Thursday, May 3, 2018

Este jueves, un relato: "Cita en il Ristorante Baronessa"

Foto y propuesta de Mónica del blog Neogéminis

Era  de noche y en la terraza del renombrado Ristorante Baronessa en Taormina,  (calle Corso Umberto 1, 148 en  la costa de Sicilia sobre el mar Jónico)  estábamos sentados  Vicenzo Fermi, un famoso arquitecto que me arrastraba el ala,  y yo, encantada,  disfrutando de una exquisita velada. El mozo ya  nos había traído el primer plato: un risotto Carnaroli con astice e lime y el vino blanco, un Fiano de Avelino.  De fondo se oían los violines de la Sonata op. 2   de  Angelo Corelli, y un poco más lejos, el casco histórico iluminado nos sonreía. Yo me sentía emocionada y expectante, flotar en el aire.  Vicenzo se mostraba inteligente, divertido, cariñoso, solícito.  El mozo nos trajo el segundo plato, para él una spigola con basilico e pomodorini y para mi   un gamberone in tempura con insalatina calda di arance e finocchi.  Disfrutábamos mucho.  La noche prometía. El mozo que ya había  recogido nuestros  platos vacíos nos trajo la carta de postres.  Fue justo en ese momento que entraron diez  hombres fornidos, serios, entrajados.  Vicenzo y yo los miramos sorprendidos, nos miramos,  y en un plis plas nos acurrucamos debajo  de la  mesa.  Temblorosa los espiaba por debajo del mantel.  Empuñaron sus armas y a la seña de Il Capo di  mafia  Enzo Di  Leone,  abrieron fuego.



Gracias, Mónica. 


36 comments:

Javier Rodríguez Albuquerque said...

Mala digestión :-)
Musu handi bat.

Adelina said...

Muy bonito relato y muy accidentado :) Con la cena tan riquísima que tenían, parece que no terminó bien :)

Muchos besos.

Cayetano said...

No es bueno cenar tanto, salvo que tras la copiosa cena, bien regada con vino de la tierra, haya una sobremesa tranquila que ayude a hacer bien la digestión. No es este el caso. Me imagino que, con el susto, el risotto se atascó en el estómago.
Un abrazo, Myriam.

Emilio Manuel said...

Con un lugar como ese no es necesario pedir nada, se come con la vista y el paisaje.

Un abrazo.

manouche said...

Taormina y los mafiosis, recuerdos de la guerra de los gangs !!!!

mari carmen G franconetti said...


Hola, Miryam, yo pienso como Emilio Manuel, ¡Qué lugar tan bonito!

Es difícil cenar poco con esos manjares, pero lo necesario comer´ia yo, el paisaje también alimenta...
Preciosa entrada, guapetona.
Un abrazo.

Ambar said...

Un final inesperado para lo que parecía una romántica noche. El pasado verano estuve en Taormina, aunque no cené en ese restaurante, y tu relato me ha traído muchos recuerdos.
También, y no se por qué, he asociado tu historia con un cuadro de Gregorio Prieto Muñoz que se titula " Luna de miel en Taormina".
Besos

Neogeminis Mónica Frau said...

Jajajaja y yo que me esperaba otro "postre"! Mafiosos en Taormina! No hay lugar seguro en estos tiempos myriMy, por más que aparentemente ser parafidipar! Jajajaja te has lucido con los detalles de tu relato, casi pude paladear el gamberone!! Me alegra y te sgrsdezcopor haberte sumado a este jueves, amiga, espero que se repita. 😘

Neogeminis Mónica Frau said...

Jajajaja este teclado! En lugar de Myriam, escribi cualquier cosa 😂

Neogeminis Mónica Frau said...

Ohhh paradisíaco, por favor!!! Qué mal que tecleo

Myriam said...

Gracias, querida Mónica, por esta propuesta (que como ves me inspiró este relato) y la posibilidad que me diste de sumarme. Y por las futuras, que en alguna que otra me sumaré seguro.

No te preocupes por el teclado te entendí perfectamente igual.

Besos

Mujer Virtual said...

Una cena trágica y con lo bonito del lugar
Abrazos

Colotordoc said...

Un relato con un final que cabía dentro de esa vista magnífica...o solo porque ahora estoy con una serie de ganster italianos...

Besote

Ester said...

Un entorno precioso, un menú prometedor y llega el director de la película y se cambia el guión. un final diferente. Me ha encantado tu relato a pesar de los tiros finales lo has desarrollado perfectamente. Abrazos

Sindel Avefénix said...

Con tantas cosas lindas que empieza la cena, no imaginaba que iba a tener un final tan desafortunado. Espero que el refugio les haya servido y hayan podido salir vivos.
Un relato diferente que sorprende.
Un abrazo.

JAVIER PACO Y EL LOCO said...

Un postre marcado a fuego,una mesa no proteje mucho de las balas, solo la suerte,y la chance de irse sin pagar esperan, Muy bueno , un abrazo

CARMEN ANDÚJAR said...

Menuda digestíón que provocó tal cruel batalla.
Bien contado
Un abrazo

Campirela_ said...

Un bello y accidentado relato donde la elegancia brilla por todos los lados ..cachi en la mar esos diez hombres podrían haber esperado ..
Un saludo y me ha gustado mucho .

Genín said...

Un final un tanto agitado... :)
Besos y salud

Mari-Pi-R said...

La cena romántica se convirtió en una tragedia, que pena!, saludos.

María said...

Pero qué bueno que te hayas decidido a participar en un relato juevero, ójala te animes más veces, será un placer volver a leerte.

Has elegido una preciosa imagen de Neo en esa noche en el renombrado Ristorante lo peor fue el final tan trágico que empañó la noche.

Me ha encantado, Myr.

Un beso.

Pedro Ojeda Escudero said...

Esto sí es estar en el ajo...
Besos.

Rafa Hernández said...

Eso suele pasar si las comidas son copiosas, porque normalmente agua no se suele beber. Ahora la vista desde luego es fabulosa.

Besos Myriam.

Montserrat Sala said...

Hola Myriam: no sabes como me alegro de que te hayas incorporado al grupo de Jueveros. Aunque nadie escribe artículos tan completos como los que tu publicas, te sentirás bien.
Un abrazo muy fuerte, amiga.

Montserrat Sala said...

Se me olvidaba comentarte tu entrada sobre una noche que se presentaba espléndida, y acabo como el rosario de la aurora. Me ha gustado el post y el menú, pero detesté el postre.

MOLÍ DEL CANYER said...

Encantada de compartir los jueves contigo. Primero has hecho que se me abra el apetito, que arte para elegir los platos! Y despueses, pues que se me atragantaron los postres. Un relato genial, besos.

Magade Qamar said...

Sí que prometía la noche. Hubo fuegos pero no fueron artificiales... Fueron muy reales y a dar.

Un beso.

Fabián Madrid said...

Lastima de velada, con lo bien que iba...
Beso cenando.

Mamaceci said...

Ayy que lástima! con lo bien que venía, que lindo clima exhalaba tu relato, los platos riquisimos, la compañia exquisita, la noche prometedora, y el final sorprendente!...esa pérdida de la compostura y de la magia abajo de la mesa, ...creo que es irremontable!

Abrazo y buen relato!!

Myriam said...

SAKKARA, MUJER VIRTUAL, SINDEL AVEFENIX, JAVIER MIRO, CARMEN ANDUJAR, CAMPIRERLA, MARIA PERLADA, MOLI del CANYER, MAGADE QAMAR, FAVIAN MADRID y MAMACECI, bienvenidos a mi casa dónde espero se sientan a gusto y muchas gracias por vuestros comentarios. Para mi es una muy linda experiencia esta de compartir con Uds., de corazón, gracias.


A los AMIGOS de SIEMPRE, también muchas gracias por vuestros comentarios.

Abrazos a Todos



San said...

Todo estaba saliendo perfecto...pero menudo postre jejeje
Besos.

Myriam said...

Bienvenida SAN. Besos a ti.

El Demiurgo de Hurlingham said...

Que aparición tan inoportuna, cortando el clima que habían logrado.
Una primer relato juevero bien logrado.
Un abrazo.

Myriam said...

EL DEMIURGO: Muy bienvenido siempre wue lo desees y gracias por tu comentario. Saludos

Dafne Sinedie said...

¡Vaya! Con lo bien que había comenzado la velada, y llega la mafia ;)
No sé por qué, me lo imaginé en blanco y negro, al estilo de "Con faldas y a lo loco".
¡Besos jueveros!

Myriam said...

DAFNE: ¡Bienvenida! Es que la mafia se me metió solita en el relato cusndo li eztaba escribiendo, es que le encanta Sicilia y la buena comida jajaja.

Besos