Wednesday, October 20, 2021

Este jueves, un relato: "Metáforas" El tiempo es oro y viajar en tiempos de pandemia

 

Convocatoria de Dorotea desde su blog "Lazos y raíces" 
con el tema de "Metáfororas" (al menos 3) 
 
 
 
 
Viajar en tiempos de pandemia no es algo fácil y es todo un ejercicio en  el armarse de paciencia en una época en que el tiempo vale oro.   Primero que todo, hay pocos vuelos y uno se sube a lo que puede y como puede, no importa si te das la vuelta a  América para llegar a  París pasando por Japón con varias escalas, esperas, trámites y cambios de avión. Luego,   para embarcar se necesita una prueba negativa de PCR  y otra al llegar a Destino. Igualmente, al regreso. Además de los habituales protocolos de Seguridad, hay que seguir los protocolos de  Sanidad  que implican los análisis  antes mencionados, barbijos durante todo el vuelo, alcohol, guardar distancia social, llenar una serie de declaraciones juradas, mostrar QR de tránsito o desembarque por cuento país se pase, certificado de vacunaciones hechas, locación para los días de aislamiento, seguro médico con cobertura Covid-19  y la mar en coche.  Todo esto  con largas y tediosas colas sin posibilidad de sentarte.
 


Claro que luego, cuando estás apto para encontrarte con tus seres queridos que no has visto en mucho tiempo, sientes que tocas el Cielo con las manos.  
 
Pero viajar no es fácil, no.  Y los que lo hacemos sólo es por necesidad, no turismo. Viajar en el Siglo XXI vuelve a ser privilegio de unos pocos, que eventualmente hemos practicado suficiente meditación y otras técnicas de relajación; que nos adaptamos a cualquier situación y somos capaces de solucionar creativa y eficientemente cualquier percance por estrambótico que sea y que podemos aún pagar 100 dólares por análisis de PCR (4 en total), además del pasaje, seguro médico, etc.;  y que poseemos, como en mi caso, varias residencias y ciudadanías, por lo que siempre no importa  hacia dónde, estoy volviendo a casa. 

(Sólo espero que viajar per se no se convierta en una metáfora). 


Nota:

La imagen de la viñeta la  tomé prestada  de la Red.

Las otras  dos son mías, tomadas en el Aeropuerto Internacional  de Ben Gurión en Israel.



27 comments:

Albada Dos said...

Un periplo inmenso. Vaya viaje, pero seguro que valió la pena.

Un abrazo

Bertha said...

-Con tocar con las manos el Cielo : ya eso es la máxima felicidad en el amplio sentido. Paciencia no queda otra, y el tiempo un bien escaso.

Que razón tienes con estos viajes que no sean muy necesarios;te entiendo perfectamente.

Un abrazo feliz miércoles Myr

Cayetano said...

La pandemia ha cambiado muchas cosas. No solo en lo referente a los viajes. Hay todavía bastante temor generalizado a estar con gente en lugares poco ventilados.
Un abrazo.

Ester said...

He dejado de viajar (aunque mis viajes no son como los tuyos) pero se de quien no tiene mas remedio y menos mal que es una persona avezada en estos tramites porque la paciencia es necesaria. Un abrazo grande

Campirela_ said...

Viajar siempre me gusto y lo hecho, ahora evidentemente no se puede como bien has dicho en tu entrada no a niveles como tú evidentemente, pero bureo ya llegaran mejores tiempos nos queda el coche que por cierto dentro de poco tampoco podremos por el pago de las autovías aj en fin la vida cada vez cuesta más dinero. Un besote garnde.

Pedro Ojeda Escudero said...

Dímelo a mí, que han reducido horarios en trayectos tan habituales como Valladolid-Burgos...
Un beso.

unjardinsostenible said...

Viajar siempre es necesario y un placer, pero debemos de reconocer que el mundo cambió con la maldita pandemia y es muy probable que nada sea ya igual.
Un abrazo y feliz semana.

Paula Cruz Roggero said...

Vaya viaje, y digo lo mismo que Juan, ahora los lugares han cambiado a causa de la pandemia.

Besos y feliz descanso.

José Luis Asensi said...

Me ha encantado tu manera de plasmar el engorro que supone viajar durante esta pandemia. Todo un compendio de paciencia que pone a prueba los nervios de la gente más tranquila.Como tu bien dices, que no se convierta, viajar, en una metáfora.
El relato muy bueno, las frases muy bien engarzadas y la viñeta genial. Me has hecho reír.
Un abrazo.

Tracy said...

Por eso sólo viajo por los alrededores por ejemplo del salón a la cocina, jajajja.
Ahora en serio, tal como está la cosa, no me extrañaría nada que como tú bien dices, se convirtiera en una metáfora.
Besitos.

manouche said...

Por los que viajen en su sillon la pandemia afecto muy poco....

Juvenal Nunes said...

É um privilégio viajar e, enquanto não estivermos absolutamente livres da pandemia, será sempre uma preocupação acrescida.
Abraço amigo.
Juvenal Nunes

Mağ ~ Mağade Qamar said...

Hace tiempo que no viajo, Myr, pero visto lo visto casi hay que pensárselo un poco :-9) Por experiencia de otros, ciertamente, la es en sí mismo todo una aventura metafórica :-9
Muy bien traído, Myr.
Un beso enorme.

Neogeminis Mónica Frau said...

Qué desalentador el panorama de viajero que nos muestras Myriam! Ojalá pronto se pueda volver a la normalidad que deseamos, sin temores ni exigencias molestas! Muy bien dispuestas las metáforas apuntalando el texto. Un abrazo

MOLÍ DEL CANYER said...

Desde hace unos años mis viajes han pasado a ser nacionales y si es posible en mi coche (creo que hace diez años que no subo en avión) y es que el periclo de embarcar una scooter o silla de ruedas y que no salga destrozada creo que casi supera el periclo de viajar en tiempos de covid....besos.

Luz said...

Vaya, me he quedado traspuesta con lo de tantas ciudadanías, uf, (yo pensaba que mi caso era raro con tres 😀) ; pues así sí tiene que ser muy difícil y complejo teniendo varias residencias ¿lo sigues haciendo?

Has dejado un gran testimonio de esta época tan loca que nos ha tocado vivir.

Un abrazo, Myriam

María said...

A mí me encanta viajar, y lo haré mientras pueda, además, ya las cosas se están normalizando, y no podemos estar metidos en una vitrina.

Un beso enorme, querida Myr.

Myriam said...

HOLA a TODOS:

No se imaginan como me gustaría en esta época tan "delirante" tener a todos mis seres queridos (familiares y amigos) en el mismo lugar y si fuera posible, a distancia de pocas cuadras, lo justo para hacer ejercicio (sin necesidad de tener que conducir automóvil, de hecho el mio en Tel Aviv, lo vendí). Pero en mi caso, no puede ser real y por ello, seguiré viajando, cueste lo que cueste. Por de pronto, parte de mi sueño se cumplió y desde que estalló la pandemia (que me agarró en lo que iba a ser un viaje de tres meses) vivo en Montevideo a tres cuadras de mi hija -divorciada- y cuatro maravillosos nietas.

Esperemos que en algún momento volvamos a la normalidad.
De todas formas, seguiré viajando. ABRAZOS a todos y a cada uno.

Dakota said...

Hola Myriam, viajar ahora es toda una odisea, me ha gustado mucho las metáforas que has elegido y como lo has relatado.

Un beso🌹

Somos Artesan@s de la Palabra said...

Verdad, verdad. En lugar de ser un placer, se convierte en una Odisea. Esperemos que pronto se solucione todo este mal que está rodeando el mundo, yque jamás, el viajar, que uno de los actos más bellos de la Tierra, no se convierta en metáfora.
Abrazo (Rosana)

Mujer de Negro said...

Vale la pena todo el proceso si con ello pasas tiempo con la familia.
Son viajes difíciles por todo lo que sucede.

Abrazo

Lola Barea said...

Viajar se hace difícil pero no imposible, quien tenga la oportunidad de viaje pues que viaje a visitar a sus seres queridos, a esta pandemia hay que cuidarse y cuidar de los demás, hay que tenerle mucho respeto pero no miedo.
Mis saludos y abrazos querida Myriam. Me ha encantado leer tu texto, muy bueno. Te deseo un lindo día.

Lola

Alfred said...

Con la cantidad de turismo que se ve en todas partes, parece que lo de la pandemia no vaya con nadie.

Un abrazo.

Mari Carmen Polo Soler said...

Son malos tiempos para embarcar en cualquier viaje. Hay que mirar un sinfín de cosas: cómo va el virus, si a donde vas repuntan los casos o no... Es algo que me tiene desesperada porque no veo el momento en que se normalice todo. En fin, paciencia, es lo que hay y tener y cuidarse al máximo.
Myriam, me ha encantado tu relato 😊
Espero que tengas un buen domingo.
Un abrazo.

Gabiliante said...

Todas las metáforas son buenas pero la que más me ha gustado, aunque en tu caso no lo sea, es que "en todos los viajes estoy volviendo a casa"
Besoss Myr

Charly said...

Además, todas estas medidas y burocracia han venido para quedarse es un nuevo mundo hasta hace poco tiempo inimaginable.
Un placer leerte
Beso

El Demiurgo de Hurlingham said...

Una crónica de la actualidad con efectivas metáforas-
Cumpliste bien con la consigna.
Un abrazo.