Thursday, August 9, 2018

Este jueves, un relato: " Sobre tatuajes", tatuado en la roca


Capitán había sido de sueños soñados, 
de sueños bien vividos, 
en lejanas tierras, atracando en sus puertos,
visitando sus gentes.



 El mar canturreaba en la orilla,
acariciando su espuma la playa.



Lejos, muy lejos en un puerto lejano
había dejado a su amor.
Soplaban malos tiempos: 
la Compañía naviera quebró.

Despojado de barco,  no pudiendo llegar a sus brazos, 
no pudiendo besar a su amor, desconsolado lloró.
Un día, al llevarse el mar sus lágrimas,
una ofrenda de conchas marinas,
valioso tesoro,  le dio.



Su dolor no cedía, añoraba sus brazos, añoraba sus besos.
Vagó de bar en bar, perdido  en etílica  niebla,
 y luego mar adentro, en una balsa pequeña,
con la esperanza de llegar a buen puerto.
Pero el mar, desconociendo al capitán sin su barco,
furioso  lo expulsó hasta  dejarlo tatuado  en la roca.  



Convocatoria de  Gustavo del blog Julián el apóstata 56.
 
Todas las imágenes son mías. La primera fue publicada en FB  el 9 de Agosto, 2016.



15 comments:

Cayetano Gea said...

El mar impone sus reglas: separar a los amantes y complicar las travesías. Y un capitán sin barco está desnudo frente a las olas.
Un abrazo, Myriam.

manouche said...

Le désespoir d'amour a transformé le Hollandais volant en surfer !

Genín said...

Uf, pobrecito, tatuado en la roca, que golpe se llevaría!! :)
Besos y salud

Neogéminis Mónica Frau said...

Ser tatuaje uno mismo, apenas rasgo, apenas recuerdo, apenas registro de lo que se quiso tanto... hermosa metáfora. Un abrazo

Manuel López Paz said...

Una reflexión interesante...

Besote

Beauséant said...

Los capitanes navegan por mares llenos de sueños y siempre dejan amantes anclados en puertos solitarios... pero al final es el mar quién impone sus propias reglas...

Maria Liberona said...

quedar tatuado en una roco, wommm vaya !!!

javier miro said...

Es cierto , un Capitan sin su barco se convierte en un tatuaje , hay un muelle de rocas en una isla del Pacifico con tatuajes de Capitanes Bucaneros esperando inutilmente que sus amadas besen las rocas y lo liberen

Mujer Virtual said...

Por grande que sea su deseo, el mar impone
Un abrazo

Magade Qamar said...

Para un capitán el peligro no está en no saber llevar el timón, sino saber que no tiene un puerto al que llegar.
Has colocado las imágenes muy bien haciendo un recorrido por las letras. Me imagino que es un lugar cercano a ti :-)

Un beso.

virgi said...

El poder del mar es inmenso y poco le importa un capitán más o menos. Besos, abrazos y feliz verano, querida Myriam.

Abejita de la Vega said...

Paso por aquí a saludarte y me saluda la brisa marina. ¡Qué gustito!

Besos, Myriam.

Pepe said...

Un capitán sin barco, un amante lejos de su amada, tal vez esa estampación contra las rocas fue para el toda una liberación a tanta desventura.
Un abrazo.

Pitt Tristán said...

Y eso que dicen que los marineros tienen un amor en cada puerto...

Ahí tienen un poema, canto al amor, a la fidelidad y al desconsuelo.

Enhorabuena.

Aine said...

Queda el reconocimiento y la alegría de saber que existen esos buenos amores
Saludos