrollista, el progre, el de trasfondo cristiano "yo pecador, por mi culpa", el de todos tenemos culpa.
Muy bien: ¿de qué tenemos culpa? ¿De haber querido jugar a que un Islam medieval, machista, violento, impositivo, supersticioso, tiene cabida multicultural en una sociedad democrática occidental? ¿De no habernos todos convertido al Islam? ¿De no censurar las voces que, -como la mía- se alzan serenamente contra ese Islam con la excusa de que pueden generar monstruos? ¿De haber vuelto locos a los niños educándolos en que el Islam es algo a respetar al tiempo que se les dice que el machismo es algo a eliminar?
Quisiera saber cuál es la culpa colectiva de que un individuo esté loco.
Les dejo el decálogo para criar un delincuente del juez Calatayud:

1. Dadle todo cuanto desee: así crecerá convencido de que el mundo entero le debe todo.

2. Reídle todas sus groserías, tonterías y salidas de tono: así crecerá convencido de que es muy gracioso y no entenderá cuando en el colegio le llamen la atención por los mismos hechos.

3. No le déis ninguna formación espiritual: ¡ ya la escogerá él cuando sea mayor!

4. Nunca le digáis que lo que hace está mal: podría adquirir complejos de culpabilidad y vivir frustrado; primero creerá que le tienen manía y más tarde se convencerá de que la culpa es de la sociedad.

5. Recoged todo lo que vaya dejando tirado: así crecerá pensando que todo el mundo está a su servicio; su madre la primera.

6. Dejadle ver y leer todo: limpiad con detergente, que desinfecta, la vajilla en la que come, pero dejad que su espíritu se recree con cualquier porquería. Pronto dejará de tener criterio recto.

7. Padre y madre discutid delante de él: así se irá acostumbrando, y cuando la familia esté ya destrozada lo encontrará de lo más normal, no se dará ni cuenta.

8. Dadle todo el dinero que quiera: así crecerá pensando que para disponer de dinero no hace falta trabajar, basta con pedir.

9. Que todos sus deseos estén satisfechos al instante: comer, beber, divertirse,…¡de otro modo podría acabar siendo un frustrado!

10. Dadle siempre la razón: son los profesores, la gente, las leyes… quiénes la tienen tomada con él.

“Y cuando su hijo sea ya un delincuente, proclamad que nunca pudisteis hacer nada por él”.


Saludos.

Ele Bergón said...

Interesente, muy interesante el artículo. Las causas de los sucesos son múltiples y están llenas de "fectos mariposa"

Un abrazo

Luz

ANTIQVA said...

Uno, a veces, en estas cosas, se siente perdido... Creo que, simplemente, en el mundo falta sentido comun... Avanzamos hacia un mundo en el que cada vez hay menos sentido comun, por eso cualquier disparate es posible.

El unico consuelo es pensar que cualquier tiempo pasado, digan lo que digan, fue peor...

Un abrazo fuerte

Myriam said...

A TODOS: mil gracias por vuestras contribuciones tan ricas que nos ayudan a pensar en que sociedad vivimos y que es lo que queremos legar a nuestros hijos.

Cariños a todos.

Myriam said...

DESCLASADO: muchas gracias por tu comentario. Para que leas - si quieres mi opinión de como SI contribuimos a crear monstruos - pulsa en el enlace que puse aquí más arriba en la respuesta a MERCHE, que te lleva a la entrada.

Con respecto a las preguntas que te haces sobre el Islam, personalmente creo, que existe una gran mayoría moderada. Los fundamentalistas que tu mencionas existen lamentablemente, pero son los menos - un puñado - aunque hagan mucho ruido y daño.

Este monstruo ultra-nacionalista está desequilibrado (es un psicópata), pero no clinicamente loco, porque tiene plena conciencia de lo que hace y lo ha planeado motivado por el odio y la maldad, con premeditación y alevosía, por lo que será imputado jurídicamente, con toda seguridad, por sus crímenes.

Te recuerdo que desequilibrados como HITLER y etc, SI tuvieron una ideología que los sustentara y una estructura en la que se apoyaron. De lo contrario, uno como HITLER solito, no hubiera podido llegar a cometer las atrocidades que cometió.

He aquí, a mi juicio, el problema:
Cuando no vemos como se forman esas estructuras sociales y como nosotros contribuimos a formarlas, no aprendemos de la historia y corremos el riesgo de caer en lo mismo, por aberrante que ésto sea.

Saludos.

Desclasado said...

Leído el enlace, Myriam. Gracias.
Bueno, del enlace no tengo nada que objetar, está claro que las circunstancias influyen en las personas.

Del Islam moderado. ¿Qué es moderado? Yo me conformo como "moderado" con que no quieran degollarnos a todos los infieles. Pero entonces calificaré igualmente de "moderada" a una ultraderecha que no quiera matar a los diferentes, o a una ultraizquierda que ídem.
El terreno de los que es moderado dentro del extremo, es muy resbaladizo. Considerar que la mujer es propiedad del hombre, aunque sea "moderadamente", no consigo interiorizarlo ni como moderado ni como aceptable. Parece que eres sicóloga o siquiatra; sabrás que hay que saber decir "NO".
Ni pretendo matar a los islamistas ni cambiarles su mentalidad. Yo no estoy en posesión de la verdad. Pero eso tampoco implica que tenga ni que respetar sus actitudes ni permitírselas en mi casa. Cuando yo voy a su casa no pretendo imponer mis actitudes en el nombre de ningún dios.

Aprendamos de la Historia, estoy harto de decirlo en mi entorno: a Hitler lo trajeron la corrupción de las democracias.
Me permito autocitarme: lo explico AQUÍ a grandes rasgos.

Me gusta tu blog, se puede hablar aquí de todo con tranquilidad, sin estridencias.

Saludos y gracias por responder.

La Zarzamora said...

Cualquier fanatismo, y del tipo que sea me pone la carne de gallina.
Creamos kamikaces desde el vientre materno... y la responsabilidad es siempre nuestra, de todos.
La violencia sólo engendrará violencia.
Excelente post, Myriam.

Besos.

Desclasado said...

Ufff, Myriam, ahora he leído por curiosidad tu perfil y veo que eres sicóloga y que promueves el entendimiento entre pueblos.
Así que mi comentario anterior está fuera de onda.

No he dicho nada, olvídalo.

Saludos.

Liliana Lucki said...

Es difícil encontrar una respuesta con tantos pensamientos diferentes.

No me gusta cuando se clama por la tolerancia...
No tengo que tolerar al diferente.Le debo respeto.

A los que se sienten con derecho a matar, no nos
representas al general de la sociedad.

Es cierto que crece el numero de adeptos al nazismo.
Con ello imagino un futuro peor.

Quisiera una comprensión de los pueblos.Pero el
como ???? Ese es el tema. Educar para el bien y buscar un equilibrio.

QUE DIFICIL !!!! Lo peor que en Noruega justifican otros atentados.....mmm..mmm

Un abrazo, Lili

pancho said...

La libertad de expresión debe tener un límite que lo marca el sentido común. Es esencial saberse poner en la piel del provocado o herido: no hacerle a nadie lo que no quieres que te hagan.

Sé que es más fácil decirlo que hacerlo porque todas las situaciones tienen detrás sus características y sus historias, pero ahí deberíamos dirigir la energía.

Un abrazo.