Wednesday, May 25, 2011

La ciudad fantasma





Hay ciudades, como ésta, que algunos llevamos dentro.




.´.

28 comments:

Manolo said...

Hay espacios que ya no existen, salvo en el recuerdo.
Besos.

Aldabra said...

los fantasmas no existen Myr, ¿o sí?

biquiños,

Paco Cuesta said...

Myriam: Hoy ha salido el sol, es primavera, la ciudad parece distinta.

Graciela said...

Cuando me asalta esa ciudad descripta, espero que el viento se la lleve pronto!

Los fantasmas existen? sí, los que nos recuerdan lo malo que se puede pasar.

Besitos Abupordos :)

Javier said...

Así es nuestro interior?
Que acojone.

Saludos.

andré de ártabro said...

Cuantas veces una imagen tiene más fuerza que las palabras.
Un beso

Asun said...

Pero... ¿no son los fantasmas fruto de nuestra imaginación?

¡FUERA, FUERA... FUERA FANTASMAS!

Besos

Julia said...

Si tenes razón, pero hoy aquí hace sol y playita.

Un besito calentito.

Merche Pallarés said...

Sí, yo llevo dentro esas persianas cerradas. Besotes, M.

Pedro Ojeda Escudero said...

Hay recuerdos que solo podemos soportar en disolución permanente.
Besos.

virgi said...

Un resquicio de luz, una piedra, la grita de una puerta...permanecen para siempre con nosotros.
Besos besos

Fernando López Fernández said...

bello myriam, muy bello
un beso

Común said...

Hola!!!!!
Si conozco muchas de esas ciudades y no te pasa que recordas algo muy grande y cuando llegas al lugar lo ves tan diminuto……………….
Un abrazo de oso.

Txema said...

Los fantasmas me producen menos miedo que los vivos.

Saludos Myr

Janeth said...

Myrian amiga, que bonito recuero has evocado en mi memoria, aun recuerdo la casa paterna donde vivi años preciosos con mis padres, la casa ya no existe, pero aun queda en mi mente aquellos instantes lindos,.... momentos inolvidables grabados en mi memoria....

Aristos Veyrud said...

La ventaja es que así como las cargamos dentro, existe siempre la posibilidad de cambiar el paisaje o botarlas muy lejos...
Myr mi abrazo!!!

Estrella Altair said...

Si son fantasmagóricas.. hay que saber quien es el fantasma, charlar un ratico con él..

y convertirle.. en amigo..

del corazón.

Un beso

Isabel said...

Y suele ser más de una.
Me gusta tu espacio.
Saludos.

jg riobò said...

Sobre todo en los sueños.

Ricardo Marin said...

Todo es impermanete....

Lo único constante es el cambio...

MIMOSA said...

Hola Myriam, más bien creo, que tras estos días de absoluto trabajo soy yo un fantasma en la ciudad!
Besos y abrazos!!!

Marcelo said...

Por eso duele tanto saberse forastero.
Un saludo desde La Menor Idea

MAR said...

Lamentablemente sí, yo soy bastante depresiva amiga, hago un esfuerzo por ser positiva cada día.
Mis besos para ti y que ese gris se vaya lejos de nosotras.
mar

ANTIQVA said...

Hoy la vida está llena de espacios irreales, de seres irreales, de vivencias irreales...

Por ejemplo, tú posiblemente no existas realmente...

Y, quizás, yo tampoco. Quien sabe...

Un abrazo, amiga

María said...

Así está algunas veces el interior, algo borroso...

Un besito.

EVA MAGALLANES said...

Hola Myriam!, creo que todo va quedando al interior y que lo sustancial es darle a cada parte el sitio adecuado, ya sea para volver allí cuando sea menester, ya sea para su reposo eterno:
nuestra ciudad interior con sus espectros y desdibujos.
Mis abrazos!

Belkis said...

Siempre que esos recuerdos te sumen bienvenidos sean, pero si es para restar, que se vayan bien lejos. No hacen falta.
Un abrazo querida amiga.

Carmela said...

Me gusta bucear en esos recuerdos del pasado.
Y cuando reencuentro el pueblo fantasma parece menos imponente que en la memoria .

Un abrazo.