Thursday, March 24, 2011

Análisis del personaje Benjamín Tobes de la novela “Viene la Noche” de Oscar Esquivias – Comparación con Walt Kowalski de “ Gran Torino” Parte 4 y última. B

WK no es sólo ignorante, es un hombre torturado. ¿Por qué? Por que tal como lo relata en la escena en la que está en el bar con sus amigos y llega el cura, estuvo W.K. viviendo en Corea 3 años, en los que sobrevivió y mató a chicos de 17 años, con ballonetas, con balas, algo que recordará hasta la muerte. Pero WK exteriorizará completamente su culpa y su tormento, recién después de que los pandilleros atacan despiadamente a Su, quien regresa a casa en un estado lamentable ( toda golpeada y suponemos que también violada):

WK está limpiando su arma, llega Tau que clama venganza y le pregunta _“¿Cuál es la mia? “.
WK le obsequia a Tau la estrella de plata, por que “ Talvez no regresen” (él ya había pensado que hacer para vengar a Su y de una vez por todas solucionar el conflicto con los pandilleros).
Tau le pregunta: _”¿Qué se siente al matar? “
_ “No quieres saber, es horrible”. WK lo encierra en un cuarto y continúa: _ “Lo único peor es matar a un chinito de 17 años que solo quería rendirse y que te den la medalla de plata por eso. Yo tengo sangre en las manos, estoy sucio. Tú eres joven y tienes toda la vida por delante, Yo termino ésto. Tengo que hacerlo y voy a hacerlo sólo”.

WK lo va a hacer solo él que está enfermo y escupe sangre, sangre del mismo tenor de la que pesa en su conciencia y lo tortura. Hasta ahora, había encontrado la forma de convivir con su culpa escindiendo su conciencia. Esto es, no recordando el suceso fruto de su tormento y despersonificando o cosificando a sus víctimas como “amarillos y bárbaros”, cosa que no puede sostenerse más desde que sus vecinos hmong dejaron de significar una masa amorfa amarilla y con los que además, ha entablado una relación amistosa. Al tomar conciencia de que sus vecinos son seres humanos con los que hasta tiene cosas en común, no puede tolerar el peso de su culpa: debe expiarla y la única forma de hacerlo es, ofreciéndo su vida a cambio de salvar a sus amigos. Una resolución que la audiencia no espera, acostumbrada como está por Hollywood a que al ser golpeada y eventualmente violada la víctima, se "legitime" la violencia vengativa del " bueno".


Comparación BT de “Viene la Noche” con WK de “Gran Torino”:

Ambos personajes son jubilados en la actualidad y era de la globalización. BT es español, castellano de pura cepa, emigrado a Madrid y WT es estadounidense de ascendencia polaca. El primero trabajó en una tintorería Industrial de la cual era propietario, junto con su mujer y un empleado. El segundo trabajó en relación de dependencia en la Planta Ford como mecánico de autos. Benjamín es casado y no se lleva bien con su mujer, pero si con su hijo y más o menos con su nuera y se frecuentan. Walt es viudo y no se lleva bien ni con sus hijos, ni nueras, ni nietos. Poco se frecuenta con su hijo mayor y familia, nada con el menor y su familia nuclear.

BT tiene una afición: leer novelas, lo que hace con mucho entusiasmo, sin desconfiar de los novelistas a los que se "entrega como un amante engatuzado"; también cree que el sexo es el motor del mundo y es sexualmente activo aunque "solo conserve una brasa remota de aquel fuego". [Todo un acierto de Esquivias, lo repito, en contra del prejuicio tan corriente de que los adultos mayores o ancianos son entes asexuados ]. La afición de WK es su Gran Torino y del sexo, pués, es viudo y “de eso no se habla" a lo largo de toda la película. Tampoco viene a cuento, para ser justos.

Ambos personajes han estado en el infierno: BT ha estado en la Guerra Civil Española y ha luchado contra sus propios compatriotas, WK en la de Corea , matando coreanos comunistas, por lo que fué condecorado.

Ninguno de los dos es religioso, ni cree en la religión. BT teme a la muerte y habla de ella como que hará un viaje hacia la oscuridad, hacia las estrellas. WK no le teme en absoluto, antes por el contrario, la ve como una necesidad para expiar las culpas que lo atormentan y la busca explicitamente para redimirse.

EL barrio de ambos ha cambiado su fisonomía por la gran inmigración de extranjeros, producto de la globalización de los últimos tiempos. BT se desorienta en él y trata en ese laberinto de encontrar su camino a casa, entre suspiros llorosos y ayuda de la policía. WK despotrica en contra de los extranjeros y busca solucionar por mano propia la violencia que las pandillas ocasionan a sus propios compatriotas, desde la segura trinchera de su casa.

BT y WK son similares y a la vez diferentes, son como dos vecinos ancianos de mi barrio o del tuyo, en el que la vida y sus circunstancias sigue su curso y se transforma, mientras que ellos dos quedan cada uno, a su manera, atrapado en su pasado, sin poder aceptar (entender, asimilar) los cambios. El uno cascarrabias y desorientado, el otro avinagrado y justiciero.


Con esta cuarta y última parte, llegamos al final de este trabajo que corresponde al tercer libro de la trilogía de Oscar Esquivias: 1- Inquietud en el Paraíso, 2- La Ciudad del Gran Rey y 3- Viene la Noche, que hemos leido con la guía de Pedro Ojeda desde su blog La Acequia. Todos mis escritos sobre las obras de este autor se encuentran en la etiqueta que lleva su nombre o pueden acceder a ella pulsando aquí.


Gracias por vuestra paciencia y comentarios.
© Myriam Goldenberg

10 comments:

Merche Pallarés said...

¡Excelente comparación! Besotes, M.

Asun said...

La verdad es que analizando así, punto por punto se ven mas similitudes de las que aparentemente podría parecer a primera vista.

Me encantan estas disecciones que haces tan detalladas, contemplando tantos aspectos que de otra manera nos pasarían desapercibidos.
Eres una genia.

EN-HO-RA-BUE-NA.

Besos. :-)

Pedro Ojeda Escudero said...

Excelente.
Ambos personajes proceden de un mundo que ya no existe.
La ascendencia de Benjamín se da por obvia en el libro: castellano de pura cepa emigrado a Madrid.
Un beso.

Myriam said...

Gracias Pedro: lo corrijo en el texto.

Abrazos a todos

pancho said...

Le das a un personaje tan castizo y "gato" una dimensión que ni el mismo autor habría sospechado.

No es muy frecuente leer sobre la sexualidad de la tercera edad en novelas ni en ningún sitio. Debe ser un asunto que no vende. Por eso este autor es diferente y aguanta tantos análisis distintos.

Un abrazo.

Aldabra said...

Excelente comparación y muy muy lograda, como ya te dije. Biquiños.

DEMOFILA said...

Me encanta como describes la novela y sus pesonajes, no la he leído, pero creo que despuésde leer tus dscripciones la leeré y seguro que la entenderé y asimilaré mejor.
Sí, preciosa, mi poesía es un beso con mucho amor.
Besos, de amiga, claro está

Manuel de la Rosa -tuccitano- said...

A mi aún me queda un poquito...entre el trabajo y la pereza.....uf...espero darle finiquito esta semana

MIMOSA said...

No me cabe más que aplaudirte por todas las aportaciones que has realizado a la lectura. Con ellas nos has ayudado mucho a entenderla, pero desde luego que esta comparativa es magistral.
Besos y abrazos Myriam

Abejita de la Vega said...

Has estudiado concienzudamente a Benjamín, tus entradas las guardo para estudiarlas bien. Excelente trabajo.

Benjamín me gusta como lector, como marido y amante es un horror.

Besos