Wednesday, August 26, 2020

Este jueves, un relato: "8 años, 13 argumentos", los descifradores de códigos, la increíble historia del matrimonio Friedman a principios del Siglo XX

Este jueves nos convoca el Demiurgo de Hurlingham desde su blog homónimo que al cumplir este 8 años, por lo que lo felicitamos calurosamente, nos invita a que elijamos uno de los 13 títulos que ha propuesto a lo largo de los jueves las veces que le ha tocado anfitrionar. Yo elijo:

 6) Se propicia el encuentro entre un matemático, especializado en descifrar códigos matemáticos, y una mujer aparentemente frívola.



Hay  factores del destino  que se conjugan   a veces de manera tal que el resultado es  sorprendente y la realidad supera con creces a la ficción. 

 Un excéntrico millonario textil  estadounidense y coronel  de nombre George Fabyan  además de no  saber que hacer con todo su dinero, estaba interesado en William Shakespeare y sospechaba que en sus obras había códigos  matemáticos insertos de Francis  Bacon que probarían que Shakespeare no había  escrito las obras  que a él le atribuye la filología y la historia de la literatura, por lo que decidió fundar a principios del Siglo XX un instituto: "El laboratorio Riverbank" en  Illinois para descubrir si ello era verdad.






  En 1915 se incorpora al laboratorio un genetista -y posterior genio de la criptografía- William  (Wolf) Friedman cuyos padres habían huido en 1892 a Estados Unidos de los pogromos rusos. Su padre, un judío de Bucarest, había trabajado como traductor y lingüista para el Servicio Postal ruso. Su madre, también  judía,  era hija de un exitoso comerciante de vinos.  William creció en EEUU, estudió en lo que hoy se conoce como la Universidad Estatal de Michigan y recibió una beca para trabajar en genética en la Universidad de Cornell. Y como George Fabyan además de en Shakespeare estaba interesado en genética, contrató a William  Friedman como jefe del laboratorio de genética para entre otras cosas estudiar  los efectos de la luz de la luna en el crecimiento de los cultivos.





Por otro lado,  Elizebeth Smith,  una joven de apariencia  frívola que nada tenía de frívola,  décima hija de un matrimonio cuáquero cuyo padre era lechero, banquero y político, nacida en Indiana,  estudió  primero en la Universidad de Ohio y luego, cuando su madre enfermó, en el Hillsdale de Michigan graduándose summa cum laude  en Literatura inglesa. Además estudió Latín, griego y alemán y muchos otros temas de su interés. Buscando trabajo después de una corta suplencia como directora de un colegio, Elizebeth comentó  su deseo al  encargado  de la Librería Pública de Chicago que conociendo el interés del millonario George  Fabyan  por Shakespeare, hizo la conexión con el resultado de que la joven fue contratada de inmediato  por Fabyan, en 1916.




 Elizebeth Smith y William Friedman comenzaron a trabajar juntos  los próximos cuatro años en la investigación sobre el asunto Shakespeare al que ella lo introdujo y entre ambos, además de la mutua admiración,  creció el amor.  En 1917 contrajeron nupcias.   En 1921 el matrimonio comenzó a trabajar,   muy a pesar de Fabyan que trató de impedirlo varias veces, para el Departamento de Defensa de EEUU

Las contribuciones específicas de Elizebeth para descifrar códigos hasta en chino mandarín son únicas,  así como para desarmar redes de espías enemigas o de criminales,  y es considerada la primera mujer criptógrafa de los EEUU.

 William Friedman  se convirtió en 1921 en criptoanalista jefe del Departamento de Guerra y luego dirigió el Servicio de Inteligencia de Señales (SIS), cargo que mantuvo durante un cuarto de siglo. En 1929, después de la disolución de la Oficina de Cifrado o Cámara Negra  en la ciudad de Nueva York, sus archivos se confiaron al SIS y los servicios de criptografía y de inteligencia se reorganizaron para adaptarse a su nueva posición en el Departamento de Guerra.




Después de retirarse del servicio gubernamental,  el matrimonio Friedman   que había sido durante mucho tiempo entusiasta de Shakespeare, colaboró en un manuscrito titulado "El criptólogo mira a Shakespeare", ganando premios de la Biblioteca Folger Shakespeare y del Teatro y Academia Estadounidense de Shakespeare. 

En este libro, los Friedman probaron  definitiva e irrevocablemente   que los baconianos (como Gallup e Ignatius Donnelly) no tenían razón y que las obras de Shakespeare fueron  escritas indiscutiblemente  por Shakespeare. 

El Laboratorio  Riverbank fue el precursor  privado  de  la MI 8, Oficina de cifrado del ejército (que actuó durante la Primera Guerra Mundial),  de la Cámara Negra ( activa 1919-1929),  y de la subsiguiente y actual Agencia  de Seguridad nacional. Y todo por la conjugación de tres personas: un millonario curioso, un genetista  enamorado y una especialista en  Shakespeare extraordinariamente brillante y.... unos códigos matemáticos. 


 



27 comments:

Cecy said...

Si que la realidad supera la ficción, bien lo has dicho.
Me he quedado fascina con la historia.
Deja ademas un buen argumento para fantasear a través de las letras con el.

Un abrazo Myriam :)

El Demiurgo de Hurlingham said...

Me gusta como tomaste ese argumento, para contar una historia real. Y muy interesante.
Besos.

Neogeminis Mónica Frau said...

Vaya! Qué historia tan especial e interesante! Muy cierto eso que la realidad supera a la ficción. La historia lo prueba. Ahora, después de tantos años investigando para llevar a la conclusión más obvia.. jaja hay que tener mucho dinero😁😚

Mujer de Negro said...

Me gusta la conclusión y me ha gustado la historia, Myriam

Abrazo

manouche said...

A ver si leian tambien en la mente secreta de cada uno... a lo menos parecian felices!
Bizzzz

Albada Dos said...

Hay fragmentos de la historia que son más novelescos que las novelas, ya lo creo. Gracias por traer este pasaje tan especial e interesante.

Un abrazo

Gabiliante said...

vaya... estos son los que salen en las pelis, que mandan mas que la cia.
sorprendente como encaja esta historia con el argumento propiciado por demi.
siempre traes cosas increiblemente desconocidas y apasionantes
me alegro de que se haya desvelado el misterio de shakespear. pensaba que cuando se metieron en temas belicos, iban a haber abandonado ese tema
besos y abrazosss, myriam

Pedro Ojeda Escudero said...

Aquellos tiempos en los que todo era posible, como comenzar en un laboratorio casi casero y terminar construyendo el mundo de los espías...
Gracias por esta entrada sobre algo que desconocía, Myriam.
Besos.

Alfred said...

Menuda historia, me has dejado fascinado.
Además me ha gustado el final, las obras de W.S. son propias ;)

Besos.

Campirela_ said...

Que historia tan fabulosa, desde luego la realidad como siempre dicen supera a la ficción en este caso así ha sido. Gracias por dejarnos estas maravillas, nos dan pie para fantasear con alguna nueva historia . Un fuerte abrazo y muy feliz jueves.

Myriam said...

Hola a TODOS: muchas gracias por vuestros comentarios.

Me alegra que esta sorprendente historia verídica les haya gustado.

Abrazos a todos y a cada uno.

Sor Austringiliana said...

Shakespeare se debió revolver en su tumba. Besos, Myriam, gracias por esta historia real e interesante.

Jorge M said...

Grandioso relato, tu creatividad impacta, como lo has hilado y recreado es algo maravilloso, simplemente me encanto tu relato amiga Myriam muy interesante, un abrazo y se feliz

JLO said...

Quizá no tenía nada oculto pero eso de que escribió todo él hasta el día de hoy está cuestionado ja. Linda historia y linda participación en el blog de Demiurgo. Saludos!

Rocío G. Tizón said...

Me ha gustado mucho tu relato. No conocía tu blog, me quedo de seguidora y te invito a que te pases por el mío si te apetece.
Un abrazo y gracias.

Rita Turza said...

Una historia muy interesante mi querida Myriam, siempre es un gran placer leerte.

Besos enormes y buen fin de semana.

AlmaBaires said...

Contigo estudiar historia sería una pasada... muy interesantes -como siempre- lo que hoy nos traes, felicitaciones!

Un beso.

yessykan said...

Hola, Myriam
Un millonario empecinado en descubrir la autenticidad de sus obras. Un criptógrafo que se suma a dicha búsqueda, y además no podía faltar la señorita políglota experta en literatura inglesa. Vaya mega trío que se dedicó a destronar a Shakespeare.
Muy interesante tema.
Un placer leerte.

yessykan said...

Olvide añadir sin éxito alguno. 😁

Volarela said...

Has sido muy original al traer hoy una historia real. No hay nada como la realidad para inspirarse...
Muy interesante.

Saludos :)

Charly said...

No pienso cuestionar nada .Amen,,,..
A sido como ver un peli, fascinante.
Un placer leerte.
Beso

Diva de noche said...

Woww...me gustaría poner unas manos aplaudiendo por relacionar la entrada de Demi con esta emocionante historia que bien es una historia de amor entre códigos...Muy instructiva tu entrada...besosss

Colotordoc said...

Excelente historia.
Bien contada guapa.

Besote

María said...

Menuda historia has hecho más elaborada e interesante, muy interesante, mi querida Myr.

Besos enormes.

manolo.dj said...

Por fin Myriam!! A través del móvil y en modo navegación privada sí he podido acceder a tu blog. La historia me parece muy interesante, increíble la manera en la que tantas veces la realidad supera a la ficción, y muy en consonancia con el tema escogido, Enhorabuena. Todo un placer pasar por aquí. Saludos!!

Mağ ~ Mağade Qamar said...

Ya llego, ya, Myr.
¿Qué decir si eres maestra para exponer estas biografías e historias y llevarnos hasta ahí? No solo pones datos, es que lo haces de una manera didáctica. Se nota tu mano maestra :-) :-)
Un gusto aprender siempre un poquito de algo más.
Un beso enorme, Myr.

Ele Bergón said...

Ya sabemos que la realidad supera a la ficción y esta historia que nos dejas por aquí, así lo demuestra.

Besos