Thursday, May 26, 2016

El sueño




Era medio día del sábado y la noche había sido intensa. Había tenido otra vez un sueño recurrente en el que me hallaba recorriendo las habitaciones de una casa de paredes blancas y muebles modernos, salía al pasillo y seguía hacia afuera, a un centro comercial de una ciudad anodina; subo y bajo por escaleras metálicas y llego a un gran salón en el que sirven comida desde un escaparate en el que se ven las fuentes con distintas ofertas de delicias culinarias. Hago mi pedido, me dirijo a una mesa, apoyo la bandeja, chequeo en el teléfono inteligente mi correo electrónico quizás con la intención de leer una carta que no llega ¿por qué habría de llegar?. Después de comer, salgo a la calle y comienzo a caminar, ante mí la ciudad se desparrama y es un día de esos en que la temperatura invernal se despereza para bostezar la primavera. Tengo ansias de mundo, llego al límite de la ciudad y salgo a trotar por las praderas, bajo el sol que calienta mi pelaje. Retozo, con pájaros y flores, con mariposas y abejas. Me siento libre, libre, libre... para, poco después, despertar en esta jaula de cristal en selva de toallas.

"¡Ay mísera de mí, y ay, infelice! 
Apurar, cielos, pretendo,
ya que me tratáis así
qué delito cometí
contra vosotros naciendo;
aunque si nací, ya entiendo
qué delito he cometido.
Bastante causa ha tenido
vuestra justicia y rigor;
pues el delito mayor
de la cebra es haber nacido
en creyendo que mujer es."

(Qué Calderón me perdone)
Firma,  Segismunda, La Cebra.


(Publicado en FB,  Feb 24  de 2015)


 

13 comments:

Cayetano Gea said...

Solo quisiera saber, para apurar mis desvelos, dejando a una parte, cielos, el delito de nacer "a rayas"... Espero que Segismundo nos perdone, Calderón se está riendo y preguntándose "¿Qué diantres será una cebra?"
Un abrazo, Myriam.

Rita Turza said...

Que gran placer es leerte querida amiga.

Mil besos.

karin rosenkranz said...

a mi me encanta soñar y luego despierta poder recordarlo.
saludos

Andres Lopez said...

Ese tu trotar por las praderas
das color cual flor en primavera
quien a veces soñar o estar en tus sueños

y cumplir así una quimera

manouche said...

Poeticos suenos son...

Manuel López Paz said...

A mi me gusta mi pijama de "rayas" con un número en el pecho...Ya está casi para tirar...Pero siguo soñando con ella puesta...

Besote guapa

Javier Rodríguez Albuquerque said...

No sé por qué os sorpendéis, a mi estas cosas, los sábados al mediodía, me pasan con cierta frecuencia.
Besos.

Pilar V said...

Gracias por las risas, y por la cebra.

Rayén said...

Me encantan las cebras y más aún verlas libres.
Un abrazo querida amiga.

Abejita de la Vega said...

Pesadilla a rayas.

Abejita de la Vega said...

Pesadilla a rayas.

Marina Fligueira said...

Es una bonita entrada Miryan, me ha encantado ese trotar por la pradera y sentir el premio de tus lindas letras.

Por cuestiones de salud estoy un poco aparata del ordenar, hoy pase a verlo y me encontré con tu huella, la cual agradezco de corazón.

Haber si pronto vuelvo y seguiremos en contacta.
Un abrazo y toda mi estima.
Feliz fin de semana.

Pedro Ojeda Escudero said...

¡jajajaja!
Pobre Calderón.
Besos.