Wednesday, March 23, 2011

Análisis del personaje Benjamín Tobes de la novela “Viene la Noche” de Oscar Esquivias – Comparación con Walt Kowalski de “ Gran Torino” Parte 4 y última. A

Viene de la entrada anterior.


En la Película “Gran Torino” el conflicto está suficientemente presentado en la primera escena: que es en el Funeral de Dorothy Kowalski, esposa de Walt Kowalski (WK).

La película comienza con una vista general exterior de la Iglesia. Corte. Adentro; el organista toca el órgano. Mirada al público. Se levanta uno y va a darle el pésame al viudo: WK, parado al frente, de cara al público y cerca del ataud. Desfilan los nietos (dos niños varones y la adolescente Ashley, con el ombligo al aire, mascando chicle) la cámara enfoca un close-up (un primer plano) con la cara de asco de WK. La cámara ahora muestra a los hijos de WK: Mitch, el mayor y Steve el menor, sentados uno junto al otro. Mitch pregunta a Steve:
_ ¿Te diste cuenta como el viejo mira a Ashley?
_ ¿Qué esperabas el viejo sigue viviendo en los 50; esperaba que su nieta se vistiera menos llamativa.
_ Uno de los tuyos traía un jersey de nylon, seguro que eso le encanta_ contrataca Mitch.
_ De lo que hablo es que no hay nada de lo que hagamos que no decepcione a papá. Es inevitable, por eso jamás voy en día de acción de gracias_ aclara Steve.
_ ¿Qué hacemos con él?
_ ¿No crees que va a meterse en problemas él solo en ese vecindario?
_ ¿Por qué no te lo llevas a tu casa? Y se rió.
Se miran y luego cada uno mira para el otro lado.
Close-up del viudo WK ( Clint Eastwood). El organista toca. El cura comienza el sermón: “¿Qué es la muerte? ¿Será el principio o el final? Todas estas preguntas nos atormentan [....] es agria porque nos duele, dulce porque es salvación”.

---------

En efecto, como lo podremos apreciar en la siguientes escenas, WK trabajador jubilado de la planta mecánica de Ford en Michigan, es un hombre de caracter dificil, agrio, que critica a todo y a todos, que no se lleva bien ni con sus hijos. ni nueras, ni nietos - quienes sólo esperan la herencia - qué maldice que sus nuevos vecinos sean “amarillos” (Chinos de la etnia Hmong o Miao) en la casa justo de al lado. Justo al lado de la suya, de él; un ex-combatiente de la guerra de Corea y que ha recibido la estrella de plata, por “su valor”.

Para WK “amarillos” y “bárbaros” son todos la misma "cosa" y no distingue coreanos de chinos, ni chinos entre si (como sabemos, hay 56 etnias distintas reconocidas en China, aunque la mayoritaria sea la etnia Han). El, supremamente consternado se pregunta _ “¿Por qué llegaron estos amarillos a este vecindario?"

Sin embargo, poco a poco va entrando en relación con sus vecinos: Cuando el muchacho Tau, es obligado - por la pandilla de delicuentes chinos que lo asedia, como bautismo para ingresar en ella - a robar el Gran Torino, 1972 de WK, éste observa lo que sucede y exclama _ “Hijos de perra”, mientras busca la escopeta, le apunta, lo espanta y el chico huye. Pocos dias después, los pandilleros regresan a molestar a Tau y lo golpean adelante de su casa. WK, sale con la escopeta y les apunta a la voz de “ largo de mi jardín”.

La familia de Tau agradecida porque salvó al muchacho - Obviamente WK que no distingue a uno de otro no se dió cuenta de que era el mismo muchacho que intentó robarle el auto - le trae un montón de comida, como muestra de agradecimiento al que ellos consideran “el héroe del vecindario”. Nótese también aquí el respeto y la honra con que los pueblos orientales tratan a las personas mayores, algo que la película muestra adecuadamente.

Es interesante la relación que se establece entre WK y Tau: Tau confiesa su culpa a Walt y pide - por mandato familiar - reparar el daño trabajando en casa de WK durante una semana. WK lo considera un pusilánime, pero poco a poco, se convierte en mentor y modelo del muchacho y se establece una relación afectiva.

La ignorancia es la madre de todo los prejuicios. WK tiene un montón de ellos y la dulzura de Su, hermana mayor de Tau , y su paciencia - al irle explicando las costumbres de su pueblo, incluso le cuenta que los hmong han sido pro-estadounidenses - poco a poco van entibiando el endurecido corazón de WK. Este pasa incluso su cumpleaños con sus nuevos vecinos y se pregunta frente al espejo del baño “Santo Dios, ¿Cómo es posible que tenga más en común con estos chinos que con mi familia?”

Conforme nos adentramos en la trama de la película, vemos sin embargo, que hay algo más que simple ignorancia en los insultos de WK hacia los orientales. Y eso, lo escuchamos en las palabras que WK dice al cura que busca infructuosamente confesarlo “[....] lo que carcome a un hombre no es lo que le ordenan hacer (en la Guerra)” [sinó el sadismo al que se presta voluntariamente].


Continua mañana

8 comments:

Natàlia Tàrraco said...

Gran lección la del gran Torino, siempre se aprende, siempre se puede dar la talla como ser humano si se quiere, aunque cueste, a veces, bajar de burro o de los prejuicios o...

Myriam, vengo para agradecerte tus lindas y cariñosas palabras en mi blog, nunca me fallas, amiga. Besitooos muy dulces.

Aldabra said...

Muchísimas gracias por rememorarme la película de Clint porque es una maravilla. Tengo que volver a verla. Creo que has tenido una visión muy inteligente al comparar estos dos grandes personajes. Estoy deseando leer tu segunda parte, o las que sean.

¿Sabes una casa? A veces los personajes más duros (por fuera) son los más tiernos (por dentro). Personalmente desconfío mucho de esas personas que de buenas a primeras son todo halagos y dulzura (fingida) y que a la primera de cambio te la están pegando. A veces los cascarrabias acaban por ser flores primorosas.

Biquiños.

Asun said...

Hace bastante que vi esta película, y no recuerdo muchos detalles. Sí que me acuerdo de lo cascarrabias que al principio es WK con todo el mundo y cómo poco a poco va entrando en relación con "los amarillos", una relación en la que se ve que hay afecto por su parte.

Al final, lo que para mi viene a demostrar esta película es que esa dureza que muestran algunas personas no es sino una coraza que esconde unos sentimientos que, por los motivos que sean, no se quieren dejar aflorar.

Esperaré a mañana para leer la continuación.

Un beso.

Pedro Ojeda Escudero said...

La comparación es muy acertada: ambos protagonistas viven mundos similares, a pesar de la aparente diferencia. Aguardo, con ganas, la continuación.
Besos.

Merche Pallarés said...

No he visto esa pelicula pero con tu entrada me dan muchas ganas de verla. Hace unos días en una excursión a Formentera llevé a un Benjamín Torbes (me cae muy gordo, lo tengo que admitir). Se quejaba de todo, que si el mal tiempo, que si su playa de Fuengirola era mejor que las de la isla, que en esa isla solo había pinos y piedras... En fin, una sarta de agravios que acabé diciéndole que no debería salir de su Fuengirola ¡jamás! porque, evidentemente, no valía la pena... En fin, ¡qué cruz! Besotes, M.

pancho said...

A ver si la echan en alguna tv y podemas verla. Por lo que cuentas se trata de una característica muy común en Los USA y en todos los lados: se desprecia lo que se ignora.

Se le van intuyendo similitudes a los dos personajes.

Un abrazo.

Manuel de la Rosa -tuccitano- said...

No se desprecian las cosas por envidiarlas???...no aguanté el Gran Torino...eso pasa por verla en dvd....un abrazo

MIMOSA said...

Vaya!, visto desde esta perspectiva y este análisis, creo que la similitud es bastante acertada. ¿Cómo se te ocurren ensamblar las historias? Eres un hacha!
Besos