Thursday, March 30, 2017

Restauración recién concluída ¡¡por fin!! de la Iglesia del Santo Sepulcro en Jerusalén




 Hace casi dos años, la policía impidió temporalmente a los peregrinos entrar en el edículo (o aedicŭlum)  de  la Iglesia del Santo Sepulcro de Jerusalén, al determinar que la estructura -el sitio tradicional de la tumba de Jesús- estaba cerca del colapso.

El cierre del sitio enojó a los fieles que habían venido de todo el mundo para ver el lugar santo, y empujó a las facciones cristianas
que controlan la iglesia -a menudo peleadas entre ellas-  a  la acción conjunta. En 2015, un acuerdo cuidadosamente negociado entre las principales comunidades cristianas de la iglesia -el Patriarcado Ortodoxo Griego, la Orden Franciscana y el Patriarcado Armenio- allanó el camino para la restauración que costará millones y llevará más de un año.

A principios de este año, el Rev. Samuel Aghoyan, un líder del Patriarcado Armenio, fue entrevistado por The New York Times y reconoció la influencia israelí  para llevar adelante el proyecto de restauración diciendo: "Alguien tuvo que empujarnos... Si el gobierno israelí  no lo hacía, nadie se hubiera atrevido a hacer nada". Otro factor  que impidió el trabajo de restauración en años anteriores fue la falta de financiación. Pero finalmente, el dinero para este proyecto  se recolectó   de distintos  lugares y entre los principales donantes se encuentran:   Grecia Aegean Airlines, el World Monuments Fund en Nueva York, y el rey Abdullah II  de Jordania.  
 

                      Presten atención a la escalera debajo de la segunda ventana, 
arriba del atrio, hace trescientos años que está allí colocada olvidada (He aquí la explicación del por qué).

 Breve historia de la Iglesia: 

La iglesia del Santo Sepulcro es considerada por muchos historiadores y arqueólogos como el lugar histórico de la crucifixión y el entierro de Jesús. En cuanto a la resurrección propiamente dicha  que también ha tenido lugar aquí,  según   los creyentes,   no hay consenso  entre los académicos de si realmente ocurrió o no, siendo tema de fe.

El área sobre la cual se construyó la iglesia estaba ubicada fuera de las murallas de Jerusalén durante la época de Jesús, y se han encontrado docenas de tumbas talladas en piedra en y alrededor de la iglesia, señalando la única función del sitio como un cementerio judío durante el período del Segundo Templo. En el  Siglo II de la EC, con los romanos politeístas en guerra contra los judíos y la incipiente religión conocida como Cristianismo en expansión, Eusebio el obispo de Cesarea, afirmó que el emperador Adriano había construido un templo en honor de la diosa Afrodita encima de la cueva donde Jesús  había sido enterrado,  para disuadir a sus seguidores de visitar el sitio.  

En el año 325, el primer emperador cristiano de Roma, Constantino, el grande, hizo derribar el templo de Adriano y en su lugar construyó la primera  la iglesia.  Constantino construyó un muro de piedra alrededor de la cueva del enterramiento,  aislando de esta manera la tumba y construyendo una estructura alrededor de ella. La leyenda dice que su madre, Helena, encontró la "vera cruz" en las profundidades de la iglesia, donde ahora hay una capilla dedicada a ella. Aquí lo pueden ver en la siguiente foto:

Edículo, vista panorámica desde arriba con marea humana de visitantes,
 muchas veces, me consta y contrariamente a los que se espera,  muy ruidosos.


En 638, el  califato sunita  de los   Rashidun se  hizo cargo de la ciudad y en 1009, el califa fatimída al-Hakim bi-Amr Allah, conocido como el califa loco, destruyó la iglesia. 

Menos de un siglo después, la iglesia fue reconstruida y  restaurada por los cruzados en el siglo XII.

Más cerca de nuestro tiempo, en 1808, un fuego devastador atravesó la iglesia, haciendo que el techo de la Rotonda se derrumbara sobre el  edículo  que destruyó gran parte del exterior. El interior  quedó prácticamente intacto (la mayor parte de la decoración de mármol dentro de la estructura se remonta a una restauración de 1555 realizada por la orden franciscana). 

 En 1810, el arquitecto griego Nikolaos Komnenos reconstruyó el exterior del  edículo y la mayor parte del exterior de la estructura,   que así  vemos hoy.  En 1927 un terremoto dañó otra vez el edículo, por lo que  las autoridades británicas construyeron una "jaula" de vigas de hierro para sostener la estructura. Este armazón metálico será removido en la restauración actual por lo que se reforzarán todas las estructuras y también se tratará el grave problema de humedad  desde los cimientos hasta el techo, por lo que también se deberá cambiar el sistema de alcantarillado que pasa por debajo. 


 Entrada al edículo en donde está la tumba de Jesús.
 Monjes ortodoxos griegos cuidan la entrada y controlan -mantienen el orden-  a los turistas.
 En el ediculo hay dos cámaras, la primera contiene un fragmento
 de la "Piedra de Ángel", que es  la roca que se rodó sobre la cueva para sellarla,
y la segunda  cámara contiene el sepulcro propiamente dicho


Una apuesta segura:

Entonces, ¿a quién eligen para una restauración así, cuando las apuestas son tan altas? ¿A quién llamas cuando el sitio en cuestión es el sitio más sagrado del planeta para millones de cristianos? La Prof. Antonia Moropoulou de la Universidad Técnica Nacional de Atenas  ha sido elegida para dirigir el proyecto. Dado que Moropoulou ha dirigido anteriormente restauraciones en la iglesia  Hagia Sophia de Estambul, en el Templo de Luxor, en Egipto y en decenas de sitios griegos alrededor del Mediterráneo. La Profesora también  ha enseñado en Princeton, y su universidad de origen, que  es mundialmente conocida su excelencia en Ingeniería.

El 26 de octubre próximo pasado, la losa de mármol del sepulcro de Jesús    fue cuidadosamente removida para no romper una falla natural en medio de la roca. Durante 60 horas, la tumba  permaneció abierta. Sólo un puñado de sacerdotes, científicos e ingenieros pudieron mirar dentro antes de que se volviera a sellar.  Quien sabe cuando ocurrirá algo semejante en el futuro.

La Prof. Moropoulou dijo al respecto: "Encontramos otra losa debajo de esta losa de mármol, una losa gris con una cruz de Cruzado grabada, por lo que suponemos que es de la época de los cruzados. Debajo de la losa de los cruzados encontramos material de relleno y cuando lo removimos, después de haber sido concedido el permiso de los líderes de las Comunidades Cristianas, descubrimos el lecho de roca de la tumba de Cristo". 

Uno de los descubrimientos más impresionantes dentro de la tumba, según la Prof M.,  fueron dos hallazgos a nivel de la roca:

El  primero:  debajo del material de relleno, debajo de la losa de los cruzados, en la roca de la cueva original donde Jesús fue enterrado,  fueron encontrados una área tallada circular y canales grabados.  Algo típico para los lugares de entierro de esta época, La Prof. Moropoulou especula que el área tallada funcionaba como un reposa-cabezas y los canales servían  para la recogida de los fluidos corporales del fallecido.

El  segundo:  durante el análisis, Moropoulou encontró rastros de perfumes y aceites que habían sido rozados en la roca por los peregrinos y sacerdotes siglos atrás. Los ingenieros retiraron el material de relleno y lo almacenaron para ser analizado más tarde, inyectaron  un producto  en el área para estabilizarla, y "sólo tomamos un pedazo pequeño de la roca madre para caracterizar el material", dijo la Prof.

Otro hallazgo: frescos medievales ennegrecidos por los siglos que muestran a los arcángeles Miguel y Gabriel, las tres mujeres presentes en la crucifixión según el Evangelio de Juan - María Magdalena, María de Clopas y la madre de Jesús, María (Miriam) - así como otras seguidoras. Los frescos están  dispuestos en un círculo muy por encima del lugar del sepulcro. Los limpian un equipo de 50 personas cuando la Iglesia está cerrada al público desde las 19.00 hs a las 7.00 hs. de la mañana, para no impedir el flujo de turistas que visitan el Lugar. 

Hasta Diciembre se habían  concluido el 65% de las obras que esperemos que continúen y finalicen con total éxito.



 Artículo trad. y resumido por mi del  original por Ben Fisher para JP, aquí 








                                                                       Piedra de unción




Más fotos y explicaciones de peregrinos visitantes aquí 


Las fotos son todas tomadas de internet para que puedan apreciar mejor la Iglesia, ya  que tienen mejor calidad que las mías de móvil y con mala iluminación.


Finalmente, ha concluido la restauración




11 comments:

Cayetano Gea said...

Independientemente del credo de cada uno, siempre es una buena noticia recuperar un monumento o un edificio significativo desde el punto de vista artístico, histórico o cultural.
Un abrazo, Myriam.

Mari-Pi-R said...

Tuve suerte que la puede visitar, aunque la cola que hay para entrar a la tumba de Jesús es incansable.
Un abrazo.

Genín said...

No se, pasa con con demasiadas cosas, que se gastan en el mundo millones de dolares habiendo muchos millones pasando hambre en el mundo que no saben si comerán algo mañana... :(
Por lo demás, está genial la restauración, pero si de mi dependiera no lo tendría como una prioridad, ni la catedral de Barcelona, ni tantas otras... :(
Besos y salud

manouche said...

Et la restauration de la paix, c'est pour quand ?

Ambar said...

Que interesante y que documentado tu artículo de hoy. Tres hallazgos importantes en ese 65% de obras concluidas y es muy posible que todavía existan sorpresas.
Besos

Javier Rodríguez Albuquerque said...

Puede y debe de ser un lugar de encuentro entre religiones y culturas. Está en el sitio ideal para ello, pero hasta ahora nadie se ha dado cuenta.
Msu handi bat.

emejota said...

Pues estoy de acuerdo con Manuche aunque me agrada que se completen ciclos de cualquier índole.

Ester said...

Una buena noticia, se acercan las fechas en las que mas visitas recibe. Has hecho una entrada magnifica, documentada y con fotos muy buenas. Un abrazo

Manuel López Paz said...

Me gusta que conserven los edificios. Muestra lo que somos y fuimos alguna vez, independientemente de la religión profesada.


Besote guapa.

chusa said...

Eso sí que es fantástico,cuando se concluye la restauración, tiene que ser una profunda emoción recorrer esos lugares con luz especial, creyentes o no, respirando siglos de historia, arte, fe. Curiosa esa escalera descuidada...

Pedro Ojeda Escudero said...

Espero que haya resultado a satisfacción entera de todos, porque a veces veo restauraciones...
Besos.