Wednesday, December 9, 2009

Violencia doméstica o intrafamiliar (3)




A partir de las respuestas a mis entradas anteriores sobre violencia familiar, quiero ahondar en algunos aspectos tratados en la entrada anterior, sobre el incesto. En siguientes entradas abordaré otros, para que no se haga ésta tan larga.

Pero antes, deseo expresar que siempre que hablo en mi blog de sexo, sexualidad y relaciones sexuales parto de la premisa de que sexo consesuado entre adultos es algo absolutamente privado de ellos y que nadie, nadie debe interferir en esa libre elección entre dos personas adultas: ningún poder político, ni religioso, ni nada. Para mí, siempre y cuando haya mutuo consenso y no dañe a un tercero es admisible y yo no soy quien para juzgar o decretar patología.

Hablamos de abuso cuando hay sometimiento, coacción. La víctima queda en poder del agresor. No es una relación de iguales. Cuando ésto sucede en el seno de una familia, en la que sus miembros debieran sentirse protegidos, se acrecienta el sentimiento de vulnerabilidad. Sentimos la calle, el mundo exterior, como peligroso pero pensamos y queremos creer que en casa estaremos a salvo.

Ahora que pasa cuando sucede el incesto ( en cualquiera de sus variantes: padre-hija; hermano mayor-hermana menor, madre-hijo; abuelo nieta etc) justamente porque culturalmente se nos ha machacado que el sexo es algo prohibido, sucio, que sólo cumple una función reproductora de la especie, etc.....

Los abusos sexuales provocan sentimientos de estigmatización, aislamiento y marginalidad que disminuyen la autoestima de quienes los sufrieron. Hasta que no sea elaborada la experiencia traumática la persona no podrá seguir con su vida. La víctima necesita ser creida, escuchada, validado su sufrimiento y sobretodo, no ser juzgada. Ella no tiene culpa, ni siquiera en las situaciones en que ha sentido placer al haber sido estimulada (de ahi surgen sentimientos de ambivalencia) . No tiene culpa. Punto.

Cargar con un secreto familiar es lo mismo que tragarse una granada con la mecha encendida. La víctima se detruye a sí misma o podría hacerlo con terceros. Por esos sentimientos de verguenza y la convicción de que no le creerán, al víctima se encierra en ese secreto. Se aisla, se estanca, queda victimizada. Por esos sentimientos de indefensión adquirida o aprendida, es incapáz de seguir adelante y se cree merecedora de todas las desgracias, o que éstas la persiguen, o que es como un faro de atracción negativa.

¿Se puede superar un trauma asi?

La respuesta mia es SI, se puede. Y esto vale para cualquier trauma ( no sólo sexual) . Sí, sí se lo elabora. De ahi la necesidad de ayuda, en el mayor de los casos, profesional. Lo que pasó, pasó, eso no va a borrarse, sin embargo el damnificado puede poner en marcha una serie de recursos, estrategias, para reconstruir su identidad como persona, para volver a creer en el otro y para poder lograr elecciones de pareja saludables.

Cuando se ha vivido una experiencia traumática quedan en la memoria restos desordenados y dolorosos de esa experiencia. La terapia individual apunta a reconstituir la historia, a llenar las partes que faltan, a ampliar el marco, a redimensionar y a poner las cosas en perspectiva. Ayuda también al sujeto a encontrarse así mismo y a poner en marcha todo su potencial interno. En una palabra, a moverse más allá del trauma y a continuar con una vida plena y significativa.

Por eso es importante que hablemos de estas cosas. Ha habido hasta ahora, demasiado silencio.

21 comments:

Pedro Ojeda Escudero. said...

El análisis y la perspectiva que adoptas me parece excelente y lo comparto. Un incesto -como dices, forzado- puede destruir una vida. Por eso hay que estar alerta y ofrecer toda la ayuda psicológica necesaria.
Besos.

Antonio said...

Anduve unos días fuera de combate. Ahora me incorporo leyendo esta interesante entrada que cuelgas sobre la violencia intrafamiliar.
No puedo estar más de acuerdo con lo que planteas en tu segundo párrafo sobre el sexo consensuado. Ahí está la clave de la vivencia sexual libre y plena. Cosa que no practican la mayoría de las parejas clásicas.
La educación religiosa, que entiende el sexo pecaminosamente, nos ha ido traumatizando en relación a esas vivencias. La búsqueda de esa sexualidad, libre y consensuada, se ve mediatizada por los esquemas troquelados en nuestra infancia, difíciles de superar muchas veces.
Es necesario hablar de sexo y, dentro de la evolución, su práctica libre como expresión de amor, afecto, deseo y placer compartido por los actores, de forma voluntaria.
Un abrazo y enhorabuena por tu entrada

Hada Saltarina said...

Me ha gustado esa apreciación que haces sobre la no culpabilidad aún cuando la experiencia fuera placentera para la persona pero éticamente reprochable. Hace tiempo escribí un post sobre ello haciendo referencia a esos casos en los que víctimas de diferentes tipos de abuso se consideraban culpables por, entre otras cosas, haber sentido placer.

Besos

Myr said...

FERNANDO PORTILLO dijo:

Mi esposa (Cristina se llama) trabaja desde hace treinta años como educadora en una escuela infantil pública de carácter social. Los casos más raros que se ven allí son los de niños que tienen una familia normal con un padre y una madre. Lo habitual es que el padre esté en la cárcel, que la madre esté privada de la custodia, y que el niño conviva con sabe Dios quién. En estos últimos treinta años, como te digo, mi esposa ha visto incestos de todos los colores, y de forma tan cotidiana y en tal cantidad que asustaría a cualquiera que no estuviese acostumbrado a todo. Y lo peor de todo es que eso que ella ve en su escuela sólo es una ínfima muestra; una esquinita de la alfombra por la que se atisba un poco de esa enorme cantidad de basura que tratamos desesperadamente de ocultar a la vista. A veces, hablando entre nosotros, hemos comentado que si fuese posible ver en toda su magnitud y de manera global el problema del incesto, probablemente habría que replantearse desde el principio las bases de la sexualidad humana. Y eso por no hablar de la pederastia. Hay un viejo refrán castellano que dice "el que hace un cesto, hace ciento"; quizás habría que darle un pequeño giro: "el que hace incesto, hace ciento".

Mil gracias y ¡Shalom!

Fernando

Jan Puerta said...

Qué triste es el silencio en estos casos. Debería de haber una asignatura donde se enseñase a contar lo que el miedo y la vergüenza a veces obliga a silenciar.
Un abrazo

Graciela said...

Es necesario aclarar Myr, porque ha surgido hace unos meses en un foro de ASI, que no todos sienten placer, muchas personas se han sentido agredidas por 'un tilingo' que hablaba que era psiquiatra -un perfecto idiota, que solo entraba a molestar-.

En mi casa este tema se ha tocado desde niñitas, uno puede ir adaptando las palabras para que los niños puedan contarte y saber que gozan de la confianza.

Hablar con niños abusados es muy doloroso, se necesita con urgencia una terapia para sacarlos y en los que han llegado a adultos 'con esa carga' poco a poco irán comprendiendo que no han sido culpables de nada.

Besitos y es un tema del que se debería hablar en todas las escuelas, para prevención.

Manuel de la Rosa -tuccitano- said...

En la sexualidad todo tiene cabida? Eso va a depender de la educación y de la cultura en que se viva...

No voy a discutir, no soy especialista, pero pienso que los traumas sexuales...esos no se curan... como mucho se podrán controlar...a pesar de la ayuda psicológica. En fin...estas entradas son muy buenas...besos

Asun said...

Muchas gracias por toda la luz que viertes sobre el tema. Creo que puede servir para poder entender y ayudar a las víctimas del incesto.

Besos

Fernando López Fernández said...

Hola Myr:
Una vez que el sexo es consensuado, nada que objetar, el problema es cuando no lo es y se esconde en el silencio, lo que hace que el sentimiento de culpabilidad y vergüenza aflore incrementándose a medida que pasa el tiempo, o al menos eso es lo que intuyo que pasa.La ayuda profesional es esencial, y hablar de ello fundamental.
Un abrazo

Txema said...

Hola, me incorporo a este blog de la mano de Antonio.

El tema que propones tiene distintas perspectivas. Y no siempre fáciles de encarar, sobre todo para el lego, como es mi caso.

Como Antonio, comparto tu segundo párrafo. Pero a partir de ahí tengo algunas dudas que requieren una reflexión más profunda.

Sirva, pues, este comentario más como presentación que como reflexión concienczuda.

El Ente said...

Tu análisis es magistral Myr. Eso destruye el interior de la victima completamente y creo que para siempre.

besos

Catalina Zentner said...

He conocido casos cercanos de abusos, la marca que dejan permanece, a pesar de la asistencia psicológica que, es cierto, ayuda a superar pero no a olvidar.

Abrazos,

Catalina Zentner said...

Agrego, Myr, que soy una activa militante de todos los movimientos que soliciten prisión perpetua a abusadores y violadores.

Abrazos,

Myr said...

Hola Todos:

Gracias por todos vuestros comentarios.
Seguiremos profundizando la reflexión sobre estos temas e invito a quienes tienen dudas sobre distintos puntos que las planteen ya sea aqui en el blog o a mi e-mail.

Seguiré, por una cuestión de orden, en la próxima entrada abordando aspectos sobre el incesto forzado, que no alcancé a tratar aqui y que quedaron pendientes según las respuestas a la entrada anterior.


Igualmente, trataré temas relativos a la Sexualidad Humana y como la interpretamos de acuerdo a lo que llevamos aprendido en nuestra o nuestras culturas, será materia de próximas entradas para que podamos abrir un debate.

También ampliaremos la noción se "sexo consensuado entre adultos"

GRACIAS a todos por vuestro interés y participacion. Abrazos a todos.

TXEMA: Bienvenido a mi casa, venir de la mano de Antonio es una muy buena recomendación, espero que aquí te sientas a gusto y expongas tus dudas con absoluta libertad.
Saludos

SilviaE.D. said...

Hola Myr!
Muy buena explicación,muy buen análisis. Es lamentable este tipo de violencia. En la escuela primaria donde trabajo se observan año a año algún caso "visible", pues las niñas quedan embarazadas. Por supuesto que las madres niegan todo y si las maestras denunciamos, terminamos nosotras declarando como imputadas en el caso. Hace unos años atrás, me tocó vivir una situación de esas con una alumna de tan solo 13 años. Muy triste, muy lamentable.
Gracias por plantear estos temas!
Un beso grandote!

Myr said...

SILVIA ED: Gracias por tu aporte. Es lamentable que eso suceda. Un parto a una edad tan temprana, trae también severas consecuencias a la niña dada su inmadurez anatómica.

Las madres que niegan actuan en connivencia o colusión con el agresor. Una agresión que es agrabada, además, por el vínculo. Las maestras debieran poder denunciar. Besos

Paco Cuesta said...

Debe ser terrible comprobar que el mundo exterior es más seguro que la propia casa. Pregunto: Cuando alguien abusa, actúa así en la creencia de que el sexo es algo sucio y prohibido, o porque se cree superior y propietario del "objeto" poseido.
Un abrazo y gracias por la lección.

Myr said...

PACO: Bienvenido a mi blog. Daré respuesta a tu pregunta en mis próximas entradas sobre el tema. Un Abrazo y espero que aquí te sientas como en tu casa.

Belkis said...

Muy interesante el tema que planteas de manera tan clara y abierta Myr. Es algo que creo ocurre con mas frecuencia de lo que se cree pero que se suele ocultar por múltiples razones. Creo como tu, que quien ha sido víctima de un incesto o cualquier tipo de relación sexual no consensuada, aunque le deje huellas profundas en la siquis, sí se puede superar. La víctima necesita tratamiento y sobre todo mucho apoyo moral y aceptación, y sobre todo el tratarla de manera normal, no verla como "un bicho raro". Los pedazos de un corazón roto siempre pueden volverse a unir. Gracias por tan interesante aporte.
Un cariñoso abrazo

Myr said...

BELKIS: Gracias amiga, "No ver a la víctima como un bicho raro" es uno de los factores fundamentales que la ayudarán a superar el trauma.

Aceptación, no estigma es lo que necesita, como muy bien lo señalas.Besos

LOLI said...

Demasiado silencio Myr y eso no es nada bueno pues es como si se le diera libertad al individuo y a la víctima le hace pensar que es algo normal.

Millones de gracias por sacarlo a la luz y de esa forma tuya que hace sentir que todo va a arreglarse por lo menos así me haces sentir a mi.
Ojalá que le llegue a muchísima gente tus palabras para que entre todos evitemos que siga sucediendo.


Besazos de corazón .