Tuesday, November 11, 2008

Sin libertad el amor se muere


"El amor es el más alto valor en la vida.
No debe ser reducido a ritos estúpidos.
Y el amor y la libertad van juntos;
no puedes elegir a uno y dejar el otro.
El hombre que conoce la libertad está lleno de amor,
y el hombre que conoce el amor
está siempre dispuesto
a dar libertad.
Si no puedes darle libertad a la persona que amas,
¿a quién entonces puedes darla?
Dar libertad no es otra cosa que confiar.
La libertad es una expresión del amor.
Así, estés casado o no, recuerda:
Todos los matrimonios son una farsa,
son sólo conveniencias sociales.
El propósito no debiera ser encarcelarte y amarrarte al otro;
el propósito sería ayudaros a crecer juntos.
Pero el crecimiento necesita libertad.
En el pasado todas las culturas olvidaron
que sin libertad el amor se muere.

de "El Espíritu Rebelde" de Osho

2 comments:

roxana said...

Myr: Muy bueno. Hoy en día el amor está cada vez mas desprestigiado. Pues es la soledad lo que da mas seguridad y menos sufrimiento. Creo que este concepto de vida es el que llevamos hoy. Ni tanta libertad, que una se queda sola, ni tanto amor que ahoga.
Hay un dciho: hacer como los cuerpoespines ni tan alejados que tenagn frio, ni tan cerca que se maten cons sus espinas.
roxana

Myr said...

Gracias por tu opinion Roxana.
La cosa es saber graduar y para poder hacerlo, hay que saber donde uno esta parado y lo que espera de la vida. Si tenemos claro nuestro posicionamiento en el mundo, podremos acercarnos al otro sin ahogarlo o depender de el o por el contrario dejandolo perderse en la lejania.

La distancia optima entre dos personas que se quieren, es un trabajo permanente que esta sujeto a la evolucion de cada uno de los dos como persona unica e independiente. Tendra que tenerse en cuenta tambien un momento dado o situacion o circunstancia, pues nada permanece inmovil.

Una de las herramientas indispensables para lograrlo, es tener una buena comunicacion en la que cada uno maniefieste al otro su sentir y su deseo y tambien sepa capaz de escuchar lo que le pasa al otro.