Thursday, June 11, 2009

La Sabiduría del Silencio





  1. Habla simplemente cuando sea necesario. Piensa lo que vas a decir antes de abrir la boca. Sé breve y preciso ya que cada vez que dejas salir una palabra, dejas salir al mismo tiempo una parte de tu chi (energía vital). De esta manera aprenderás a desarrollar el arte de hablar sin perder energía. Nunca hagas promesas que no puedas cumplir. No te quejes y no utilices en tu vocabulario palabras que proyecten imágenes negativas porque se producirá alrededor de ti todo lo que has fabricado con tus palabras cargadas de chi.
  1. Si no tienes nada bueno, verdadero y útil qué decir, es mejor quedarse callado y no decir nada. Aprende a ser como un espejo: Escucha y refleja la energía. El universo mismo es el mejor ejemplo de un espejo que la naturaleza nos ha dado, porque el universo acepta sin condiciones nuestros pensamientos, nuestras emociones, nuestras palabras, nuestras acciones y nos envía el reflejo de nuestra propia energía bajo la forma de las diferentes circunstancias que se presentan en nuestra vida.
  1. Si te identificas con el éxito, tendrás éxito. Si te identificas con el fracaso, tendrás fracasos. Así podemos observar que las circunstancias que vivimos son simplemente manifestaciones externas del contenido de nuestra habladuría interna.
  1. Aprende a ser como el universo, escuchando y reflejando la energía sin emociones densas y sin prejuicios. Porque siendo como un espejo sin emociones aprendemos a hablar de otra manera. Con el poder mental tranquilo y en silencio, sin darle oportunidad de imponerse con sus opiniones personales y evitando que tenga reacciones emocionales excesivas, simplemente permite una comunicación sincera y fluida.
  1. No te dés mucha importancia, y sé humilde, pues cuanto más te muestras superior, inteligente y prepotente, más te vuelves prisionero de tu propia imagen y vives en un mundo de tensión e ilusiones. Sé discreto, preserva tu vida íntima, de esta manera te liberas de la opinión de los otros y llevarás una vida tranquila volviéndote invisible, misterioso, indefinible, insondable como el Tao (El Sendero).
  1. No compitas con los demás vuélvete como la tierra que nos nutre, que nos da lo que necesitamos. Ayuda a los otros a percibir sus cualidades, a percibir sus virtudes, a brillar. El espíritu competitivo hace que crezca el ego y crea conflictos inevitablemente. Ten confianza en tí mismo, preserva tu paz interna evitando entrar en la provocación y en las trampas de los otros.
  1. No te comprometas fácilmente. Si actúas de manera precipitada sin tomar conciencia profunda de la situación, te vas a crear complicaciones La gente no tiene confianza en aquellos que muy fácilmente dicen “sí”, porque saben que ese famoso “sí” no es sólido y le falta valor. Toma un momento de silencio interno para considerar todo lo que se presenta y toma tu decisión después. Así desarrollarás la confianza en ti mismo y la sabiduría.
  1. Si realmente hay algo que no sabes, o no tienes la respuesta a la pregunta que te han hecho, acéptalo. El hecho de no saber es muy incómodo para el ego porque le gusta saber todo, siempre tener razón y siempre dar su opinión muy personal. En realidad el ego no sabe nada, simplemente hace creer que sabe.
  1. Evita el hecho de juzgar y de criticar, el Tao es imparcial y sin juicios, no critica a la gente, tiene una compasión infinita y no conoce la dualidad. Cada vez que juzgas a alguien lo único que haces es expresar tu opinión muy personal y es una pérdida de energía, es puro ruido. Juzgar es una manera de esconder sus propias debilidades. El sabio tolera todo y no dirá ni una palabra.
  1. Recuerda que todo lo que te molesta de los otros es una proyección de todo lo que todavía no has resuelto de ti mismo. Deja que cada quien resuelva sus propios problemas y concentra tu energía en tu propia vida. Ocúpate de ti mismo, no te defiendas.
  1. Cuando tratas de defenderte en realidad estás dándole demasiada importancia a las palabras de los otros y le das más fuerza a su agresión. Si aceptas el no defenderte estás mostrando que las opiniones de los demás no te afectan, que son simplemente opiniones y que no necesitas convencer a los otros para ser feliz.
  1. Tu silencio interno te vuelve impasible. Haz regularmente un ayuno de la palabra para volver a educar al ego que tiene la mala costumbre de hablar todo el tiempo. Practica el arte de no hablar. Toma un día a la semana para abstenerte de hablar. O por lo menos algunas horas en el día según lo permita tu organización personal. Este es un ejercicio excelente para conocer y aprender el universo del Tao ilimitado en lugar de tratar de explicar con las palabras qué es el Tao.
  1. Progresivamente desarrollarás el arte de hablar sin hablar y tu verdadera naturaleza interna reemplazará tu personalidad artificial, dejando aparecer la luz de tu corazón y el poder de la sabiduría del silencio. Gracias a esta fuerza atraerás hacia ti todo lo que necesitas para realizarte y liberarte completamente. Pero hay que tener cuidado de que el ego no se inmiscuya. El poder permanece cuando el ego se queda tranquilo y en silencio. Si tu ego se impone y abusa de este poder el mismo poder se convertirá en un veneno, y todo tu ser se envenenará rápidamente.
  1. Quédate en silencio, cultiva tu propio poder interno. Respeta la vida de los demás y de todo lo que existe en el mundo. No trates de forzar, manipular y controlar a los otros. Conviértete en tu propio maestro y deja a los demás ser lo que son, o lo que tienen la capacidad de ser. Dicho en otras palabras, vive siguiendo la vida sagrada del Tao (El sendero).
Texto taoista traducido por Oscar Salazar Blanco .




39 comments:

Juan Luis G. said...

Muy buenos consejos para una época demasiado ruidosa.

Un abrazo.

Catalina Zentner said...

El silencio es el mejor consejero, lo tengo comprobado.

Abrazos,

Graciela said...

"No te dés mucha importancia, y sé humilde"...todos los consejos son excelentes, destaco éste MYR, la soberbia es el mayor de los 'pecados'...besitos!!!

ILUSION said...

Hola Myr,,,,hermoso texto con el que nos invitas a reflexionar!!!!!!!
Besitos!!!!!!!

Angeles said...

Gracias Myr por la luz de este texto, aprender a hablar sin hablar, desde el silencio llegan las respuestas y la cominicación sin la palabra es mucho más efectiva.
El silencio interior es el gran maestro.
En mi blog hay unos premios que quisiera compartir contigo vale??
Besos:)

Conspicuo08 said...

Hola MYR.
Parabienes por tu publicación.
Gracias por tus consejos.
Dios te bendiga por siempre.
Atte,
Conspicuo.

Cornelivs said...

FANTASTICO...!!!

Lo imprimo para guardarlo y repasarlo de vez en cuando.

BESOS...!

Janeth said...

Hola Myr, que buenos estos consejos, como para tomarlos en cuenta diariamente,... es mas, los imprimire para leerlos dia a dia, es bueno aprender a ser consecuente con las cosas buenas que aprendemos.
Te quiero mucho amiga
Besitos
Janeth

Asun said...

Muchas gracias por todos estos consejos para ayudarnos a crecer y ser mas felices.

Un beso

roxana said...

HERMOSO Y SABIO!!!!!!!!!!!!!!!!! ME ENCANTÓ!!!!!!!!!!!! MAIGUITA TE QUIERO Y EXTRAÑO! UN BESOTE

FAYNA said...

Querida Myr, !cuantos problemas nos ahorraríamos si aprendiéramos a tener la boca cerrada! Hablamos más de lo que podemos y escuchamos menos de lo que debemos. Casi no pensamos lo que vamos a decir y no aprendemos porque nadie nos enseñó que uno se cultiva escuchando y no hablando.
Todo mi cariño para tí cielo, y por cierto, yo también soy amante del Tao.

SilviaE.D. said...

Hola Myr!!
Hermoso texto!
Como para tenerlo siempre presente.
Muy sabio...
Un beso grande!

Annie said...

Uy! Myr


Siempre me dejás pensando...
Y con "TAREA PARA EL HOGAR",
como los chicos...!

Besos Silenciosos

P.D.: Ya copié, ahora me voy a estudiar... Jé!

Estrella Altair said...

Myr yo te voy a ser sincera...todos estos consejos.. estarán muy bien.. pero creo que ayudan poco..

.. en mi caso por lo general.. si no sufro un "choque cognitivo".... no cambio.

Besos

salvadorpliego said...

Muy sabios estos consejos.
Gracias.

Un fuerte abrazo.

* HADA ISOL said...

me hizo mucho bien!un abrazo y buien fin de semana!

Pedro Ojeda Escudero. said...

Buenas recomendaciones. El silencio puede venir de la prudencia, de la timidez o de la oportunidad.
El silencio, cuando no es impuesto ni tiene retranca, es sabio.
Seamos sabios. Además, nuestras palabras no pensadas pueden esclavizarnos.
Besos.

Antonio Aguilera said...

Excelente decàlogo. Lo imprimo y lo guardo con mis mejores papeles.

"No hables si lo que vas a decir es menos importante que el silencio", èsta frase hace tiempo que la aprendì, no recuerdo por la fuente que me vino; pero veo que està en sintonìa con lo que publicas aquì.

Besos solidarios Myr

Linsy said...

Una pena que esto no se enseñe en la escuela.Una asignatura para fomentar unos valores que se estan perdiendo.Creo que seria una estupenda base para hacer un mundo mejor. Gracias Myr

* HADA ISOL said...

Hoy lo he vuelto a leer,gracias me hace bien! un abrazo y buen domingo!

Sailor© said...

Pasaba a visitarte... me gusto tu post!!! recordar a través de los demás...

Un abrazo!!!

Beeril said...

Y escuchar, simplemente, todo lo que nos rodea.

Besos!

Alas.rotas said...

Hola Myr, este decálogo, me hizo pensar y ahora tengo dudas, si es correcto decir lo que uno siente, me podrías sacar de la duda? Un abrazo

Alodia said...

Muy buena reflexión. Es verdad que muchas veces nos precipitamos y hablamos por hablar, sin sentido... Deberíamos pensar más y detenernos. Muy buena entrada. Un beso grande.

Belkis said...

precioso Myr, y al leerlo me viene a la memoria los inmortales versos de fray Luis de León: "¡Que descansada vida, la del que huye el mundanal ruido, y sigue la escondida senda por donde han ido los pocos sbios que en el mundo han sido! A veces el talento se muestra más en saber lo que debemos callar que en saber lo que debemos decir. Me ha gustado muchísimo este texto. Toda una enseñanza. Gracias Myr y muchos besos

ILUSION said...

Hola Myr,,,,te espera un Regalito en mi blog!!!!
Besitos y feliz semana!!!!

Osho Maestro said...

Hola Myr:

Muchas gracias por tu blog.

Recibe un afectuoso abrazo,

Gonzalo

Leni said...

Es cierto Myr.
Muchas veces el silencio evita que lo que vayas a decir sea totalmente vano.
Yo ahora ando en una etapa de esas.
Solo quiero hablar conmigo.
O solo puedo.

Una filosofia que nos une a todos con nosotros mismos.

Un beso grande.
me gusta sentirte mejor.

refugioespiritual said...

Exelentes los consejos de este texto! si pudieramos recordar cada uno cada día sería maravilloso!! tendríamos una vida mucho más feliz y placentera!

Pase a conocerte, me ha gustado mucho tu espacio.

Besos.

Namasté.

Silencio said...

No tengo nada que decir...¿o si?

refugioespiritual said...

Hola Myr,

Gracias por visitarme! yo también espero que nos veamos seguido!
También eres muy Bienvenida en mi espacio siempre que desees pasar!!

Un Abrazo.

Namasté.

Conspicuo08 said...

Hola Myr.
Gracias por visitar mi blog Conspicuo y Perspicuo.
Buenos días nos de Dios.
Atte,
Conspicuo

Carmen said...

¡Hola Myr! Gracias, es una reflexión muy oportuna siempre, la que tiene que ver con nuestra manera de comunicarnos. Bienvenida a mi blog, abrazos,

CarmenZ

María Fernanda Buhigas Patiño said...

Veo que no te dejé un comentario a este profundo y sabio texto. Me ha encantado, ¡qué más puedo decir!

Aprovecho para anunciarte que he creado un nuevo espacio donde voy publicando textos literarios míos que no se ubican en mi anterior blog. Si lo deseas, ya sabes dónde tienes una nueva casita para relajarte con un té y un poquito de lectura.

Muchos besos

Estrella Altair said...

Myr sólo saludarte...y desearte buen fin de semana.

Un abrazo

roxana said...

SABIAS TUS PALABRAS Y CONSEJOS. TE QUIERO MUCHO! UN BESO GRANDE Y HASTA LA VUELTA!

pande... said...

Myr esta entrada no tiene desperdicio, me alegra que me hayas visitado, y así la he podido leer, lo voy hacer de nuevo, nunca está de más aprender, aunque sigo mucho de aquello que he leído.

Perdona, que no venga a menudo, pero sigo tan buenos blogs que no me da tiempo, y eso que no trabajo, pero siempre estoy haciendo cosas, ocupada, en mi vida no existe el aburrimiento, éste jamás lo he conocido, siempre estudiando y aprendiendo.

Un fuerte abrazo, neniña, ah! me ha alegrado que te gustase mi entrada.

Maite

Myr said...

A TODOS: un millón de gracias por vuestros aportes que he leido con cariño varias veces.

Como ustedes tan bien lo han señalado, seamos sabios, hablar ecológicamente no es fácil, hay que saber cuando callar y también hay que saber escuchar al otro. Ser conscientes del peso que nuestras palabras tienen, la intención con que se dicen y la forma en que ésto se hace. El respeto por el otro tiene que estar en su base.

Expresar nuestro sentir y/o nuestras ideas es válido y necesario. Es importante hacerlo con asertividad y sin herir al otro. El otro tiene que saber lo que nos pasa, sin que lo acusemos o culpemos. Si no sabe, no puede tomar las medidas del caso que estime convenientes.

Callar cuando se debe hablar, es lamentable desde todo punto de vista, no sólo porque vulnera nuestro derecho a la libre expresión, sino también porque incrementa con ello la incomprensión entre las personas al dificultar la comunicación. Ninguno de nosotros puede leer los pensamientos del otro....

BIENVENIDOS los nuevos visitantes:
LINSY, SAILOR, OSHO MAESTRO, SILENCIO, REFUGIO ESPIRITUAL, CARMEN, están en su casa y espero verlos por aqui a menudo.

ILUSION y ANGELES:Gracias por los regalidos.

CARIÑOS A TODOS

Myr said...

PD- Me estaba olvidando de comentar algo importante. Cuando callamos y callamos y callamos y callamos, ante dichos del otro que nos lastiman o nos molestan por algún motivo, llega un punto en el que terminamos explotando, como una olla a presión.

Esto se evita, si hablamos a tiempo ahi mismo, con asertividad y explicamos lo que nos desagrada y porque, sin miedo a perder el afecto del otro por hacerlo.