Friday, January 12, 2018

Arqueología y medicina (3) Mesopotamia: Código Hammurabi (1754 aEC) y la librería de Assurbanipal (668-627 aEC)



Los babilonios fueron posiblemente los primeros en regular la medicina por ley. En la excavación  de 1901 en Susa o Suza (antiguo Elam, actual Irán) dirigida por  el comisionado por el Gobierno francés  Jacques de Morgan (1857-1924), fueron descubiertos 3 fragmentos de diorita con escritura cuneiforme que formaban un pilar de 2, 1 metro de altura, que podemos observar en la foto de cabecera de esta entrada. La estela  está actualmente alojada en el Museo del Louvre (con replicas en otros museos). Este es el famoso código de Hammurabi quien reinó en Babilonia entre los años 1792 y 1750 aEC (antes de la era común), siguiendo la cronología media. La parte superior  de la estela muestra al rey Hammurabi. recibiendo del dios  Sol y de la  Justicia Shamash, la comisión de escribir las leyes. El texto entero fue traducido por uno de los miembros de la expedición, el renombrado dominico asiriólogo francés, padre Jean Vincent Scheil (1858-1940).
 
El código datado 1754 aEC aborda más abajo,    con un total de  282 leyes,   el procedimiento legal a la hora de aplicar sanciones por acusaciones injustas, testimonios falsos e injusticias cometidas por jueces. Además, establece leyes sobre derechos de propiedad, préstamos, depósitos, deudas, propiedad doméstica y derechos familiares; establece también  tarifas para diversos servicios en el comercio y en  la salud.  Con respecto a la medicina y a la labor de los médicos 11 leyes hablan de lo que un médico debía cobrar por determinados trabajos y  cuales eran sus responsabilidades. Por ejemplo, el código especifica que si un médico ha realizado una operación quirúrgica en un  noble  con una lanceta o cuchillo de bronce y salva su vida, debe recibir 10 shékels,  el equivalente a 450 días de trabajo de un carpintero. En cambio por  salvar la vida de un plebeyo debía cobrar 5 shékels y por la vida de un esclavo,  2 shékels. Si el médico  había realizado una operación en un noble y causado su muerte, se le debía  amputar una mano.   Malos  resultados de encantamientos y conjuros no tenían consecuencias para él médico porque se consideraba que el paciente se enfermaba por causa de su propia maldad, pero en cambio, si el médico operaba, era su responsabilidad.   Un dato más, los patrones estaban obligados a pagar por el cuidado sanitario de sus esclavos.

El hecho de que se estipularan honorarios a los profesionales sanitarios, se regularan los estándares de tratamiento monitoreándose los resultados, se aseguraran los derechos de los pacientes, etc, etc,  hacen de este uno de los sistemas sanitarios más antiguos del mundo.


 





En 1853 en  Nínive -cerca de la actual Mossul  (actual Irak)  fueron halladas por la expedición arqueológica de Sir Austin  Layard, de quien ya hablé aquí,   unas 20.000 tabletas de arcilla  con escritura cuneiforme, de entre ellas, 660 abordaban temas de Medicina, algunas hacían referencia a textos muy antiguos, tanto como 2150 aEC. Las tablillas se encuentran alojadas en el Museo Británico.

Al igual que los egipcios, los babilonios y asirios  describían  los síntomas, daban el tratamiento   e incluso  aventuraban el pronóstico.

Distinguían tres clases de profesionales de la salud:

Baru: sacerdote, médico y astrólogo al servicio del rey quien le pagaba un salario fijo. Atendía a los pacientes de forma gratuita. Hacía los diagnósticos y pronósticos. 

Ashiru: brujo que  utilizaba encantamientos, ensalmos y conjuros y trabajaba en estrecha relación  con los  Asu. 

Asu:  Médico de  atención  primaria,  administraba  remedios, cataplasmas, vendajes, practicaba cirugía con  lancetas  o cuchillos afilados.

Las heridas eran lavadas con agua y cerveza. Los cataplasmas eran hechos con  pino machacado, ciruelas, mosto de vino y estiércol de cocodrilo.  Existe una lista de 230 de estos medicamentos en la farmacopea asiria. Como también conocían el proceso de la destilación, hacían esencias de  distintas clases, como la de cedro que era buena contra la  alopecía (caída de cabello), granos,  seborrea, etc. etc.  además era un buen desinfectante y repelente de mosquitos.


En la próxima entrada sobre Arqueología y Medicina, nos vamos a China.... y luego,  a India.






15 comments:

Cayetano Gea said...

Aquí empezó todo lo importante.
Un abrazo, Myriam.

manouche said...

Les plus anciens de nos sages.

Ester said...

Muy interesante como siempre que nos muestras la historia. Abrazo

Abejita de la Vega said...

Mejor dedicarse a otra profesión. ¡Por salud!
Es muy interesante tu post, Myriam. Lo de la cerveza está bien para desinfectar, la caca de cocodrilo...no sé yo.
Besos, Myriam.

Genín said...

Supongo que si no eran obligados, con esas leyes, se arriesgarían poco...
Besos y salud

Neogéminis Mónica Frau said...

Con el riesgo que implicaba, no creo que haya habido muchos casos de cirugías para nobles! Aunque la paga era buena, si se moría el paciente, se acababa el cirujano! Muy interesante artículo, un abrazo!

María Pilar said...

Qué lejos te has ido. A la cuna, al origen... Y qué bien nos viene recordarlo para situarnos en el lugar que nos corresponde y no creernos el ombligo del mundo.

Un abrazo, preciosa.

Mari-Pi-R said...

Establecieron un sistema de organización y remuneración del trabajo.
Un feliz domingo.

Manuel López Paz said...

Los orígenes de nuestra civilización...
Estoy preparando sobre la medicina judía. También algo sobre la medicina tradicional china, ya te comentaré proximamente.

Besote

Rafa Hernández said...

Con estas entradas se aprende mucho; yo al menos me entero de cosas, que ignoraba.

Besos.

Ambar said...

Realmente los Baru eran entonces lo que hoy son los médicos de la Sanidad pública. el código Hammurabi lo conocía.
Estoy deseando llegar a china, me resulta totalmente desconocida su historia sobre medicina.
Besos

Chelo said...

Interesantísimo, y me llama la atención la distinción entre los profesionales de la salud.
Un beso, Myriam.

Pedro Ojeda Escudero said...

Cuántas cosas por saber aún de la edad antigua.
Besos.

Ele Bergón said...

Quizás no haya nada nuevo y esté todo ya inventado. El cuidado de la salud de las personas, de una forma o de otra, siempre ha existido. La prueba nos lo dejas aquí con esta entrada tan interesante.

Besos

Tais Luso said...

Oi, Myriam, ótimo apanhado, amiga, gostei muito.
Claro que as leis eram fortíssimas, pesadas, brutas. Hoje há prisão perpétua ou pena de morte em alguns países para crimes de natureza bárbara, para aqueles que continuariam a cometer crimes hediondos. Que não têm condições para uma vida em sociedade. Cada época com suas leis. Mas há países com leis fracas e não cumpridas. Existem.
Beijo!